Las men­ti­ras se gas­ta­ron y la ver­dad bro­tó como sor­pre­sa- Nar­ci­so Isa Con­de

Las bases calum­nio­sas de los motes des­pec­ti­vos de “terro­ris­tas”, “ban­di­dos”, “nar­co­te­rro­ris­tas”… emplea­dos con­tra los FARC y el ELN, han sido evi­den­cia­das en gran­de y tam­bién sen­si­ble­men­te res­que­bra­ja­das con el anun­cio del gobierno colom­biano favo­re­cien­do el diá­lo­go con las FARC y el ELN en bus­ca de la paz

De pron­to, ade­más, el con­tex­to de la pro­pa­gan­da que sin­di­ca­ba a esas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res como “ban­das en extin­ción” tam­bién se vino aba­jo.

El len­gua­je gue­rre­ris­ta ofi­cial ha men­gua­do con­si­de­ra­ble­men­te, lo que no sig­ni­fi­ca que no se vuel­va a reto­mar en con­di­cio­nes peo­res para los pro­mo­to­res de la gue­rra.

En los hechos, en lo inme­dia­to, las fuer­zas insur­gen­tes han sido reco­no­ci­das como lo que son: orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res revo­lu­cio­na­rias, mar­xis­tas-boli­va­ria­nas, comu­nis­tas, gue­va­ris­tas, maria­te­guis­tas…

Han sido acep­ta­das como fuer­zas beli­ge­ran­tes, como con­tra­par­tes del gobierno de un nue­vo dia­lo­go por la paz, como inter­lo­cu­to­ras váli­das fren­te a un Esta­do que por más de medio siglo se ha empe­ci­na­do en impo­ner una gue­rra sucia tute­la­da por el poder impe­rial.

!Las men­ti­ras se gas­ta­ron y la ver­dad bro­tó como sor­pre­sa!

Cri­sis del gue­rre­ris­mo ofi­cial colom­biano

Evi­den­te­men­te el Plan Colom­bia y su deri­va­do Plan Patrio­ta, pese a la enor­me logís­ti­ca y moder­na tec­no­lo­gía esta­dou­ni­den­se e israe­lí que los han nutri­do, fra­ca­sa­ron. Y fra­ca­só de nue­vo jun­to a esos pla­nes el esfuer­zo des­ti­na­do a derro­tar mili­tar­men­te la heroi­ca insur­gen­cia colom­bia­na.

La línea gue­rre­ris­ta entró en cri­sis mayor. El poder domi­nan­te está divi­di­do en cuan­to a la per­ti­nen­cia y efec­tos de su pro­lon­ga­ción. La reali­dad les dice a unos (repre­sen­ta­dos polí­ti­ca­men­te por el pre­si­den­te Manuel San­tos) que no es posi­ble la pre­ten­di­da vic­to­ria mili­tar; mien­tras que las cla­ques mafio­sas para­mi­li­ta­res, mili­ta­ris­tas y empre­sa­ria­les vin­cu­la­das al nego­cio de la gue­rra y la nar­co-corrup­ción, se empe­ci­nan en una polí­ti­ca gue­rre­ris­ta cada vez más cues­tio­na­da y aco­rra­la­da por la socie­dad. Aho­ra están mucho más ais­la­dos.

De todas mane­ras Uri­be, ya des­en­mas­ca­ra­do y emba­rra­do como máxi­ma expre­sión polí­ti­ca de esos sec­to­res, per­sis­te en su alu­ci­nan­te afán gue­rre­ris­ta con cier­to apo­yo de la extre­ma dere­cha de EEUU y del con­ti­nen­te, entre la que se des­ta­ca la vene­zo­la­na.

Mayor acu­mu­la­ción insur­gen­te

La FARC no pudo ser debi­li­ta­da con las accio­nes pun­tua­les eje­cu­ta­das en su con­tra, sino que supo enca­jar los gol­pes reci­bi­dos y repo­ner­se cada vez. Apren­dió de los reve­ses tem­po­ra­les y poten­ció sus ener­gías mili­ta­res, socia­les y polí­ti­cas. Se rees­truc­tu­ró, cre­ció cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va­men­te, dise­ño nue­vas tác­ti­cas, remo­zó se estra­te­gia, amplio su inser­ción en el teji­do social rural, urbano y sub­ur­bano, y en toda la diver­si­dad étni­ca-cul­tu­ral y social.

Avan­zó nota­ble­men­te en el seno de la juven­tud, del pue­blo empo­bre­ci­do, las muje­res y las pobla­cio­nes ori­gi­na­rias.

Supo, ade­más, enri­que­cer y reno­var su pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio, poten­cián­do­se como ejér­ci­to popu­lar bien dota­do, mili­cias irre­gu­la­res, par­ti­do comu­nis­ta clan­des­tino, movi­mien­to patrió­ti­co boli­va­riano y par­te de un sis­te­ma de alian­zas de gran ampli­tud y fir­me­za.

El ELN, por su par­te superó difi­cul­ta­des, corri­gió erro­res en cuan­to a la sali­da polí­ti­ca al con­flic­to arma­do en el con­tex­to de la hege­mo­nía uri­bis­ta, afir­mó su polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, arti­cu­ló mejor sus pla­nes de expan­sión y sus polí­ti­cas de uni­dad, y derro­tó embes­ti­das y manio­bras enemi­gas, con­ser­van­do sus áreas de implan­ta­ción polí­ti­ca y social.

Al mis­mo tiem­po avan­zó la coope­ra­ción y la uni­dad entre ambas fuer­zas insur­gen­tes.

Las luchas polí­ti­cas socia­les ha cre­ci­do impe­tuo­sa­men­te a esca­la nacio­nal y los movi­mien­tos socia­les acti­vos se han mul­ti­pli­ca­do y for­ta­le­ci­dos en medio de la de la mul­ti-cri­sis cró­ni­ca del capi­ta­lis­mo y de los efec­tos devas­ta­do­res del neo­li­be­ra­lis­mo y del terro­ris­mo de Esta­do.

Mas allá de la insur­gen­cia arma­da ‑y sin cho­car ni com­pe­tir con ella, mas bien com­ple­men­tán­do­se ambas- se ha con­for­ma­do una gran torren­te de fuer­zas polí­ti­co-socia­les civi­les, con defi­ni­da acti­tud con­tes­ta­ta­ria, que exi­ge cam­bios estruc­tu­ra­les, nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad, trans­for­ma­cio­nes socia­les y polí­ti­cas de de fon­do en el sen­ti­do de alter­na­ti­va real al neo- libe­ra­lis­mo y a la seu­do-nar­co-demo­cra­cia vigen­te.

La expre­sión mas estruc­tu­ra­da, poten­te y espe­ran­za­do­ra de ese torren­te es el Movi­mien­to Mar­cha Patrió­ti­ca, que a raíz de su lan­za­mien­to y de los meses pos­te­rio­res ha exhi­bi­do un for­mi­da­ble poder de con­vo­ca­to­ria y capa­ci­dad atrac­ti­va.

Así, el vacío polí­ti­co ‑resul­ta­do de la decli­na­ción del bipar­ti­dis­mo tra­di­cio­nal (con­ser­va­do­res y libe­ra­les neo-libe­ra­li­za­dos), de la cri­sis y divi­sión de la “nue­va dere­cha” y de la cre­cien­te dis­per­sión y reduc­ción del Polo Demo­crá­ti­co (cen­tro-izquier­da, o más bien cen­tro), tien­de a ser lle­na­do por esta nue­va fuer­za expan­si­va e inno­va­do­ra, que cuen­ta con lide­raz­gos tan impac­tan­tes como el de la ex-sena­do­ra (gro­se­ra­men­te cri­mi­na­li­za­da) Pie­dad Cór­do­ba, expre­sión de dig­ni­dad, com­ba­ti­vi­dad y talen­to polí­ti­co.

Ella (Pie­dad) tam­bién ha sido ins­pi­ra­do­ra del espa­cio cono­ci­do con el nom­bre de Colombianos/​as por la Paz, que reúne a cen­te­na­res de pres­ti­gio­sos inte­lec­tua­les dedicados/​as a sem­brar la idea de la paz a tra­vés de una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to arma­do capaz de supe­rar las cau­sas estruc­tu­ra­les e his­tó­ri­cas de la gue­rra y la vio­len­cia.

Tan­to ha cala­do ese recla­mo de paz –resis­ti­do por años por un Esta­do gue­rre­ris­ta y por los nego­cian­tes de la gue­rra- que el actual gobierno de San­tos no ha podi­do igno­rar­lo ni eva­dir­lo en un momen­to en el que el res­pal­do a la bús­que­da de la paz a nivel de encues­tas repre­sen­ta casi el 70% de pobla­ción con­sul­ta­da.

A esto se suman las enor­mes difi­cul­ta­des que encie­rra la pro­lon­ga­ción del con­flic­to arma­do, aho­ra en con­di­cio­nes mas adver­sas para el Esta­do y para la gran bur­gue­sía, inclui­das las enor­mes obs­truc­cio­nes que su con­ti­nui­dad en ascen­so le gene­ra­ría al mode­lo expor­ta­dor y mega-mine­ro que la cla­se domi­nan­te gober­nan­te tien­de a poten­ciar en el con­tex­to de la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral; así como a las vita­les rela­cio­nes comer­cia­les con Vene­zue­la, prin­ci­pal mer­ca­do de la indus­tria manu­fac­tu­re­ra colom­bia­na y prin­ci­pal fuer­te de com­bus­ti­ble.

Es esa com­ple­ja reali­dad y esa com­bi­na­ción de fac­to­res lo que influ­ye deter­mi­nan­te­men­te en el nue­vo giro guber­na­men­tal hacia los nue­vos diá­lo­gos de paz, aus­pi­cia­do bajo pre­sión nacio­nal por el pre­si­den­te San­tos y los sec­to­res de la gran bur­gue­sía local y de la bur­gue­sía trans­na­cio­nal que repre­sen­ta, en un inten­to de redu­cir pre­sio­nes y con­te­ner el dete­rio­ro.

Intere­ses y obje­ti­vos con­tra­pues­tos en el refe­ri­do diá­lo­go

Es cla­ro que las FARC y el ELN, con su acti­tud pro­cli­ve a una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to arma­do, no sim­ple­men­te pro­cu­ran una pre­ca­ria inser­ción polí­ti­ca legal den­tro del sis­te­ma impe­ran­te y una que otra refor­mas; si no, que des­de su acu­mu­la­do his­tó­ri­co y des­de el poder adi­cio­nal de las nue­vas fuer­zas emer­gen­tes movi­li­za­das, apues­tan a un cam­bio polí­ti­co y social real­men­te alter­na­ti­vo al sis­te­ma impe­ran­te; esto es, pro­cu­ran la aper­tu­ra de un perio­do de tran­si­ción a par­tir de trans­for­ma­cio­nes de cali­dad y pro­fun­di­dad en todos los orde­nes y de recon­quis­ta de sobe­ra­nía nacio­nal-popu­lar y demo­cra­cia cla­ra­men­te plan­tea­das.

El gobierno, por el con­tra­rio, inten­ta­rá reci­clar el sis­te­ma, apa­ci­guar luchas con con­ce­sio­nes limi­ta­das y des­mo­vi­li­zar la insur­gen­cia a cam­bio de poco. Mien­tras el impe­rio pelea­rá su hege­mo­nía y pre­sen­cia mili­tar, inacep­ta­bles para el pue­blo. La con­tra­dic­ción esen­cial con­ti­nua en ese y todos los esce­na­rios.

Acon­te­ce, sin embar­go, que la con­tra­par­te revo­lu­cio­na­ria, ade­más de haber mos­tra­do mucha fir­me­zas y cla­ri­dad de obje­ti­vos, ha apren­di­do mucho de las expe­rien­cias nega­ti­vas de “paz nego­cia­da” en su pro­pio país y en Cen­tro Amé­ri­ca y cuen­ta ade­más con un cua­dro con­ti­nen­tal y mun­dial mucho mas favo­ra­ble y un país cada vez más con­vul­sio­na­do por el acen­so de la ola social y polí­ti­ca que cla­ma cam­bios e inde­pen­den­cia de ver­dad.

La mul­ti-cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta lejos de ami­no­rar­se se pro­fun­di­za y se extien­de.

La olea­da trans­for­ma­do­ras se diver­si­fi­ca, tenien­do hoy en Colom­bia una de sus expre­sio­nes mas altas, acom­pa­ña­da del accio­nar de fuer­zas de van­guar­dias anti­im­pe­ria­lis­tas y anti­ca­pi­ta­lis­tas pro­fun­da­men­te enrai­za­das en todos los com­ba­tes y con cla­ras cla­ros miras hacia el socia­lis­mo boli­va­riano y el comu­nis­mo del XXI.

Un nue­vo perio­do ‑no por pro­mi­so­rio menos difí­cil- está mar­cha en Colom­bia, lleno de obs­tácu­los, com­ple­ji­da­des y sor­pre­sas.

Un perio­do en el que la lucha por la paz asu­me una nue­va dimen­sión movi­li­za­do­ra, pero cuya garan­tía de avan­ces y logros se colo­ca lejos de la ilu­sión o el cre­ti­nis­mo paci­fis­ta y muy cer­ca de la com­bi­na­ción efec­ti­va de diver­sas moda­li­da­des de lucha, la defen­sa de lo acu­mu­la­do en el terreno mili­tar y del mayor des­plie­gue inte­gral de la fuer­zas alter­na­ti­vas: unas con el poder disua­si­vo y/​o con­fron­ta­ti­vo de las armas vin­cu­la­da al pue­blo rebel­de y otras solo con el enor­me pode­río de la indig­na­ción movi­li­za­ción social, cul­tu­ral y polí­ti­co en direc­ción a la crea­ción de poder popu­lar y hege­mo­nía polí­ti­ca. Ambas suma­das dan vic­to­ria popu­lar-nacio­nal con voca­ción con­ti­nen­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *