Ertzai­nas borra­chos o no borra­chos- Borro­ka Garaia

A lo lar­go de los años ape­nas recuer­do haber vis­to car­te­les de las juven­tu­des del PNV aun­que tam­po­co es de extra­ñar. Supon­go que cuan­do se tie­ne la con­cen­tra­ción pues­ta en alcan­zar pues­tos ins­ti­tu­cio­na­les, pisar algo de moque­ta y tener un des­pa­chi­llo no que­da mucho tiem­po para la líri­ca.

El caso es que si me acuer­do de uno, colo­ca­do insis­ten­te­men­te por las calles de este país, en el cual se hacía apo­lo­gía de la ertzain­tza remar­can­do su supues­to carác­ter de sol­da­do al ser­vi­cio del pue­blo vas­co, de guda­ri. No se si a estas altu­ras de la pelí­cu­la segui­rán pen­san­do lo mis­mo, aun­que esta­ría bien pre­gun­tar, espe­cial­men­te a los chi­cos y chi­cas de Gogo­rre­gi del Aste Nagu­sia bil­bo­ta­rra que al pare­cer tuvie­ron la impru­den­cia de no ser­vir unos kali­motxos a estos ser­vi­do­res del pue­blo. “Antes nos mon­ta­ban la bron­ca los borro­kas y aho­ra lo hacen ertzai­nas borra­chos” afir­ma­ron con­tra­ria­dos y con nos­tal­gia. No les qui­ta­ré la razón, pues has­ta las made­ras de su txoz­na fue­ron en oca­sio­nes ele­men­tos de cons­truc­ción de barri­ca­das, pero no debe­rían olvi­dar que tan­to ayer como hoy sus “guda­ris” no han deja­do de mon­tar gres­ca. Y no sim­ple­men­te una inci­den­cia borra­chu­za a altas horas de la madru­ga­da.

Ahí tene­mos a Ares que des­pués de que sus chi­cos en una “caza de cier­vos” sega­ran la vida de Iñi­go Caba­cas no tuvo el menor escrú­pu­lo de reír­se a la cara de la socie­dad vas­ca, humi­llar a toda una fami­lia y dar todos los pasos nece­sa­rios con la frial­dad ade­cua­da para que todo que­da­ra como está. No extra­ña por tan­to que se haya ido de rosi­tas aban­do­nan­do el gobierno puche­ra­zo de Lakua con las espal­das bien cubier­tas y pase a ser el coor­di­na­dor de la cam­pa­ña elec­to­ral del PSE de cara a las pró­xi­mas elec­cio­nes del 21 de octu­bre. Es la per­so­na indi­ca­da para el espa­ño­lis­mo civi­li­za­do. Cla­ro que si el PSE repre­sen­ta al espa­ño­lis­mo civi­li­za­do, nos pode­mos hacer una idea de que cla­se de civi­li­za­ción se gas­tan.

Uno de los pun­tos del pro­gra­ma de EH Bil­du de cara a la ges­tión del gobierno de Lakua es el cam­bio de mode­lo poli­cial. Una mane­ra de esce­ni­fi­car­lo ha sido median­te la sus­ti­tu­ción de la nomen­cla­tu­ra. Sin embar­go va a hacer fal­ta mucho más que cam­biar un sim­ple nom­bre para extir­par la esen­cia repre­si­va y cri­mi­nal de la poli­cía y sim­ple­men­te con la pro­fun­di­za­ción de la jus­ti­cia social no va a ser sufi­cien­te. La poli­cía auto­nó­mi­ca espa­ño­la es irre­for­ma­ble. Y lo es por una sen­ci­lla razón. Por­que no depen­de sim­ple­men­te de una ges­tión más o menos inten­sa, o una carac­te­ri­za­ción más o menos puni­ti­va y de cas­ti­go, sino de las leyes espa­ño­las a las cua­les están obli­ga­dos de cum­plir y mien­tras esas leyes estén basa­das en el capi­ta­lis­mo y en la nega­ción de los dere­chos de Eus­kal Herria, el cho­que está más que garan­ti­za­do. Mini­mi­zar ese cho­que lo máxi­mo posi­ble pue­de ser un obje­ti­vo prág­ma­ti­co que se pue­de poner en mar­cha pero sin un hori­zon­te estra­té­gi­co e inclu­so en algu­nos casos des­obe­dien­te, el mal cau­sa­do en las cla­ses popu­la­res será inclu­so mayor que el de una estra­te­gia repre­si­va clá­si­ca. Y es que “esto” solo exis­te en you­tu­be.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *