Saha­ra: herra­mien­tas y con­se­cuen­cias de una ocu­pa­ción- Iña­ki Etaio

Invi­si­bi­li­za­da en los medios de comu­ni­ca­ción, sólo nos lle­gan noti­cias muy espo­rá­di­ca­men­te, cuan­do tie­ne lugar algún suce­so que, por sus dimen­sio­nes, con­si­gue supe­rar la cen­su­ra impues­ta por la monar­quía alaui­ta, como fue el caso del san­grien­to des­man­te­la­mien­to del cam­pa­men­to de Gdeim Izik en noviem­bre de 2010.

La ocu­pa­ción del Saha­ra occi­den­tal tras la reti­ra­da de las fuer­zas ocu­pan­tes espa­ño­las en 1975 se ha lle­va­do a cabo uti­li­zan­do las herra­mien­tas habi­tua­les de los esta­dos expan­sio­nis­tas: ocu­pa­ción mili­tar, ins­tau­ra­ción de un esta­do poli­cial tor­tu­ra­dor, inva­sión del terri­to­rio median­te colo­nos, prohi­bi­ción de medios de comu­ni­ca­ción y orga­ni­za­cio­nes disi­den­tes, subor­di­na­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca a los intere­ses de la metró­po­li y colo­ni­za­ción cul­tu­ral que inten­ta des­truir los ras­gos lin­güís­ti­cos y cul­tu­ra­les del pue­blo ocu­pa­do.

El Saha­ra occi­den­tal pre­sen­ta, ade­más, una par­ti­cu­la­ri­dad que lo dife­ren­cia de otros muchos pue­blos ocu­pa­dos; la de ser un terri­to­rio en dispu­ta, en espe­ra de un refe­rén­dum que cuen­ta con el aval de la ONU. Aun­que Marrue­cos lo con­si­de­re su terri­to­rio, lo inclu­ya en sus mapas y en su currí­cu­lum edu­ca­ti­vo, lo admi­nis­tre y explo­te sus recur­sos natu­ra­les y a sus pobla­do­res, su dere­cho sobre el Saha­ra occi­den­tal no está for­mal­men­te reco­no­ci­do a nivel inter­na­cio­nal.

Ello no es óbi­ce para que las fuer­zas de ocu­pa­ción repri­man de for­ma con­ti­nua­da y con total impu­ni­dad al pue­blo saha­raui. Un nume­ro impo­si­ble de cuan­ti­fi­car de ase­si­na­dos pero que lle­gan a varios miles des­de el comien­zo de la ocu­pa­ción, más de 500 des­apa­re­ci­dos, miles de encar­ce­la­dos en unas con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas de haci­na­mien­to y humi­lla­cio­nes cons­tan­tes, varias cár­ce­les secre­tas en las que algu­nos pre­sos han per­ma­ne­ci­do más de una déca­da sin que nadie supie­ra su para­de­ro, apli­ca­ción sis­te­má­ti­ca de la tor­tu­ra a los dete­ni­dos y pre­sos sin preo­cu­par­se siquie­ra de no dejar mar­cas, vio­la­ción de muje­res por orga­ni­zar­se y luchar con­tra la ocu­pa­ción o sim­ple­men­te por ser fami­lia­res de algún dete­ni­do… son una cons­tan­te obvia­da deli­be­ra­da­men­te por muchos esta­dos auto­de­no­mi­na­dos «demo­crá­ti­cos». Esos mis­mos esta­dos que apa­ren­tan asom­bro e indig­na­ción ante vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos por par­te de gobier­nos que no se plie­gan a sus intere­ses.

Dicha situa­ción de repre­sión dia­ria con­di­cio­na por com­ple­to la vida del pue­blo saha­raui en los terri­to­rios ocu­pa­dos, ya que prác­ti­ca­men­te todas las fami­lias han sufri­do la bru­tal repre­sión de una u otra for­ma. Las con­se­cuen­cias las cono­ce­mos todos los pue­blos en lucha: exi­lia­dos, fami­lias rotas, impo­si­bi­li­dad de con­ti­nuar los estu­dios, pér­di­da del pues­to de tra­ba­jo y gran­des difi­cul­ta­des para encon­trar otro, penu­rias eco­nó­mi­cas, con­trol social cons­tan­te, rele­ga­ción a ser ciu­da­da­nos de segun­da… Como seña­lan algu­nos pre­sos tras aban­do­nar la pri­sión, salen de una cár­cel para entrar en otra mayor, lla­ma­da El Aaiún, Sma­ra, Daj­la…

Pero si la repre­sión direc­ta cons­ti­tu­ye el fenó­meno más visi­ble de la ocu­pa­ción, no son menos impor­tan­tes otras estra­te­gias con las que el régi­men alauí inten­ta soca­var la iden­ti­dad del pue­blo saha­raui y afian­zar la marro­qui­za­ción. Entre ellas des­ta­ca el des­pla­za­mien­to masi­vo de pobla­ción marro­quí a los terri­to­rios ocu­pa­dos, el cual tuvo su prin­ci­pal pre­ce­den­te en la Mar­cha ver­de de 1975.

A par­tir de ese momen­to, y espe­cial­men­te a par­tir del alto el fue­go de 1991, el régi­men marro­quí ha impul­sa­do el des­pla­za­mien­to de pobla­ción marro­quí para con­su­mar pro­gre­si­va­men­te la colo­ni­za­ción, ofre­cien­do con­di­cio­nes ven­ta­jo­sas a los nue­vos colo­nos (pues­tos de tra­ba­jo con suel­dos atrac­ti­vos, faci­li­da­des para com­prar casas, etc). Par­te de estos colo­nos supo­ne ade­más una fuer­za de cho­que adi­cio­nal para los casos en que las fuer­zas repre­so­ras se ven des­bor­da­das en gran­des pro­tes­tas, al mar­gen de la cola­bo­ra­ción de muchos de ellos como chi­va­tos. Aun­que no exis­ten datos fia­bles sobre la pobla­ción por­que no exis­te un cen­so públi­co, la supre­ma­cía numé­ri­ca de los colo­nos marro­quíes en el Saha­ra Occi­den­tal es un hecho (se habla de 2 o 3 colo­nos por cada saha­raui). Con la alte­ra­ción demo­grá­fi­ca, el régi­men marro­quí per­si­gue diluir la iden­ti­dad y pre­sen­cia del pue­blo saha­raui e inten­tar con­di­cio­nar a su favor los resul­ta­dos de un posi­ble refe­rén­dum que cada vez se ve más impro­ba­ble, debi­do a los per­ma­nen­tes obs­tácu­los pues­tos por Marrue­cos a lo lar­go de las últi­mas dos déca­das. Una vez más, y tal y como pode­mos com­pro­bar actual­men­te en Hego Eus­kal Herria, las alte­ra­cio­nes del cen­so y los movi­mien­tos de pobla­ción se reve­lan como un arma, como una bur­da estra­ta­ge­ma, uti­li­za­da por los esta­dos expan­sio­nis­tas para afian­zar su ocu­pa­ción.

La depen­den­cia eco­nó­mi­ca del Saha­ra ocu­pa­do es tam­bién un aspec­to a des­ta­car, ya que con­di­cio­na no sólo la vida dia­ria de los saha­rauis sino tam­bién la via­bi­li­dad de su futu­ro esta­do. Si ya de por sí el Saha­ra es un terri­to­rio que difi­cul­ta o direc­ta­men­te impo­si­bi­li­ta gran par­te de las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, el Saha­ra libe­ra­do o RASD se encuen­tra en pleno desier­to, que­dan­do las tie­rras cul­ti­va­bles prin­ci­pal­men­te bajo ocu­pa­ción marro­quí. En este sen­ti­do, las prin­ci­pa­les acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas en el Saha­ra Occi­den­tal son la extrac­ción de fos­fa­tos, la pes­ca en los cala­de­ros saha­rauis y la pro­duc­ción de hor­ta­li­zas en zonas muy loca­li­za­das; acti­vi­da­des des­ti­na­das prin­ci­pal­men­te a la expor­ta­ción y a engor­dar las arcas de la monar­quía alauí, como se ha denun­cia­do reite­ra­da­men­te des­de diver­sas ins­tan­cias. Sus­ten­ta­da en un esque­ma de robo de recur­sos natu­ra­les, sin un desa­rro­llo equi­li­bra­do entre los dife­ren­tes sec­to­res eco­nó­mi­cos, reci­bien­do des­de Marrue­cos la prác­ti­ca tota­li­dad de insu­mos y ali­men­tos, la eco­no­mía del Saha­ra Occi­den­tal está total­men­te deter­mi­na­da por su con­di­ción de colo­nia.

Otro aspec­to de la ocu­pa­ción es su efec­to acul­tu­ri­zan­te, que va mucho más allá de las con­se­cuen­cias obvias de la supre­ma­cía demo­grá­fi­ca de la pobla­ción marro­quí sobre una cul­tu­ra y un idio­ma (el has­san­nia) que con­si­de­ran extra­ño e infe­rior. Toda una bate­ría de medi­das lega­les ase­gu­ran un currí­cu­lum edu­ca­ti­vo sus­ten­ta­do en la ideo­lo­gía expan­sio­nis­ta marro­quí, una rele­ga­ción total del has­sa­nia e inclu­so la prohi­bi­ción de deter­mi­na­das prác­ti­cas habi­tua­les del pue­blo saha­raui, como por ejem­plo la ins­ta­la­ción de hai­mas en el desier­to des­de el des­man­te­la­mien­to de Gdeim Izik.

En resu­men, toda una estra­te­gia con varia­das expre­sio­nes para mino­ri­zar a un pue­blo y con­su­mar de fac­to la ocu­pa­ción de un terri­to­rio. A pesar de ello, el pue­blo saha­raui sigue luchan­do y se inten­si­fi­ca el sen­ti­mien­to y la con­cien­cia con­tra la ocu­pa­ción, espe­cial­men­te entre la juven­tud. Fren­te a la ocu­pa­ción y la ocul­ta­ción inter­na­cio­nal, y lejos de ser un pue­blo domi­na­do, los miles de lucha­do­res y lucha­do­ras caí­dos y repri­mi­dos, las pro­tes­tas dia­rias y la evi­den­te pre­sen­cia mili­tar y poli­cial en las calles mues­tran que el pue­blo saha­raui sigue vivo y luchan­do por su dere­cho a ser libre, a ser un pue­blo más.

La labor de los demás pue­blos del mun­do es tri­ple y com­ple­men­ta­ria: soli­da­ri­zar­nos con su lucha, des­en­mas­ca­rar la com­pli­ci­dad cri­mi­nal de los esta­dos que dan cober­tu­ra a la ocu­pa­ción del Saha­ra y luchar por la liber­tad del pro­pio pue­blo fren­te a dichos esta­dos impe­ria­lis­tas, lo cual cons­ti­tu­ye en últi­mo tér­mino la mejor apor­ta­ción que pode­mos ofre­cer a los demás pue­blos del mun­do, inclui­do el saha­raui.

Iña­ki Etaio (Bri­ga­dis­ta de Aska­pe­na en el Saha­ra ocu­pa­do)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *