La “Indus­tria de Gru­pos de Con­tac­to” de EE.UU. está derro­can­do gobier­nos

faux amis syrie
Todo el que haya estu­dia­do cómo tra­ba­ja­ron EE.UU. y la OTAN para derri­bar la Jamahi­ri­ya en Libia sabe que EE.UU. ha tra­ta­do de repro­du­cir el mis­mo meca­nis­mo de cam­bio de régi­men en Siria.

La for­ma­ción de gru­pos de con­tac­to mul­ti­la­te­ra­les en apo­yo a opo­si­cio­nes por encar­go ha sido cru­cial en este pro­ce­so. Lo que la mayo­ría de la gen­te igno­ra es que la indus­tria de los gru­pos de con­tac­to de los esta­dou­ni­den­ses comen­zó en Soma­lia.

2006 fue un año crí­ti­co para Soma­lia, por­que hacia fina­les pare­cía que el país afri­cano des­ga­rra­do por la gue­rra iba a esta­bi­li­zar­se des­pués de déca­das de gue­rra civil. Las regio­nes autó­no­mas del nor­te de Soma­lia, Puntlan­dia y Soma­li­lan­dia, habían sido gober­na­das de un modo rela­ti­va­men­te pací­fi­co. El sur, sin embar­go, había pre­sen­cia­do con­ti­nuos com­ba­tes des­de 1991. La Unión de Tri­bu­na­les Islá­mi­cos (ICU) derro­tó a la mayo­ría de los seño­res de la gue­rra y unió la mayor par­te del sur bajo su régi­men, logran­do esta­ble­cer la ley y el orden. Tam­bién se desa­rro­lla­ban con­ver­sa­cio­nes de paz para unir Soma­lia. Había muchas espe­ran­zas de que estu­vie­ra a pun­to de comen­zar un perío­do de paz rela­ti­va en 2007.

Enton­ces EE.UU. y su alia­do regio­nal Etio­pía ini­cia­ron gran­des hos­ti­li­da­des el 20 de diciem­bre de 2006. El gene­ral John Abi­zaid, el coman­dan­te del CENTCOM que diri­gía las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán ocu­pa­do por la OTAN, visi­tó Etio­pía unas tres sema­nas antes para cele­brar una reu­nión de bajo per­fil con el pri­mer minis­tro Meles Zena­wi el 4 de diciem­bre. Los dos pla­ni­fi­ca­ron lo que se con­ver­ti­ría en la inva­sión de Soma­lia por par­te de EE.UU. y Etio­pía. Avio­nes de gue­rra de EE.UU., bar­cos, inte­li­gen­cia y uni­da­des de las fuer­zas espe­cia­les par­ti­ci­pa­ron en la gue­rra mien­tras los etío­pes envia­ban la masa de la fuer­za terres­tre para com­ba­tir a la ICU.

Para jus­ti­fi­car la inva­sión EE.UU. invo­có la Gue­rra Glo­bal con­tra el Terror y acu­só a la ICU de per­te­ne­cer a al Qai­da.

Como resul­ta­do de la inva­sión esta­dou­ni­den­se-etío­pe la ICU cayó en la des­or­ga­ni­za­ción y emer­gió un vacío de poder. El Gobierno Fede­ral de Tran­si­ción Soma­lí (STFG) un gru­po extran­je­ro opo­si­tor apo­ya­do por EE.UU. que se auto­pro­cla­mó gobierno legí­ti­mo de Soma­lia, vino de fue­ra para tomar el lugar de la ICU. ¿Sue­na fami­liar? Así es. Es esen­cial­men­te lo que suce­de­ría –a mayor esca­la y con una opo­si­ción arma­da– en Libia cua­tro años des­pués cuan­do la OTAN intro­du­jo el Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT). Tam­bién es lo que EE.UU., la OTAN, y los petro-regí­me­nes de jeques ára­bes quie­ren hacer en Siria median­te el Con­se­jo Nacio­nal Sirio (CNS).

El esta­tus de Soma­lia como Esta­do divi­di­do, sin ley e ines­ta­ble, ha sido el mode­lo para la actual Libia divi­di­da y sin ley y lo que EE.UU. tie­ne pre­vis­to para una Siria enfan­ga­da en la gue­rra civil, al esti­lo de Líbano entre 1975 y 1990. Entra en jue­go la “soma­li­za­ción”.

EE.UU. y la OTAN tam­bién han juga­do un papel en la emer­gen­cia del fenó­meno de los pira­tas que ha con­ver­ti­do el Gol­fo de Adén en una “zona de pira­tas”. Cuan­do vie­ron que los bar­cos extran­je­ros saquea­ban las pes­que­rías de Soma­lia y mien­tras tan­to las cor­po­ra­cio­nes extran­je­ras ver­tían toxi­nas leta­les fren­te a las cos­tas de Soma­lia, los pes­ca­do­res loca­les deses­pe­ra­dos se con­vir­tie­ron en pira­tas arma­dos. La des­truc­ción de la eco­no­mía libia tam­bién creó una cla­se de des­ocu­pa­dos arma­dos que aho­ra se expor­tan a la a la “McYihad” esta­dou­ni­den­se en Siria, ¿y lue­go qui­zás a Arge­lia, Líbano, Balu­chis­tán ira­ní, Xin­jiang de Chi­na o el Dis­tri­to Fede­ral del Nor­te del Cáu­ca­so de Rusia?

En Soma­lia, varios paí­ses afri­ca­nos pla­ni­fi­ca­ban enviar un con­tin­gen­te mul­ti­na­cio­nal res­pal­da­do por EE.UU., pero fue­ron frus­tra­dos en junio de 2006 cuan­do la ICU tomó el pleno con­trol de Moga­dis­cio. Fue en ese momen­to cuan­do EE.UU. y sus alia­dos for­ma­ron su “mode­lo” de cam­bio de régi­men con el Gru­po de Con­tac­to Soma­lia.

El Gru­po Con­tac­to Soma­lia otor­gó una apa­rien­cia de legi­ti­mi­dad inter­na­cio­nal a los riva­les del STFG del gobierno de la ICU y a la inter­ven­ción extran­je­ra. ¿Sue­na cada vez más fami­liar? Ese “gru­po de con­tac­to” se con­vir­tió en la base del Gru­po de Con­tac­to Libia (Ami­gos de Libia) domi­na­do por la OTAN, crea­do en 2011, que impu­so el CNT median­te la “diplo­ma­cia de los misi­les” en Trí­po­li y des­pués el Gru­po de Con­tac­to Siria (Ami­gos del Pue­blo Sirio) crea­do en 2012 para impo­ner el CNS en Damas­co.

La indus­tria esta­dou­ni­den­se de gru­pos de con­tac­to ha impues­to de modo anti­de­mo­crá­ti­co clien­tes cola­bo­ra­cio­nis­tas basa­dos en el extran­je­ro a Esta­dos en los cua­les la cába­la atlan­tis­ta de “OTA­Nis­tán” tie­ne un inte­rés estra­té­gi­co o eco­nó­mi­co en expan­dir su influen­cia. Todos los sos­pe­cho­sos habi­tua­les han esta­do invo­lu­cra­dos.

Apar­te de EE.UU., los miem­bros del Gru­po de Con­tac­to Soma­lia inclu­ye­ron al Rei­no Uni­do, la UE, Ita­lia, Norue­ga y Sue­cia. La OTAN se sumó en junio de 2009, para ase­gu­rar su papel mili­tar en Soma­lia y en las aguas del Cuerno de Áfri­ca. Todos estos pro­ta­go­nis­tas tuvie­ron este­la­res pape­les recu­rren­tes en Libia. Aho­ra tra­tan de recrear el mis­mo esce­na­rio en Siria sobre el fon­do de una insur­gen­cia arma­da y super­vi­sa­da por el extran­je­ro que ha esta­do ata­can­do deli­be­ra­da­men­te a los civi­les para alla­nar el camino al inter­ven­cio­nis­mo.

En Soma­lia se des­ple­ga­ron fuer­zas de la Unión Afri­ca­na bajo super­vi­sión de la OTAN con la misión pri­mor­dial de pro­te­ger al STFG, tal como la OTAN hizo la guar­dia mien­tras ins­ti­tu­cio­nes subor­di­na­das al extran­je­ro se esta­ble­cían en Afga­nis­tán, Bos­nia, Koso­vo, y aho­ra Libia.

La agen­da del STFG fue fija­da por EE.UU. para “recons­truir las ins­ti­tu­cio­nes y la eco­no­mía de Soma­lia” con la ayu­da de los deno­mi­na­dos “exper­tos extran­je­ros”. El pro­gra­ma es el mis­mo para el CNS y el CNT domi­na­dos por la Her­man­dad Musul­ma­na. El CNT ha pri­va­ti­za­do los acti­vos de Libia y ha des­via­do su rique­za bajo la admi­nis­tra­ción del eco­no­mis­ta neo­li­be­ral libio-esta­dou­ni­den­se, con­ver­ti­do en “minis­tro de petró­leo y finan­zas”, Ali Tarhou­ni. El petró­leo de Libia ya no está en manos de los libios, los cua­les aho­ra están dema­sia­do ocu­pa­dos com­ba­tien­do unos con­tra otros con lan­za­gra­na­das, cha­le­cos anti­ba­las y rifles de infan­te­ría lige­ra por cor­te­sía de la OTAN.

En Soma­lia y Libia lo que ha reem­pla­za­do a la ICU y a la Jamahi­ri­ya es un esta­do inter­mi­na­ble de “tran­si­ción” y encla­ves de buró­cra­tas vin­cu­la­dos a Washing­ton, Bru­se­las, el FMI, y el Ban­co Mun­dial y pro­te­gi­dos por ellos, ais­la­dos de la vio­len­ta reali­dad de sus paí­ses.

Apar­te de esas ofi­ci­nas buro­crá­ti­cas, el Esta­do de dere­cho se ha derrum­ba­do y las calles están domi­na­das por mili­cias y mato­nes. El Gru­po Libio de Com­ba­te Islá­mi­co (LIFG) se apo­de­ró de Libia y el Shaa­bab se des­en­ca­de­nó en Soma­lia, ambos con la ayu­da de com­ba­tien­tes extran­je­ros. Es el futu­ro que espe­ra a la Repú­bli­ca Ára­be Siria si Hillary “Bom­bar­dead­los” Clin­ton y Oba­ma logran ins­ta­lar el CNS.

Pode­mos echar un vis­ta­zo pre­vio des­de las calles des­trui­das de Ale­po al pai­sa­je mar­ca­do del cam­po de Damas­co, la per­se­cu­ción de mino­rías sirias, la pro­fa­na­ción de igle­sias, el ase­si­na­to de fun­cio­na­rios públi­cos sirios, las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les de par­ti­da­rios del gobierno, el éxo­do de pro­fe­sio­na­les sirios, el secues­tro y ase­si­na­to de perio­dis­tas, los aten­ta­dos terro­ris­tas con­tra cen­tros civi­les, el ase­si­na­to de doc­to­res y el secues­tro de extran­je­ros que han teni­do lugar bajo el Ejér­ci­to Libre Sirio.

Mah­di Darius Nazem­roa­ya es soció­lo­go e inves­ti­ga­dor aso­cia­do del Cen­tre for Research on Glo­ba­li­za­tion (CRG), con sede en Mon­treal. Está espe­cia­li­za­do en temas de Orien­te Pró­xi­mo y Asia Cen­tral. Ha sido cola­bo­ra­dor e invi­ta­do en las dis­cu­sio­nes sobre Orien­te Medio en nume­ro­sos pro­gra­mas y redes inter­na­cio­na­les como Al Jazee­ra, Press TV y Rus­sia Today. Per­ma­ne­ció en Libia duran­te la cam­pa­ña de bom­bar­deos de la OTAN, infor­man­do des­de allí para varias cade­nas de noti­cias. Tam­bién es corres­pon­sal espe­cial de Flash­points, un pro­gra­ma con sede en Ber­ke­ley, Cali­for­nia. Sus artícu­los se han publi­ca­do en más de diez idio­mas. Escri­be tam­bién para la Stra­te­gic Cul­tu­re Foun­da­tion de Mos­cú.

Tex­to ori­gi­nal: http://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​w​i​t​h​-​f​r​i​e​n​d​s​-​l​i​k​e​-​t​h​e​s​e​-​a​m​e​r​i​c​a​s​-​c​o​n​t​a​c​t​-​g​r​o​u​p​-​i​n​d​u​s​t​r​y​-​i​s​-​o​v​e​r​t​h​r​o​w​i​n​g​-​g​o​v​e​r​n​m​e​n​ts/

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *