Decla­ra­ción de Gius­tino Di Cel­mo, padre de turis­ta ita­liano ase­si­na­do por bom­ba terro­ris­ta en Cuba

Isla­Mía.- Nin­gún dolor pue­de ser más gran­de que la muer­te de un hijo y más aún cuan­do es cau­sa­da por un hecho vio­len­to y cruel…

Hace 15 años, el 4 de sep­tiem­bre de 1997, una bom­ba ase­si­na colo­ca­da en el lobby del Hotel Copa­ca­ba­na, apa­gó la vida de Fabio Di Cel­mo, mi hijo, mi Fabiu­cho, un joven que ape­nas había vivi­do 32 años cuan­do fue víc­ti­ma ino­cen­te de una acción terro­ris­ta que sumió en la deses­pe­ra­ción y el dolor a toda mi fami­lia.

Recien­te­men­te, el 1 de junio de 2012, fecha en la que Fabio hubie­ra arri­ba­do a los 47 años de vida, murió su mamá, Ora Bas­si, mi com­pa­ñe­ra por más de sesen­ta años, mi espo­sa, mi amor. Ora, com­par­tió con­mi­go la pena de haber per­di­do a Fabio, el más peque­ño de nues­tros hijos. Ella murió sin el con­sue­lo de saber que el orga­ni­za­dor y mayor res­pon­sa­ble de ese acto terro­ris­ta, fue­se juz­ga­do por su cri­men. Eso no es jus­to.

Luis Posa­da Carri­les fue el orga­ni­za­dor del acto terro­ris­ta que mató a mi hijo. No podré olvi­dar jamás las decla­ra­cio­nes de este cri­mi­nal, publi­ca­das por The New York Times los días 12 y el 13 de julio de 1998, cuan­do tras reco­no­cer que había paga­do la mano ase­si­na del mer­ce­na­rio sal­va­do­re­ño que puso la bom­ba en el Copa­ca­ba­na, sin nin­gún pudor con­fe­só a la perio­dis­ta que no le preo­cu­pa­ba la muer­te de Fabio y que él dor­mía como un bebé por­que: ” El ita­liano esta­ba en el lugar equi­vo­ca­do en el momen­to equi­vo­ca­do”.

Sin embar­go, a pesar de las múl­ti­ples denun­cias, Luis Posa­da Carri­les, terro­ris­ta com­pro­ba­do y con­fe­so, cami­na libre­men­te por las calles de Mia­mi y reci­be reco­no­ci­mien­tos y hono­res de par­te de la mafia cubano ame­ri­ca­na y la extre­ma dere­cha de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. La far­sa de su jui­cio en El Paso, Texas, col­mó la copa… Solo se le juz­gó por men­ti­ro­so, aun­que que­dó demos­tra­do que había sido el man­dan­te de la muer­te de Fabio…

Yo les pre­gun­to:

¿Cómo es posi­ble que un país que dice con­de­nar el terro­ris­mo alber­gue a este terro­ris­ta con una lar­ga hoja de crí­me­nes que inclu­yen la vola­du­ra del avión de CUBANA en Bar­ba­dos, el ase­si­na­to de cien­tos de vene­zo­la­nos y la muer­te de mi hijo?

¿Cómo es posi­ble que el Gobierno de Esta­dos Uni­dos, inclu­ya a Cuba en una lis­ta de paí­ses terro­ris­tas, cuan­do Cuba solo ha sido víc­ti­ma de las accio­nes terro­ris­tas orga­ni­za­das por cri­mi­na­les que ellos han pro­te­gi­do y paga­do?

¿Por qué los gran­des medios de difu­sión no hablan de que Cin­co anti­te­rro­ris­tas cuba­nos guar­dan pri­sión en cár­ce­les nor­te­ame­ri­ca­nas por tra­tar de evi­tar hechos terro­ris­tas en Cuba, mien­tras los terro­ris­tas viven libre­men­te en Esta­dos Uni­dos?

¿Cómo es posi­ble que los gran­des medios de pren­sa man­ten­gan el silen­cio ante tama­ña injus­ti­cia y nie­guen al pue­blo nor­te­ame­ri­cano la opor­tu­ni­dad de cono­cer la ver­dad?

Podría hacer muchas pre­gun­tas que harían inter­mi­na­ble mi decla­ra­ción. Las res­pues­tas con­fir­ma­rían la doble moral del Gobierno nor­te­ame­ri­cano y de la gran pren­sa ante el terro­ris­mo.

Solo quie­ro decir a todos que soy un hom­bre de paz y de tra­ba­jo. Un hom­bre de 92 años, que a pesar de su dolor, no ani­da mez­qui­nos sen­ti­mien­tos de ven­gan­za. Des­de que Fabio murió juré no des­can­sar has­ta que se hicie­ra jus­ti­cia, así me que­dé en Cuba. Quie­ro par­ti­ci­par en toda la lucha que hace este país por la jus­ti­cia.
Yo juré que­dar­me en Cuba has­ta el últi­mo ins­tan­te de mi vida por­que, como ya he dicho muchas veces, yo veo a Fabio todos los días por las calles de La Haba­na: en la can­cha don­de él juga­ba fút­bol; en el res­tau­ran­te que él había soña­do y que hoy lle­va su nom­bre. Paso todos los días por la casa don­de Fabio vivía, y sien­to que así pue­do cui­dar­lo, por­que un buen padre nun­ca aban­do­na a sus hijos.

Agra­dez­co mucho todas las per­so­nas me han dado una fra­se de alien­to; a quie­nes no me han aban­do­na­do en esta lucha por la ver­dad y la jus­ti­cia, a quie­nes tra­ba­jan por rom­per el muro de silen­cio sobre las accio­nes de terro­ris­mo con­tra Cuba; a los Cin­co cuba­nos que infil­tra­dos en gru­púscu­los de la mafia mia­men­se expu­sie­ron su vida, su fami­lia y su feli­ci­dad por tra­tar de evi­tar actos terro­ris­tas como el que tron­chó la vida de mi hijo; agra­dez­co al Gobierno y al Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba, al Ins­ti­tu­to Cubano de Amis­tad con los Pue­blos, a la Aso­cia­ción de Amis­tad Ita­lia Cuba, Así­Cu­ba Umbria, a La Ville­ta, al Comi­ta­to Fabio Di Cel­mo y a todas las ins­ti­tu­cio­nes que en Cuba y en Ita­lia me han apo­ya­do en este empe­ño. Un agra­de­ci­mien­to muy espe­cial al pue­blo de Cuba, a cada una de esas per­so­nas que me encuen­tro por las calles y me abra­zan en nom­bre de Fabio. Todos me hacen sen­tir que los Di Cel­mo no esta­mos solos cuan­do segui­mos cla­man­do JUSTICIA por Fabio ante los oídos sor­dos del Gobierno que cobi­ja al man­dan­te.

Por últi­mo, quie­ro hacer a lle­gar mi agra­de­ci­mien­to y res­pe­to al coman­dan­te Fidel Cas­tro. Quie­ro que Fidel conoz­ca que no ceja­ré en la lucha por­que Luis Posa­da Carri­les y todos los demás terro­ris­tas com­pa­rez­can ante la jus­ti­cia. Siem­pre recha­za­ré la hipo­cre­sía y la doble moral del Gobierno de los Esta­dos Uni­dos, no me can­sa­ré de cum­plir con mi deci­sión de luchar has­ta el últi­mo momen­to de mi vida. Sue­ño, vol­ver a abra­zar a Fidel, como un día él nos abra­zó a mí y a Ora y decir­le:

¡Vio mi Coman­dan­te, se ha hecho justicia…los terro­ris­tas han sido juz­ga­dos… Nadie más llo­ra­rá por sus crí­me­nes, como llo­ra­mos Tizia­na, Livio, mi mujer y yo…!

Pido a todos uste­des que me per­mi­tan cum­plir este sue­ño. Jun­tos podre­mos lograr­lo si denun­cia­mos la injus­ti­cia y la doble moral de los impe­ria­lis­tas, si lucha­mos por­que Luis Posa­da Carri­les pue­da ser extra­di­ta­do a Vene­zue­la para ser juz­ga­do por sus crí­me­nes; si lucha­mos por la liber­tad de los Cin­co y por la paz en un mun­do mejor para todos.

Muchas gra­cias,

Gius­tino Di Cel­mo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *