Cómo dere­chi­zar a un izquier­dis­ta- Frei Bet­to

Buen sala­rio, fun­cio­nes de jefe, rega­lías, he ahí los ingre­dien­tes capa­ces de embria­gar a un izquier­dis­ta en su iti­ne­ra­rio rum­bo a la dere­cha ver­gon­zan­te.

Ser de izquier­da es, des­de que esa cla­si­fi­ca­ción sur­gió con la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, optar por los pobres, indig­nar­se ante la exclu­sión social, incon­for­mar­se con toda for­ma de injus­ti­cia o, como decía Bob­bio, con­si­de­rar una abe­rra­ción la des­igual­dad social.

Ser de dere­chas es tole­rar injus­ti­cias, con­si­de­rar los impe­ra­ti­vos del mer­ca­do por enci­ma de los dere­chos huma­nos, enca­rar la pobre­za como tacha incu­ra­ble, creer que exis­ten per­so­nas y pue­blos intrín­se­ca­men­te supe­rio­res a los demás.

Ser izquier­dis­ta ‑pato­lo­gía diag­nos­ti­ca­da por Lenin como ‘enfer­me­dad infan­til del comu­nis­mo’- es que­dar enfren­ta­do al poder bur­gués has­ta lle­gar a for­mar par­te del mis­mo. El izquier­dis­ta es un fun­da­men­ta­lis­ta en su pro­pia cau­sa. Encar­na todos los esque­mas reli­gio­sos pro­pios de los fun­da­men­ta­lis­tas de la fe. Se lle­na la boca con dog­mas y vene­ra a un líder. Si el líder estor­nu­da, él aplau­de; si llo­ra, él se entris­te­ce; si cam­bia de opi­nión, él rápi­da­men­te ana­li­za la coyun­tu­ra para tra­tar de demos­trar que en la actual corre­la­ción de fuer­zas…

El izquier­dis­ta ado­ra las cate­go­rías aca­dé­mi­cas de la izquier­da, pero se igua­la al gene­ral Figuei­re­do en un pun­to: no sopor­ta el tufo del pue­blo. Para él, pue­blo es ese sus­tan­ti­vo abs­trac­to que sólo le pare­ce con­cre­to a la hora de acu­mu­lar votos. Enton­ces el izquier­dis­ta se acer­ca a los pobres, no por­que le preo­cu­pe su situa­ción sino con el úni­co pro­pó­si­to de aca­rrear votos para sí o/​y para su cama­ri­lla. Pasa­das las elec­cio­nes, adiós que te vi y ¡has­ta la con­tien­da siguien­te!

Como el izquier­dis­ta no tie­ne prin­ci­pios, sino intere­ses, nada hay más fácil que dere­chi­zar­lo. Dele un buen empleo. Pero que no sea tra­ba­jo, eso que obli­ga al común de los mor­ta­les a ganar el pan con san­gre, sudor y lágri­mas. Tie­ne que ser uno de esos empleos don­de pagan buen sala­rio y otor­gan más dere­chos que debe­res exi­gen. Sobre todo si se tra­ta del ámbi­to públi­co. Aun­que podría ser tam­bién en la ini­cia­ti­va pri­va­da. Lo impor­tan­te es que el izquier­dis­ta sien­ta que le corres­pon­de un sig­ni­fi­ca­ti­vo aumen­to de su bol­sa par­ti­cu­lar.

Así suce­de cuan­do es ele­gi­do o nom­bra­do para una fun­ción públi­ca o asu­me un car­go de jefe en una empre­sa par­ti­cu­lar. De inme­dia­to baja la guar­dia. No hace auto­crí­ti­ca. Sen­ci­lla­men­te el olor del dine­ro, com­bi­na­do con la fun­ción del poder, pro­du­ce la irre­sis­ti­ble alqui­mia capaz de hacer tor­cer el bra­zo al más retó­ri­co de los revo­lu­cio­na­rios.

Buen sala­rio, fun­cio­nes de jefe, rega­lías, he ahí los ingre­dien­tes capa­ces de embria­gar a un izquier­dis­ta en su iti­ne­ra­rio rum­bo a la dere­cha ver­gon­zan­te, la que actúa como tal pero sin asu­mir­la. Des­pués el izquier­dis­ta cam­bia de amis­ta­des y de capri­chos. Cam­bia el aguar­dien­te por el vino impor­ta­do, la cer­ve­za por el güis­qui esco­cés, el apar­ta­men­to por el con­do­mi­nio cerra­do, las ron­das en el bar por las recep­cio­nes y las fies­tas sun­tuo­sas.

Si lo bus­ca un com­pa­ñe­ro de los vie­jos tiem­pos, des­pis­ta, no atien­de, dele­ga el caso en la secre­ta­ria, y con disi­mu­lo se que­ja del ‘moles­tón’. Aho­ra todos sus pasos se mue­ven, con qui­rúr­gi­ca pre­ci­sión, por la sen­da hacia el poder. Le encan­ta alter­nar con gen­te impor­tan­te: empre­sa­rios, riqui­llos, lati­fun­dis­tas. Se hace que­rer con rega­los y obse­quios. Su mayor des­gra­cia sería vol­ver a lo que era, des­pro­vis­to de hala­gos y caran­to­ñas, ciu­da­dano común en lucha por la sobre­vi­ven­cia.

¡Adiós idea­les, uto­pías, sue­ños! Viva el prag­ma­tis­mo, la polí­ti­ca de resul­ta­dos, la con­ni­ven­cia, las tri­qui­ñue­las rea­li­za­das con mano exper­ta (aun­que sobre la mar­cha suce­dan per­can­ces. En este caso el izquier­dis­ta cuen­ta con la rápi­da ayu­da de sus pares: el silen­cio obse­quio­so, el hacer como que no suce­dió nada, hoy por ti, maña­na por mí…).

Me acor­dé de esta carac­te­ri­za­ción por­que, hace unos días, encon­tré en una reu­nión a un anti­guo com­pa­ñe­ro de los movi­mien­tos popu­la­res, cóm­pli­ce en la lucha con­tra la dic­ta­du­ra. Me pre­gun­tó si yo toda­vía anda­ba con esa ‘gen­te de la peri­fe­ria’. Y pon­ti­fi­có: “Qué estu­pi­dez que te hayas sali­do del gobierno. Allí hubie­ras podi­do hacer más por ese pue­blo”.

Me die­ron ganas de reír delan­te de dicho com­pa­ñe­ro que, antes, hubie­ra hecho al Che Gue­va­ra sen­tir­se un peque­ño bur­gués, de tan gran­de como era su fer­vor revo­lu­cio­na­rio. Me con­tu­ve para no ser inde­li­ca­do con dicho ridícu­lo per­so­na­je, de cabe­llos engo­mi­na­dos, tra­je fino, zapa­tos como para cal­zar ánge­les. Sólo le res­pon­dí: “Me vol­ví reac­cio­na­rio, fiel a mis anti­guos prin­ci­pios. Pre­fie­ro correr el ries­go de equi­vo­car­me con los pobres que tener la pre­ten­sión de acer­tar sin ellos”. Con­tra­Pun­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *