Dejad en paz a Txus- Oskar Armen­tia y Aitor Jugo

Muchas veces se habla de dis­per­sión como si los kiló­me­tros mar­ca­ran la dife­ren­cia. Y es cier­to que los kiló­me­tros son un fac­tor muy impor­tan­te, se tra­du­cen en san­gría eco­nó­mi­ca para ami­gos y fami­lia­res (para Eus­kal Herria), muchas veces en ries­gos para la vida en des­pla­za­mien­tos enor­mes, en difi­cul­ta­des para la comu­ni­ca­ción, en un des­tie­rro cul­tu­ral for­za­do… el cas­ti­go aña­di­do que nin­gu­na ley reco­ge y, sin embar­go, es sistemático.

Pero el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de la dis­per­sión, a nues­tro enten­der, resi­de en el des­gas­te y vio­len­cia del día a día que impo­ne a cada pre­so o pre­sa. La impu­ni­dad que las dife­ren­tes estruc­tu­ras dis­po­nen a dis­cre­ción para negar cual­quier dere­cho a un pre­so o pre­sa en su vida coti­dia­na; pro­ble­mas para acce­der a ins­ta­la­cio­nes depor­ti­vas o cul­tu­ra­les, pro­ble­mas para estar cer­ca de otro pre­so o pre­sa del colec­ti­vo, pro­ble­mas para acce­der a una aten­ción médi­ca dig­na, pro­ble­mas para mejo­rar la ali­men­ta­ción… cacheos a cual­quier hora y en cual­quier lugar, quie­bra de la más esen­cial inti­mi­dad per­so­nal, ame­na­zas de empleo de la vio­len­cia físi­ca, uti­li­za­ción del tras­la­do de módu­lo y/​o pri­sión como arma des­es­ta­bi­li­za­do­ra… la lis­ta es inter­mi­na­ble y la cono­cen miles de per­so­nas en Eus­kal Herria que ya han sufri­do la dis­per­sión en pri­me­ra per­so­na. Todo ello no figu­ra en la ley, pero exis­te como vio­len­cia sis­te­má­ti­ca que ya ha cau­sa­do muchas víctimas.

Y estos días nos lle­gan nue­vas noti­cias de Txus Mar­tín, a quien han impues­to una situa­ción de dis­per­sión, sólo en el módu­lo, sin nin­gún pre­so del colec­ti­vo, cuyo apo­yo sería tan vital e impor­tan­te para una per­so­na enfer­ma como Txus. Una de las cosas que nues­tro con­ve­cino Txus más nece­si­ta es el equi­li­brio per­so­nal y emo­cio­nal, cree­mos, que pue­da cola­bo­rar a evi­tar el agra­va­mien­to de su enfer­me­dad. Una enfer­me­dad que, por supues­to, nece­si­ta ser tra­ta­da en otro lugar que no sea la pri­sión, como todos y todas conocemos.

¡Y qué fácil le resul­ta a esa estruc­tu­ra peni­ten­cia­ria impu­ne des­tro­zar ese equi­li­brio tan vital para Txus! Infi­ni­dad de pro­ble­mas y defi­cien­cias con su medi­ca­ción, tres com­pa­ñe­ros de cel­da dife­ren­tes en quin­ce días (recor­da­mos que Txus tie­ne apli­ca­do un pro­to­co­lo médi­co que exi­ge una per­so­na de con­fian­za jun­to a él)… y la «aparición»en ese pre­ci­so momen­to de «alguien» sugi­rién­do­le que esta­ría mejor jun­to a los pre­sos y pre­sas que se han inte­gra­do en lo que se deno­mi­na la «vía Nan­cla­res», cadá­ver polí­ti­co que tan­to sufri­mien­to ha gene­ra­do en cien­tos de pre­sos y fami­lia­res. Es decir, com­ple­men­ta­rie­dad total entre pre­sión y chantaje.

Todo esto en pleno con­tex­to de la exi­gen­cia de libe­ra­ción de Josu Uri­betxe­ba­rria, para cul­mi­nar el pano­ra­ma chan­ta­jea­dor y violento.

Des­de estas líneas que­re­mos gri­tar «dejad en paz a Txus» como exi­gen­cia de ter­mi­nar con la polí­ti­ca de chan­ta­je vio­len­to que encie­rra la dis­per­sión y de que se le res­ti­tu­yan a Txus todos sus dere­chos como ciu­da­dano vas­co encar­ce­la­do, lo cual supon­dría ter­mi­nar con la pre­sión y el chan­ta­je que sufre y, a cor­to pla­zo, su libe­ra­ción para garan­ti­zar un tra­ta­mien­to ade­cua­do a su enfermedad.

Que­re­mos denun­ciar tam­bién a quie­nes van a Madrid a ofre­cer leal­ta­des a Rajoy y, sin embar­go, sólo ofre­cen en Eus­kal Herria supues­tas «con­ver­sa­cio­nes dis­cre­tas» con las que escu­rren el bul­to para garan­ti­zar la vida y los dere­chos huma­nos de Txus. Es decir, has­ta la fecha de hoy, ofre­cen más al señor Rajoy que a un vas­co que sufre vio­len­cia, pre­sión y chan­ta­je. Más a Rajoy que para con­se­guir aquí los míni­mos que nece­si­ta­mos para con­vi­vir, dia­lo­gar y solu­cio­nar con­flic­tos. ¿Qué le impor­ta de ver­dad a ese tipo de persona?

Todos y todas debe­mos hacer algo, y hacer­lo de ver­dad. La socie­dad vas­ca, más allá de a qué fami­lia polí­ti­ca per­te­nez­ca cada cual, sabe que las pala­bras de polí­ti­co con olor a alcan­for y moque­ta cara no con­se­gui­rán garan­ti­zar los dere­chos y la vida de Txus, sino la pues­ta en mar­cha de todos noso­tros y noso­tras, la movi­li­za­ción y la unión de fuer­zas en torno a unos míni­mos demo­crá­ti­cos con los que poda­mos hablar de convivencia.

Txus aska­tu!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.