¿Es posi­ble el socia­lis­mo?- Un grano de maiz

Alre­de­dor de esta pre­gun­ta gira la gran dis­cu­sión de la Revo­lu­ción , las dife­ren­tes res­pues­tas defi­nen los cam­pos ideo­ló­gi­cos. Vea­mos.

La pri­me­ra res­pues­ta ema­na de la ultra­de­re­cha, nos dice que el Socia­lis­mo es impo­si­ble, que no es cohe­ren­te con la con­di­ción natu­ral ‑egoís­ta- del humano. Esta posi­ción apa­re­ce en los momen­tos más agu­dos, ha caí­do en desuso por­que aho­ra los anti­so­cia­lis­tas son suti­les, más ladi­nos y tor­tuo­sos.

Des­pués encon­tra­mos el gru­po de las res­pues­tas obli­cuas, éstas no se enfren­tan cla­ra­men­te con la idea socia­lis­ta sino que la defor­man, la mani­pu­lan, dis­traen los pro­ce­sos, cuan­do hablan de Socia­lis­mo es impre­ci­so, aquí se encuen­tran:

La social­de­mo­cra­cia: popu­lis­tas des­ta­ca­dos, las elec­cio­nes bur­gue­sas son su terri­to­rio natu­ral, allí rei­nan en medio de la tri­via­li­dad y la estul­ti­cia, su pro­pues­ta es un capi­ta­lis­mo de ros­tro humano. Hace tiem­po se olvi­da­ron del socia­lis­mo aun­que con­ser­van cier­tas reli­quias, la inter­na­cio­nal, por ejem­plo.

Los refor­mis­tas: su ofi­cio es la dis­trac­ción, el mareo, dicen que van al Socia­lis­mo pero poco a poco, hablan de una tran­si­ción que “pue­de durar siglos”, y una ten­den­cia que no tie­ne sen­ti­do, es como un saco don­de cabe todo, al final se debi­li­tan y ter­mi­nan dan­do el paso a gobier­nos fuer­tes, al fas­cis­mo.

Los defor­mis­tas: los más peli­gro­sos por­que son difí­ci­les de iden­ti­fi­car, se mime­ti­zan socia­lis­tas, pos­tu­lan que el socia­lis­mo es posi­ble pero lo defi­nen difu­sa­men­te. Sus accio­nes son errá­ti­cas, inven­tan for­mas que aten­tan con­tra la Pro­pie­dad Social de los Medios de Pro­duc­ción. Esta for­ma de pro­pie­dad es su enemi­ga jura­da, la Con­cien­cia del Deber Social los ate­rra, recha­zan la orga­ni­za­ción de la socie­dad. Defor­man la idea socia­lis­ta, la sus­ti­tu­yen por una suer­te de pseu­do­so­cia­lis­mo que, a la pri­me­ra bri­sa, se derrum­ba. Son inope­ran­tes, se sos­tie­nen sólo en sus pen­sa­mien­tos. Hacen mucho daño, son muy úti­les a la bur­gue­sía, dilu­yen las situa­cio­nes con posi­bi­li­da­des de cam­bio, las disi­pan en mil accio­nes que son como fue­gos arti­fi­cia­les, vis­to­sos, estruen­do­sos, pero sin nin­gún peli­gro para el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

Los Revo­lu­cio­na­rios: Tie­nen la con­vic­ción de que el Socia­lis­mo no sólo es posi­ble, sino que ade­más de su cons­truc­ción depen­de la sobre­vi­ven­cia de la vida en el pla­ne­ta, sólo con él podrá el humano sus­ten­tar una rela­ción armó­ni­ca con la natu­ra­le­za. Acep­tan la nece­si­dad de una tran­si­ción pero esta debe tener un sen­ti­do, en ella el capi­ta­lis­mo, sus for­mas, sus rela­cio­nes, deben lan­gui­de­cer y el Socia­lis­mo, sus for­mas, deben for­ta­le­cer­se cada vez más. Con­si­de­ran la Con­cien­cia del Deber Social como la medi­da del éxi­to en la cons­truc­ción del Socia­lis­mo. Creen, jun­to a Fidel, que el deber de los Revo­lu­cio­na­rios es hacer la Revo­lu­ción , que siem­pre es posi­ble y no hay excu­sa para no hacer­la.

Todo inten­to revo­lu­cio­na­rio, toda Revo­lu­ción es en el fon­do una lucha feroz con­tra los escép­ti­cos fren­te a la posi­bi­li­dad socia­lis­ta, los que con­fie­san su incre­du­li­dad y los que la ocul­tan con amba­ges. Defen­da­mos la exqui­si­ta opor­tu­ni­dad Socia­lis­ta que somos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *