El ver­da­de­ro John Car­ter- Mumia Abu Jamal

Hace unos meses, salió una pelí­cu­la de cien­cia fic­ción en la que figu­ra un per­so­na­je sobre­hu­mano que pelea con malé­vo­los extra­te­rres­tres en un pla­ne­ta hos­til en algún lugar en el cos­mos.

Como afi­cio­na­do de la cien­cia fic­ción, con­fie­so que me lla­ma­ba la aten­ción, pero nun­ca había escu­cha­do nada del héroe John Car­ter, el per­so­na­je prin­ci­pal de la pelí­cu­la del mis­mo nom­bre.

(Des­pués supe que la his­to­ria vie­ne de las obras meno­res de Edgar Rice Burroughs, famo­so por sus libros sobre las aven­tu­ras de Tar­zán).

Lo cier­to es que mien­tras la pelí­cu­la bus­ca­ba un públi­co, otro John Car­ter lucha­ba para res­pi­rar mien­tras un escua­drón letal de guar­dias car­ce­la­rios, equi­pa­dos con armas de devas­ta­ción, inun­da­ron su cel­da con gas pimien­ta.

Este John Car­ter había pasa­do más de la mitad de su vida en las cel­das de las pri­sio­nes de Pen­sil­va­nia des­pués de haber sido cer­ti­fi­ca­do como adul­to en las cor­tes a pesar de ser menor de edad, y con­de­na­do a cade­na per­pe­tua por robo y ase­si­na­to.

Abun­dan las iro­nías, por­que pare­ce que este John Car­ter pre­di­jo su pro­pia muer­te en una car­ta suya a los dipu­tados y sena­do­res del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, en la cual pidió su apro­ba­ción de una ini­cia­ti­va que prohi­bía sen­ten­cias de cade­na per­pe­tua para jóve­nes. En su car­ta de junio, 2009, John Car­ter escri­bió las siguien­tes pala­bras:

«El tiem­po pasa, y lucho para evo­lu­cio­nar y madu­rar en una cel­da que aho­ra con­si­de­ro mi ataúd. Hay días cuan­do no ten­go esperanza…hay días cuan­do me sien­to cen­tra­do. Pero cada día me doy cuen­ta que des­pués de 14 años ya no me estoy desarrollando…Me estoy dete­rio­ran­do emo­cio­nal­men­te, físi­ca­men­te, psi­co­ló­gi­ca­men­te e espi­ri­tual­men­te. En lugar de vivir, sim­ple­men­te estoy exis­tien­do has­ta que mi cora­zón deje de latir, mis pul­mo­nes dejen de res­pi­rar y mi alma esté lla­ma­da al más allá. A veces me pre­gun­to: ¿Éste es el infierno que otros seres huma­nos le desean a la juven­tud con pro­ble­mas? ¿Vivi­mos en una socie­dad que cree en un Dios mise­ri­cor­dio­so, pero que se mues­tra des­pia­da­da fren­te a la trans­gre­sión de un niño?»*

Los tes­ti­gos des­de el “hoyo” de la pri­sión Rock­view dicen que John Car­ter se atrin­che­ró en su cel­da y que los guar­dias blin­da­dos ata­ca­ron la cel­da, vacian­do por lo menos tres botes de gas pimien­ta al espa­cio cerra­do, sin ven­ta­nas, lo cual no sólo pro­vo­có dolor por que­ma­du­ras y ardor en los ojos, boca y nariz de John, sino que le qui­tó todo el oxí­geno dis­po­ni­ble.

Al tum­bar la puer­ta, los guar­dias entra­ron en tro­pel, usan­do escu­dos elec­tri­fi­ca­dos tipo taser para some­ter­lo, repe­ti­da­men­te.

Los tes­ti­gos dije­ron que el hom­bre de 35 años fue saca­do de su cel­da por guar­dias que arras­tra­ron su cabe­za y rodi­llas por el piso.

Sus ami­gos le decían “J‑Rock.”

Pero su nom­bre era John Car­ter en el regis­tro esta­tal de su muer­te el 26 de abril de 2012.

El ver­da­de­ro John Car­ter fue un pre­so con­de­na­do a la edad de 16 a pasar toda su vida en pri­sión bajo una ley recien­te­men­te decla­ra­da incons­ti­tu­cio­nal por la Supre­ma Cor­te de Esta­dos Uni­dos en el caso Ala­ba­ma v. Miller.

Iro­nía de iro­nías. ‘J‑Rock’ no vivió para ver­lo.

[Fuen­te: * «En memo­ria de John Car­ter,» The Move­ment (bole­tín ofi­cial de la Coa­li­ción de Dere­chos Huma­nos, Fila­del­fia ) { Verano. 2012: #151, p.47}

Des­de la nación encar­ce­la­da soy Mumia Abu-Jamal
–© ’12 maj
17 de agos­to de 2012
Audio gra­ba­do por Noe­lle Han­rahan: www​.pri​son​ra​dio​.org
Tex­to cir­cu­la­do por Fati­rah [email protected]​aol.​com
Tra­duc­ción [email protected] de Mumia, Méxi­co

Y para más deta­lles sobre el tra­ba­jo de J‑Rock como abo­ga­do no ofi­cial en pri­sión quien ayu­da­ba a otros pre­sos con sus casos, el odio que los guar­dias de la supre­ma­cía blan­ca le traía, su “extrac­ción de cel­da” –– un pro­ce­so de terror prac­ti­ca­do en todas las pri­sio­nes y módu­los de ais­la­mien­to en Esta­dos Uni­dos – – , su espí­ri­tu de lucha y la soli­da­ri­dad de otros pre­sos con él, vean el artícu­lo de la Human Rights Coali­tion publi­ca­do en el San Fran­cis­co Bay­view el 25 de julio de 2012, titu­la­do, “John Car­ter, 32, ase­si­na­do por los guar­dias; pro­ba­ble­men­te sabía que lle­ga­ron para matar­lo”. http://​sfbay​view​.com/​2​0​1​2​/​j​o​h​n​-​c​a​r​t​e​r​-​3​2​-​m​u​r​d​e​r​e​d​-​b​y​-​g​u​a​r​d​s​-​h​e​-​p​r​o​b​a​b​l​y​-​k​n​e​w​-​t​h​e​y​-​w​e​r​e​-​c​o​m​i​n​g​-​t​o​-​k​i​l​l​-​h​im/

http://​ami​gos​de​mu​miamx​.word​press​.com/​2​0​1​2​/​0​8​/​2​8​/​e​l​-​v​e​r​d​a​d​e​r​o​-​j​o​h​n​-​c​a​r​t​er/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *