Dos hechos… ¿y un mis­mo fin?- Txan­ba Payés

Amé­ri­ca lati­na siem­pre ha esta­do en cons­tan­te lucha por cons­truir des­de su pers­pec­ti­va lati­no­ame­ri­ca­na su his­to­ria y por supues­to su futu­ro. Esta­mos tan lejos de “dios” pero tan cer­ca de los que se creen que dios los ha ele­gi­do para poseer las rique­zas que tie­nen los paí­ses de Amé­ri­ca latina.

Los cam­bios que se han veni­do expe­ri­men­ta­dos duran­te estos años ha pues­to a Amé­ri­ca del Sur en la esce­na polí­ti­ca mun­dial. La eco­no­mía de cier­tos paí­ses está expe­ri­men­tan­do un cre­ci­mien­to más o menos esta­ble, y se debe sobre todo a que no es la eco­no­mía la que dic­ta sus leyes son los esta­dos los que deter­mi­nan más o menos el queha­cer eco­nó­mi­co, no pode­mos decir lo mis­mo de Euro­pa y “grin­go­lan­dia” don­de es el neo­li­be­ra­lis­mo el que dic­ta sus nor­mas, y esas nor­mas eco­nó­mi­cas son las que quie­ren impo­ner a los paí­ses de la región.

Vene­zue­la fue la que dio ini­cio hace 13 años a esa mane­ra de hacer polí­ti­ca, Polí­ti­ca con mayús­cu­las don­de pri­man los intere­ses de la gen­te y no de las trans­na­cio­na­les y los ban­cos; y esta es una de las razo­nes por la que no debe­mos obviar lo que está pasan­do en ese país, por míni­mos que sean los hechos. Es en este con­tex­to en el que abor­do dos de los hechos recién ocu­rri­dos tan­to en Vene­zue­la como Colom­bia: la explo­sión en Amuay y los diá­lo­gos posi­bles entre las FARC y el Gobierno colom­biano. Si estos hechos los vemos des­de una pers­pec­ti­va glo­bal – y des­de un todo – como lo es Amé­ri­ca lati­na, la pers­pec­ti­va se nos vuel­ve más com­ple­ja y sen­ci­lla a la vez, pode­mos re-con­si­de­rar has­ta los más míni­mos movi­mien­tos que se están dan­do en la zona.

Cen­trán­do­nos pues, en el caso de Vene­zue­la; la opo­si­ción, como todos sabe­mos más cer­ca­na a los intere­ses grin­gos con sus medios de comu­ni­ca­ción…, des­de hace años están inten­tan­do des­es­ta­bi­li­zar al país, lo hicie­ron ya con un gol­pe de esta­do y no lle­go a su fin gra­cias a la pobla­ción más humil­de y com­ba­ti­va del país. Colom­bia que siem­pre ha esta­do al albur de los grin­gos, bien es sabi­do que allí no se hace nada sin el cono­ci­mien­to explí­ci­to e implí­ci­to del impe­rio. Es esta qui­zá la razón por la cual y des­de mi pun­to de vis­ta, estos hechos tan dia­me­tral­men­te opues­tos tie­nen un fin común que es minar y aca­bar con los pro­ce­sos socia­les que se están lle­van­do a cabo en la región.

Vene­zue­la se ha vis­to con­mo­vi­da y ensom­bre­ci­da por la explo­sión en Amuay una de las refi­ne­rías de petró­leo más gran­des del mun­do. Si fue un “acci­den­te” lo tie­nen que deter­mi­nar los exper­tos. Sin embar­go si no fue así y si éste fue un sabo­ta­je, como apun­ta James Petras, la cosa se com­pli­ca y mucho, y la agre­sión por medio de este tipo sabo­ta­jes han comen­za­do. Ya he dicho que lo vie­nen inten­tan­do des­de que Chá­vez lle­gó al poder, los grin­gos no cesa­rán en el empe­ño has­ta que no con­si­gan sus obje­ti­vos que no es otro que, qui­tar a un gobierno nacio­na­lis­ta y sobe­ra­nis­ta como es el de Chávez.

Lo del aten­ta­do-sabo­ta­je un mes y medio casi de que se cele­bren las elec­cio­nes, sería una manio­bra expe­ri­men­tal grin­ga para medir el nivel de reac­ción que tie­nen el gobierno de Hugo Chá­vez en este tipo de inci­den­tes, es como tomar el pul­so a la reac­ción del gobierno ante este tipo de ata­que, los que vie­nen posi­ble­men­te será mucho mayor que el que se aca­ba de dar en las refi­ne­ría Amuay, insis­to la más gran­de del mundo.

El segun­do hecho que me pare­ce de igual rele­van­cia y a tener en cuen­ta, es la noti­cia apa­re­ci­da dos días des­pués de los “aten­ta­dos de Amuay”…, la pro­pues­ta de diá­lo­go y nego­cia­ción que esta­ría ges­tán­do­se entre el gobierno de Colom­bia y las FARC. ¿Cuál sería el fin del anun­cio? y ¿por­que, según las infor­ma­cio­nes, ini­cian el día 5 de Octu­bre? El tiem­po que duren las nego­cia­cio­nes lo deter­mi­na­rán las reunio­nes pre­vias para nego­ciar los temas que tie­nen que ver con el fin del con­flic­to en el país. Sin embar­go, ya se sabe que, para que esto dé sus “fru­tos” las par­tes deter­mi­na­rán un alto al fue­go y/​o el accio­nar de sus ope­ra­cio­nes de los ban­dos enfren­ta­dos, y en ese alto al fue­go pue­den estar, sema­nas, meses y has­ta años.

Pero ya pode­mos pre­ver de lo que tra­ta­rán en las reunio­nes, si lo publi­ca­do en Adi­tal es cier­to se con­tem­pla en el ter­cer pun­to el ‘Fin del con­flic­to’. La pau­ta espe­cí­fi­ca sobre este pun­to deba­ti­rá el cese del fue­go, el aban­dono de las armas y el fin de las hos­ti­li­da­des en for­ma bila­te­ral y definitiva.

No sabe­mos qué están tra­man­do los grin­gos, y como no tene­mos que fiar­nos ni un tan­ti­to así. El anun­cio pues del gobierno de San­tos sobre los con­tac­tos con las FARC, a todos los que han esta­do impli­ca­dos en bus­car una solu­ción al con­flic­to les ha veni­do muy bien, escu­char esta noti­cia. Que no se nos olvi­dé, sin embar­go, que lo que pasa en ese país tie­ne que con­tar con el bene­plá­ci­to de los grin­gos, y que estas reunio­nes Gobierno-FARC dé ini­cio dos días antes del triun­fo elec­to­ral de Chá­vez es cuan­do las cosas hay que ver­las con otro pris­ma, que no se olvi­de, insis­to, que son ellos, los grin­gos, los que están deter­mi­nan­do des­de hace años, déca­das – jun­to con la oli­gar­quía y la bur­gue­sía – el deve­nir polí­ti­co de ese país.

Los grin­gos no quie­ren per­der la influencia/​injerencia ni el con­trol de Amé­ri­ca lati­na, ade­más para ellos es impor­tan­te demos­trar­le al mun­do que siguen con­tro­lan­do esa par­te del pla­ne­ta, a la que siguen con­si­de­ran­do “su patio tra­se­ro” y si no lo con­tro­lan, ¿cómo pue­den eri­gir­se como los due­ños del mundo?

El obje­ti­vo final de este anun­cio es Vene­zue­la. No pue­den tener un con­flic­to abier­to con un movi­mien­to gue­rri­lle­ro como las FARC si se van a embar­car en una inter­ven­ción a un país como Vene­zue­la que cuen­ta con el oro negro más pre­cia­do que anhe­lan con­tro­lar. El petró­leo que traen des­de Ara­bia Sau­di­ta, les lle­va casi cua­ren­ta días en lle­var­lo a sus cos­tas, mien­tras que, si se hacen con el con­trol del petró­leo vene­zo­lano solo tar­da­rían cin­co días. De lo que son capa­ces los grin­gos por la inje­ren­cia y el con­trol por ese pre­cia­do líqui­do lo hemos vis­to en Irak, Libia y aho­ra lo esta­mos vien­do en Siria.

Si los grin­gos tie­nen un plan “B” para ata­jar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que se está lle­van­do a cabo en la Patria Gran­de. Este plan “B” ya ha comen­za­do. Y tan­to la explo­sión en Amuay y, el anun­cio de las nego­cia­cio­nes del gobierno colom­biano y las FARC sería el pis­to­le­ta­zo de sali­da para lo que tie­nen pre­pa­ra­do los grin­gos que, no es más que hacer­se con el con­trol abso­lu­to del petró­leo de Vene­zue­la. A ellos no les está gus­tan­do nada el camino que han empren­di­do varios paí­ses del Sur. Se ini­ció hace ya 13 años cuan­do Hugo Chá­vez ganó las elec­cio­nes. Y están a pun­to de cele­brar­se las que Chá­vez con­si­de­ra de suma impor­tan­cia para seguir pro­fun­di­zan­do el Socia­lis­mo del siglo XXI en el país.

Debe­mos de supo­ner por tan­to que la opo­si­ción y la oli­gar­quía “vene­zo­la­na” cuen­tan ya con apo­yo logís­ti­co de para­mi­li­ta­res en el país. Las FARC con el alto al fue­go ten­drían las manos ata­das si qui­sie­ran echar una mano en caso de algu­na inter­ven­ción más o menos direc­ta des­de terri­to­rio colom­biano de gru­pos para­mi­li­ta­res. Y sería una inje­ren­cia en toda regla pero sola­pa­da con los de la opo­si­ción como lo que está suce­dien­do, en estos momen­tos, en Siria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *