Dia­rio Liber­da­de entre­vis­ta a Herri­ra

310812 herrira2

Tra­duc­ción de Boltxe Kolek­ti­boa

Esta entre­vis­ta ha sido rea­li­za­da antes de con­ce­der­le la liber­tad con­di­cio­nal a Iosu

Rober­to Noval es miem­bro del movi­mien­to que “tra­ba­ja por los dere­chos de pre­sas y pre­sos polí­ti­cos bas­cos”. Dia­rio Liber­da­de se encon­tró con él en el País Vas­co, en Bil­bao. A pesar de una agen­te mui­to com­pli­ca­da, en medio del Aste Nagu­sia –fies­tas popu­la­res de la ciu­dad en las que los movi­mien­tos socia­les salen a la calle y pro­ta­go­ni­zan dife­ren­tes actos, Noval encon­tró un momen­to para aten­der la entre­vis­ta que le pro­pu­si­mos.

Herri­ra tie­ne una impor­tan­te pre­sen­cia en estes últi­mos meses y, tra­ba­jan­do con los dere­chos de pre­sos y pre­sas, fue inex­cu­sa­ble hablar de un tema de actua­li­dad como el de Iosu Uri­betxe­be­rria y la huel­ga de ham­bre. De hecho, más de 30 miem­bros de la pro­pia Herria se suma­ron hoy al ayuno de pro­tes­ta.

Esta orga­ni­za­ción cuen­ta ape­nas con cin­co meses de exis­ten­cia, pero en reali­dad sus acti­vis­tas vie­nen prin­ci­pal­men­te del his­tó­ri­co movi­mien­to pro-amnis­tía, según expli­cia el pro­pio Noval.

La entre­vis­ta abor­dó ade­más otros temas, entre ellos, el nue­vo hori­zon­te hacia el que se diri­ge el País Vas­co: el pro­ce­so polí­ti­co en camino, los pasos adop­ta­dos por los Esta­dos espa­ñol y fran­cés y la aún omni­pre­sen­te repre­sión.

Diá­rio Liber­da­de – Quién sois y que es lo que hacéis en Herri­ra?

Rober­to Nogal – Herri­ra ( a la Tie­rra, en Eus­ke­ra) es un colec­ti­vo que des­de hace cin­co meses tra­ba­ja por los dere­chos de las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Nues­tro cua­dro ante­rior es en el movi­mien­to por la amnis­tía.

En estes momen­tos nos cen­tra­mos en denun­ciar la situa­ción de aque­llas per­so­nas gra­ve­men­te enfer­mas en las cár­ce­les del Esta­do espa­ñol, pero nues­tro obje­ti­vo final es que, por fin, sal­gan a la calle, dado que cree­mos, de todo, nece­sa­rio para que el pro­ce­so polí­ti­co de reso­lu­ción abier­to en nues­tro país pue­da avan­zar.

DL – Ese pro­ce­so polí­ti­co vie­ne mar­ca­do, entre otras cosas, por el aban­dono de la lucha arma­da por par­te de Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na (ETA, sig­ni­fi­ca País Bas­co y Liber­tad). El Esta­do espa­ñol jus­ti­fi­ca­ba con la acti­vi­dad de ETA su repre­sión a los movi­mien­tos socia­les, polí­ti­cos, inde­pen­den­tis­tas… en el País Vas­co. ¿Aho­ra está aflo­jan­do, en con­so­nan­cia con este nue­vo esce­na­rio?

RN – Yo no me atre­ve­ría a decir que, a nivel gene­ral, haya menor inten­si­dad en la repre­sión espa­ño­la. Sin embar­go, es ver­dad que, la mane­ra de apli­car­la se ha modi­fi­ca­do en los últi­mos meses y has­ta sua­vi­za­do, de deter­mi­na­da mane­ra. Sobre todo, en rela­ción a las orga­ni­za­cio­nes que, ile­ga­li­za­das por el Esta­do espa­ñol des­de hace años y a pesar de con­ti­nuar ile­ga­li­za­das, ven redu­ci­da la pre­sión que sufren.

Por otro lado, no hay nin­gún cam­bio sus­tan­cial en la situa­ción que viven los pre­sos y pre­sas. Con­ti­núa la dis­per­sión y el ale­ja­mien­to de estas de sus domi­ci­lios, y más: en las últi­mas sema­nas fue­ron varias las ale­ja­das.

En un momen­to en que la socie­dad vas­ca quie­re que se den pasos en la reso­lu­ción de la situa­ción de las per­so­nas pre­sas, se suce­den casos como el de Iosu Uri­betxe­be­rria, un pre­so con un cán­cer ter­mi­nal y en huel­ga de ham­bre que con­ti­núa en la cár­cel a pesar de que exis­te la posi­bi­li­dad de enviar­lo a su casa, para que pue­da reci­bir los cui­da­dos ade­cua­dos y tener un final de vida digno.

Inclu­so el Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go aca­ba de dar la razón a la pre­sa nava­rra Inés del Río, al res­pec­to de la apli­ca­ción de la “Doc­tri­na Parot” por el Esta­do espa­ñol para posi­bi­li­tar el alar­ga­mien­to de con­de­nas más allá de lo esti­pu­la­do en las sen­ten­cias, y ni así, el Esta­do espa­ñol le da la liber­tad. Hay en este momen­to 68 pre­sos y pre­sas con la con­de­na cum­pli­da que debe­rían estar en liber­tad, pero el Esta­do espa­ñol no está dan­do nin­gún paso posi­ti­vo.

DL – En el mis­mo día en que esta­mos rea­li­zan­do esta entre­vis­ta (25÷08÷2012) ha habi­do varias deten­cio­nes en una mani­fes­ta­ción pací­fi­ca de apo­yo a las pre­sas y pre­sos en Bil­bao, que ini­cial­men­te fue inclu­so prohi­bi­da, a pesar del final de la acti­vi­dad arma­da.

RN – Es…Comprendemos que un ele­fan­te como el Esta­do espa­ñol no pue­de cam­biar radi­cal­men­te en pocos meses, pero eso no es pre­tex­to para que los dere­chos de los ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos vas­cos no sean res­pe­ta­dos, como es el caso del dere­cho de reu­nión y mani­fes­ta­ción. Esta mis­ma maña­na hubo seis per­so­nas dete­ni­das por un acto pací­fi­co de des­obe­dien­cia civil. Como este, exis­ten muchos ejem­plos de que la repre­sión con­ti­núa.

DL – ¿ Pien­sas que la con­ti­nui­dad de todas estas medi­das res­pon­de tam­bién al mie­do de los esta­dos espa­ñol y fran­cés a enfren­tar el pro­ble­ma sin vio­len­cia de nin­gu­na de las par­tes ?

RN – En nues­tra opi­nión el Esta­do estu­vo muy con­for­ta­ble en la situa­ción de los últi­mos años. En ella, era mucho más fácil apli­car la vio­len­cia que ante orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos socia­les pací­fi­cos.

Aho­ra, el Esta­do espa­ñol se está sin­tien­do mucho más débil. Quie­re crear divi­sio­nes y con­tra­dic­cio­nes y en nin­gún caso quie­re con­se­guir una situa­ción de demo­cra­cia en la cual la ciu­da­da­nía vas­ca ten­ga dere­cho a deci­dir sobre su futu­ro, que es la cues­tión real­men­te impor­tan­te en este país.

Al Esta­do no le gus­ta­ría una situa­ción en la que se defen­die­sen todos los pro­yec­tos polí­ti­cos en igual­dad de con­di­cio­nes, por­que así es mucho más débil que el deseo de muchos miles de per­so­nas con deseo de deci­dir por sí mis­mas.

Pero esta acti­tud la vemos tam­bién ante los pro­ble­mas socia­les, labo­ra­les, etc…Un pro­ble­ma aná­lo­go a las actua­cio­nes coer­ci­ti­vas y repre­si­vas de los patro­nes o la poli­cía en una huel­ga, por ejem­plo.

DL – ¿ Podría esa acti­tud con­du­cir a una situa­ción que, a lar­go pla­zo, colo­que el pro­ce­so en ries­go de retro­ce­so ?

RN – Dudo muchí­si­mo que haya cual­quier ries­go de retro­ce­so. La deci­sión toma­da por par­te del con­flic­to vas­co es uni­la­te­ral. No se pro­po­ne un chan­ta­je para obte­ner a cam­bio dere­chos otor­ga­dos por el Esta­do espa­ñol.

Hay un sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do en la deci­sión: lo que se pro­po­ne es con­se­guir los mis­mos obje­ti­vos por los que antes se lucha­ba, pero por otro tipo de medios. Los dere­chos se ganan, y para ganar­los es pre­ci­so luchar, tal como noso­tros lucha­mos siem­pre por medios pací­fi­cos, des­obe­dien­cia, etc…
El Esta­do espa­ñol es muchí­si­mo más débil en una situa­ción sin vio­len­cia.

DL. – ¿ En este sen­ti­do, pien­sas que el aban­dono de la acció­na rma­da por par­te de las y de los acto­res en este con­flic­to trae­rá una mayor adhe­sión social a la volun­tad de resol­ver­lo ?

RN – De hecho, eso ya está suce­dien­do. Par­te de la socie­dad que has­ta aho­ra no esta­ba impli­ca­da en la reso­lu­ción del con­flic­to está reac­ti­ván­do­se.

La movi­li­za­ción del 7 de enero pasa­do en Bil­bao, recla­man­do los dere­chos de las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos y su repa­tria­ción, fue un pun­to de infle­xión, ya que fue la mayor y más con­cu­rri­da pro­tes­ta de los últi­mos años en el País Vas­co.

Sabe­mos que eso tie­ne una rela­ción direc­ta con la deci­sión de la orga­ni­za­ción ETA de aban­do­nar la lucha arma­da para con­tri­buir a la solu­ción del con­flic­to de acuer­do con la volun­tad de la mayo­ría social de este país.

Se ha vis­to cuál es esa volun­tad en las elec­cio­nes, en las cua­les el sec­tor ideo­ló­gi­ca­men­te más pró­xi­mo de una deter­mi­na­da par­te del con­flic­to ( Nota del DL: se refie­re a la izquier­da inde­pen­den­tis­ta bas­ca, que con­cu­rrió en Bil­du) mul­ti­pli­có su fuer­za elec­to­ral. Y eso tam­bién se apre­cia día a día en las movi­li­za­cio­nes.

Todo eso hará que el Esta­do espa­ñol ten­ga que dar pasos, por­que lo que veri­fi­ca­mos es que inclu­so a nivel inter­na­cio­nal el Esta­do espa­ñol pier­de día a día más res­pe­to.

DL – Como se con­tex­tua­li­za el con­flic­to y el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta bas­co en un momen­to de cri­sis capi­ta­lis­ta como el que vivi­mos?

RN – Esta­mos hablan­do de un con­flic­to de cla­se. José Miguel Beña­rán “Arga­la”, uno de los gran­des ideó­lo­gos que tuvi­mos, dijo que “lo que nos une –refi­rién­do­se, en su épo­ca his­tó­ri­ca, a las per­so­nas inmi­gran­tes a media­dos de los años 60 y 70 en el País Vas­co –no es per­te­ne­cer a una mis­ma nación, pero si a una mis­ma cla­se”.

En el Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Bas­co (MLNB) la libe­ra­ción nacio­nal va uni­da a la libe­ra­ción social, y no es posi­ble una sin la otra. Esto está teo­ri­za­do ya hace muchas déca­das. No que­re­mos un país para con­ver­tir­lo en un nue­vo esta­do capi­ta­lis­ta. Cree­mos en una socie­dad jus­ta para todos y todas, que res­pe­te a las per­so­na, que divi­da la rique­za…

Esta es la máxi­ma del MLNB, y es por eso que con­si­guió tan­ta adhe­sión popu­lar a lo lar­go de esos años.

Iosu Uri­betxe­be­rria y la huel­ga de ham­bre del Colec­ti­vo de Pre­sos y Pre­sas Polí­ti­cas Vas­cas

DL – Aca­ba de haber una huel­ga de ham­bre masi­va y muy mediá­ti­ca, con la par­ti­ci­pa­ción de cien­tos de pre­sos y pre­sas, en defen­sa de la dig­ni­dad de Uri­betxe­be­rria. El Colec­ti­vo de Pre­sos y Pre­sas Polí­ti­cas Vas­cas pro­ta­go­ni­zó muchas movi­li­za­cio­nes. Pero ¿ Algu­na tan masi­va como esta?

RN – Iosu Uri­betxe­be­rria con­ti­núa en pri­sión en vez de estar en su casa, don­de debe­ría estar para reci­bir el tra­ta­mien­to ade­cua­do. Este pre­so tuvo que poner­se en huel­ga de ham­bre por dos sema­nas para tener dere­cho a una asis­ten­cia y un final de vida digno, y a pesar de eso con­ti­núa en la cár­cel.
Si bien es cier­to que a lo lar­go de su his­to­ria el Colec­ti­vo de Pre­sos y Pre­sas Polí­ti­cas Vas­cas tuvo que empren­der luchas extre­mas –como es una huel­ga de ham­bre- de muchí­si­ma impor­tan­cia, la pro­tes­ta de estas sema­nas ha sido uno de los pun­tos álgi­dos de la lucha del Colec­ti­vo de Pre­sos y Pre­sas Polí­ti­cas Vas­cas en los últi­mos años.

Por otro lado, la pro­pia situa­ción hace que todos y todas que­ra­mos acti­var­nos y par­ti­ci­par en la solu­ción del con­flic­to.

DL – Esa pro­tes­ta tuvo un fuer­te pro­ta­go­nis­mo en los medios del sis­te­ma – aun­que bas­tan­te dis­tor­sio­na­do e into­xi­ca­do. Aún así, la opción, a menu­do, sue­le ser direc­ta­men­te el silen­cia­mien­to.
RN –La inha­bi­tual aten­ción mediá­ti­ca pro­ba­ble­men­te tie­ne rela­ción con la cri­sis eco­nó­mi­ca. Al sis­te­ma le vie­ne bien hablar del tema de Uri­betxe­ba­rria pre­ci­sa­men­te en el momen­to en que el Esta­do espa­ñol está pró­xi­mo a ser “res­ca­ta­do” por la Unión Euro­pea, para así escon­der la reali­dad de cien­tos de miles de per­so­nas en una situa­ción lími­te.

Ade­más, el con­flic­to polí­ti­co vas­co siem­pre ha sido usa­do para crear un enemi­go común inte­rior. Esto les ayu­da a unir el Esta­do espa­ñol.

Es así que asun­tos como el de Iña­ki de Jua­na Chaos, en el pasa­do, o de Iosu Uri­betxe­ba­rria en estes días tie­nen una pre­sen­cia mediá­ti­ca cuyo obje­ti­vo no es dar una infor­ma­ción veraz de lo que suce­de, pero si, las dos que comen­ta­mos.

Para ter­mi­nar, pode­mos adi­cio­nar una ter­ce­ra razón: El camino para el final del con­flic­to polí­ti­co vas­co aca­ba de reci­bir un apo­yo inter­na­cio­nal públi­co muy gran­de en la Con­fe­ren­cia de Aie­te (Nota del DL: con la par­ti­ci­pa­ción de Jonathan Powell, Pie­rre Joxe, Kofi Annan, Gro Har­lem Brundtland, Ber­tie Ahern e Gerry Adams, ade­más de agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les bas­cos), y pode­mos entrar en una fase reso­lu­ti­va en los pró­xi­mos meses o años, si el Esta­do espa­ñol tie­ne ver­da­de­ra volun­tad. Esto gene­ra tam­bién inte­rés mediá­ti­co.

DL – Par­te de Eus­kal Herria se encuen­tra bajo admi­nis­tra­ción del Esta­do fran­cés, lo cual, a veces se sue­le olvi­dar. ¿ Cuál es la situa­ción en esa par­te del terri­to­rio bas­co? ¿ Hay algún paso ?

RN – El Esta­do fran­cés, bajo cuyo domi­nio hay tres pro­vin­cias vas­cas, siem­pre inten­tó negar el asun­to, como si ellos no tuvie­sen nin­gún pro­ble­ma y este sólo corres­pon­die­se en exclu­si­va al Esta­do espa­ñol. Así, en esa mate­ria se limi­tó a seguir y apo­yar las polí­ti­cas dic­ta­das por este últi­mo, en un sen­ti­do muy nega­ti­vo a la hora de bus­car la solu­ción al con­flic­to.

Tam­bién allí se apli­ca la dis­per­sión, habien­do pre­sos y pre­sas a dis­tan­cias aún mayo­res que en el Esta­do espa­ñol, de has­ta 1.500 km. Hay muchas per­so­nas en las pri­sio­nes de los alre­de­do­res de París, en con­di­cio­nes terri­bles, con lo que eso supo­ne para las per­so­nas pre­sas y pre­sos y para sus fami­lia­res.

DL –En Herri­ra inten­táis dar tes­ti­mo­nio de cuá­les son las con­se­cuen­cias de las medi­das con­tra­rias a los Dere­chos Huma­nos que se apli­can a los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas. ¿ Qué efec­tos reales y con­cre­tos hay sobre las fami­lias, amis­ta­des…?

RN – Son unos efec­tos ver­da­de­ra­men­te terri­bles. Esta­mos hablan­do de per­so­nas que lle­van más de 25 años en la pri­sión, y cuyos fami­lia­res tie­nen que reco­rrer dis­tan­cias supe­rio­res a los 1.000 km cada fin de sema­na, gra­cias al ale­ja­mien­to de pre­sos y pre­sas de sus domi­ci­lios.

Esto supo­ne, ade­más de con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, un ries­go para su vida. Las posi­bi­li­da­des de sufrir un acci­den­te aumen­tan muchí­si­mo con via­jes tan lar­gas y fre­cuen­tes. No es lo mis­mo ir en el metro a Basau­ri –pri­sión de Bil­bao- que via­jar en coche 900 km a París dos veces al mes, muchas veces solos, o con malas con­di­cio­nes meteo­ro­ló­gi­cas…

Un fami­liar de preso/​a medio que hicie­se vis­tas duran­te 20 años haría un via­je de ida y vuel­ta a la luna, sgún nues­tros cálcu­los.

DL – Hace unos días corrió un rumor en los medios del sis­te­ma de que el gobierno espa­ñol iba a faci­li­tar el acer­ca­mien­to de pre­sos y pre­sas al terri­to­rio bas­co. ¿ A que res­pon­den esas infor­ma­cio­nes que se dejan entre­ver?

RN –Noso­tros cree­mos que, prin­ci­pal­men­te, al deseo de sacar fuer­za a las movi­li­za­cio­nes de las últi­mas sema­nas apa­re­ci­das alre­de­dor del caso de Iosu Uri­betxe­be­rria.

Pero una cosa son las decla­ra­cio­nes del Minis­tro de Inte­rior espa­ñol y otra la reali­dad: lo úni­co que vemos es que hay pre­sos a 1.200 km de su domi­ci­lio, con lo que eso impli­ca en las visi­tas para sus fami­lias, pare­jas, ami­gas y ami­gos…

Más tar­de o más tem­prano, ten­drá que haber pasos para el acer­ca­mien­to de los pre­sos y las pre­sas al País Vas­co, tal como está pidien­do la mayor par­te de la socie­dad vas­ca en este momen­to. Hace ocho meses hubo aquí en Bil­bao una movi­li­za­ción de más de 100.000 per­so­nas en un país con ape­nas 3.000.000 de habi­tan­tes para exi­gir pre­ci­sa­men­te eso.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *