Si el río sue­na… ¿sig­ni­fi­ca paz a la vis­ta?- J A Gutie­rrez

Las con­ver­sa­cio­nes de paz han vuel­to a poner­se, con el bene­plá­ci­to de una bue­na par­te del esta­ble­ci­mien­to, en la agen­da polí­ti­ca colom­bia­na. Una pata­le­ta de Uri­be, que denun­ció acer­ca­mien­tos del gobierno con las FARC-EP en Cuba, bus­can­do con ello cana­li­zar apo­yo para su pro­yec­to ultraderechista[1], bas­tó para que se gene­ra­ra toda una corrien­te de opi­nión favo­ra­ble a estos acer­ca­mien­tos, salién­do­le el tiro por la cula­ta. San­tos, fren­te al tema, se mane­jó con gran her­me­tis­mo pero hoy Tele­Sur ya ha dado la noti­cia del millón: las FARC-EP habrían fir­ma­do el ini­cio de un acuer­do de paz con el gobierno colombiano[2]. Las expec­ta­ti­vas son gran­des cuan­do hace ape­nas unos días Gabino, máxi­mo coman­dan­te del ELN, decla­ra­ba estar dis­pues­to a sumar­se a una ini­cia­ti­va de diá­lo­go en la que toma­ran par­te las FARC-EP[3]. Pro­nun­cia­mien­to de gran impor­tan­cia ya que entre las lec­cio­nes del pasa­do, está que no es posi­ble hoy la nego­cia­ción en para­le­lo con las dis­tin­tas expre­sio­nes del movi­mien­to gue­rri­lle­ro colom­biano. En momen­tos en que escri­bo estas notas, esta­mos a la espe­ra del pro­nun­cia­mien­to ofi­cial de Juan Manuel San­tos al res­pec­to.

Este acer­ca­mien­to no es gra­tui­to ni nace de una bue­na volun­tad del man­da­ta­rio: es obvio que la tesis del “fin del fin” care­ce de sus­ten­to y que el Plan Colom­bia tocó techo. La insur­gen­cia ha res­pon­di­do al desa­fío plan­tea­do por el avan­ce del mili­ta­ris­mo y un nue­vo ciclo de luchas socia­les ame­na­za con el dete­rio­ro de la situa­ción polí­ti­ca en el mediano pla­zo, a un nivel que será difí­cil de con­tro­lar para la oli­gar­quía. El esce­na­rio polí­ti­co pare­ce, a veces, peli­gro­sa­men­te volá­til. Por otra par­te, tam­po­co sor­pren­de la volun­tad de la insur­gen­cia para acer­car­se a una mesa de nego­cia­cio­nes: por una par­te, por­que es la insur­gen­cia la que ha veni­do plan­tean­do des­de hace 30 años, en todos los tonos posi­bles, la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to social y arma­do, y por otra par­te, por­que la insur­gen­cia ha mejo­ra­do nota­ble­men­te en los últi­mos años su posi­ción de fuer­za, no sólo en lo mili­tar, sino sobre todo, en lo polí­ti­co.

Cui­dar­se de las fal­sas ilu­sio­nes

Aun­que la fir­ma de este acuer­do es un desa­rro­llo posi­ti­vo, no pode­mos ser exce­si­va­men­te opti­mis­tas, ni mucho menos, triun­fa­lis­tas, pen­san­do que la “paz”, por sí sola, repre­sen­ta­rá un triun­fo para los sec­to­res popu­la­res y sus deman­das his­tó­ri­cas, blo­quea­das a san­gre y fue­go por más de medio siglo, des­de el Esta­do. Hay que tener ple­na con­cien­cia de que el camino hacia un even­tual pro­ce­so de nego­cia­cio­nes está pla­ga­do de con­tra­tiem­pos, así como de que exis­ten dife­ren­cias sus­tan­cia­les, de fon­do, res­pec­to al tema de qué espe­rar de estas nego­cia­cio­nes o qué se entien­de por esa pala­bra en boca de todos, “paz”. Hay que tener ple­na con­cien­cia de que la oli­gar­quía con la cual se nego­cia es la más san­gui­na­ria del con­ti­nen­te y que no entra a nego­ciar por un súbi­to cam­bio de cora­zón.

Mien­tras que el con­jun­to de las orga­ni­za­cio­nes socia­les plan­tean que la paz es mucho más que el cese al fue­go, sino que con­sis­ti­ría en la reso­lu­ción colec­ti­va de pro­ble­mas estruc­tu­ra­les que ori­gi­nan la vio­len­cia, para el Esta­do sigue sien­do un tema de des­mo­vi­li­za­ción, rein­ser­ción y la dis­cu­sión de for­ma­li­da­des judi­cia­les relacionadas[4]. San­tos quie­re “una ‘paz express’, suma­ria, mecá­ni­ca. La quie­re clan­des­ti­na, sin la pre­sen­cia de la mul­ti­tud, sin socie­dad civil, sin orga­ni­za­cio­nes popu­la­res. La quie­re sin refor­mas, sin cam­bios de nin­gu­na índo­le en la socie­dad nacio­nal. Para él es sufi­cien­te con el mar­co legal que se apro­bó recien­te­men­te y tal vez las regla­men­ta­cio­nes que con difi­cul­tad podrá tra­mi­tar en un Sena­do hos­til que se le sus­trae ace­le­ra­da­men­te ante el inmi­nen­te pro­ce­so elec­to­ral”[5].

San­tos ha sos­te­ni­do una posi­ción ambi­gua ante el tema de la paz: por una par­te, dice tener las lla­ves de la paz, que un día se le pier­den y al día siguien­te apa­re­cen en una caja fuer­te; por otra par­te, pro­fun­di­za la gue­rra sucia, median­te el for­ta­le­ci­mien­to de la mili­ta­ri­za­ción de las comu­ni­da­des rura­les (los lla­ma­dos pla­nes de Con­so­li­da­ción Terri­to­rial); median­te el for­ta­le­ci­mien­to de los gol­pes a los man­dos medios de la insur­gen­cia y una estra­te­gia de judi­cia­li­za­ción de las “redes de apo­yo” del movi­mien­to gue­rri­lle­ro que some­te al poder judi­cial a las nece­si­da­des del pro­yec­to con­tra­in­sur­gen­te (esen­cia del Plan Espa­da de Honor); y por últi­mo, median­te el for­ta­le­ci­mien­to de la impu­ni­dad para las accio­nes de las fuer­zas arma­das den­tro de una estra­te­gia sis­te­má­ti­ca de terro­ris­mo de esta­do (la resu­rrec­ción del lla­ma­do fue­ro mili­tar, acuer­do al que lle­ga­ron San­tos con Uri­be recien­te­men­te).

Des­de la pers­pec­ti­va san­tis­ta, paz o gue­rra no son sino estra­te­gias para impo­ner un insos­te­ni­ble pro­yec­to eco­nó­mi­co-social neo­li­be­ral, basa­do en el Plan de (Sub) Desa­rro­llo Nacio­nal del san­tis­mo, cuyos pila­res son la agro­in­dus­tria y la mega­mi­ne­ría. Si se logra con­ver­tir esta opor­tu­ni­dad para abrir nego­cia­cio­nes en un espa­cio des­de el cual impul­sar las trans­for­ma­cio­nes socia­les que deman­da el pue­blo colom­biano, depen­de­rá de la capa­ci­dad de pre­sión y movi­li­za­ción del pro­pio pue­blo, y tal cosa suce­de­rá a pesar del Esta­do, no gra­cias a él.

¿Paz? ¿Qué paz?

Hay una cosa que el blo­que domi­nan­te no pier­de de vis­ta. Es que la nego­cia­ción con la insur­gen­cia hoy no es lo mis­mo que las nego­cia­cio­nes de 1990 – 1994. Acá no hay orga­ni­za­cio­nes cuyo espec­tro ideo­ló­gi­co es un libe­ra­lis­mo radi­ca­li­za­do; no esta­mos ante gru­pos refor­mis­tas en armas, cuya direc­ción está copa­da por la “social­ba­ca­ne­ría”; tam­po­co las deman­das polí­ti­cas de estas orga­ni­za­cio­nes insur­gen­tes serán satis­fe­chas con pro­me­sas de refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les cos­mé­ti­cas ni con garan­tías gene­ro­sas para des­mo­vi­li­zar­se, ni acep­ta­rán una “agen­da res­trin­gi­da”. Esta­mos ante movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que repre­sen­tan a los más pobres de los más pobres. Esta­mos ante movi­mien­tos gue­rri­lle­ros que repre­sen­tan las aspi­ra­cio­nes his­tó­ri­cas de ese cam­pe­si­na­do que siem­pre se que­dó deba­jo de todas las ini­cia­ti­vas de “paz”. Esta­mos ante insur­gen­tes cuyos pies se con­fun­den con la tie­rra que pisan. Esta­mos ante quie­nes no han teni­do nada y lo mere­cen todo.

Tam­po­co esta­mos ante gru­pos derro­ta­dos mili­tar­men­te como los que se des­mo­vi­li­za­ron en 1990 – 1994, sino que esta­mos ante orga­ni­za­cio­nes fuer­te­men­te arrai­ga­das en amplias regio­nes del país, con capa­ci­dad ope­ra­ti­va en casi todo el terri­to­rio nacio­nal, con una reno­va­da capa­ci­dad de gol­pear a las fuer­zas arma­das del Esta­do; en amplias regio­nes del país, la insur­gen­cia es una reali­dad polí­ti­ca insos­la­ya­ble, un autén­ti­co doble poder, que es legi­ti­ma­do en otras comu­ni­da­des piso­tea­das por la con­so­li­da­ción terri­to­rial del Ejér­ci­to y el fla­ge­lo para­mi­li­tar. Aun­que se quie­ran con­ven­cer de lo con­tra­rio algu­nos comentaristas[6], si la insur­gen­cia nego­cia hoy es por­que pue­de nego­ciar, por­que tie­ne fuer­za y capa­ci­dad para hacer­lo. Y bien saben en la Casa de Nari­ño que la des­mo­vi­li­za­ción y la ren­di­ción anhe­la­da por el uri­bis­mo no son una opción polí­ti­ca.

Esto lo reco­no­ce un artícu­lo del 25 de Agos­to de El Espec­ta­dor:

Es cla­ro que las Farc no son un inter­lo­cu­tor fácil. Quie­ren refor­ma agra­ria, así sea basa­da en la Ley de Tie­rras y la Ley de Víc­ti­mas; pre­ten­den que se deba­tan las for­mas de con­tra­ta­ción con las mul­ti­na­cio­na­les petro­le­ras y mine­ras; requie­ren espa­cios polí­ti­cos para avan­zar hacia un con­tex­to más demo­crá­ti­co, y creen que hoy la paz pasa tam­bién por el mane­jo ópti­mo del medio ambien­te. Lo demás son deta­lles de for­ma, como el ina­mo­vi­ble de que en caso de con­cre­tar una nego­cia­ción, tie­ne que hacer­se en el terri­to­rio nacio­nal.”[7]

Resul­ta ape­nas obvio que el dis­cur­so de las FARC-EP como una orga­ni­za­ción “terro­ris­ta”, “ban­do­le­ri­za­da”, “con­ver­ti­da en car­tel del nar­co­trá­fi­co”, “lum­pe­ni­za­da”, es insos­te­ni­ble, pura pro­pa­gan­da, aún cuan­do pue­dan cues­tio­nar­se cier­tos méto­dos que uti­li­za. Nadie en su sano jui­cio pue­de negar que todos los aspec­tos que la insur­gen­cia recla­ma (tie­rras, recur­sos natu­ra­les, demo­cra­cia, medio ambien­te, edu­ca­ción, salud, segu­ri­dad social, etc.) son temas de cru­cial impor­tan­cia, don­de las polí­ti­cas del gobierno hacen agua y que requie­ren de la más amplia par­ti­ci­pa­ción del con­jun­to de la socie­dad. Que la insur­gen­cia tome estos temas y los con­vier­ta en ele­men­tos indi­so­cia­bles del avan­ce de cual­quier ten­ta­ti­va por supe­rar el con­flic­to social y arma­do de raíz, es una autén­ti­ca pesa­di­lla para los sec­to­res más recal­ci­tran­tes de la oli­gar­quía. No es la supues­ta ban­do­le­ri­za­ción de la insur­gen­cia, tan bulla­da por los medios ofi­cia­les, lo que ate­rra a la oli­gar­quía, sino su carác­ter polí­ti­co y revo­lu­cio­na­rio, así como su capa­ci­dad para arti­cu­lar las deman­das de dife­ren­tes sec­to­res socia­les.

Es por ello que el blo­que domi­nan­te sabe que la gran lucha que se vie­ne a futu­ro es en el plano polí­ti­co, más que en el mili­tar. Voce­ros del empre­sa­ria­do se han pro­nun­cia­do a favor de una agen­da de nego­cia­ción res­trin­gi­da mol­dea­da en la nego­cia­ción con el M‑19, es decir, una nego­cia­ción sin cam­bios estructurales[8]. Espe­ran salir de las nego­cia­cio­nes con el menor núme­ro de con­ce­sio­nes y refor­mas posi­bles, y saben que esto los pone en con­tra­dic­ción no sola­men­te con la insur­gen­cia, sino con un sec­tor impor­tan­te del pue­blo orga­ni­za­do. Por esto, debe­mos estar aler­tas ante el recru­de­ci­mien­to de la gue­rra sucia y de los ata­ques en con­tra de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res en lucha por el cam­bio social que, tra­di­cio­nal­men­te, han acom­pa­ña­do los pro­ce­sos de diá­lo­go en Colom­bia.

Se ago­ta, momen­tá­nea­men­te, la estra­te­gia mili­ta­ris­ta

Pero aun­que esa oli­gar­quía ten­ga mucho rece­lo de abrir las puer­tas a nego­cia­cio­nes que, con toda segu­ri­dad, ter­mi­na­rán en un deba­te nacio­nal sobre pro­yec­tos anta­gó­ni­cos de país, sabe tam­bién que el per­sis­tir en el rum­bo gue­rre­ris­ta es poner­se la soga al cue­llo; la insur­gen­cia se for­ta­le­ce y exis­te hoy una esca­la­mien­to del con­flic­to social y de la movi­li­za­ción popu­lar en todo el país, que de per­sis­tir, podría ame­na­zar seria­men­te la hege­mo­nía del blo­que domi­nan­te. El país se encuen­tra al bor­de de un nue­vo ciclo de vio­len­cia pre­ci­pi­ta­do por el des­pla­za­mien­to for­za­do, el des­po­jo vio­len­to de cam­pe­si­nos y comu­ni­da­des, la pene­tra­ción de la mega­mi­ne­ría y la agro­in­dus­tria en todo el país. La vio­len­cia con la que se vie­ne impo­nien­do el mode­lo san­ti­fi­ca­do en el Plan de (Sub) Desa­rro­llo Nacio­nal de San­tos, gene­ra, nece­sa­ria­men­te, resis­ten­cia. Y la resis­ten­cia, en un país como Colom­bia, se da de múl­ti­ples for­mas, sien­do cal­do de cul­ti­vo para una situa­ción poten­cial­men­te explo­si­va.

Nego­ciar con la insur­gen­cia le pue­de ser­vir a la oli­gar­quía, en sus más opti­mis­tas pro­yec­cio­nes, para lograr la paz neo­li­be­ral que per­mi­ta el avan­ce del pro­yec­to neo­li­be­ral agro-extrac­ti­vis­ta, redu­cien­do los nive­les de resis­ten­cia, al menos, de los pro­yec­tos insur­gen­tes. En una encues­ta a empre­sa­rios colom­bia­nos hecha por la Fun­da­ción Ideas para la Paz, “La gran mayo­ría dejó cla­ro que des­car­ta una agen­da de nego­cia­ción que inclu­ya refor­mas estruc­tu­ra­les y con múl­ti­ples acto­res, como suce­dió en el Caguán. Pre­fie­ren una res­trin­gi­da al desar­me, la des­mo­vi­li­za­ción y la rein­te­gra­ción don­de el Esta­do pue­de ser ‘gene­ro­so’.”[9]. O sea, paz para faci­li­tar la explo­ta­ción de las masas y del medio ambien­te colom­biano.

En las pro­yec­cio­nes menos opti­mis­tas de la oli­gar­quía, las nego­cia­cio­nes ser­vi­rían al menos para ganar tiem­po y pre­pa­rar­se para enfren­tar, de mane­ra más letal y efi­cien­te, el siguien­te ciclo de vio­len­cia que se cier­ne sobre el hori­zon­te. Tal fue la inten­ción real del gobierno de Pas­tra­na al enfren­tar el pro­ce­so de nego­cia­cio­nes de San vicen­te del Caguán. El pro­pio Pas­tra­na, que habla­ba de paz, mien­tras nego­cia­ba el Plan Colom­bia y daba rien­da suel­ta a la herra­mien­ta para­mi­li­tar del Esta­do, reco­no­ció cíni­ca­men­te en un artícu­lo a los diez años del quie­bre de los diá­lo­gos del Cagúan este hecho:

“[El] Plan Colom­bia (…) [nos] per­mi­tió sen­tar­nos a la mesa de diá­lo­go en des­ven­ta­ja ini­cial, prác­ti­ca­men­te des­ar­ma­dos, con la cer­te­za de que se habría de con­cluir, tras éxi­to o fra­ca­so, con un Esta­do arma­do has­ta los dien­tes y lis­to, como nun­ca antes, tan­to para la gue­rra como para la paz.”[10]

En ambos casos, sea que la oli­gar­quía bus­que la paci­fi­ca­ción del país sin cam­bios sus­tan­cia­les o sea que bus­quen ganar tiem­po para seguir con el nego­cio de la gue­rra, cual­quier paz que se logre será efí­me­ra, será ape­nas la cal­ma que ante­ce­da la vio­len­ta tem­pes­tad que arre­cia­rá de la mano de los exclui­dos, de los des­po­ja­dos, de los vio­len­ta­dos, de los opri­mi­dos. Y son ellos los que deben movi­li­zar­se para impo­ner la nece­sa­ria volun­tad de cam­bios estruc­tu­ra­les y de fon­do: el vien­to sopla a su favor de momen­to, pues la movi­li­za­ción popu­lar va en alza y exis­te una salu­da­ble ten­den­cia a la uni­dad de los que luchan. Estos dos ele­men­tos favo­re­cen la posi­bi­li­dad de que el blo­que popu­lar se con­vier­ta en un fac­tor de peso en las nego­cia­cio­nes, más aún cuan­do el blo­que domi­nan­te pre­sen­ta con­tra­dic­cio­nes inter­nas que, sin ser anta­gó­ni­cas, son bas­tan­te agu­das y le gene­ran una cri­sis de hege­mo­nía.

Los “enemi­gos (no tan) aga­za­pa­dos”: San­to­yo y las con­tra­dic­cio­nes inter­bur­gue­sas

La hege­mo­nía del blo­que domi­nan­te, con­so­li­da­da duran­te casi una déca­da de Plan Colom­bia y la mal lla­ma­da “Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca” (de la cual San­tos fue un con­ti­nua­dor), se ve afec­ta­da no sola­men­te por la cre­cien­te movi­li­za­ción y des­con­ten­to popu­lar, sino que por la ero­sión de la uni­dad del blo­que domi­nan­te. Cada vez se vuel­ven más fre­cuen­tes los cho­ques entre el uri­bis­mo atrin­che­ra­do entre los ele­men­tos enar­de­ci­dos de las fuer­zas mili­ta­res, de los gana­de­ros, de la nar­co­bur­gue­sía y del gamo­na­lis­mo, todos los cua­les ven en la gue­rra su gran nego­cio, y el san­tis­mo que repre­sen­ta los intere­ses supre­mos de los cacaos y del Capi­tal trans­na­cio­nal, que bus­can la “paz” para abrir paso a sus nego­cios e inver­sio­nes en el area agro-extrac­ti­vis­ta. Aun­que estos últi­mos sec­to­res tam­bién hayan recu­rri­do al para­mi­li­ta­ris­mo para ase­gu­rar la “con­fian­za inver­sio­nis­ta” y al des­po­jo vio­len­to para enri­que­cer­se, pri­vi­le­gia­rían una mane­ra menos cos­to­sa de garan­ti­zar sus ganan­cias, lo que los pone en una situa­ción un tan­to dife­ren­te a los sec­to­res de la bur­gue­sía que depen­den, estruc­tu­ral­men­te, del des­po­jo vio­len­to para acu­mu­lar Capi­tal.

El colum­nis­ta Alfre­do Molano, hace unos meses, ana­li­za­ba esta con­tra­dic­ción en el blo­que domi­nan­te y el impac­to que ten­dría sobre un even­tual pro­ce­so de nego­cia­ción:

al pre­si­den­te le que­da más fácil nego­ciar con la gue­rri­lla que con los mili­ta­res, los empre­sa­rios y los gamo­na­les para no ter­mi­nar derro­ta­do en otro Caguán. Fue esa caren­cia el ver­da­de­ro obs­tácu­lo de la nego­cia­ción entre Pas­tra­na y Maru­lan­da. El error del expre­si­den­te no fue el des­pe­je de 30.000 kiló­me­tros, fue no haber nego­cia­do pre­via­men­te con el esta­ble­ci­mien­to y con los mili­ta­res el pre­cio que esas dos pode­ro­sas fuer­zas esta­ban dis­pues­tas a pagar.”[11]

Mien­tras se pro­fun­di­za la cri­sis de hege­mo­nía del blo­que en el poder, y mien­tras avan­zan las luchas popu­la­res así como la insur­gen­cia, sería insen­sa­to para San­tos no reac­cio­nar ante la agi­ta­ción que el uri­bis­mo lle­va ade­lan­te en los cuar­te­les y su tra­ba­jo de pola­ri­za­ción al inte­rior del esta­ble­ci­mien­to. Ni San­tos (ni los cacaos a los que repre­sen­ta, ni el impe­ria­lis­mo que lo res­pal­da) acep­ta­rán que Uri­be se con­vier­ta en un fac­tor de des­es­ta­bi­li­za­ción. Todos ellos apo­ya­ron a Uri­be mien­tras éste les sir­vió y les ayu­dó a recom­po­ner la mal­tre­cha hege­mo­nía de una oli­gar­quía deca­den­te. Pero ni el impe­ria­lis­mo ni la oli­gar­quía tie­nen ami­gos, sino que sólo intere­ses. En el momen­to en que deja de cum­plir ese rol, Uri­be se con­vier­te en un “dese­cha­ble”.

En este sen­ti­do debe leer­se el aco­rra­la­mien­to gene­ral al que la jus­ti­cia está some­tien­do al círcu­lo ínti­mo del uri­bis­mo, con la con­de­na de Rito Ale­jo, los cre­cien­tes seña­la­mien­tos de para­mi­li­ta­res como Man­cu­so entre sus nexos con las AUC, los líos de los fami­lia­res nar­cos del ex pre­si­den­te y la depor­ta­ción del gene­ral San­to­yo. No es que recién nos este­mos dan­do cuen­ta de lo podri­do del entorno de Uri­be; eso se sabe des­de hace tiem­po, pero aho­ra el con­tex­to es otro. Par­ti­cu­lar­men­te el caso San­to­yo pare­ce ser un aprie­te impor­tan­te con­tra Uri­be: si alguien pue­de com­pre­me­ter­lo en el nar­co­trá­fi­co y el para­mi­li­ta­ris­mo, es él. Ya ha empe­za­do a hablar de algu­nos gene­ra­les, inclui­do el bra­zo dere­cho de Uri­be, Mario Mon­to­ya, y ha ame­na­za­do con “can­tar” sobre políticos[12]. ¿Será San­to­yo la car­ta del san­tis­mo para inten­tar poner a Uri­be bajo con­trol? Habrá que ver la reac­ción de Uri­be al anun­cio de paz, lo que pro­ba­ble­men­te hará a tra­vés del Twit­ter. Pero si deci­de seguir jugan­do a la des­es­ta­bi­li­za­ción, su caí­da, muy pro­ba­ble­men­te será sola­men­te cosa de tiem­po.

Meter­le pue­blo a la nego­cia­ción

Aún cuan­do deba­mos ver las nego­cia­cio­nes sin inge­nui­dad y con bas­tan­te rea­lis­mo, es indu­da­ble que el actual momen­to abre un poten­cial enor­me para supe­rar las con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les que han lle­va­do al con­flic­to social y arma­do en Colom­bia, y que han ali­men­ta­do a este mode­lo de capi­ta­lis­mo mafio­so que acu­mu­la en fun­ción del des­po­jo vio­len­to. Tan­to San­tos como los empre­sa­rios recha­zan, o son rea­cios a acep­tar, la par­ti­ci­pa­ción de “múl­ti­ples acto­res” en el pro­ce­so de paz. Es decir, bus­can excluir al pue­blo de la reso­lu­ción de un con­flic­to que le afec­ta direc­ta­men­te, dejan­do así intac­tas las con­di­cio­nes para el esta­lli­do de nue­vas vio­len­cias, como las que cró­ni­ca­men­te azo­tan a las socie­da­des del post con­flic­to cen­tro­ame­ri­cano. Aún cuan­do el movi­mien­to gue­rri­lle­ro en Colom­bia sea par­te de un acu­mu­la­do impor­tan­te de luchas popu­la­res en Colom­bia, y aún cuan­do ten­ga un nivel de legi­ti­mi­dad muy impor­tan­te en muchas regio­nes del país, está cla­ro que ni la insur­gen­cia, ni nin­gu­na expre­sión del movi­mien­to popu­lar colom­biano pue­den tomar la repre­sen­ta­ción exclu­si­va del movi­mien­to popu­lar.

La pro­pia insur­gen­cia se ha mani­fes­ta­do en múl­ti­ples oca­sio­nes en acuer­do con esta posi­ción, la cual ven como con­sis­ten­te con sus pos­tu­la­dos his­tó­ri­cos. En su res­pues­ta al pro­fe­sor Medó­fi­lo Medi­na, el coman­dan­te máxi­mo de las FARC-EP, Timo­león Jimé­nez, expli­ca el sen­ti­do de la lucha de polí­ti­ca, “por el poder para el pue­blo”, de esta gue­rri­lla comu­nis­ta: “Ni en [el] Pro­gra­ma Agra­rio, ni en nin­gún docu­men­to pos­te­rior de las FARC has­ta la fecha de hoy, se ha plan­tea­do jamás que como orga­ni­za­ción polí­ti­co mili­tar nues­tra meta sea la toma del poder tras derro­tar en una gue­rra de posi­cio­nes al Ejér­ci­to colom­biano, como se repi­te una y otra vez por todos aque­llos que insis­ten en seña­lar­nos la impo­si­bi­li­dad de ese obje­ti­vo. Des­de nues­tro naci­mien­to las FARC hemos con­ce­bi­do el acce­so al poder como una cues­tión de mul­ti­tu­des en agi­ta­ción y movi­mien­to.”[13]

En esa linea, el cita­do artícu­lo de El Espec­ta­dor plan­tea cla­ra­men­te, como un pro­ble­ma para la nego­cia­ción, que:

De ante­mano se sabe que otro de los aspec­tos difí­ci­les es la agen­da de las Farc. Al res­pec­to, está cla­ro que en prin­ci­pio la pre­ten­sión de la gue­rri­lla es meter­le socie­dad civil al asun­to. Es decir, que los movi­mien­tos socia­les, la aca­de­mia o las mino­rías polí­ti­cas ten­gan la mis­ma voce­ría que pue­dan tener los gre­mios eco­nó­mi­cos. Por eso el deno­mi­na­do movi­mien­to de la Mar­cha Patrió­ti­ca pue­de cobrar pro­ta­go­nis­mo. Se tra­ta de crear espa­cios polí­ti­cos don­de la dis­cu­sión no se limi­te úni­ca­men­te al pul­so entre el Gobierno y la gue­rri­lla. (…) Sobre el tema del Cau­ca las Farc tie­nen un pen­sa­mien­to cla­ro: si se lle­ga a dar un pro­ce­so de paz con el Gobierno, los indí­ge­nas de ese depar­ta­men­to tie­nen que tener una voce­ría espe­cial en la mesa de diá­lo­go.”[14]

Es nece­sa­rio que el pue­blo recla­me y exi­ja su dere­cho a tomar par­te de este pro­ce­so y lo con­vier­ta en un diá­lo­go nacio­nal en el que se dis­cu­tan los pro­yec­tos de país que están con­fron­ta­dos en un con­flic­to que no es sola­men­te arma­do, sino ante todo social. Sobre la solu­ción polí­ti­ca, la mis­ma res­pues­ta del coman­dan­te Timo­león Jimé­nez esta­ble­ce que ésta:

no pue­de enten­der­se sino como un replan­tea­mien­to del orden exis­ten­te. No se tra­ta de que gue­rri­lle­ros arre­pen­ti­dos y pre­via­men­te des­acre­di­ta­dos en extre­mo, entre­guen las armas, se some­tan al escar­nio mediá­ti­co y jurí­di­co, para lue­go, con la espa­da pen­dien­do de un hilo sobre sus cabe­zas, ingre­sar al mer­ca­do de la polí­ti­ca par­ti­dis­ta a fin de hacer coro a las men­ti­ras ofi­cia­les. De lo que se tra­ta es de recons­truir las reglas de la demo­cra­cia para que se deba­tan ideas y pro­gra­mas en igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Sin el ries­go de ser ase­si­na­dos al lle­gar a casa. O des­apa­re­ci­dos y tor­tu­ra­dos por una mis­te­rio­sa mano negra que ya se anun­cia que exis­te, como aque­llas fuer­zas oscu­ras que exter­mi­na­ron a la Unión Patrió­ti­ca bajo la mira­da impa­si­ble de la cla­se polí­ti­ca colom­bia­na. Es jus­to que se abra un deba­te públi­co y libre sobre estos asun­tos, que se pue­da hablar de estos temas sin ser arro­lla­dos de inme­dia­to por los mono­po­lios infor­ma­ti­vos con­cer­ta­dos.

Hay que meter­le pue­blo a estas nego­cia­cio­nes, aun­que le moles­te a la oli­gar­quía ver a tan­to pati­rra­ja­do copan­do el deba­te polí­ti­co, terreno reser­va­do por dos lar­gos siglos de vida repu­bli­ca­na a una éli­te dora­da, a estir­pes mori­bun­das y deca­den­tes cuyos ape­lli­dos se repi­ten una y otra vez ocu­pan­do todos los car­gos de poder. Se tra­ta de copar ese espa­cio, de lle­var el deba­te polí­ti­co sobre la paz y la gue­rra, sobre el mode­lo polí­ti­co y eco­nó­mi­co a todas las pla­zas públi­cas de Colom­bia, a todas las facul­ta­des y escue­las, a todos los cen­tros de tra­ba­jo, a las minas y las vere­das rura­les. Se tra­ta de uti­li­zar este deba­te para impul­sar un pro­yec­to de país que reco­ja y armo­ni­ce las deman­das más sen­ti­das de todos los sec­to­res popu­la­res que hoy luchan con­tra el mode­lo eco­nó­mi­co de muer­te y saqueo impues­to por los de arri­ba.

El anun­cio del ini­cio de este nue­vo camino en bús­que­da de la solu­ción polí­ti­ca, no debe sig­ni­fi­car que haya que des­mo­vi­li­zar al pue­blo. Muy por el con­tra­rio, indi­ca que es hora de que el pue­blo sal­ga a luchar aún con más deci­sión, que se pro­fun­di­ce la movi­li­za­ción social y que se for­ta­lez­can los espa­cios de uni­dad del pue­blo en lucha. Debe­mos rodear, más que nun­ca expre­sio­nes como la Mar­cha Patrió­ti­ca para evi­tar un nue­vo geno­ci­dio y pro­te­ger los espa­cios des­de los cua­les el pue­blo movi­li­za­do hace sen­tir su voz y su apues­ta por una nue­va socie­dad. Debe­mos apo­yar las luchas de los cam­pe­si­nos, de los tra­ba­ja­do­res, de los pre­sos polí­ti­cos, que hoy se encuen­tran en des­obe­dien­cia y huel­gas en todo el país. Debe­mos exi­gir el cese a la estig­ma­ti­za­ción, la per­se­cu­ción y el encar­ce­la­mien­to de lucha­do­res socia­les. Hay que exi­gir el levan­ta­mien­to del mote de “orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas” a los insur­gen­tes para así garan­ti­zar las con­di­cio­nes ópti­mas para el diá­lo­go fran­co y libre. Debe­mos exi­gir que de este acuer­do ini­cial se avan­ce a un cese al fue­go bila­te­ral y al des­mon­te del para­mi­li­ta­ris­mo como una mane­ra de pro­te­ger la vida y la inte­gri­dad de ese pue­blo que hoy debe con­ver­tir­se en el actor pro­ta­gó­ni­co de este pro­ce­so.

Sola­men­te la movi­li­za­ción popu­lar garan­ti­za­rá que este pro­ce­so de paz que se vis­lum­bra en el hori­zon­te con­clu­ya con las trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les que recla­man amplios sec­to­res en Colom­bia. Y a la luz de los enor­mes desa­fíos plan­tea­dos des­de el poder, esta lucha por la paz no será nada menos que una lucha abier­ta­men­te revo­lu­cio­na­ria. Es hora de hablar cla­ra­men­te sobre la natu­ra­le­za revo­lu­cio­na­ria de esta lucha, que com­pro­me­te la con­fron­ta­ción de un mode­lo basa­do en la explo­ta­ción, el saqueo, la muer­te y la exclu­sión, con un mode­lo que cre­ce en el cora­zón del pue­blo, basa­do en la inclu­sión, en el res­pe­to a las comu­ni­da­des y al medio ambien­te, de carác­ter sos­te­ni­ble para pro­te­ger la vida, la dig­ni­dad y la auto­de­ter­mi­na­ción de las per­so­nas. No es nada más ni nada menos que el tipo de Colom­bia que se quie­re cons­truir lo que está en jue­go.


[1] http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-…-cuba
[2] http://www.telesurtv.net/articulos/2012/08/27/santos-y-….html Ver tam­bién http://www.caracol.com.co/noticias/escuche-aqui-la-entr….aspxhttp://www.semana.com/nacion/telesur-dice-gobierno-farc….aspx
[3] http://www.semana.com/nacion/eln-dispuesto-proceso-conj….aspx
[4] Para un artícu­lo que refle­ja las acti­tu­des pre­do­mi­nan­tes en el Esta­do sobre los alcan­ces limi­ta­dos que espe­ran de una even­tual nego­cia­ción, ver http://www.elespectador.com/impreso/politica/articulo‑3…antos
[5] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=155098&titular=l…eblo-
[6] Ver, por ejem­plo, la últi­ma colum­na de Hum­ber­to de la Calle http://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​o​p​i​n​i​o​n​/​c​o​l​u​m​n​a​-​3​7​0​0​9​3​-​paz o el siguien­te artícu­lo http://www.elespectador.com/impreso/politica/articulo‑3…antos Ver, en res­pues­ta a esta tesis, un artícu­lo nues­tro pre­vio http://​www​.anar​kis​mo​.net/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​1​961
[7] http://www.elespectador.com/impreso/politica/articulo‑3…e‑paz
[8] http://verdadabierta.com/component/content/article/52‑f…farc/
[9] http://verdadabierta.com/component/content/article/52‑f…farc/
[10] http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/caguan-pr…861 – 7
[11] http://www.elespectador.com/opinion/columna-353508-gran…rtida
[12] http://www.elespectador.com/impreso/judicial/articulo‑3…ticos
[13] http://​pren​sa​ru​ral​.org/​s​p​i​p​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​7​176
[14] http://www.elespectador.com/impreso/politica/articulo‑3…e‑paz

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *