«Son nues­tros cator­ce fami­lia­res, a los que que­re­mos con noso­tros en casa y ade­más los que­re­mos vivos!»

20120904_etxerat
Iker­ne Altu­na (cuña­da de Jose Ramon Lopez de Abetxuko):

Las per­so­nas que nos hemos reu­ni­do hoy aquí, somos los fami­lia­res de los pre­sos y pre­sas con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles, y cono­ce­mos de pri­me­ra mano la reali­dad que viven nues­tros fami­lia­res. Entre ellos se encuen­tra Iosu Uri­betxe­ba­rria, que hay que recor­dar que sigue pre­so. Y es que el juez de Vigi­lan­cia Peni­ten­cia­ria de la Audien­cia Nacio­nal Jose Luis Cas­tro apro­bó la sema­na pasa­da la liber­tad con­di­cio­nal de Iosu. Pero, toda­vía no se ha efectuado.

En abril de 2005 el uró­lo­go le detec­tó un tumor de gran tama­ño en el riñón izquier­do y en mayo de ese mis­mo año le diag­nos­ti­ca­ron una neo­pla­sia renal izquier­da. El 9 de junio de 2005, se le reali­zó una nefrec­to­mía redi­cal del riñon izquier­do; inter­ven­ción por la que pre­ci­sa­ría de con­trol y tra­ta­mien­to de por vida. En diciem­bre de 2006, soli­ci­ta­ron al Juz­ga­do de Vigi­lan­cia Peni­ten­cia­ria la con­ce­sión de la Liber­tad Con­di­cio­nal de Iosu por enfer­me­dad gra­ve e Incu­ra­ble, que se le denie­ga en 2007. Han espe­ra­do 6 lar­gos años, para valo­rar y con­ce­der una liber­tad con­di­cio­nal que, sin embar­go no evi­ta que siga pre­so cuan­do debe­ría ser libe­ra­do de inme­dia­to: una nue­va medi­da de excep­ción en una de las más san­gran­tes situaciones.

Las con­di­cio­nes de vida de la pri­sión han influi­do, sin nin­gu­na duda, en la salud de Iosu. Man­te­nien­do a Iosu en pri­sión, suje­to a la fal­ta de con­di­cio­nes para el tra­ta­mien­to y segui­mien­to ade­cua­dos, ha aumen­ta­do la posi­bi­li­dad de que su enfer­me­dad se reavi­ve. Una posi­bi­li­dad que estan­do en liber­tad ya es de un 51%.

La acti­tud que mues­tra el gobierno espa­ñol ante la situa­ción de Iosu Uri­betxe­ba­rria y los otros tre­ce pre­sos y pre­sas gra­ve­men­te enfer­mos demues­tran que lo úni­co que bus­can es la ven­gan­za. Esas per­so­nas que hablan con tan­to orgu­llo de dere­chos huma­nos, nos dan cla­ses de moral a noso­tros y a nues­tros fami­lia­res, y hablan de leyes y jus­ti­cias, no mues­tran el míni­mo pudor en decir públi­ca­men­te que lo que les suce­da a los pre­sos vas­cos les impor­ta un ble­do. Por eso, nos diri­gi­mos a esas per­so­nas tan puras moral­men­te y tan demo­crá­ti­cas, por­que exi­gi­mos que se res­pe­ten los dere­chos que nos son inhe­ren­tes, tan­to a noso­tros como a nues­tros fami­lia­res. Y cree­mos que tene­mos dere­cho a exi­gir­lo, por­que, como muchas otras fami­lias en este país, noso­tros tam­bién sufri­mos. Lo hace­mos todos los días en pri­me­ra per­so­na, mien­tras que la vida de nues­tros fami­lia­res se nos esca­pa poco a poco de las manos. Ante esto, qué pen­sais hacer para ter­mi­nar con el sufri­mien­to de todos? Cuan­do empe­za­reis a res­pe­tar los dere­chos huma­nos de todos?

No pode­mos olvi­dar que otros tre­ce pre­sos y pre­sas con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles siguen en pri­sión, cuan­do debe­rían de estar en sus casas. Mere­ce una espe­cial men­ción el caso de Txus Mar­tin. Txus sufre un tras­torno esqui­zo-afec­ti­vo. Tie­ne apli­ca­do el Pro­to­co­lo de acom­pa­ña­mien­to. Aun así el 28 de agos­to la pri­sión de Zaba­lla no res­pe­tó, y Txus estu­vo solo duran­te unas horas. En efec­to, Txus ha esta­do com­ple­ta­men­te ais­la­do duran­te 8 años en las diver­sas cár­ce­les por don­de ha pasa­do, y este hecho ha sido deter­mi­nan­te para expli­car su situa­ción actual. Por ello, Txus no pue­de estar solo de nin­gu­na mane­ra! Y tie­ne apli­ca­do el Pro­to­co­lo de acom­pa­ña­mien­to, por­que hay un ries­go real de suicidio!

Iosu Uri­betxe­ba­rria, Txus Mar­tin, Gotzo­ne Lopez de Luzu­ria­ga, Josetxo Ariz­ku­ren, Inma­ku­la­da Berrio­za­bal, Iña­ki Etxe­be­rria, Jesus Mª Men­di­nue­ta, Jose Angel Bigu­ri, Jose Migel Etxean­dia, Iña­ki Erro, Gari­koitz Arruar­te, Aitzol Gogor­za, Jose Ramon Lopez de Abetxu­ko e Isi­dro Garal­de no son solo los nom­bres de cato­ce per­so­nas. Son nues­tros cator­ce fami­lia­res, a los que que­re­mos con noso­tros en casa y ade­más los que­re­mos vivos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *