El encan­to dis­cre­to del capi­ta­lis­mo- Mai­té Campillo

El capi­ta­lis­mo mata [ “pri­mer encanto” ]

Son extra­ños fósi­les las auto­ri­da­des de la Repú­bli­ca de Sudá­fri­ca. Pre­sen­ta­ron car­gos de homi­ci­dio con­tra 270 víc­ti­mas de la explo­ta­ción negra y blan­ca más blan­ca que negra por­que el poder real está en sus manos aun­que a la hora de matar maten más negros que blan­cos a los pro­pios negros. Las orde­nes del amo blan­co se cum­plen, no cabe la pre­gun­ta. Emi­sa­rios som­bríos los que inter­pre­tan sus leyes que impu­tan la muer­te de sus com­pa­ñe­ros a las pro­pias vic­ti­mas de su nego­cia­do, más de 40 ase­si­na­dos, y varios cien­tos de heri­dos espe­ran ser con­de­na­dos por el enfren­ta­mien­to san­grien­to entre los mine­ros en huel­ga negros, y la Poli­cía aun­que negra, a mer­ced del expo­lia­dor blan­co. Todo y a pesar de todo… Y, de que los arma­dos has­ta los dien­tes es la poli­cía de un gobierno ama­ña­do con “cua­tro” negros no menos mer­ce­na­rios del amo blan­co, para apla­car a láti­go y fusil la lucha revo­lu­cio­na­ria y sobe­ra­na duran­te déca­das. Lo dicho, y a pesar de ello… Y, de que las balas pro­ce­dían de la úni­ca direc­ción don­de la poli­cía no sólo se encon­tra­ba, sino y tam­bién, úni­cos en el mun­do en matar en las huel­gas a los tra­ba­ja­do­res, a los que les refuer­zan ban­das para­le­las. Ay, Man­de­la!, Man­de­la!!! Aun­que ten­gas muchos años hay que decir­te la verdad:

No nie­go que seas ídolo. 

De hie­rro de doble filo y fría piedra. 

Sudor mala­ya y ser­pien­te la vida del trabajador!!! 

Tu par­ti­do es un mol­de her­mé­ti­co que per­mi­te que a su pue­blo opri­man, ofre­cien­do al mun­do una ima­gen de mar­ti­rio y muer­te. No com­par­te ni visi­ta las cha­bo­las de “tu gen­te”, les obli­ga a chu­par san­gre pa“que otro viva mejor. Man­de­la, Man­de­la!!!… Eso es tu par­ti­do, una fau­na cavan­do su pro­pia sepul­tu­ra difu­mi­na­da entre jar­di­nes colo­nia­les como pas­to del amo blan­co velan­do con gus­to la opre­sión que lle­va a la muer­te a los hom­bres y muje­res repre­sen­tan­tes de futuro?. 

No Man­de­la, no eres ído­lo del pue­blo, sino esta­lli­do de repre­sión; ído­lo del patrón amo sí, de doble filo de hie­rro mor­tí­fe­ro y fría pie­dra de tum­ba. No repre­sen­táis sino la muer­te, con­tra el óvu­lo negro que recla­ma la luz para su pue­blo; acep­táis su muer­te con leyes vigen­tes de apartheid del colono que nun­ca dejó el expo­lio sobre la patria: ¿es ésta la peni­ten­cia de 27 años de ais­la­mien­to car­ce­la­rio? Los zapa­tos que para la “liber­tad” te entre­ga­ron y lucis­te por el mun­do con orgu­llo los hicie­ron a medi­da ancha de un abis­mo don­de poder pisar toda la repre­sión que se cebó en Sowe­to, hoy sobre los mine­ros que serán juz­ga­dos según la doc­tri­na del “pro­pó­si­to común del amo blan­co” al que alza­bas su mano inte­grán­do­lo como ami­go en un acto de recon­ci­lia­ción de cla­se irre­con­ci­lia­ble. Y, bajo la acu­sa­ción de haber esta­do entre la muche­dum­bre que se enfren­tó a la Poli­cía y de haber pro­vo­ca­do el fue­go, segui­réis ase­si­nan­do al her­mano negro para satis­fa­cer la rapi­ña impe­rial de ros­tro páli­do due­ño real de Sudá­fri­ca. Tu son­ri­sa Man­de­la, la que un día te pro­por­cio­na­ra huma­ni­dad al ros­tro. La últi­ma de ellas que vimos en los medios, de satis­fac­ción en tu últi­mo cum­plea­ños, que­dó embal­sa­ma­da para la his­to­ria por llo­viz­nas agrias del dolor que pre­veían días des­pués sobre el pobla­do de cha­bo­las a las que obli­gáis a vivir a quién enri­que­ce a los que a ti te ado­ran por todos los ser­vi­cios pres­ta­dos a su impe­rio. Tu acti­tud, la de tu par­ti­do, obli­ga a mi gen­te a apa­gar su mirada…

Ay, Man­de­la el de Áfri­ca, Man­de­la el del imperio!!!

Negar su dere­cho a la vida e impo­ner en su mira­da la dure­za del horror. 

Dure­za del tor­men­to cur­ti­da en san­gre, barro­tes, láti­go, hambre…

Para mi será el dolor para ti será el que­bran­to, sí, como dice la canción: 

Anda, jaleo, jaleo!!! Aca­be­mos con el albo­ro­to Man­de­la. Dón­de guar­das tu dig­ni­dad?, dón­de tus lágri­mas por los hijos del pue­blo? Ah, pero yo se, lo se!, que son par­te embal­sa­ma­da de la llo­viz­na agria que ya cubre tu son­ri­sa, esa que pre­su­mió tan­to y encan­di­ló por el mun­do a tan­to man­da­ta­rio cri­mi­nal, amo de la explo­ta­ción y expo­lio que se ha hecho con la sobe­ra­nía de tu patria!!! Cóm­pli­ce de tan­ta muer­te la que abri­ga tu silen­cio… 259 de los acu­sa­dos ya dete­ni­dos por tu gobierno, aho­ri­ta es tu gobierno Man­de­la! El que entró cal­cu­lan­do los pasos sobre el esce­na­rio pen­san­do en algún tiro al aire, y tu empu­ja­bas para que se reafir­ma­ra sobre la tari­ma del esce­na­rio como dicien­do, “ tran­qui­lo her­mano”, y ensal­za­bas a la ale­gría al rit­mo de la dan­za que tan feliz te hacía al entre­gar “ofi­cial­men­te” el país que sólo al pue­blo per­te­ne­ce, eso tu lo sabes, se lo usur­pas­te Man­de­la!!! Le invi­ta­bas a que toma­ra con­fian­za con empu­jon­ci­tos de calor, sí hom­bre, que se sin­tie­ra aco­gi­do… No cesas­te de ensal­zar su mano blan­ca de for­ma can­si­na y ridí­cu­la como mario­ne­ta, pre­ten­días diver­tir?, y enga­ñar al pue­blo lucha­dor y ham­brien­to “que no entien­de de trai­ción”, eso pen­sas­te Man­de­la?, como vie­jo zorro que sabe lo que se trae entre manos… Te impo­nías sobre un audi­to­rio inter­na­cio­nal repre­sen­tan­do bien tu “cómi­ca come­dia bri­tá­ni­ca”: la mano blan­ca del expo­lio sin alte­rar lo anta­gó­ni­co, sobre un pue­blo can­sa­do de tan­ta explo­ta­ción y mar­gi­na­li­dad repre­sen­tan­te de tan­tas luchas y de tan­tas muer­tes. Pero yo, que amé aquel per­fil tuyo a tra­vés de Win­nie Madi­ki­ze­la, anti­ra­cis­ta, vi tu puño ante todos aque­llos man­da­ta­rios del mun­do y com­pro­bé que no era el puño de ella ni el mío, era una mano cerra­da tipo mano alza­da rec­ta, así no son los puños en alto Man­de­la!!! Así son puños “moder­ni­za­dos” de mano alza­da al ser­vi­cio del amo, y de muchos seres extra­ños que abi­tan entre noso­tros, como el cara páli­da norue­go que en jui­cio sin­tió no haber ase­si­na­do más per­so­nas al azar de sus balas, ideo­lo­gía nazi la suya. 

Qué lejos de “tu gen­te” Mandela!!!. 

Los otros 11 tra­ba­ja­do­res de la mina, que a la espe­ra podrían sumar casi tres­cien­tos incul­pa­dos, son heri­dos que serán pues­tos bajo arres­to tras su hos­pi­ta­li­za­ción, seis de ellos al pare­cer toda­vía ingre­sa­dos, por las heri­das de bala de la poli­cía que defien­de el for­tín de tus hom­bres blan­cos, los mis­mos que se lle­van la rique­za a su impe­rio has­ta dejar el país en la abso­lu­ta mise­ria como Hai­tí. Qué cobar­día “her­mano”!!!, tan­ta cár­cel para lle­gar a esto. Mandelaaaaaa… !!! 

Mira que dicen de la que en otro tiem­po fue tu gente:

Todos los acu­sa­dos tenían un pro­pó­si­to común, todos son sos­pe­cho­sos de encen­der la chis­pa de una con­fron­ta­ción con­tra los agen­tes… por eso los poli­cías que dis­pa­ra­ron con­tra los mine­ros, no será nin­guno juzgado. 

Qué dices hom­bre qué dices, y tú par­ti­do, qué dice? 

Tu silen­cio es de muer­te con duros con­tra­fuer­tes de par­to, es la arca­da para que sea exiguo el jugo del des­tino; sólo en los libros del amo blan­co ron­dan los cuer­vos… con­tra la mura­lla de mis her­ma­nos, que man­ten­drá en ellos una cier­ta hume­dad tuya con la que lim­piar el impe­rio la san­gre que ha hecho derra­mar en tu patria; en los libros de la libe­ra­ción de la patria será cor­ta tu his­to­ria, tu libe­ra­ción blan­ca ya años que cerró su pági­na negra: el tiro­teo letal, basa­do en leyes del apartheid, que se cobró 44 vidas Man­de­la… Hom­bres del pobla­do mise­ra­ble a los que les rodea­ba la rique­za del país y a sus bocas el ham­bre y mise­ria abso­lu­ta en con­di­cio­nes de vida inima­gi­na­bles en la pie­za que cobi­jó tu condena. 

Será el 16 de agos­to, fecha his­tó­ri­ca para atar cada ráfa­ga de su odio. 

Son los hom­bres del car­bón Man­de­la, gen­te humil­de labo­rio­sa dig­na de todo res­pe­to. Velas el bri­llo de sus ojos que no alum­bra­rán lo que te res­te de vida sino con­de­na. Hom­bres y muje­res que encon­tra­rán una vez la sali­da de los que a ti te adulan… 

Y, aun­que “no lle­guen a con­de­nar vues­tras leyes a las vic­ti­mas del cri­men”, (par­te de ellas heri­das otras ya muer­tas), no por gus­to sino por “ver­güen­za”, qui­zá, por la opi­nión inter­na­cio­nal. Y, aun­que los 44 hoga­res ya no vean más a sus padres… Los pája­ros aba­ti­dos remon­ta­ran en vue­lo sobre la tum­ba de sus ase­si­nos, será como un anun­cio de blan­cos de una negra sen­ten­cia. Ante la memo­ria de la muer­te, todos los pája­ros se darán cita para libe­rar el país, (pue­blo, al que una vez per­te­ne­cis­te Man­de­la), para des­man­te­lar “las barri­ca­das”, man­sio­nes del colono, mon­ta­das por otros tra­ba­ja­do­res que se uni­rán en huel­ga con la mina de Lon­min, y los blan­cos hui­rán con sus ros­tros páli­dos al aulli­do de sus perros.

El Impe­ria­lis­mo rema­ta, [ “segun­do encan­to”, su fase supe­rior]

Si tra­ba­jo y si no tra­ba­jo tam­bién, matar siem­pre mata.

¿Dejó en algún pro­ce­so, momen­to de matar, explo­tar y escla­vi­zar, humi­llar y diez­mar, o mar­gi­nar? No lo pon­dría jamás en duda, hacer­se el son­so ante tama­ño prin­ci­pio es cosa psi­có­pa­ta conoz­co la natu­ra­le­za del mons­truo, y no soy de las que se pres­ta a maqui­llar los crí­me­nes de sus inva­sio­nes e inter­ven­cio­nes sean inter­na­cio­na­les, a nivel de alla­na­mien­to de la casa del vecino de mi mis­ma cua­dra o man­za­na, o sobre el nido de las aves, bos­ques de Euro­pa, sel­vas del mun­do, sean sobre ado­qui­nes medie­va­les con­tra hue­llas, raí­ces, cul­tu­ras, espe­jos de la ver­dad, astros del camino, o radar de historia.

Aun­que las con­tra­dic­cio­nes de fon­do sean las mismas. 

El Impe­ria­lis­mo como el capi­ta­lis­mo insis­te en que es demo­cra­cia mien­tras impo­nen sus tra­jes tra­di­cio­na­les de gue­rra a for­ma de fas­cio, nazis­mo, colo­nia­lis­mo, y sus más care­tas de la ofen­si­va sigan matan­do con todo tipo de arti­lu­gios a su alcan­ce y dis­fra­ces des­co­lo­ri­dos en san­gre de bata­llas colo­nia­les, armas amplia­das y alia­dos mato­nes de todos los colo­res y ban­das dis­tor­sio­na­do­ras a tiem­po par­cial a veces incon­tro­la­das, otras a for­ma sin­di­cal y polí­ti­ca o mana­da faná­ti­ca con­tra ele­fan­tes, leo­nes, jira­fas de la sel­va her­ma­na; tam­bién de for­ma pro­fa­na de algún reden­tor sobre­na­tu­ral, impo­ne para la comu­nión sobre el altar mayor a los arro­di­lla­dos oídos tapo­nes de des­agüe y ven­das de sus gue­rras en los ojos de sus fie­les, pegan­do espa­ra­dra­po sella sus labios como si fue­ran heri­das; se trans­for­me y vis­ta mil reli­gio­nes, fies­tas, care­tas y cru­ci­fi­jos que ben­di­ce como si dicho sim­bo­lis­mo en for­ma de pan y peces los ham­brien­tos pudie­ran lle­nar la tri­pa y sus poros, pudie­ran gene­rar manan­tial cura­ble de úlce­ras de des­pre­cio y en sus ojos irra­dien la espe­ran­za de trans­for­mar su erran­te mar­gi­na­ción en una posi­ción social de inte­gra­ción y respeto. 

Sí, sí, afor­tu­na­da­men­te las cosas han ido cam­bian­do, dicen. Aun­que siga­mos bajo sus garras y en cual­quier momen­to pue­dan aplas­tar­nos sobre todo a nivel indi­vi­dual, fami­liar. En gran­des masas, tri­bu, cla­se social es otra cosa, si es otra cosa, sal­vo que sea en “misión de paz” (?). 

Y, es que hay que saber aga­rrar la situación. 

Esa que ha cam­bia­do digo”, y que el capi­ta­lis­mo si no está del todo debe­ría de estar ya! Chu­rras­ca­di­to, ahí bien de uno y otro lado. No pro­ce­de des­pués que­jas y más que­jas en ban­de­ja, sue­nan dema­sia­do a que­ja, y a las per­so­nas se les ponen muy feas sus caras y sus cuer­pos y men­te añe­ja al per­der fres­cor en la fuer­za del opti­mis­mo que es el que ali­men­ta la ver­da­de­ra que­ja que es la pro­tes­ta de lo que en ver­dad se quie­re cam­biar, y si es ver­dad lo del capi­ta­lis­mo en “ban­ca­rro­ta”, pue­da que sea una ver­dad rela­ti­va, lo que yo no sabría decir si el capi­ta­lis­mo está exac­ta­men­te en tal pun­to ahí tran­qui­lo, cla­va­do sobre la ban­ca rota. ¿Cae­rá de ella?, me pre­gun­to, y can­ta que can­ta el ace­ro de sus cla­vos, es lo más que deseo. Escu­cha, escu­cha com­pa­ñe­ro pla­ne­ta­rio, otra voz can­ta, aplau­dan al Clown!: 

Cri­sis, eco­nó­mi­ca, del capi­ta­lis­mo, o política?

El Clown mos­tró ver des­apa­re­cer som­bras y pája­ros que debe­rían seguir volan­do, vivien­do libres pája­ros y som­bras, som­bras y pája­ros con nom­bre, pro­yec­tos y pan­car­tas. Dice que no están muer­tos can­tan con­mi­go dice… Y, yo por ellos can­to sin tapar lo urgen­te que sur­ge del pro­pio can­to. Yo sé que están en algún sitio, lo sé, y me ima­gino por ejem­plo los 44 fusi­la­dos mine­ros de Sudá­fri­ca, y demás miles de fusi­la­dos, azo­ta­dos, escla­vi­za­dos… Con noso­tros su memo­ria abier­ta, se alce la voz que con ellos can­ta para ir cam­bian­do este cam­bio nues­tro. Y, sí, tene­mos que ir cam­bian­do dan­do palos de vidente. 

Pro­pon­go el opti­mis­mo, seguir soñan­do a la for­ma de Lluís Llach, opto por La“ Esta­ca con su com­po­si­ción musi­cal y la unión de fuer­za de mi gen­te dis­pu­tán­do­se ver­da­des inun­de fron­te­ras y fron­to­nes, para engra­sar y for­ta­le­cer arti­cu­la­cio­nes sobre calles y pla­zas empe­dra­das. Nada como la Soka­ti­ra… Triun­fo sobre la alga­ra­bía hue­ca. Gora“ La Galli­ne­ta: vis­ca la revolució!!!. 

Como diría Bene­det­ti, y Bigliet­ti musicalizara: 

Defen­da­mos con irre­ve­ren­cia y gra­ti­tud la ale­gría con san­gre en la memo­ria, defen­dién­do­la de los pro­xe­ne­tas de la risa has­ta de la pro­pia ale­gría hay que defen­der­la, con­vo­can­do en la olea­da al sol tras­fo­gue­ro. Bue­na alter­na­ti­va, para cuan­do se des­ta­pe entre todos la sole­dad, flo­rez­ca y alum­bre en lla­ma­ra­da la caí­da del capi­tal!!! ‑colo­nial-impe­rial- ban­ca­rio- oli­gar­ca lati­fun­dis­ta… Mien­tras tan­to hacha y hacha por el mon­te, cual vol­tea­rá al enemi­go, con la unión de la lucha las cuen­tas salen divi­de un mate­mal­ti­co. Sí, el capi­ta­lis­mo se tam­ba­lea, me lo dijo el Clown al oído:

Cuan­do los índi­ces de la bol­sa de Nue­va York caen!!!

arro­llan­do tras la corrien­te todas las demás gran­des Bol­sas de valo­res de su mun­do caen, enfren­tan­do en la gran marea los pue­blos por el pues­to de tra­ba­jo, cha­bo­la, y men­dru­go de pan o tocino… Caen sobre los pue­blos del mun­do, caen aplas­tan­do. Su labor de recom­po­si­ción de su nue­va “Gran Depre­sión”, comen­za­rá como de cos­tum­bre, cuan­do la san­gre corra de entre noso­tros, enca­ja en sus intere­ses de cla­se, crean­do en las pobla­cio­nes un sen­ti­mien­to gene­ra­li­za­do de páni­co, cua­dro dra­má­ti­co para los pue­blos y cul­tu­ras some­ti­das. En su ava­lan­cha atra­ve­sa­rá minis­te­rios de eco­no­mía de una par­te a otra del mun­do caen, qui­zá, has­ta alguno de los minis­tros defe­que su frac por­que más de uno rela­cio­ne “cri­sis” con otro momen­to his­tó­ri­co y sien­te que los bol­sos de su dis­tin­ción hacen aguas y una bala suge­ri­rá el mutis por el forro del bolsillo. 

Ahí sur­ge la voz del poe­ta que grita: 

Noooooo, no se derri­me el ase­sino ni ladrón de esta­do de un tiri­to volun­ta­rio, pero algo es algo!!!. 

Y, la espe­ran­za cre­ce­rá en suda­rio opti­mis­ta con­tra ame­na­zas y recor­tes. Por­que de lo que no se tra­ta es de aumen­tar impues­to a los gran­des empre­sa­rios, mono­po­lios, ban­cos y mul­ti­na­cio­na­les. Nooooo, no se tra­ta. No es éti­co per­se­guir el tra­ba­jo “negro de los gran­des”, sino a los negros, blan­cos y ama­ri­llos; per­se­guir a los que tra­ba­jan para los desa­pren­si­vos en cade­nas ile­ga­les; ni de “gra­var” a espe­cu­la­do­res pará­si­tos finan­cie­ros. Nooooo, no es éti­co ellos son“ ellos. Los que siguen pre­ten­dien­do colo­nias e imperios. 

Hay que per­se­guir hacien­do, “poder político”. 

Osea, roban­do cai­ga quién cai­ga y esté quién esté en el gobierno para que Hacien­da pue­da seguir hacien­do sus prio­ri­da­des, esta­ble­cer el orden de ellas, para el embar­go de los nadie. Los muer­tos los pone­mos noso­tros, el con­trol lo ponen ellos. 

Con­trol sobre nómi­nas de suel­dos miserables. 

Sala­rios, pen­sio­nes, bie­nes e inmue­bles… pocas nómi­nas que pasen por una caja de aho­rros tie­nen que ver con espe­cu­la­do­res de segu­ro que al igual que la gran oli­gar­quía, igle­sia y Opus tam­bién están exen­tos de ivas y otros impues­tos, “maes­tría”, impues­ta en todos los paí­ses capi­ta­lis­tas. Sobre estas bases aumen­tan intereses. 

En su crack “mar­co” de con­tra­dic­cio­nes ata­can paí­ses de inte­rés eco­nó­mi­co y estra­té­gi­co. Como en cada una de sus gran­des cri­sis reales o fic­ti­cias, como lo hicie­ron en su tiem­po con el Gol­fo Pér­si­co… Ahí, ahí el grin­go invo­lu­cra­do, deto­na­dor de cada una de las cri­sis inter­na­cio­na­les del mun­do con­tro­la­do por ellos, sis­te­ma el suyo basa­do en la apro­pia­ción por unos pocos del esfuer­zo colec­ti­vo, ahí está el enemi­go!!! Mirar­le jalo­nan­do los pasos de su desa­rro­llo, armas más béli­cas que jamás bron­ce tañe­ra, entre gue­rras y saqueos!!! Sis­te­ma fren­te al cual hay que luchar para que su pró­xi­mo, “crack”, sea esa “ban­ca rota o apo­li­lla­da”, la definitiva.

NOTA

Fue un 28 de octu­bre de 1929 

El hun­di­mien­to de la Bol­sa de Nue­va York don­de “la pros­pe­ri­dad del capi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano” anun­ció de for­ma espec­ta­cu­lar el ini­cio de la Gran Depre­sión…

Que tres años más tar­de apor­ta­ra el que uno de cada cua­tro tra­ba­ja­do­res en EEUU estu­vie­ra en paro igual que millo­nes de ellos en todo el mun­do indus­tria­li­za­do por el mis­mo sis­te­ma; redu­cien­do a más de la mitad el comer­cio y man­te­nien­do el estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co has­ta el esta­lli­do de la II Gue­rra Mundial. 

Para los EEUU (aque­llos seis últi­mos años estan­do al fren­te Ronald Reagan), “fue­ron tiem­pos muy bue­nos para los gran­des nego­cios”, apo­ya­dos por su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca ultra­reac­cio­na­ria basa­da en la reduc­ción de impues­tos en bene­fi­cio del capi­tal en su desa­rro­llo masi­vo de las inver­sio­nes en arma­men­to y en una polí­ti­ca de rapi­ña impe­ria­lis­ta en todo el mun­do, lle­van­do a la ban­ca­rro­ta a un buen núme­ro de paí­ses “sub­de­sa­rro­lla­dos” inca­pa­ces de sopor­tar las car­gas de la deu­da exterior.

*La gran masa de tra­ba­ja­do­res y exi­lia­dos que aban­do­na­ron la Penín­su­la en los años 40 – 50 tuvie­ron oca­sión de com­pro­bar el racis­mo impe­ran­te en Euro­pa, la mar­gi­na­ción de ciu­da­da­nos de ter­ce­ra cate­go­ría ‑jun­to a tur­cos y ára­bes- en que eran cla­si­fi­ca­dos. El Esta­do Espa­ñol, la Espa­ña de los Reyes Cató­li­cos, Cis­ne­ros, Car­los V y Feli­pe II, usó, en sus épo­cas, argu­men­tos simi­la­res a los que uti­li­zan los patro­nos fran­ce­ses, ale­ma­nes, o sui­zos para lle­var ade­lan­te el expo­lio eco­nó­mi­co de Amé­ri­ca. En el fon­do, pro­ba­ble­men­te, las pau­tas de color y raza han que­da­do fue­ra del len­gua­je, pero la situa­ción semi­es­cla­vis­ta impues­ta por el “encan­to” del capi­ta­lis­mo ace­le­ra­do ori­gi­nó que quie­nes antes se encon­tra­ban en el fon­do del agu­je­ro sigan sin salir de él como en Sudá­fri­ca, por­que el pro­gre­so y la ren­ta­bi­li­dad siguen en manos de los que, como siem­pre, tie­nen la piel más cla­ra. Antes vivían en Euro­pa. Hoy siguen en Occi­den­te, pero se han asen­ta­do tan sóli­da­men­te en el Nor­te ame­ri­cano que son los amos, des­de allí, domi­nan el mundo. 

PD.

Por todo y más, la hora es buena…

De lle­var un ejem­plo de con­cien­cia a la calle como reto de supera­ción de uno mis­mo con­tra la fal­ta de inte­rés que deter­mi­na el entu­sias­mo, esa gui­llo­ti­na inter­na ocul­ta que des­tru­ye el orgu­llo colec­ti­vo, y no a la con­tem­pla­ción de cose­chas en cam­pos esté­ri­les, some­ten y cie­gan achi­can­do el paso de los demás que están a tu lado. Que redu­ce la mira­da eso se sabe, la hora de des­per­tar lle­gó. Lla­ma a tu puer­ta, no dudes abre. No es la hora (de orar) pro nobis, es de lucha y seña­lar a los que dis­pa­ran cuan­do de exi­gir tra­ba­jo, aumen­to de sala­rio, o dere­cho don­de cobi­jar el cuer­po se tra­ta; hora (de tiem­po), urge, para no olvi­dar que si un miem­bro pade­ce, todos los demás miem­bros se due­len con él: no eches a la espal­da el fusi­la­mien­to de los her­ma­nos de Sudá­fri­ca, que no se pier­da en tu mirada. 

No hablo de la pobre­za ocul­ta, ni tan siquie­ra de la no mentada… 

Hablo de la que hace a mi gen­te des­com­po­ner­se, hacer que pier­dan el con­trol y has­ta sal­tar por la ven­ta­na al vacío, por eso gri­to como alar­ma, urge res­pon­sa­bi­li­dad, lle­gó la hora. No te lan­ces por la ven­ta­na, pien­sa, levan­ta barri­ca­das!!! No, no es hora de ir a la igle­sia a pre­di­car la soli­da­ri­dad ni la amis­tad revo­lu­cio­na­ria, sino, de libe­rar nues­tra capacidad. 

Hora bue­na para el asal­to pro­pio a nues­tra conciencia.

Revi­ta­li­zar es bueno, impreg­nar­las de sabi­du­ría e inte­li­gen­cia, ver con cla­ri­dad las razo­nes de peso que impul­san la lucha en for­ma de can­to de las minas de todas las mar­chas en lucha, con­tra la pros­ti­tu­ción, ideo­ló­gi­ca y política. 

Cosa fea pros­ti­tuir la palabra. 

Los por­ta­vo­ces de espí­ri­tu caci­que sin­te­ti­zan el sen­tir del poder polí­ti­co“ el odio que nos lan­zan: QUE SE JODAN de ham­bre y mise­ria, dicen. Mien­tras, el arte y cul­tu­ra pro­pia se des­que­bra­jan. Vamossss!!!.

Hora de puños y barricadas.

Para los que repu­dian el des­pre­cio de cla­se, de ensal­zar mura­llas. Barri­ca­da inter­na­cio­nal con­tra la exclu­si­vi­dad de la tie­rra y el agua, con­tra el apartheid, el colo­nia­lis­mo san­gran­te del capital. 

Sobe­ra­nía como for­ma de vida. 

No espe­res que la rame­ra del poder, su pri­ma de ries­go se impon­ga sobre tu capa­ci­dad y dere­chos con­quis­ta­dos, y los recor­tes te des­he­re­den de la sabia his­tó­ri­ca, de todos los logros con­se­gui­dos que supie­ron enfren­tar­se a las rejas, fus­ta y cade­nas, des­pro­te­gi­dos hoy más nun­ca pese a tan­tos años de lucha e historia. 

Por­que el hoy es lucha y no lamen­ta­ción paso a la muralla. 

Barri­ca­da de manos!!! De la Liber­tad segui­mos hablan­do… lle­gó la hora, la hora bue­na, aga­rra el más­til, la mura­lla huma­na se acer­ca, lle­ga, ya lle­ga, te espera. 

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *