La reno­va­da impor­tan­cia de la isla de Jeju- José Luis Robai­na

A pesar de la fuer­te y sos­te­ni­da opo­si­ción popu­lar, Esta­dos Uni­dos y Corea del Sur comen­za­ron la cons­truc­ción de una estra­té­gi­ca base naval en el terri­to­rio sure­ño direc­ta­men­te enfi­la­do con­tra Chi­na que alber­ga­rá por­ta­avio­nes, sub­ma­ri­nos y los más moder­nos y mor­tí­fe­ros sis­te­mas de misi­les inclui­dos nuclea­res.

La base está loca­li­za­da en la aldea de pes­ca­do­res de Gang­jeung, Isla de Jeju (che­ju) a solo 300 km de Qing­dao, sede de la flo­ta del este de la mari­na de Chi­na, la popu­lo­sa ciu­dad de Shan­gai y otras zonas den­sa­men­te pobla­das del este.

La obra, que dicen estar pre­su­pues­ta­da en 970 millo­nes de dóla­res, es cons­trui­da por la par­te sud­co­rea­na para evi­tar incen­ti­var aún más el recha­zo popu­lar que, según encues­tas, abar­ca el 98 por cien­to de la pobla­ción, inclui­do el gober­na­dor de la ínsu­la Woo Keun­min.

Según la infor­ma­ción dis­po­ni­ble la ins­ta­la­ción tie­ne capa­ci­dad para alber­gar 20 navíos, que dicen esta­rán equi­pa­dos con el sis­te­ma de misi­les AEGIS, capa­ces de inter­cep­tar cohe­tes y has­ta saté­li­tes a baja altu­ra y misi­les de ata­que TOMAHAWK que en su ver­sión nuclear tie­nen un alcan­ce de 2 500 Km, muy usa­dos en las agre­sio­nes a Irak, Afga­nis­tán y Libia.

La obra es par­te del sus­tan­cial refor­za­mien­to mili­ta­ris­ta que Washing­ton ha empren­di­do en Asia y la cuen­ca del Paci­fi­co para cer­car y fre­nar a Chi­na y cual­quier otro país que con­si­de­ren pue­da lle­gar a con­ver­tir­se en rival de Esta­dos Uni­dos.

La cons­truc­ción es resul­ta­do de la con­ti­nuas pre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos sobre Corea del Sur para ins­ta­lar en su terri­to­rio el lla­ma­do escu­do anti­mi­si­les como con­fir­mó en mar­zo Eleen Taus­cher, Sub­se­cre­ta­ria de Con­trol de Armas en el Depar­ta­men­to de Esta­do.

La pro­tes­ta de la pobla­ción está sien­do repri­mi­da fuer­te­men­te por las fuer­zas sud­co­rea­nas en pre­sen­cia de acti­vis­tas extran­je­ros tam­bién opues­tos a la cons­truc­ción, quie­nes ini­cia­ron una cam­pa­ña mun­dial para sal­var a Jeju.

Entre los extran­je­ros suma­dos a la com­pa­ña figu­ran pro­mi­nen­tes per­so­na­li­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas como el famo­so lin­güis­ta y pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts Noam Chomsky, el actor Robert Red­ford y el Pre­si­den­te de la cam­pa­ña por el desar­me nuclear pro­fe­sor Dave Webb.

Por la par­te local bata­llan con­tra la base des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des como el pro­fe­sor Yang Moon Mo ex pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Cine­ma­to­grá­fi­ca de Corea que en pri­sión estu­vo en huel­ga de ham­bre 60 días.

En opi­nión de los pobla­do­res, expre­sa­das en mani­fes­ta­cio­nes, decla­ra­cio­nes y pan­car­tas, la base colo­ca está loca­li­dad en el cen­tro de un even­tual con­flic­to béli­co entre Esta­dos Uni­dos y Chi­na, y lo con­vier­te en un obje­ti­vo mili­tar a aba­tir en tal caso y obvia­men­te cal­dea el ambien­te con el pri­mer socio comer­cial de Corea del Sur.

La base es un sus­tan­cial for­ta­le­ci­mien­to del dis­po­si­ti­vo mili­ta­ris­ta esta­ble­ci­do por Washing­ton en Corea del Sur com­pues­to por más de una dece­na de bases, 38 500 efec­ti­vos, todo un ejér­ci­to, el octa­vo, y abun­dan­tes medios aéreos, nava­les y blin­da­dos enfi­la­dos con­tra Corea del Nor­te y Chi­na.

Según diver­sas fuen­tes inclui­das nor­te­ame­ri­ca­nas en las bases esta­dou­ni­den­ses alma­ce­nan bom­bas y minas nuclea­res.

En 1987, en Seúl, el enton­ces Direc­tor de Infor­ma­ción de la Can­ci­lle­ría ase­gu­ró a este perio­dis­ta que el ejer­ci­to sud­co­reano no con­tro­la­ba el arma­men­to ató­mi­co y neu­tró­ni­co alma­ce­na­do en su terri­to­rio, que esta­ba, con­fir­mó, en manos nor­te­ame­ri­ca­nas.

Cuan­do la gue­rra de Corea (1950−1953) los pre­si­den­tes Tru­man y Eisenho­wer orde­na­ron pre­pa­rar varian­tes de bom­bar­deos ató­mi­cos sobre Corea del Nor­te y Chi­na para tra­tar de doble­gar la resis­ten­cia con­tra la agre­sión nor­te­ame­ri­ca­na y públi­ca­men­te ame­na­za­ron con estás accio­nes.

Según el libro Ame­ri­can Lake. Nuclear Peril in The Paci­fic estos pla­nes no lle­ga­ron a con­cre­tar­se por el temor a una even­tual inter­ven­ción sovié­ti­ca y al recha­zo uni­ver­sal así como la impre­pa­ra­ción de las pro­pias fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas para lidiar con las con­se­cuen­cias de un ata­que ató­mi­co cuan­do podía ser afec­ta­do el con­tin­gen­te nor­te­ame­ri­cano sobre el terreno.

Como par­te de la pre­pa­ra­ción de estos ata­ques, entre sep­tiem­bre y octu­bre de 1951 rea­li­za­ron varios simu­la­cros de bom­bar­deos nuclea­res bajo la ope­ra­ción codi­fi­ca­da Exer­ci­se Hud­son Har­bor que cuan­do en la Casa Blan­ca fue­ron ana­li­za­dos lle­va­ron al Pre­si­den­te Eisenho­wer a decla­rar que en Corea el uso del arma­men­to nuclear era más “bara­to” que el de las armas con­ven­cio­na­les.

Inclu­so des­pués de la fir­ma del armis­ti­cio en julio de 1953, la Jun­ta de Jefes de Esta­dos Mayo­res y el Depar­ta­men­to de Esta­do reco­men­da­ron que si se reanu­da­ban las hos­ti­li­da­des Esta­dos Uni­dos debía emplear arma­men­to nuclear con­tra Corea del Nor­te y Chi­na.

La his­to­ria de Jeju ha sido suma­men­te trá­gi­ca.

Antes del comien­zo de la gue­rra, en abril de 1948, su pobla­ción fue bru­tal­men­te masa­cra­da por las fuer­zas sud­co­rea­nas con el apo­yo de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas de ocu­pa­ción por opo­ner­se a la divi­sión del país.

En el clí­max de la his­te­ria anti­co­mu­nis­ta, el enton­ces jefe de la poli­cía nacio­nal Jo Boun­gok decla­ró enfá­ti­ca­men­te: “Si es por el bien de Corea que será mejor que ver­ter gaso­li­na sobre Jeju y que­mar a sus habi­tan­tes a la vez”.

Según el espe­cia­lis­ta en his­to­ria de Corea John Merrill y otras fuen­tes 30.000 ciu­da­da­nos fue­ron ase­si­na­dos duran­te las ope­ra­cio­nes de tie­rras arra­sa­das, 15 % del total y des­pués se prohi­bió ter­mi­nan­te­men­te toda refe­ren­cia a la matan­za.

La pobla­ción sobre­vi­vien­te luchó en ade­lan­te duran­te cin­co déca­das para que se esta­ble­cie­ra la ver­dad y en 2005 el enton­ces Pre­si­den­te Roh Mon hyun ofre­ció públi­cas dis­cul­pas por las atro­ci­da­des come­ti­das sobre esa comu­ni­dad y decla­ró a Jeju como Isla de la Paz Mun­dial.

Dada su excep­cio­nal ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca al sur de Corea entre Chi­na y Japón, Jeju siem­pre ha sido uti­li­za­da como tram­po­lín por fuer­zas extran­je­ras para ata­car a los paí­ses veci­nos.

En el siglo XIII fue ocu­pa­da por los mon­go­les que des­de allí inten­ta­ban con­quis­tar el cer­cano Japón.

Duran­te la agre­sión a Chi­na en el siglo pasa­do, des­de Jeju par­tían los avio­nes japo­ne­ses que bom­bar­dea­ban a Shanghái y otras zonas del este de Chi­na.

Jeju es sede de tres luga­res decla­ra­dos Patri­mo­nio de la Huma­ni­dad por la UNESCO, la lla­ma­da Tri­ple Coro­na, la úni­ca región del mun­do con tal reco­no­ci­mien­to y recien­te­men­te fue pro­cla­ma­da una de las sie­te mara­vi­llas del mun­do.

Cul­tu­ra y nego­cios en Chi­na

Para hacer nego­cios en y con Chi­na debe­mos cono­cer a fon­do su cul­tu­ra. Sola­men­te así incre­men­ta­re­mos las posi­bi­li­da­des de éxi­to para las empre­sas espa­ño­las en un mer­ca­do que debe­mos abor­dar des­po­ja­dos de los pará­me­tros habi­tua­les que usa­mos en los paí­ses occi­den­ta­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *