Vic­ti­mis­mos- Julen Arzua­ga

Vic­ti­mis­mo, un con­cep­to-arma arro­ja­di­za que siem­pre me ha pro­vo­ca­do. ¿Qué se quie­re desig­nar con él? ¿Tal vez un frau­de en la con­di­ción de víc­ti­ma? ¿Qui­zá el vic­ti­mis­mo sería una exa­ge­ra­ción en la con­si­de­ra­ción de víc­ti­ma? Si se pue­de cons­ta­tar una res­tric­ción o lesión de un dere­cho fun­da­men­tal no se daría tal frau­de. Si se exa­ge­ra, habría que pon­de­rar cuan­to, cate­go­ri­zan­do ese exce­so: se hará poco, algo o mucho vic­ti­mis­mo.

No. Más que la nega­ción de la natu­ra­le­za de víc­ti­ma creo que el ele­men­to deter­mi­nan­te de la acu­sa­ción de vic­ti­mis­mo es que con ella se pre­ten­de afear pre­sun­tos ren­di­mien­tos que se obten­drían de esa actua­ción vic­ti­mis­ta. Pro­ve­chos bas­tar­dos en for­ma de cre­di­bi­li­dad o legi­ti­mi­dad social, de con­se­cu­ción de obje­ti­vos polí­ti­cos, de rédi­tos elec­to­ra­les…

En el pre­sen­te caso de Iosu Uri­betxe­ba­rria, toda­vía incon­clu­so pero situa­do en carril satis­fac­to­rio de solu­ción, se ha lan­za­do una insis­ten­te acu­sa­ción de vic­ti­mis­mo con­tra el sec­tor polí­ti­co que ha alza­do la ban­de­ra de su excar­ce­la­ción. Urku­llu lo cali­fi­ca­ba de espec­tácu­lo, apun­ta­do que no ha sido sino una cam­pa­ña de la izquier­da aber­tza­le para expri­mir su vic­ti­mis­mo en pre­vios elec­to­ra­les. Quie­nes han arro­ja­do esa crí­ti­ca ima­gi­na­ban un oscu­ro con­ci­liá­bu­lo en el que oscu­ros estra­te­gas de inclu­so más oscu­ra alma obli­ga­ban al pre­so en el Hos­pi­tal de Donos­tia a que lle­va­ra su salud al lími­te para car­gar­se de razo­nes, y a la pos­tre, arran­car unos votos. Los ladro­nes que pien­san que todos son de su con­di­ción des­po­tri­ca­ban por el dise­ño de una ope­ra­ción comu­ni­ca­ti­va con la que la izquier­da aber­tza­le que­rría bene­fi­ciar­se mediá­ti­ca­men­te en un verano polí­ti­ca­men­te ano­dino. De ahí pasa­ban a ana­te­mi­zar el dedo ‑la huel­ga de ham­bre- que seña­la­ba la luna ‑el dra­má­ti­co encar­ce­la­mien­to de cator­ce pre­sos y pre­sas enfer­mas-. Méto­do de pro­tes­ta que los opi­na­do­res han retor­ci­do has­ta la nau­sea. Un cole­ga huel­guis­ta me comen­ta­ba des­de una cár­cel madri­le­ña que los regis­tros de cel­da no se hacían para bus­car mate­ria­les clan­des­ti­nos o de ries­go; los hacían bus­can­do comi­da. Comi­da con la que ali­men­tar la espi­ral con­tra un méto­do de lucha sim­bó­li­co y pací­fi­co que se ha ele­va­do a la cate­go­ría de «coac­ción para doble­gar al Esta­do de Dere­cho».

Seme­jan­te retor­ti­jón de la reali­dad ha sido devuel­to a su lugar por el auto del juez de Cas­tro que ha veni­do a veri­fi­car la con­si­de­ra­ción de víc­ti­ma del pre­so de Arra­sa­te, al apun­tar que debe ser excar­ce­la­do por razo­nes «huma­ni­ta­rias». No deja duda, con­tra­rio sen­su, que su man­te­ni­mien­to en pri­sión supo­nía un tra­to inhu­mano, cruel o degra­dan­te, esca­lón inme­dia­ta­men­te ante­rior a la tor­tu­ra. Ante ese tra­to, la cam­pa­ña esta­ría jus­ti­fi­ca­da en sí mis­ma. Pero no más allá.

Magro bene­fi­cio el que hubie­ra obte­ni­do el sec­tor polí­ti­co inde­pen­den­tis­ta de haber exa­cer­ba­do esa con­di­ción real de víc­ti­ma para obte­ner otros bene­fi­cios, ya sean de cre­di­bi­li­dad, de apro­vi­sio­na­mien­to de razo­nes o, más mise­ra­ble aún, de rédi­tos elec­to­ra­les. Más al con­tra­rio, con­si­de­ro que los pro­fun­dos y sen­ti­dos posi­cio­na­mien­tos y expre­sio­nes de apo­yo hacia Uri­betxe­ba­rria no tenían otro obje­ti­vo que una solu­ción pron­ta, dig­na y en jus­ti­cia ante la cerra­zón de un Esta­do ampu­tado en sen­tir huma­ni­ta­rio y des­mo­cha­do de ape­go a los dere­chos huma­nos. En este país no esta­mos para más víc­ti­mas. No esta­mos para más sufri­mien­to, menos para su apro­ve­cha­mien­to polí­ti­co. Los esfuer­zos se cen­tran pre­ci­sa­men­te en rever­tir­lo.

Pero la cosa no aca­ba aquí. Creo sin­ce­ra­men­te que en el caso Uri­betxe­ba­rria ha habi­do una con­tra­par­te muy vin­cu­la­da a la exci­ta­ción ile­gí­ti­ma de sen­ti­mien­tos vic­ti­mis­tas. Me refie­ro a la actua­ción de algu­nas orga­ni­za­cio­nes de víc­ti­mas de ETA, que ha arre­cia­do tras la deci­sión del juez de Vigi­lan­cia Peni­ten­cia­ria. Siguien­do el razo­na­mien­to ante­rior, no pon­go en duda la con­di­ción de víc­ti­ma de quie­nes alzan su voz. Pon­go en duda su con­duc­ta de exa­cer­bar esa natu­ra­le­za para con­se­guir otros obje­ti­vos que no sean los del mere­ci­do reco­no­ci­mien­to o repa­ra­ción del daño que sufrie­ron. Sin duda, deben aspi­rar a una garan­tía de que lo que sufrie­ron no vuel­va a suce­der a nadie más, nun­ca más. Pero lamen­ta­ble­men­te otros obje­ti­vos espu­rios impul­san sus actos. Sus actua­cio­nes y anhe­los rayan con la más des­car­na­da ven­gan­za o revan­cha, hacién­do­se vehícu­lo inclu­so de intere­ses con­tra­rios a la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca y a apun­ta­lar la pre­ca­ria con­vi­ven­cia en este país.

Su con­tra­rie­dad por el nue­vo ciclo polí­ti­co y su ape­go a solu­cio­nes ya extem­po­rá­neas es indi­ca­do­ra del extre­mo al que han que­ri­do lle­var su natu­ra­le­za de víc­ti­ma. Lo que deno­mi­nan «derro­ta de los terro­ris­tas» se basa en la supre­sión de la jus­ti­cia, tan­to en la ver­tien­te de los dere­chos de los pre­sos, como en la rela­ti­va a los dere­chos de otros ciu­da­da­nos que desean expre­sar en las calles su opi­nión al res­pec­to, expre­sio­nes prohi­bi­das pre­ci­sa­men­te por el eté­reo sen­tir de las víc­ti­mas. Pero es que, ade­más, su des­ape­go a la lógi­ca huma­ni­ta­ria, algo a que se les supo­nía espe­cial­men­te sen­si­bles, no es de reci­bo. No es de este mun­do la solu­ción pre­fe­ri­da del des­en­la­ce más trá­gi­co, inter­pe­lan­do al gobierno para que man­ten­ga la más dra­má­ti­ca de las alter­na­ti­vas posi­bles. No pue­de enten­der­se que en el loco afán de cum­pli­mien­to ínte­gro de las penas, se prio­ri­ce éste al pro­pio lími­te que impo­ne la natu­ra­le­za huma­na. El ser humano es fini­to, fren­te a sus infi­ni­tas expec­ta­ti­vas de cas­ti­go.

Y aho­ra, la decep­ción de las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas por sen­tir­se trai­cio­na­das por el eje­cu­ti­vo que más les aupó, no pro­vie­ne sino de sus infla­ma­das pers­pec­ti­vas. Una exa­ge­ra­ción en las atri­bu­cio­nes sim­bó­li­cas que asu­mie­ron y que les puso en un pedes­tal des­de el que pen­sa­ban podían dic­tar exi­gen­cias impo­si­bles. Una con­di­ción indis­cu­ti­ble de víc­ti­mas que se mar­chi­ta por pre­ten­sio­nes des­afo­ra­das.

Alguien car­gó de expec­ta­ti­vas fal­sas a estas aso­cia­cio­nes y aho­ra no encuen­tran la mane­ra de ali­viar esa car­ga. El labe­rin­to dis­cur­si­vo que cons­tru­yó el gobierno sobre la nece­si­dad de apli­car la ley ‑correc­to- pero aña­dien­do la cole­ti­lla mal­di­ta de que no se some­te­rían a coac­cio­nes lle­va­ba a la con­fu­sión, como se ha vis­to. Las decla­ra­cio­nes de Mayor Ore­ja o Gon­zá­lez Pons han exci­ta­do los más bajos ins­tin­tos. Los labo­ra­to­rios de pren­sa han inci­tan­do el popu­lis­mo más reac­cio­na­rio. La actua­ción del fis­cal intro­du­cien­do como obs­tácu­lo la fal­ta de arre­pen­ti­mien­to de Uri­betxe­ba­rria no ha hecho más que exal­tar aún más áni­mos ilu­so­rios, encen­der aún más pers­pec­ti­vas impo­si­bles.

Esa acti­tud no con­du­ce a nada, no al menos a faci­li­tar una nece­sa­ria y peda­gó­gi­ca empa­tía hacia el amplio colec­ti­vo de víc­ti­mas de ETA. Trai­ga­mos las pala­bras del pro­pio Uri­betxe­ba­rria: «no com­pren­der­se mutua­men­te no ayu­da. Ese no es el camino. Pero a una víc­ti­ma de ETA le diría que hablar ayu­da; que no cie­rre el camino, que hay algu­nos míni­mos en los que se pue­de estar de acuer­do para empe­zar, para ir abrien­do camino. Cada uno con sus ideas, pero con res­pe­to y tole­ran­cia, avan­zan­do hacia la con­vi­ven­cia». Com­pa­ren una acti­tud y otra y hable­mos de vic­ti­mis­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *