«Madrid es socio­ló­gi­ca­men­te de izquier­das, fal­ta un refe­ren­te polí­ti­co y una expre­sión organizada»

La Hai­ne entre­vis­ta a Ele­na Mar­tí­nez, mili­tan­te de Izquier­da Cas­te­lla­na, femi­nis­ta y anti­fas­cis­ta, a quien pedi­mos una valo­ra­ción de las pers­pec­ti­vas de lucha en Madrid.

Ele­na Mar­tí­nez man­tie­ne fir­mes valo­res de soli­da­ri­dad hacia los pue­blos del mun­do en lucha, espe­cial­men­te del Esta­do espa­ñol, a quie­nes defien­de des­de sus plan­tea­mien­tos cas­te­lla­nis­tas y comu­ne­ros. Del mis­mo modo lle­va muchos años luchan­do por la libe­ra­ción de la mujer y con­tra el fas­cis­mo en Madrid. Por ello des­de La Hai­ne le pedi­mos su opi­nión sobre la actua­li­dad de las luchas en esta ciudad.

La Hai­ne.- ¿Cómo valo­ras la res­pues­ta social que se está dan­do en la actua­li­dad des­de Madrid a las medi­das anti­po­pu­la­res con las que el gobierno ges­tio­na la cri­sis económica?

Ele­na Mar­tí­nez.- Vamos por buen camino y hay un gran poten­cial como para ir a mejor, y así tra­ba­ja­re­mos por ello. Esta­mos en un momen­to lleno de bue­nas opor­tu­ni­da­des para los movi­mien­tos popu­la­res y las orga­ni­za­cio­nes revolucionarias.

En Madrid lle­va habien­do res­pues­tas des­de siem­pre. Noso­tras habla­mos de un hilo rojo y mora­do, comu­ne­ro, de trans­mi­sión y con­ti­nui­dad entre dife­ren­tes expe­rien­cias, y es que, ante las dife­ren­tes for­mas de domi­na­ción, siem­pre ha habi­do resistencia.…ahora, ade­más, debe­mos tam­bién cons­truir. Madrid es socio­ló­gi­ca­men­te de izquier­das, fal­ta tener ese refe­ren­te polí­ti­co y expre­sión orga­ni­za­da de ello.

Y aun­que siem­pre hay mani­fes­ta­cio­nes, actos….dese hace un tiem­po hay más, con más gen­te, en nue­vos sitios. Se pasa por hos­pi­ta­les, cole­gios… y hay pan­car­tas, car­te­les, per­so­nal con cha­pas o cami­se­tas, tam­bién en las ins­ta­la­cio­nes y camio­nes de bom­be­ros, que lle­van ya años, y pasean­do por los barrios te topas con asam­bleas en las pla­zas, espa­cios recu­pe­ra­dos, nue­vos cen­tros socia­les o huer­tos urba­nos, revis­tas loca­les para las cua­les se ha tra­ba­ja­do con aso­cia­cio­nes de veci­nos, tam­bién con los comercios…

Des­ta­ca­ble es tam­bién lo que ha ocu­rri­do en edu­ca­ción, don­de se ha pues­to en mar­cha un pro­ce­so de auto-orga­ni­za­ción, asam­bleas de tra­ba­ja­do­res, al mar­gen de CC.OO. y U.G.T… En muchos casos rom­pien­do ade­más con un plan­tea­mien­to cor­po­ra­ti­vo y al cual se han suma­do madres/​padres, alum­na­do y el apo­yo de asam­bleas de barrios, comi­sio­nes de edu­ca­ción del 15‑M, ade­más de por supues­to las orga­ni­za­cio­nes de izquier­das que ya lle­vá­ba­mos tiempo.

Espe­cia­les han sido algu­nas con­vo­ca­to­rias, como las mar­chas sobre Madrid del 19J, como la cam­pa­ña de soli­da­ri­dad y apo­yo a un futu­ro digno para las comar­cas mine­ras y su lucha, como las movi­li­za­cio­nes del 15M, o en las Huel­gas Gene­ra­les, que aun­que no fue­ran autén­ti­cas con­vo­ca­to­rias de Huel­ga Gene­ral, se “toma­ron” tam­bién las huel­gas, para lle­var a cabo tareas de relan­zar el teji­do en barrios y cen­tros de tra­ba­jo, para la pro­pa­gan­da, la difusión….

Son espe­cia­les, no sólo por la gran can­ti­dad de gen­te, sino por­que han supues­to momen­tos cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­tos, de uni­dad, don­de nos hemos uni­do las dis­tin­tas per­so­nas, colec­ti­vos, pla­ta­for­mas, que esta­mos trabajando…y la fuer­za que tene­mos se ha pues­to de manifiesto.

Se han reu­ni­do carac­te­rís­ti­cas sufi­cien­tes como para com­ba­tir el pesi­mis­mo. Las con­di­cio­nes obje­ti­vas están ser­vi­das, y se va avan­zan­do en las subjetivas.

Hay una masa social cri­ti­ca cua­jan­do… tam­bién lo deben ir hacien­do tan­to for­mas orga­ni­za­ti­vas, como un pro­yec­to y una pro­pues­ta polí­ti­ca cla­ra y cohe­ren­te. No obs­tan­te, ver que se ha avan­za­do, no qui­ta para poner esfuer­zos y ener­gías en todo lo que hay que seguir avanzando

LH.- Nume­ro­sas infor­ma­cio­nes apun­tan a que la cri­sis eco­nó­mi­ca va a seguir pro­fun­di­zán­do­se. ¿Qué tras­cen­den­cia crees que ten­drá este hecho en el aumen­to o dis­mi­nu­ción de la lucha social en Madrid?

EM.- Efec­ti­va­men­te la cri­sis, nues­tra cri­sis, va a seguir pro­fun­di­zán­do­se, pero efec­ti­va­men­te tam­bién esto va a tras­cen­der a la lucha.

En el 2008 ela­bo­ra­mos una decla­ra­ción polí­ti­ca, cons­trui­da y deba­ti­da a lo lar­go de meses en las asam­bleas de Izquier­da Cas­te­lla­na, en la que defi­nía­mos esta cri­sis como estruc­tu­ral, que supo­nía un cam­bio de mode­lo, y que en el caso con­cre­to del Esta­do Espa­ñol esla­bón débil del capi­ta­lis­mo euro­peo (den­tro del gru­po de los PIIGS), a nivel eco­nó­mi­co tenía unas carac­te­rís­ti­cas que la harían más gra­ve y dura­de­ra y que ade­más, a lo eco­nó­mi­co, se le suma­ban com­po­nen­tes socia­les, políticos.…Y es que la cri­sis en este Esta­do es tam­bién polí­ti­ca, social, ins­ti­tu­cio­nal, de des­le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, des­crei­mien­to de la tran­si­ción y los pac­tos con­ti­nuis­tas hijos de ella.

Ele­men­tos que sitúan al régi­men en una situa­ción de debi­li­dad y a los movi­mien­tos popu­la­res nos colo­can ante una oca­sión excep­cio­nal para lograr un cam­bio de régi­men polí­ti­co y mode­lo económico.

La cri­sis ha veni­do para que­dar­se, y solo se irá echán­do­la, a pesar de esa comen­ta­da debi­li­dad del sistema.

De momen­to no tene­mos capa­ci­dad para fre­nar o echar para atrás medidas…si para peque­ñas gran­des vic­to­rias, como es el movi­mien­to con­tra los desahu­cios, recu­pe­rar fies­tas popu­la­res en barrios… Aho­ra debe­mos por tan­to apro­ve­char para acu­mu­lar las fuer­zas nece­sa­rias para que en un medio pla­zo estar en con­di­cio­nes de tener un con­tra poder y en cier­tos con­tex­tos un poder popular.

Con el avan­ce de la cri­sis, la gen­te ha ido inte­rio­ri­zan­do y va sien­do con­sien­te de ante que nos encon­tra­mos, y de que esto va para largo.…y esto empu­ja a bus­car lucha y orga­ni­za­ción, soli­da­ri­dad. Los sec­to­res popu­la­res, que no somos ton­tos, vamos avan­zan­do. Así por ejem­plo, está la exten­sión y arrai­go de con­sig­nas como “lo lla­man demo­cra­cia y no lo es” o “no es una cri­sis, es el sis­te­ma”, ade­más de en defen­sa de lo públi­co, con­tra la monarquía.…así como que la lucha es el camino, y den­tro de la lucha es nota­ble la legi­ti­mi­dad popu­lar de dife­ren­tes for­mas: oku­pa­ción de espa­cios, las accio­nes del SAT, la com­ba­ti­vi­dad de la lucha minera.…también la nor­ma­li­dad gene­ra­li­za­da, como un refe­ren­te colec­ti­vo, cuan­do comen­zó el 15‑M de que la mane­ra de orga­ni­zar­se y deci­dir es median­te asam­bleas, entre todas y todos.

Y si la gen­te está avan­zan­do así, lo que tam­bién es evi­den­te es que es nece­sa­rio y se está deman­dan­do alter­na­ti­vas, un pro­yec­to polí­ti­co que devuel­va la sobe­ra­nía a las gen­tes del Común, de aba­jo, arti­cu­lar un movi­mien­to popu­lar en, por y para nues­tra tierra.

Son bue­nos momen­tos para la lucha.

Fren­te a noso­tros y noso­tras, tene­mos al blo­que domi­nan­te, que nos ofre­ce nacio­na­lis­mo espa­ñol, recor­tes y repre­sión. A todo ello debe­mos hacer fren­te. La gue­rra decla­ra­da, una gue­rra entre las nece­si­da­des y la voz de los Pue­blos fren­te a las razo­nes de Esta­do, con­tra las muje­res, con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res, que no es sino la lucha de cla­ses más des­car­na­da. Está ade­más el avan­ce del fascismo.

La izquier­da debe ofre­cer un refe­ren­te, cons­truir un pro­yec­to polí­ti­co femi­nis­ta, de cla­se y dia­me­tral­men­te opues­to a las coor­de­na­das del nacio­na­lis­mo espa­ñol, un pro­yec­to com­pro­me­ti­do con la supera­ción del régi­men ile­gí­ti­mo de 1978, per­so­ni­fi­ca­do en per­so­na­jes sinies­tros como J.Carlos de Borbón.

Sin Rup­tu­ra Demo­crá­ti­ca no hay demo­cra­cia posible.

LH.- ¿Qué ele­men­tos his­tó­ri­cos crees que debe­ría­mos tener en cuen­ta en esta coyun­tu­ra para supe­rar expe­rien­cias ante­rio­res de luchas fracasadas?

EM.- De todo se debe apren­der, de los dis­tin­tos pro­ce­sos pro­pios, así como de la acti­tud del blo­que domi­nan­te en ellos.

Pero qui­zás lo que nos sea más útil es sobre todo nues­tros pro­pios refe­ren­tes, más allá de que los dife­ren­tes pue­blos bus­que­mos un obje­ti­vo común, del socia­lis­mo, de sobe­ra­nía.… cada pue­blo debe lle­var su pro­pio camino, aten­dien­do a sus cir­cuns­tan­cias y par­ti­cu­la­ri­da­des. Hay que hacer un aná­li­sis con­cre­to de las reali­da­des con­cre­tas, como úni­co méto­do para avan­zar en la cons­truc­ción de estra­te­gias y tác­ti­cas revo­lu­cio­na­rias efi­ca­ces. No sir­ve impo­ner fór­mu­las lite­ra­les de otro tiem­pos, ni de otros lugares.

Pode­mos mirar a otro momen­to en que Madrid se echó masi­va­men­te a la calle, con el “no a la gue­rra”, pero que debe­mos recor­dar venía tam­bién de un pro­ce­so en ascen­so en rela­ción al caso del “Pres­ti­ge”, del Decre­ta­zo del PP, de la acti­tud fas­cis­ta de aque­llos mag­ní­fi­cos: Aznar, Ace­bes, Zapla­na, Are­nas.… enton­ces se visi­bi­li­zó que efec­ti­va­men­te hay un Madrid socio­ló­gi­ca­men­te de izquier­das, como ese Madrid que orgu­llo­sa­men­te debe­mos recor­dar, hizo his­to­ria con su lucha con­tra el fas­cis­mo al gri­to de no pasaran!

Sin embar­go, esa coyun­tu­ra, a la izquier­da no nos pilló tan bien como aho­ra, y no tenía­mos la hege­mo­nía en dicho proceso.

En rela­ción con la actua­li­dad y movi­mien­tos como el 15‑M está sin duda “La revo­lu­ción comu­ne­ra”, un movi­mien­to que sur­ge de un males­tar social cre­cien­te, por un pro­ce­so de saqueo, de expo­lio de lo común para sos­te­ner un pro­yec­to impe­rial, un momen­to de usur­pa­ción de la sobe­ra­nía, un movi­mien­to don­de con­flu­ye­ron dis­tin­tos sec­to­res en lucha y que supo pasar de revuel­tas a revo­lu­ción, ofre­cien­do un pro­yec­to inte­gral y orga­ni­za­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, mili­tar. Revo­lu­ción comu­ne­ra, de los comu­nes y por lo común, que lleno Cas­ti­lla de asam­bleas y auto organización.…que fue la pri­me­ra revo­lu­ción moder­na y un inten­to de cam­biar el rum­bo de nues­tra his­to­ria, y que cuen­ta con nota­bles simi­li­tu­des con el 15‑M.

Refe­ren­te evi­den­te que en dis­tin­tos momen­tos de cam­bio y pro­gre­sis­mo en nues­tro pue­blo siem­pre se ha reto­ma­do, en la I Repú­bli­ca, en la IIª, dan­do el color mora­do a la ban­de­ra, en la gue­rra anti­fas­cis­ta, don­de tam­bién en Madrid había miem­bros del bata­llón comunero.…y este hilo mora­do con­ti­nua en la actua­li­dad, con comu­ne­ras y comu­ne­ros del siglo XXI.

Otro momen­to al que hay que pres­tar gran aten­ción es la tran­si­ción, que nos per­mi­te enten­der como esta­mos aho­ra y tam­bién el papel que jugó la auto­pro­cla­ma­da izquierda.…y, en nues­tro caso, ver las fata­les con­se­cuen­cias de la ausen­cia de una orga­ni­za­ción o movi­mien­to fuer­te que defen­die­ra los intere­ses del pue­blo tra­ba­ja­dor castellano.

Y más en gene­ral, creo que hay lec­cio­nes evi­den­tes como que es impres­cin­di­ble tra­ba­jar sobre todo los pun­tos en común, bus­car la sana uni­dad, estar al ser­vi­cio del pue­blo, saber emplear todas las for­mas de lucha.…

Y prác­ti­ca, prác­ti­ca y com­pro­mi­so, para un pro­yec­to polí­ti­co acer­ta­do y al ser­vi­cio de los sec­to­res popu­la­res de nues­tro pue­blo. Las y los bol­che­vi­ques no triun­fa­ron por sus gran­des pala­bras, de hecho sus con­sig­nas eran sim­ples: pan, paz y trabajo.….pero sabían lo que tenían que hacer, lo hacían y en el momen­to en que había que hacerlo.

LH.- ¿Qué papel pue­de lle­gar a jugar el 15M en la cons­truc­ción de la res­pues­ta social a la crisis?

EM.- Qui­zás más correc­to sería decir que papel está jugan­do ya. La res­pues­ta social ha cre­ci­do, fun­da­men­tal­men­te en los barrios. Ha supues­to una rup­tu­ra con cier­to blo­queo, ais­la­mien­to, en la que nos encon­trá­ba­mos las orga­ni­za­cio­nes de izquier­das y ante la que hay auto­crí­ti­ca para hacer.

Se ha dado ade­más un avan­ce, una mejo­ra en este tiem­po y es increí­ble ver lo rápi­do que se va apren­dien­do colectivamente.

A pesar de las con­tra­dic­cio­nes y caren­cias que tie­ne (de las que la izquier­da orga­ni­za­da pre­exis­ten­te es en algún modo res­pon­sa­ble y lo con­ti­nua sien­do en la media que debe apor­tar) el 15‑M ha con­tri­bui­do a revi­ta­li­zar o crear asam­bleas en barrios, a reen­gan­char a gen­te, a lle­nar los espa­cios de polí­ti­ca, a mos­trar­nos cuan­tos somos, ha ayu­da­do a ese fac­tor sub­je­ti­vo de con­fiar en nues­tro pue­blo y en nues­tras fuerzas.

Pero es nece­sa­rio sos­te­ner tam­bién que el 15m no ha naci­do en la nada ni de la nada, aun­que si nos haya traí­do flo­res con gran fres­cu­ra, y que dan frutos.

Y como decía antes, debe­mos hacer un aná­li­sis con­cre­to de las reali­da­des con­cre­tas, y de ese modo debe­mos ana­li­zar el 15‑M, lo que supo­ne y apor­ta para nues­tro Pue­blo. En el caso de Madrid, y el con­jun­to de Cas­ti­lla, nues­tro mar­co, y no des­de una lec­tu­ra esta­tal uni­fi­ca­do­ra, el 15‑M supo­ne sin duda un avan­ce y deci­mos con orgu­llo que somos par­te de él.

Este oto­ño va a supo­ner un nue­vo sal­to en la movi­li­za­ción popu­lar, y exis­ten dos líneas con­tra­pues­tas que van a cho­car en la prác­ti­ca en sep­tiem­bre: aque­lla línea refor­mis­ta que plan­tea (cons­cien­te o incons­cien­te­men­te) que es nece­sa­rio un cam­bio de gobierno para poner freno a la deri­va neo­li­be­ral del actual gobierno, y que va a pug­nar por con­se­guir que toda la rabia exis­ten­te se cana­li­ce hacia el PSOE (tal y como ocu­rrió con el movi­mien­to No a la Gue­rra), y aque­lla línea correc­ta que plan­tea que la ofen­si­va que sufri­mos es pro­duc­to de un plan que pre­ten­de cam­biar el mode­lo social, eco­nó­mi­co y polí­ti­co en el sur de Euro­pa, que el actual gobierno es como el ante­rior, un títe­re en manos del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, y que para poder fre­nar dicha ofen­si­va es nece­sa­rio acu­mu­lar el mayor núme­ro de fuer­zas posi­ble para pro­du­cir una derro­ta al actual Régi­men e impul­sar un cam­bio demo­crá­ti­co y repu­bli­cano de sistema.

Expre­sión cla­ra de la pri­me­ra linea son las las movi­li­za­cio­nes del 15S (impul­sa­das por CCOO y UGT y pro­ba­ble­men­te apo­ya­das por sec­to­res del movi­mien­to popu­lar en blo­que crítico)

Y la movi­li­za­ción del 25‑S pue­de enmar­car­se en la segun­da línea, a pesar de las dudas que pue­dan haber exis­ti­do, la con­vo­ca­to­ria del 25‑S se está mos­tran­do ante nume­ro­sos sec­to­res popu­la­res no encua­dra­dos en nin­gu­na orga­ni­za­ción como una con­vo­ca­to­ria acer­ta­da, que gene­ra expec­ta­ti­vas e ilu­sión, y que va a ser­vir de canal para expre­sar la rabia cre­cien­te y plan­tea en ras­gos gene­ra­les el con­flic­to que sufri­mos de una for­ma correc­ta: es nece­sa­rio cam­biar de sis­te­ma para fre­nar la ofen­si­va que se nos vie­ne enci­ma. Aña­de ade­más una tabla rei­vin­di­ca­ti­va correc­ta. Por nues­tra par­te con­si­de­ra­mos que el 15‑M debe apo­yar esta con­vo­ca­to­ria y sobre todo esa linea de actuación.

LH.- ¿Crees que debe­mos apo­yar a los sin­di­ca­tos y par­ti­dos de izquier­da mayo­ri­ta­rios en pos de cons­truir un fren­te amplio con­tra la cri­sis o debe­mos cons­truir la movi­li­za­ción fun­da­men­tal­men­te des­de el ámbi­to extraparlamentario?

EM.- Las méto­dos de lucha son eso, medios, y ante ellos no vale un “y” o un “o”, ni un siem­pre o un nun­ca, son herra­mien­tas de la mano de los movi­mien­tos popu­la­res que deben emplear­se según el contexto.

Por nues­tra par­te, apos­ta­mos por una fle­xi­bi­li­dad tác­ti­ca y una rigi­dez estra­té­gi­ca, y en esa fle­xi­bi­li­dad tie­nen cabi­da dife­ren­tes méto­dos de lucha, diver­sas alian­zas.… que habrá que valo­rar en cada oca­sión. Sien­do cons­cien­tes de que el actual mar­co legal sólo per­mi­te la repro­duc­ción de este sistema.

Aho­ra con­si­de­ra­mos que esta­mos en un momen­to de aglu­ti­nar fuer­zas, de seguir avan­zan­do en la cons­truc­ción de Movi­mien­to Popu­lar, en nues­tro caso, avan­zar en un movi­mien­to popu­lar comu­ne­ro, con gen­te, orga­ni­za­ción y pro­yec­to polí­ti­co para Cas­ti­lla, y más en con­cre­to para lle­var a cabo un cam­bio de sis­te­ma y no un cam­bio de gobierno.

Algu­nos (los sec­to­res ofi­cia­lis­tas del PSOE; UGT; CCOO, la IU ins­ti­tu­cio­nal) están plan­tean­do un gobierno de “sal­va­ción nacio­nal”.… con ellos, por tan­to ni esta­mos, ni estaremos…y como en la Tran­si­ción esta­re­mos en frente.

Sin embar­go habría que plan­tear­se cua­les son las fuer­zas mayo­ri­ta­rias, por­que el dis­cur­so esta­tal hace grie­tas.… ahí esta CIG, como sin­di­ca­to en Gali­cia, o LAB, o las fuer­zas sobe­ra­nis­tas en el País Vas­co, que son la coa­li­ción polí­ti­ca mayo­ri­ta­ria. Por otro lado, tam­bién están otros pro­yec­tos que par­ti­ci­pan del pro­ce­so elec­to­ral y con repre­sen­ta­ción, como el CUT-BAI en Anda­lu­cía o como las CUP en los Paí­ses Catalanes.

Pro­yec­tos, sin­di­ca­tos, con los que coin­ci­di­mos en la prác­ti­ca o des­de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta, y con los que segui­re­mos segu­ra­men­te coin­ci­dien­do en ese tra­ba­jo por un cam­bio de sis­te­ma, por una sali­da favo­ra­ble para la cla­se tra­ba­ja­do­ra, los sec­to­res popu­la­res, las muje­res y los pueblos.

Así mis­mo, el pro­yec­to de Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta-la Soli­da­ri­dad entre los Pue­blos, IISP, que impul­sa­mos, cree­mos que sigue sien­do una pro­pues­ta acer­ta­da y nece­sa­ria, y que hoy, más allá de los cam­bios que requie­ra, sien­do más amplio y ambi­cio­so, nos brin­da una opor­tu­ni­dad que no esta­mos dis­pues­tos a des­apro­ve­char. En su momen­to hici­mos una valo­ra­ción posi­ti­va de dicha expe­rien­cia y sus líneas gene­ra­les nos siguen pare­cien­do acertadas.

Pero, a ese pro­yec­to de con­fluen­cia des­de cada mar­co nacio­nal, como cas­te­lla­nas y cas­te­lla­nos lo que tene­mos que apor­tar es nues­tro pro­pio pro­yec­to como pue­blo comu­ne­ro y la arti­cu­la­ción de ese movi­mien­to popu­lar, en el que veni­mos tra­ba­jan­do de mane­ra prioritaria.

Por él pasa el que ten­ga­mos un futu­ro digno pudien­do hacer fren­te a la ofen­si­va patriar­cal, capi­ta­lis­ta y españolista.

Muchas gra­cias com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de La Haine.


Más infor­ma­ción:
Artícu­los de Ele­na Mar­tí­nez en La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *