Con las FARC… ¿Y?- Nar­ci­so Isa Con­de

Se le lla­mó “ban­di­dos”, “terro­ris­tas” y “nar­co­te­rro­ris­tas” has­ta la indi­ges­tión.

Se cri­mi­na­li­zó a todo el que se soli­da­ri­zó con sus luchas y/​o deman­dó la sali­da polí­ti­ca al con­flic­to arma­do.

La enor­me y alie­nan­te dic­ta­du­ra mediá­ti­ca esta­dou­ni­den­se y sus subor­di­na­dos se empe­ña­ron en estig­ma­ti­zar a FARC y ELN, al tiem­po que silen­cia­ron o embe­lle­cie­ron el terro­ris­mo y la mafia de Esta­do local y trans­na­cio­nal que se ha vol­ca­do con­tra el pue­blo colom­biano. Y no les fal­ta­ron tru­cos para pre­sen­tar la insur­gen­cia como fuer­za en “des­ban­da­da”, al bor­de de la muer­te.

En el cur­so de las masa­cres y de las aso­cia­cio­nes delic­ti­vas de las Fuer­zas Arma­das, polí­ti­cos de dere­cha y empre­sa­rios ines­cru­pu­lo­sos con el nar­co-trá­fi­co y el sica­ria­to, el pre­si­den­te Álva­ro Uri­be, el minis­tro de gue­rra Manuel San­tos (hoy pre­si­den­te), los gene­ra­les Mon­to­ya y San­to­yo y el jefe de inte­li­gen­cia Jor­ge Norie­ga, eran pre­sen­ta­dos como héroes de la demo­cra­cia y la mora­li­dad.

Tres de ellos están sien­do pro­ce­sa­dos por aso­cia­ción con masa­cres, para-mili­ta­ris­mo y nar­co.

Uri­be des­ti­lan­do pus pro­cu­ra aglu­ti­nar la extre­ma dere­cha delin­cuen­te, mien­tras San­tos se esfuer­za en des­do­blar­se en un for­za­do vira­je hacia el diá­lo­go con FARC.

De esos per­so­ne­ros del cri­men y sus padri­nos de Washing­ton pro­vino la acu­sa­ción con­tra mi y otros/​as cama­ra­das latino-cari­be­ños y euro­peos sin­di­cán­do­nos como supues­tos “ideó­lo­gos” y/​o “pro­mo­to­res” del “nar­co­te­rro­ris­mo” de las FARC. En mi caso, en el del cama­ra­da vene­zo­lano Amil­car Figue­roa y otros, lle­ga­ron a fra­guar has­ta pla­nes de ase­si­na­tos.

Pero cuan­do se gas­tan las men­ti­ras, la ver­dad bro­ta como sor­pre­sa. Y eso está pasan­do cuan­do el pre­si­den­te San­tos anun­cia un acuer­do con FARC para ini­ciar diá­lo­gos de paz.

Por la fuer­za de los hechos los/​as guerrilleros/​as deja­ron de ser horri­bles ban­di­dos y el régi­men mal­va­do y sus medios los lla­man de nue­vo por su nom­bre.

Es que el pro­pó­si­to de des­truc­ción de la insur­gen­cia arma­da por la vía mili­tar fra­ca­só, el poder hege­mó­ni­co está divi­di­do en torno al queha­cer y su fac­ción más astu­ta se ve for­za­da a manio­brar

La cri­sis del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral se pro­fun­di­zó, FARC se for­ta­le­ció y la indig­na­ción polí­ti­co-social cre­ció.

Nace el Movi­mien­to Mar­cha Patrió­ti­ca con la ban­de­ra de la paz y la nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad, y se con­vier­te en una fuer­za poten­te y atrac­ti­va.

Razo­nes com­pul­si­vas para que FARC deje de ser con­si­de­ra­da enti­dad “terro­ris­ta” y “mori­bun­da” y sea con­si­de­ra­da como pode­ro­sa con­tra­par­te en las con­ver­sa­cio­nes de paz., mien­tras al ELN se le lla­ma a la mesa por­que es fuer­te reali­dad.

Así los/​as de aba­jo avan­zan y Colom­bia entra en un nue­vo y com­ple­jo perio­do polí­ti­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *