Hace fal­ta ya una huel­ga gene­ral- J. Anto­nio Iriar­te

La sani­dad y la edu­ca­ción públi­cas ata­ca­das por los gobier­nos (el gobierno sonám­bu­lo de Mariano Rajoy, el gobierno zom­bi del lehen­da­ka­ri en fun­cio­nes Patxi López y el gobierno ter­mi­nal de Yolan­da Bar­ci­na). Los tra­ba­ja­do­res des­am­pa­ra­dos ante los abu­sos de la patro­nal, con des­pi­do libre y bara­to, muy bara­to. El fun­cio­na­ria­do con­ver­ti­do en chi­vo expia­to­rio. Los des­em­plea­dos, a los que se les aca­ba la reba­ja­da pres­ta­ción, con un sub­si­dio mise­ra­ble que ya no se pro­rro­ga­rá. Las per­so­nas depen­dien­tes con una ley que no tie­ne dota­ción eco­nó­mi­ca. Las per­so­nas inmi­gran­tes cri­mi­na­li­za­das y aban­do­na­das a su suer­te (aho­ra les sobran, tras años cui­dan­do a nues­tros mayo­res y rea­li­za­do las labo­res con menor reco­no­ci­mien­to social y eco­nó­mi­co). Las pen­sio­nes, nues­tras humil­des pen­sio­nes, cada día un poco más lejos para todos (retra­so de dos años para la jubi­la­ción, aumen­to del perío­do compu­table…).

Aquí solo hay dine­ro para la ban­ca y para las gran­des infra­es­truc­tu­ras. Ban­cos que espe­cu­la­ron y que, fru­to de su pro­pia espe­cu­la­ción, acu­mu­la­ron acti­vos tóxi­cos son res­pal­da­dos, res­ca­ta­dos con dine­ro públi­co. Infra­es­truc­tu­ras anti­so­cia­les: auto­vías con pea­je en la som­bra, TAV eli­tis­ta e insos­te­ni­ble medioam­bien­tal y eco­nó­mi­ca­men­te, pabe­llo­nes depor­ti­vos, cir­cui­tos de carre­ras, amplia­ción de aero­puer­tos…

No fal­ta dine­ro, sobran ladro­nes. Lo hemos corea­do cien­tos de veces en los últi­mos años y siguen sobran­do ladro­nes.

Nos suben el IVA, impues­to al con­su­mo, gra­ban­do espe­cial­men­te a quie­nes no tene­mos capa­ci­dad de aho­rro, a quie­nes tene­mos que gas­tar ínte­gra­men­te nues­tros peque­ños sala­rios o pres­ta­ción por des­em­pleo. Suben el IRPF pero ape­nas sí aumen­ta la pro­gre­si­vi­dad del sis­te­ma. Pero se eli­mi­na el Impues­to de Patri­mo­nio y se olvi­dan de las gran­des for­tu­nas, de las tran­sac­cio­nes ban­ca­rias.

El Impues­to de Socie­da­des «real» cada vez es menor gra­cias a las diver­sas deduc­cio­nes… Y ade­más se tole­ra el frau­de fis­cal, como han denun­cia­do repe­ti­da­men­te los ins­pec­to­res fis­ca­les.

Este es nues­tro capi­ta­lis­mo y estas son las polí­ti­cas de nues­tros gober­nan­tes. Y esto no lo que­re­mos. No lo quie­re el pue­blo, y demo­cra­cia es la volun­tad del pue­blo, no la del gobierno ni la de sus amos, ban- que­ros y capi­ta­lis­tas.

Por eso el pró­xi­mo 26 de sep­tiem­bre vamos a ejer­cer nues­tro demo­crá­ti­co dere­cho a la huel­ga. El 26 de sep­tiem­bre, huel­ga gene­ral. Es nues­tra for­ma de decir­les que no esta­mos de acuer­do con sus polí­ti­cas, con sus recor­tes. Es nues­tra for­ma de decir­les que somos más y tene­mos la razón.

El 26 de sep­tiem­bre se vol­ve­rán a vaciar las fábri­cas, ofi­ci­nas y comer­cios, y las calles se con­ver­ti­rán en un cla­mor en defen­sa de nues­tra dig­ni­dad como tra­ba­ja­do­res y como per­so­nas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *