Los sesen­ta: Revo­lu­ción cuba­na con­tra los colo­nia­lis­mos y nece­si­dad de Fanon

Hubo enton­ces una colo­sal bata­lla de las ideas, que des­pués fue some­ti­da en su mayor par­te al olvi­do y que está regre­san­do, en buen momen­to

A par­tir de 1959, la Revo­lu­ción cuba­na anun­ció des­de el Cari­be el ini­cio de un nue­vo perío­do his­tó­ri­co, que tenía que resul­tar­le anor­mal e inacep­ta­ble a las lógi­cas pro­pias de los sis­te­mas socia­les para los cua­les el con­flic­to anta­gó­ni­co y la acción de los opri­mi­dos no cons­ti­tu­yen esce­na­rios ni opcio­nes posi­bles. Los capi­ta­lis­tas no habían ido más allá de los replan­teos de la pos­gue­rra: pre­do­mi­nio mun­dial de Esta­dos Uni­dos; refor­mas socia­les inter­nas y demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca en los paí­ses “cen­tra­les”; recha­zo ini­cial a la inde­pen­den­cia de la mayo­ría de las colo­nias, que fue derro­ta­do por la actua­ción de pue­blos orga­ni­za­dos y por el reco­no­ci­mien­to de que esas inde­pen­den­cias eran inevi­ta­bles; y el logro o los inten­tos de pasar, en todas par­tes del lla­ma­do Ter­cer Mun­do, al tipo de domi­na­ción neo­co­lo­nial pro­pio de la madu­rez del capi­ta­lis­mo y de las exi­gen­cias del anticolonialismo.

Lo inacep­ta­ble para el sis­te­ma de domi­na­ción eran las revo­lu­cio­nes de libe­ra­ción nacio­nal, que impli­ca­ban ver­da­de­ra auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, triun­fo de la jus­ti­cia social para las mayo­rías, sobe­ra­nía nacio­nal y pro­yec­tos pro­pios. Para los impe­ria­lis­tas, el lla­ma­do “mun­do libre” debía ser intan­gi­ble. Por su par­te, la Unión Sovié­ti­ca y el cam­po de paí­ses y de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas que ella lide­ra­ba tam­po­co creían posi­ble cam­bios revo­lu­cio­na­rios pro­fun­dos fue­ra del nue­vo esque­ma mun­dial crea­do entre las mayo­res poten­cias en 1945. Una revo­lu­ción socia­lis­ta en Amé­ri­ca Lati­na era impensable.

Sin embar­go, el mun­do mos­tra­ba cada vez más seña­les de la emer­gen­cia de nue­vas iden­ti­da­des, resis­ten­cias, luchas, ideas y pro­yec­tos pro­ve­nien­tes de aque­llas per­so­nas y pue­blos que duran­te toda la mara­vi­llo­sa y horro­ro­sa épo­ca que han lla­ma­do moder­na ―es decir, la épo­ca del desa­rro­llo y la mun­dia­li­za­ción del capi­ta­lis­mo― habían sido exclui­dos de gozar total­men­te de la con­di­ción huma­na, ser real­men­te libres, tener opor­tu­ni­da­des de satis­fa­cer sus nece­si­da­des bási­cas o lograr ascen­so social, y ser con­si­de­ra­dos igua­les en toda la gama de situa­cio­nes que va des­de los pla­nos más ínti­mos has­ta las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. Sobre­vino un tiem­po de revo­lu­cio­nes en Asia y en Áfri­ca, y la emer­gen­cia de paí­ses y movi­mien­tos de esas regio­nes que se coor­di­na­ban para con­quis­tar o defen­der su auto­no­mía fren­te al impe­ria­lis­mo e inten­tar desa­rro­llar su eco­no­mía. Los que habían acep­ta­do ser subal­ter­nos y con­si­de­ra­dos infe­rio­res aho­ra se reco­no­cían, orgu­llo­sos de sí mis­mos, y se levan­ta­ban con­tra el racis­mo, las des­igual­da­des y el orden social que había pro­mo­vi­do y sos­te­ni­do aque­llas iniquidades.

Entre 1959 y los años sesen­ta Cuba vivió gran­des trans­for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, inven­cio­nes, bata­llas, desa­fíos, des­ga­rra­mien­tos, dis­yun­ti­vas y urgen­cias, todo en un pla­zo muy bre­ve, con la con­den­sa­ción del tiem­po que pro­du­ce una gran revo­lu­ción. Al mis­mo tiem­po, tan­to el obje­ti­vo, la capa­ci­dad de moti­var, movi­li­zar y obte­ner devo­cio­nes y sacri­fi­cios, como el pro­yec­to tras­cen­den­te, nece­si­ta­ban ser inten­cio­na­dos, ori­gi­na­les y crea­ti­vos, para lograr libe­rar el país, las per­so­nas, las rela­cio­nes socia­les, las ins­ti­tu­cio­nes, defen­der la revo­lu­ción de sus enemi­gos, satis­fa­cer las nece­si­da­des y las expec­ta­ti­vas cre­cien­tes de la pobla­ción y desa­rro­llar una nue­va orga­ni­za­ción social.

Pero se expan­día la con­cien­cia de que todo aquel movi­mien­to sería la pre­mi­sa para pro­ce­sos de libe­ra­cio­nes cada vez más pro­fun­das y abar­ca­do­ras, capa­ces de sub­ver­tir has­ta sus pro­pias crea­cio­nes pre­vias, en bus­ca de nue­vas per­so­nas, una nue­va socie­dad y una nue­va cul­tu­ra. Por­que la Revo­lu­ción había fran­quea­do el acce­so a un for­mi­da­ble avan­ce de la con­cien­cia: la cer­te­za de que todas las socie­da­des moder­nas fun­cio­nan garan­ti­zan­do la repro­duc­ción gene­ral de las con­di­cio­nes de exis­ten­cia de la domi­na­ción de cla­se y la domi­na­ción nacio­nal, y que han sido y son capa­ces de reab­sor­ber pro­ce­sos que una épo­ca fue­ron revo­lu­cio­na­rios, aun­que en su sal­do que­den cam­bios que resul­ten muy positivos.

Fren­te a aque­llas nece­si­da­des tan gigan­tes­cas como tan poco defi­ni­das, el país con­fron­tó gra­ves pro­ble­mas: la Revo­lu­ción ente­ra, con sus reali­da­des y sus sue­ños, era muy supe­rior a la repro­duc­ción espe­ra­ble de la vida social a par­tir de las reali­da­des con que el país con­ta­ba. Y en el terreno inter­na­cio­nal, duro con­di­cio­na­dor de la empre­sa de lle­var a tér­mino el socia­lis­mo de libe­ra­ción nacio­nal, la inade­cua­ción era muy gra­ve tam­bién. Solo ten­dré en cuen­ta la situa­ción que se creó en lo que ata­ñe a sus rela­cio­nes con el mun­do espi­ri­tual, las ideo­lo­gías y el pensamiento.

Cuba poseía una enor­me acu­mu­la­ción cul­tu­ral revo­lu­cio­na­ria pre­via, que con­cu­rrió en muy alto gra­do al triun­fo de 1959. Pero den­tro de ella, las ideas no esta­ban a la van­guar­dia. El pen­sa­mien­to, la pro­pues­ta y el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rios de José Mar­tí, tan ati­na­dos para enfren­tar la situa­ción de fines del siglo XIX, tuvie­ron la gran­de­za de tras­cen­der mucho a su cir­cuns­tan­cia cuba­na, lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña. Pero la pri­me­ra repú­bli­ca bur­gue­sa neo­co­lo­nial impli­có un duro retro­ce­so res­pec­to a Mar­tí, al mis­mo tiem­po que fue intro­du­cien­do nue­vas con­tra­dic­cio­nes y con­flic­tos. La Revo­lu­ción del 30 pro­vo­có una pro­fun­da rup­tu­ra ideo­ló­gi­ca. Socia­li­zó la con­vic­ción de que los cuba­nos eran capa­ces de auto­go­ber­nar­se, una dimen­sión polí­ti­ca muy desa­rro­lla­da, una ins­ti­tu­cio­na­li­dad suma­men­te avan­za­da y un com­ple­jo ideo­ló­gi­co que incluía el antim­pe­ria­lis­mo, la inter­ven­ción esta­tal, la demo­cra­cia como un valor supe­rior y el socia­lis­mo. Pero el sis­te­ma capi­ta­lis­ta neo­co­lo­nial y sus nefas­tas con­se­cuen­cias per­ma­ne­cie­ron incó­lu­mes. Duran­te la segun­da repú­bli­ca, la hege­mo­nía tuvo que com­ple­ji­zar­se una vez más para evi­tar una nue­va revo­lu­ción, la inade­cua­ción entre las dimen­sio­nes de la for­ma­ción social se agu­di­zó y las for­mu­la­cio­nes idea­les e inte­lec­tua­les no pare­cían tener rele­van­cia efectiva.

Tan poco expli­ca­ble resul­tó la Cuba en revo­lu­ción que en 1959 – 1960 se decía de ella que no tenía ideo­lo­gía. Des­pués de las nacio­na­li­za­cio­nes masi­vas y la bata­lla de Girón que­dó expre­so que Cuba era socia­lis­ta, pero al mis­mo tiem­po se des­ple­ga­ron serias dife­ren­cias y algu­nos con­flic­tos den­tro del cam­po de la Revo­lu­ción acer­ca de cues­tio­nes fun­da­men­ta­les de com­pren­sión del socia­lis­mo. Muy pró­xi­mo a la muer­te, en aquel año de Girón com­pu­so Frantz Fanon su libro «Los con­de­na­dos de la tie­rra.»

Los años sesen­ta cuba­nos fue­ron un capí­tu­lo de enor­me impor­tan­cia en el cre­ci­mien­to del pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio pro­du­ci­do por el Ter­cer Mun­do. En un país suma­men­te occi­den­tal triun­fó la pri­me­ra revo­lu­ción anti­neo­co­lo­nial en el mun­do, que asu­mió un socia­lis­mo de libe­ra­ción nacio­nal y pro­cla­mó ser, por boca de Fidel, “la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca de los humil­des, por los humil­des y para los humil­des”. Pero había que poner al pen­sa­mien­to a la altu­ra de los hechos, de los pro­ble­mas y de los pro­yec­tos, por­que él debía ser un auxi­liar impres­cin­di­ble, un ade­lan­ta­do y un prefigurador.

Suce­dió enton­ces una colo­sal bata­lla de las ideas, que des­pués fue some­ti­da en su mayor par­te al olvi­do y que está regre­san­do, en buen momen­to, para ayu­dar­nos a com­pren­der bien de dón­de veni­mos, qué somos y adón­de pode­mos ir. El demo­cra­tis­mo de los años cua­ren­ta y cin­cuen­ta, que con­tri­bu­yó a for­mar ciu­da­da­nos más capa­ces y exi­gen­tes, no pudo encon­trar su lugar en medio de la tor­men­ta revo­lu­cio­na­ria. El socia­lis­mo del cam­po sovié­ti­co no podía ser­vir­le al pro­pó­si­to libe­ra­dor; el hecho de ser la URSS el prin­ci­pal alia­do que tuvi­mos y el entu­sias­mo con que nos aba­lan­za­mos sobre el mar­xis­mo más bien fue­ron fac­to­res de con­fu­sio­nes y per­jui­cios en los cam­pos de la polí­ti­ca y del pen­sa­mien­to. La teo­ría de Marx, Engels y Lenin había sido redu­ci­da por aquel cam­po a una ideo­lo­gía auto­ri­ta­ria, des­ti­na­da sobre todo a legi­ti­mar, obe­de­cer y cla­si­fi­car. Nece­si­tá­ba­mos un mar­xis­mo crea­dor y abier­to, deba­ti­dor, que supie­ra asu­mir el anti­co­lo­nia­lis­mo más radi­cal, el inter­na­cio­na­lis­mo en vez de la razón de Esta­do, un ver­da­de­ro antim­pe­ria­lis­mo y la trans­for­ma­ción sin fron­te­ras de la per­so­na y la socie­dad socia­lis­ta, como pre­mi­sas para un tra­ba­jo inte­lec­tual que fue­ra inde­cli­na­ble en su auto­no­mía y esen­cial­men­te crí­ti­co. Un mar­xis­mo que no se cre­ye­ra el úni­co pen­sa­mien­to admi­si­ble, ni el juez de los demás.

“Pen­sar con cabe­za pro­pia”, enton­ces, no era una fra­se, sino una nece­si­dad peren­to­ria. Fidel y Ernes­to Che Gue­va­ra fue­ron maes­tros en aquel arte, que es tan difí­cil, por­que el colo­nia­lis­mo men­tal resul­ta el más rea­cio a reco­no­cer­se, qui­zás por­que por­ta las enfer­me­da­des de la sober­bia y de la creen­cia en la civi­li­za­ción y la razón como entes supe­rio­res e inape­la­bles. La Revo­lu­ción ver­da­de­ra, sin embar­go, todo lo pue­de, y en aque­llos años sesen­ta se reu­nie­ron las gran­des moder­ni­za­cio­nes y el ansia de apren­der con el cues­tio­na­mien­to de las nor­mas y las ver­da­des esta­ble­ci­das, la entre­ga com­ple­ta y la mili­tan­cia abne­ga­da con la acti­tud liber­ta­ria y la actua­ción rebel­de, la polé­mi­ca y el disen­so den­tro de la Revo­lu­ción. Como suce­de en estos casos, los más jóve­nes pri­má­ba­mos sobre el terreno, pero uni­dos con per­so­nas de todas las eda­des y sacán­do­les pro­ve­cho a sus cono­ci­mien­tos. En todo caso, esta­ba cla­ro que el pen­sa­mien­to deter­mi­nan­te tam­bién ten­dría que ser nuevo.

Por otra par­te, para pen­sar con cabe­za pro­pia hay que tener ins­tru­men­tos, y por eso leer era una fie­bre. Jun­to a las obras y las pala­bras de cuba­nos, una gran can­ti­dad de tex­tos y auto­res de otros paí­ses se con­su­mían o se per­se­guían. Ade­más de los auto­res clá­si­cos del mar­xis­mo, en el terreno del pen­sa­mien­to de mayor alcan­ce des­co­lla­ron en aque­llos años dos per­so­na­li­da­des que nos gana­ron ense­gui­da: Anto­nio Grams­ci y Frantz Fanon. En reali­dad no esta­ban tan lejos entre sí estos dos isle­ños ―uno de Cer­de­ña y otro de Mar­ti­ni­ca― que tuvie­ron sus expe­rien­cias deci­si­vas y escri­bie­ron sus obras prin­ci­pa­les a ambos lados del Medi­te­rrá­neo, y que murie­ron dema­sia­do tem­prano. Esto lo expre­so aho­ra, tan­tos años des­pués, pero en aquel momen­to, sin dar­me cuen­ta del paren­tes­co, los asu­mí a ambos con gran natu­ra­li­dad, como her­ma­nos que eran en un tipo espe­cí­fi­co de pen­sa­mien­to, y ayu­das pro­vi­den­cia­les para satis­fa­cer mi necesidad.

Fanon nos brin­dó unas tesis pode­ro­sas, ati­nen­tes a cues­tio­nes esen­cia­les para noso­tros y sali­das de nues­tro mun­do. El colo­nia­lis­mo, el impe­ria­lis­mo y el racis­mo de media­dos del siglo XX, reales, no abs­trac­cio­nes acer­ca de ellos ni estruc­tu­ras de pen­sa­mien­to y cuer­pos teó­ri­cos en los que noso­tros ―los del Ter­cer Mun­do― éra­mos siem­pre coro­la­rios subal­ter­nos, “casos par­ti­cu­la­res”, fol­klo­re, veci­nos moles­tos o lugar de olvi­dos. Los hechos y los pro­ce­di­mien­tos que carac­te­ri­zan a esos enemi­gos de la huma­ni­dad y del pla­ne­ta, pero tam­bién los suje­tos que ellos pro­du­cen, asu­mi­dos sin cegue­ra ni pater­na­lis­mo. Y todo el tra­ba­jo de Fanon enrum­ba­do por una brú­ju­la: la acción revo­lu­cio­na­ria o la nece­si­dad de ella, la rup­tu­ra vio­len­ta de los órde­nes de domi­na­ción como la posi­bi­li­dad de la ins­ti­tu­ción de per­so­nas y socie­da­des nue­vas, acción y rup­tu­ra a las que dedi­ca­ba su inte­lec­to y su pasión. La argu­men­ta­ción de sus tesis poseía una rique­za extra­or­di­na­ria y con­vin­cen­te, asis­ti­da por cien­cias o por la pro­fe­sión que él domi­na­ba, y su pro­sa, tan her­mo­sa, reco­rría la gama que va des­de el opúscu­lo de ver­bo que­man­te has­ta el aná­li­sis más ecuá­ni­me o el encan­to del narrador.

Con Fanon está­ba­mos siem­pre en los temas nues­tros. En la unión y la simul­ta­nei­dad impres­cin­di­ble del socia­lis­mo y la libe­ra­ción nacio­nal, tan poco enten­di­da o nega­da a lo lar­go del siglo, des­de posi­cio­nes diver­sas. En la urgen­cia de cono­cer de ver­dad al ser humano que es pro­du­ci­do por el capi­ta­lis­mo, el colo­nia­lis­mo y el racis­mo, un requi­si­to para dar­les estra­te­gia, tác­ti­cas, efec­ti­vi­dad, masi­vi­dad y per­ma­nen­cia a los cam­bios pro­fun­dos de las per­so­nas y las rela­cio­nes socia­les. En el aná­li­sis rigu­ro­so y con­cre­to de los pro­ce­sos que se viven en una revo­lu­ción, los ras­gos gene­ra­les y las ten­den­cias, los pape­les que tie­ne la actua­ción y, al mis­mo tiem­po, las influen­cias que reci­ben los que actúan y sus reac­cio­nes ante ellas. En la recu­pe­ra­ción de temas que pue­den pare­cer incon­ve­nien­tes, o cau­sa de dis­trac­ción y con­fu­sión, cuan­do en reali­dad son indis­pen­sa­bles si lo que se pre­ten­de es pelear y cons­truir para libe­rar a todos y libe­rar­nos de todas las dominaciones.

El racis­mo, ese ele­men­to que for­mó par­te de la cons­ti­tu­ción de la cul­tu­ra cuba­na y fue tan impor­tan­te en el sis­te­ma de domi­na­ción en el siglo XIX, que tie­ne una his­to­ria inse­pa­ra­ble de nues­tras luchas de libe­ra­ción, fue gol­pea­do muy dura­men­te por la Revo­lu­ción que triun­fó en 1959, en sus bases y en su capa­ci­dad de repro­duc­ción social. Pero muy pron­to el anti­rra­cis­mo fue pasa­do a un plano táci­to, y fia­dos sus obje­ti­vos al del cum­pli­mien­to de los fines más gene­ra­les del pro­ce­so, que debía traer apa­re­ja­do la supera­ción del racis­mo. El pen­sa­mien­to cubano de esos años no fue fuer­te en este tema. Por eso la publi­ca­ción en nues­tro país de Piel negra, más­ca­ras blan­cas, en 1968, fue un suce­so tan importante.

Era un momen­to cru­cial en el esfuer­zo de máxi­ma pro­fun­di­za­ción del socia­lis­mo cubano, y el país seguía inmer­so en su com­ba­te inter­na­cio­na­lis­ta, cuan­do apa­re­ció aquel libro como un rayo de luz, para ayu­dar a situar mejor ambos esfuer­zos ante nece­si­da­des apre­mian­tes. Com­pren­der la diver­si­dad real de com­po­nen­tes y de situa­cio­nes que exis­ten en el seno de un pue­blo polí­ti­ca­men­te uni­do, pero tam­bién per­ci­bir las defor­ma­cio­nes y las inequi­da­des que pare­cen natu­ra­les en la vida coti­dia­na ―don­de la con­se­cuen­cia es con­ver­ti­da en cau­sa―, males que de un modo u otro dis­mi­nu­yen o enve­ne­nan a todos y obs­ta­cu­li­zan la posi­bi­li­dad de crear per­so­nas nue­vas. Cono­cer con­cre­ta­men­te las fun­cio­nes que cum­ple el racis­mo a favor de la opre­sión de cla­se en el capi­ta­lis­mo, pero sin negar la exis­ten­cia de las razas como cons­truc­cio­nes socia­les deter­mi­na­das y como iden­ti­da­des de opre­sión y auto­dis­mi­nu­ción del opri­mi­do, y enten­der las sali­das dife­ren­cia­das que tie­nen los racia­li­za­dos, des­de tra­tar de ser acep­ta­dos como si fue­ran blan­cos has­ta luchar con­tra todas las domi­na­cio­nes. Es decir, com­ple­ji­zar tan­to la crea­ción del socia­lis­mo como las bata­llas cari­be­ñas, lati­no­ame­ri­ca­nas y mundiales.

Aun­que escri­to die­ci­séis años antes, aquel libro tuvo un pres­ti­gio e influen­cia aún mayo­res, por­que ya Los con­de­na­dos de la tie­rra se había esta­ble­ci­do en el pen­sa­mien­to radi­cal cubano como uno de los pila­res del pen­sa­mien­to mar­xis­ta que debía­mos desa­rro­llar para estar a la altu­ra de la Revo­lu­ción y su proyecto.

Al con­cluir «Piel negra, más­ca­ras blan­cas», Fanon se enco­men­da­ba al Marx de «El 18 Bru­ma­rio». Aho­ra, el títu­lo mis­mo de su libro mayor anun­cia­ba su posi­ción. Des­de 1961, los cuba­nos había­mos pues­to a «La Inter­na­cio­nal» en un lugar muy impor­tan­te entre los sím­bo­los revo­lu­cio­na­rios. Aun­que poco tiem­po des­pués caye­ron en el des­cré­di­to varias expre­sio­nes, axio­mas o luga­res comu­nes del pre­ten­di­do socia­lis­mo mun­dial, La Inter­na­cio­nal siguió expre­san­do la deter­mi­na­ción de los cuba­nos y su devo­ción a la cau­sa socia­lis­ta. Era la can­ción de los humil­des, a los que la lucha por una revo­lu­ción hecha por los humil­des y para los humil­des con­vir­tió en pro­le­ta­rios. Y aho­ra venía Frantz Fanon a res­ca­tar el ver­so ini­cial del comu­ne­ro, y le daba una nue­va iden­ti­dad al mis­mo tiem­po que res­ti­tuía su pro­pó­si­to: los con­de­na­dos de la tie­rra somos noso­tros, y median­te la lucha revo­lu­cio­na­ria vamos a abrir­le des­de el Ter­cer Mun­do un nue­vo cau­ce a la libe­ra­ción de todas las per­so­nas y de todos los pue­blos del mundo.

Apun­to, en for­ma tele­grá­fi­ca, un poco de la rique­za de esta obra. La vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria como pra­xis y como noción teó­ri­ca es cen­tral en su argu­men­ta­ción. Un triun­fo des­co­mu­nal del capi­ta­lis­mo actual ha sido con­ver­tir la demo­ni­za­ción de la vio­len­cia en uno de los dog­mas polí­ti­cos más acep­ta­dos y sen­ti­dos por una masa enor­me de opri­mi­dos del mun­do que están acti­vos en cues­tio­nes socia­les y polí­ti­cas. Se con­vier­ten así en agen­tes de su pro­pio desar­me, que se ofre­cen iner­mes e incul­can inac­ción en todo su entorno. Lo peor es que la apa­rien­cia de esa demo­ni­za­ción es moral y de defen­sa de los valo­res del ser humano. Mien­tras, no exis­te freno alguno para la vio­len­cia masi­va impe­ria­lis­ta, que sie­ga vidas por cien­tos de miles, ni para el ase­si­na­to selec­ti­vo que se exhi­be con jac­tan­cia, ni para las incon­ta­bles for­mas de vio­len­cia que se prac­ti­can coti­dia­na­men­te con­tra las mayo­rías del mun­do. A los pobres les que­da ejer­ci­tar y ser víc­ti­mas de la vio­len­cia común, un cán­cer inmen­so que opo­ne a los de aba­jo con­tra sí mis­mos y los des­hu­ma­ni­za, a la vez que ali­men­ta gran­des nego­cios capitalistas.

El lega­do de Mar­tí tuvo que espe­rar por las revo­lu­cio­nes de media­dos del siglo XX. Mao, Ho Chi Minh, Fidel, el Che, Fanon, son sus con­ti­nua­do­res en una nue­va épo­ca his­tó­ri­ca que ya había des­ple­ga­do el mun­do que aquel cubano vio venir. Para Mar­tí, la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria tam­bién era indis­pen­sa­ble como escue­la de per­so­nas nue­vas que se apro­pia­ran total­men­te de su con­di­ción huma­na, se capa­ci­ta­ran como com­ba­tien­tes y ciu­da­da­nos, y apren­die­ran a sus­ti­tuir el egoís­mo por la her­man­dad y la soli­da­ri­dad. La gue­rra sería la escue­la de los hom­bres y muje­res para ser del todo huma­nos, y la garan­tía de que fue­ra posi­ble crear una repú­bli­ca nueva.

La vio­len­cia de Marx es la par­te­ra de la his­to­ria, es la con­di­ción sin la cual la con­cien­cia y la orga­ni­za­ción de cla­se no des­trui­rían el capi­ta­lis­mo, es lo que per­mi­te al pro­le­ta­ria­do deve­nir poder revo­lu­cio­na­rio e ini­ciar el fin de todas las domi­na­cio­nes. La vio­len­cia de Fanon, como la de Mar­tí, es par­te­ra ante todo por­que per­mi­te al colo­ni­za­do con­ver­tir­se en un nue­vo ser humano: “la ‘cosa’ colo­ni­za­da se con­vier­te en hom­bre en el pro­ce­so mis­mo por el cual se libe­ra”. Pero Fanon ya se vale de los nue­vos ade­lan­tos de cam­pos del cono­ci­mien­to de los seres huma­nos, y se vale del mar­xis­mo, que domi­na y uti­li­za de un modo crea­ti­vo. Eso le per­mi­te tam­bién ins­cri­bir los con­flic­tos y las situa­cio­nes con­cre­tas en tota­li­da­des aptas para com­pren­der el sen­ti­do de ellos y orientarse.

Sugie­ro leer con cui­da­do esta tesis de la vio­len­cia de Fanon ―que tam­bién le ha cos­ta­do ser echa­do a un lado duran­te un lar­go perío­do―, dis­cu­tir­la y poner­la en rela­ción con aquel triun­fo cul­tu­ral del imperialismo.

No pue­do refe­rir­me ya a sus ideas sobre la nece­si­dad de que los rebel­des creen su orga­ni­za­ción polí­ti­ca, y las carac­te­rís­ti­cas que ella está obli­ga­da a tener para ser real­men­te revo­lu­cio­na­ria, ni alu­dir a sus riquí­si­mos y polé­mi­cos aná­li­sis sobre la cul­tu­ra nacio­nal y los fun­da­men­tos recí­pro­cos entre ella y las luchas de libe­ra­ción. Tam­po­co comen­ta­ré el capí­tu­lo “Gue­rra colo­nial y tras­tor­nos men­ta­les”, tan rico en datos y suge­ren­cias, pero que des­pués de la orde­na­da expo­si­ción de tesis tan impor­tan­tes que ha hecho pudie­ra pare­cer­le curio­so y dema­sia­do exten­so al que toda­vía no se haya apo­de­ra­do del todo del pen­sa­mien­to de Frantz Fanon.

Pero sí pue­do agra­de­cer que fren­te a las tre­men­das nece­si­da­des de hoy ten­ga­mos otra vez a Fanon con noso­tros. Y citar las pala­bras fina­les de su pri­mer libro: “¡Oh, cuer­po mío, haz de mí, siem­pre, un hom­bre que inte­rro­gue!” Y ter­mi­nar citan­do las pala­bras fina­les de su últi­mo libro: “hay que inven­tar, hay que des­cu­brir (…) com­pa­ñe­ros, hay que cam­biar de piel, desa­rro­llar un pen­sa­mien­to nue­vo, tra­tar de crear un hom­bre nuevo”.

Pala­bras en la inau­gu­ra­ción del Semi­na­rio El Cari­be que nos une, en el 31º Fes­ti­val del Cari­be, Casa del Cari­be, San­tia­go de Cuba, 4 de julio de 2012.

Cubar­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *