Del uso polí­ti­co de las catás­tro­fes…- Luis Brit­to Garcia

Quien tra­ta de sacar pro­ve­cho de un desas­tre ter­mi­na sufrien­do uno. Sobre toda cala­mi­dad revo­lo­tean tres espe­cies de zamu­ros que se ali­men­tan de la des­gra­cia ajena.

Quien tra­ta de sacar pro­ve­cho de un desas­tre ter­mi­na sufrien­do uno. Sobre toda cala­mi­dad revo­lo­tean tres espe­cies de zamu­ros que se ali­men­tan de la des­gra­cia aje­na. Los pro­fe­tas, como los fun­cio­na­rios de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos que según infor­ma José Vicen­te ase­gu­ran a los encues­ta­do­res que los resul­ta­dos cam­bia­rán “a par­tir de la ocu­rren­cia de un even­to extra­or­di­na­rio”. Los sen­sa­cio­na­lis­tas que titu­lan “Amuay, cam­po de muer­te”. Los fes­te­jan­tes, como la alcal­de­sa Evelyn Tre­jo de Rosa­les: “Indu­da­ble­men­te les ten­go una bue­na noti­cia, explo­tó un ter­cer tan­que… se incen­dió un tan­que ayer…”¿En ver­dad es tan fácil capi­ta­li­zar el infor­tu­nio en Venezuela?

Vea­mos. El 6 de abril de 1964 el tan­que­ro Esso Mara­cai­bo cho­ca con­tra el Puen­te sobre el Lago, derri­ba una sec­ción y pro­vo­ca media dece­na de muer­tes. Ello para nada afec­tó al recién inau­gu­ra­do gobierno acción­de­mo­cra­tis­ta de Raúl Leoni.

Dolo­ro­sa catás­tro­fe fue el terre­mo­to de Cara­cas del 29 de julio de 1967, que cau­só 263 muer­tos y cer­ca de 2.000 heri­dos duran­te la con­me­mo­ra­ción del Cua­tri­cen­te­na­rio de la capi­tal. Muchas denun­cias hubo con­tra la rim­bom­ban­cia de los fes­te­jos y la ende­blez de edi­fi­cios cons­trui­dos sin res­pe­tar las nor­mas muni­ci­pa­les, pero ello tam­po­co afec­tó al gobierno de Leo­ni, cuyo par­ti­do per­dió las elec­cio­nes de ese año por haber­se divi­di­do tras des­co­no­cer al can­di­da­to Luis Bel­trán Prie­to Figue­roa, esco­gi­do en las primarias.

El 23 de diciem­bre de 1982 una explo­sión de tan­ques de com­bus­ti­ble en Tacoa se lle­vó 260 vidas, pero no fue este desas­tre el que deter­mi­nó la sali­da de la vida polí­ti­ca de Luis Herre­ra Cam­pins. El 18 de febre­ro de 1983 la deu­da públi­ca acu­mu­la­da por Acción Demo­crá­ti­ca y Copei y la fuga de divi­sas de 8.000 millo­nes de dóla­res aus­pi­cia­da por jerar­cas de ambos par­ti­dos ago­tó las reser­vas inter­na­cio­na­les, pre­ci­pi­tó la catás­tro­fe eco­nó­mi­ca y social del Vier­nes Negro y que­bró la esta­bi­li­dad del bolí­var. Tam­bién la del par­ti­do social cris­tiano, que no vol­vió a ganar una elec­ción nacional.

En febre­ro de 1989 Car­los Andrés Pérez entre­gó la sobe­ra­nía para apli­car un Paque­te neo­li­be­ral del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, des­ató sobre el país una tri­ple catás­tro­fe, social, eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca y orde­nó las miles de muer­tes del Cara­ca­zo. Pérez ter­mi­nó encar­ce­la­do y Acción Demo­crá­ti­ca no vol­vió a ganar una elec­ción nacional.

El 28 de sep­tiem­bre de 1993 la meri­to­cra­cia de la pri­va­ti­za­da CANTV man­dó a una exca­va­do­ra a per­fo­rar sin exa­mi­nar por dón­de, has­ta que rom­pió la tube­ría de un gaso­duc­to cuya explo­sión cau­só 58 muer­tos y 70 heri­dos en la auto­pis­ta Coche-Teje­rías. Dicho desas­tre no lo pre­vió ni pre­vino la enton­ces meri­to­cra­cia de PDVSA, que con­tra todas las nor­mas colo­có el gaso­duc­to al bor­de de una auto­pis­ta y no hizo nada para dete­ner la exca­va­ción, públi­ca­men­te anun­cia­da y efec­tua­da a la vis­ta de todos. Pero el desas­tre no fue res­pon­sa­ble de la vir­tual des­apa­ri­ción de Acción Demo­crá­ti­ca, ya desahu­cia­da por la explo­sión del gaso­duc­to social del Caracazo.

En 1994 el con­ver­so neo­li­be­ral Rafael Cal­de­ra pre­si­dió una cri­sis ban­ca­ria, eco­nó­mi­ca y social que pro­vo­có el cie­rre de la ter­ce­ra par­te de las enti­da­des del país, des­fal­có a más de la mitad de los titu­la­res de cuen­tas ban­ca­rias y con­su­mió 6.500 millo­nes de dóla­res en auxi­lios finan­cie­ros, des­ca­la­bro pro­por­cio­nal­men­te más gra­ve que la actual cala­mi­dad finan­cie­ra de Esta­dos Uni­dos. En 1996 su gobierno, Fede­cá­ma­ras y la CTV des­en­ca­de­na­ron otra catás­tro­fe social al reti­rar las pres­ta­cio­nes labo­ra­les a los tra­ba­ja­do­res. Con­se­cuen­cias: Cal­de­ra y su recién inven­ta­do par­ti­do Con­ver­gen­cia des­apa­re­cie­ron para siem­pre de la vida política.

Se abrie­ron las puer­tas del dilu­vio sobre el lito­ral vene­zo­lano en diciem­bre de 1999, derra­man­do pre­ci­pi­ta­cio­nes de 440 milí­me­tros, arra­san­do sem­bra­díos y vivien­das y cau­san­do unos 16.000 muer­tos. El desas­tre para nada afec­tó el refe­ren­do para la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción con­vo­ca­do para el mis­mo día del ini­cio de las llu­vias, el cual fue gana­do con abru­ma­do­ra mayo­ría por los bolivarianos.

La opo­si­ción arro­ja sobre el pue­blo vene­zo­lano otra catás­tro­fe eco­nó­mi­ca y social entre diciem­bre de 2002 y febre­ro de 2003, cuan­do meri­tó­cra­tas de PDVSA inten­tan des­truir la indus­tria petro­le­ra median­te el aban­dono masi­vo de labo­res, el sabo­ta­je de las ins­ta­la­cio­nes y el borra­do de las memo­rias infor­má­ti­cas, mien­tras neo­li­be­ra­les de Fede­cá­ma­ras fuer­zan un cie­rre patro­nal y un cor­te de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos para matar al pue­blo de ham­bre. La opo­si­ción sufre aplas­tan­te derro­ta en el refe­ren­do de 2004 y no vuel­ve a ganar una elec­ción nacio­nal en más de una déca­da, sal­vo el irri­so­rio triun­fo en el refe­ren­do con­tra una refor­ma cons­ti­tu­cio­nal que es apro­ba­da a la postre.

Se abren de nue­vo las puer­tas del dilu­vio en 2011, y dejan sin techo a unos cien mil com­pa­trio­tas. El gobierno los alo­ja a todos inclu­so en minis­te­rios y hote­les de lujo, cons­tru­ye vivien­das para la mayo­ría, y la lamen­ta­ble catás­tro­fe natu­ral redun­da en bene­fi­cio del pro­ce­so boli­va­riano por su pron­ta y huma­ni­ta­ria acción a favor de los damnificados.

Está por saber­se toda la ver­dad sobre el sos­pe­cho­so “even­to extra­or­di­na­rio” de la explo­sión de tan­ques de gas en Amuay. Pero la his­to­ria apor­ta dos cer­ti­dum­bres. Acci­den­te no mata gobierno. Gobierno se auto­sui­ci­da cuan­do sus meri­tó­cra­tas neo­li­be­ra­les des­atan cala­mi­da­des socia­les, eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas sobre el pue­blo. A ver si la opo­si­ción apren­de por lo menos una.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *