La Hai­ne entre­vis­ta a Eduar­do Andra­das: «Madrid es fér­til en revuel­tas con­tra las éli­tes diri­gen­tes»

El his­to­ria­dor nos habla de la res­pues­ta social madri­le­ña a las medi­das del gobierno y afir­ma que «la con­tes­ta­ción en las dos últi­mas huel­gas gene­ra­les ha sido ascen­den­te».

Des­de La Hai­ne-Madrid entre­vis­ta­mos a Eduar­do Andra­das, inves­ti­ga­dor his­tó­ri­co de la Gue­rra Civil Espa­ño­la y poe­ta. Andra­das es miem­bro de la Aso­cia­ción de Estu­dios His­tó­ri­cos “23 de Abril”, colec­ti­vo que des­en­te­rró de las cune­tas del olvi­do la memo­ria his­tó­ri­ca de la Comar­ca Nor­te de Madrid. En Mar­zo de 2009, pre­sen­to su poe­ma­rio “Poe­mas de Uni­ver­so” al que puso voz el actor Pepe Viyue­la. Ha reci­ta­do con­tra la gue­rra de Irak, con poe­tas como José Ramón Cres­po o Mano­lo Rome­ro (yerno del poe­ta José Hie­rro) o a dado pala­bra a las vic­ti­mas del gol­pe de esta­do fas­cis­ta de 1936, con­tra la II Repú­bli­ca Espa­ño­la. Su poe­sía, es un cóc­tel de infec­ción de amor y lati­dos socia­les, escri­be a los aman­tes de clan­des­ti­ni­dad, a los lea­les al 14 de Abril, a la tie­rra que esta ara­da de his­to­ria y al ser libre.(1)

Le pre­gun­ta­mos su opi­nión sobre la tras­cen­den­cia de las luchas que se están dan­do en el Madrid de hoy, atra­ve­sa­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca.

La Hai­ne.- ¿Cómo valo­ras la res­pues­ta social que se está dan­do en la actua­li­dad des­de Madrid a las medi­das anti­po­pu­la­res con las que el gobierno ges­tio­na la cri­sis eco­nó­mi­ca?

Eduar­do Andra­das.- Madrid es fér­til en moti­nes y revuel­tas con­tra las éli­tes diri­gen­tes y la monar­quía. Ya en 1766 la caren­cia de la vida de las cla­ses popu­la­res dio una suble­va­ción por el ham­bre al que eran some­ti­das por la admi­nis­tra­ción de Car­los III. En ella se depu­so al Mar­qués de Esqui­la­che, un refor­mis­ta para la capi­tal del Rei­no y su urba­nis­mo, pero un repre­sor para la pobla­ción. En Madrid somos de carác­ter valen­tón, que por aho­ra se mani­fies­ta por medio de la mani­fes­ta­ción y la auto orga­ni­za­ción. Si lo com­pa­ra­mos con Gre­cia la res­pues­ta es esca­sa ante las medi­das del gobierno, pero el pro­ce­so de des­mon­te de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias por la social­de­mo­cra­cia en la déca­da de los noven­ta del siglo XX, con­lle­va que la evo­lu­ción de la resis­ten­cia y ofen­si­vas de la cla­se obre­ra por su liber­tad toda­vía no haya alcan­za­do su apo­geo.

Si ana­li­za­mos en lo con­cre­to, debe­mos ser opti­mis­tas, la con­tes­ta­ción con­tra las refor­mas labo­ra­les del pue­blo tra­ba­ja­dor madri­le­ño en las dos últi­mas huel­gas gene­ra­les ha sido ascen­den­te. Madrid tra­tó a los mine­ros en lucha del nor­te de la penín­su­la como si fue­ran las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les, recu­pe­ró la cons­cien­cia de cla­se colec­ti­va por un con­flic­to ajeno a su muni­ci­pio y lo hizo suyo. Esto se une a que sec­to­res labo­ra­les has­ta aho­ra pasi­vos como el de Gran­des alma­ce­nes, que han ela­bo­ra­do por pri­me­ra vez en años Huel­gas múl­ti­ples en dife­ren­tes cen­tros de Alcam­po con­tra las medi­das de los regi­do­res de la Comu­ni­dad de Madrid, es nove­do­so que ámbi­tos pre­ca­ri­za­dos e infil­tra­dos por el sin­di­ca­lis­mo patro­ne­ro tipo Feti­co, pase al con­flic­to. Otros cho­ques de cla­se se han dado en empre­sas como Hew­lett-Pac­kard, un entorno poco ver­te­bra­do sin­di­cal­men­te has­ta aho­ra como el de la infor­má­ti­ca.

La dere­cha madri­le­ña está per­dien­do la hege­mo­nía cul­tu­ral que man­te­nía des­de prin­ci­pios de los noven­ta. Y la está ganan­do más que los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de la izquier­da, los movi­mien­tos socia­les y popu­la­res. Recor­de­mos que antes que Sta­lin­gra­do, Madrid fue la pri­me­ra pobla­ción que detu­vo a sus puer­tas al fas­cis­mo inter­na­cio­nal. De esa sus­tan­cia his­tó­ri­ca está toda­vía com­pues­ta esta urbe.

LH.- Según la mayo­ría de los inte­lec­tua­les popu­la­res y cier­tas infor­ma­cio­nes de la pren­sa, pare­ce que la cri­sis eco­nó­mi­ca va a seguir pro­fun­di­zán­do­se. ¿Qué tras­cen­den­cia crees que ten­drá este hecho en el aumen­to o dis­mi­nu­ción de la lucha social en Madrid?

EA.- Pri­me­ra­men­te decir, que la cla­se obre­ra siem­pre está en cri­sis exis­ten­cial y mate­rial bajo el capi­ta­lis­mo. Ya antes del 2007 había madri­le­ños que esta­ban en paro, pasa­ban difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y se les desahu­cia­ba de su hogar por no poder hacer fren­te a los pagos de la hipo­te­ca. Tras esa fecha todo esto se des­bo­có expo­nen­cial­men­te y se pro­le­ta­ri­zó a ámbi­tos de la peque­ña bur­gue­sía y del fun­cio­na­ria­do.

No es una cri­sis, es un robo y un ins­tru­men­to de domi­na­ción de cla­se. El orde­na­mien­to jurí­di­co del esta­do es el aca­ba­do de la corre­la­cio­nes de cla­se, y el capi­ta­lis­mo que decla­ró gue­rra total a la cla­se tra­ba­ja­do­ra quie­re impo­ner una dic­ta­du­ra ínte­gra, que si triun­fa pro­du­ci­rá una cas­ta capi­ta­lis­ta más pode­ro­sa y mino­ri­ta­ria.

La cri­sis está pro­du­cien­do un nue­vo Motín de Argan­da, si hace­mos memo­ria esta loca­li­dad en 1613 esta­ba arrui­na­da y endeu­da­da y el Duque de Ler­ma qui­so sacar bene­fi­cio de la situa­ción com­prán­do­la. Sus habi­tan­tes le reci­bie­ron a su entra­da a gol­pes y no le dió paso a la villa, tuvo que irse de ella ante la pre­sión popu­lar. Hoy los ban­que­ros y los buró­cra­tas se com­por­tan como el Noble Fran­cis­co de San­do­val y se van a encon­trar con la mis­ma répli­ca del pue­blo de Madrid.

Es his­tó­ri­co, a cuan­ta más repre­sión más resis­ten­cia, la dic­ta­du­ra Fran­co-Fas­cis­ta no pudo con todo el peso de su Bri­ga­da polí­ti­co y Social liqui­dar a la opo­si­ción anti­fas­cis­ta duran­te déca­das y es más ésta aumen­tó en los seten­ta y de ser un movi­mien­to pro­pa­gan­dís­ti­co y sin­di­cal, pasó a arti­cu­lar­se en arma­do tam­bién. El esta­do pue­de fabri­car muchos Comi­sa­rios como Rober­to Cone­sa o mato­nes poli­cia­les arque­ti­po Billy el Niño, pue­de mul­tar y encar­ce­lar, seña­lar mediá­ti­ca­men­te, pero la his­to­ria nos indi­ca que no es nada nue­vo, por­que don­de hay orga­ni­za­ción y cons­cien­cia, la tira­nía nun­ca es esta­ble. Per­dió su mejor for­ma de domi­nio, que es la que las capas de las cla­ses popu­la­res crean que los intere­ses de la Bur­gue­sía son tam­bién los suyos. En Madrid y sus alre­de­do­res se están ges­tio­nan­do muchas Argan­das como la de 1613.

LH.- ¿Qué ele­men­tos his­tó­ri­cos crees que debe­ría­mos tener en cuen­ta en esta coyun­tu­ra para supe­rar expe­rien­cias ante­rio­res de luchas fra­ca­sa­das?

EA.- Un error de la izquier­da es el diri­gis­mo de las siglas. Has­ta en ideo­lo­gías igua­les, los mati­ces de ellas, orga­ni­za­dos dife­ren­te­men­te han inten­ta­do impo­ner su mar­ca polí­ti­ca al res­to. La diná­mi­ca debe ser hori­zon­tal y des­car­gar las deci­sio­nes de las direc­cio­nes a las bases. No se pue­de cons­truir revo­lu­ción sin la par­ti­ci­pa­ción lo más mayo­ri­ta­ria­men­te posi­ble de los que la tie­nen que secun­dar.

Otra es el sec­ta­ris­mo de pen­sa­mien­to, hay que bus­car los pun­tos en común de ellos y no las diver­gen­cias. Nin­gu­na corrien­te de la izquier­da con­si­guió una vic­to­ria total per­ma­nen­te sobre el capi­ta­lis­mo. Y todas lo derro­ta­ron algu­na vez, hay que poner en común esas expe­rien­cias y sacar con­clu­sio­nes de acción uni­ta­rias. ¿Por qué se tie­ne que dese­char des­de el Leni­nis­mo ver­te­bra­cio­nes asam­blea­rias? ¿No fue la comu­na de Paris una gran asam­blea?, ¿no fue­ron los patios de los cuar­te­les toma­dos por las mili­cias y las pla­zas y con­sis­to­rios de este esta­do el 18 de Julio de 1936 espa­cios asam­blea­rios? Yo que soy comu­nis­ta creo que las orga­ni­za­cio­nes y corrien­tes mar­xis­tas deben regre­sar al Lenin del ‑Esta­do y la Revo­lu­ción-.

Otro fallo clá­si­co que no debe­mos vol­ver a come­ter es que el par­la­men­ta­ris­mo solu­cio­na todas nues­tras nece­si­da­des revo­lu­cio­na­rias. Des­de mi modes­ta opi­nión hay que unir la pla­za y la fabri­ca y los ayun­ta­mien­tos si es para hacer Mari­na­le­das, no para hacer mons­truos neo­li­be­ra­les de ciu­dad, que es lo que suce­dió en Madrid cuan­do IU con excep­cio­nes entro a gober­nar en los muni­ci­pios con el PSOE y per­dió cual­quier indi­cio de fuer­za trans­for­ma­do­ra.

LH.- ¿Qué papel pue­de lle­gar a jugar el 15‑M en la cons­truc­ción de la res­pues­ta social a la cri­sis?

EA.- El 15‑M es nues­tro EZLN, es un movi­mien­to con­se­jis­ta pero que no arrai­ga en la fábri­ca y sí en los barrios. Se le cri­ti­ca su inde­fi­ni­ción revo­lu­cio­na­ria o su carác­ter refor­mis­ta, quien lo hace nie­ga la dia­léc­ti­ca de los pro­ce­sos. Lenin comen­zó a mili­tar en un par­ti­do refor­mis­ta y difu­so como el POSDR y de él salie­ron las bases teó­ri­cas y estra­té­gi­cas de la orga­ni­za­ción bol­che­vi­que y de la revo­lu­ción de Octu­bre pos­te­rior­men­te. El movi­mien­to Boli­va­riano en Vene­zue­la empe­zó como un ente demo­crá­ti­co reno­va­dor y está modi­fi­cán­do­se con sus con­tra­dic­cio­nes en un suje­to revo­lu­cio­na­rio. No hay movi­mien­to que nace puro, se va hacien­do y mol­dean­do con las expe­rien­cias que va pro­du­cien­do.

Creo que sin el 15‑M, la res­pues­ta social seria menor, le debe­mos que recu­pe­ra­ra los espa­cios públi­cos de las ciu­da­des para el deba­te y el poder de deci­sión de los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas. Que res­ta­ble­cie­ra las asam­bleas, muy limi­ta­das al movi­mien­to sin­di­cal has­ta enton­ces y exclui­das por las direc­cio­nes de los par­ti­dos de la izquier­da, tan­to es así que a la Asam­blea se le lla­ma­ba reu­nión.

El 15‑M es lo mis­mo que le supu­so al movi­mien­to sin­di­cal el naci­mien­to en 1957 de Comi­sio­nes Obre­ras. La mina de la Camo­cha, es hoy la Puer­ta del Sol, aho­ra le fal­ta esa “Huel­go­na” que pon­ga al régi­men neo­li­be­ral exis­ten­te en situa­ción move­di­za.

LH.- ¿Crees que debe­mos apo­yar a los sin­di­ca­tos y par­ti­dos de izquier­da mayo­ri­ta­rios en pos de cons­truir un fren­te amplio con­tra la cri­sis o debe­mos cons­truir la movi­li­za­ción fun­da­men­tal­men­te des­de el ámbi­to extra­par­la­men­ta­rio?

EA.- La revo­lu­ción será extra­par­la­men­ta­ria, lo fue en Cuba en el perio­do 1956 – 59, lo mis­mo pasó en Nica­ra­gua en 1979 o en Rusia en 1917. No es exclu­yen­te que par­ti­dos anti­ca­pi­ta­lis­tas estén en el par­la­men­to, como un ins­tru­men­to más de opo­si­ción obre­ra y que libe­re espa­cios ins­ti­tu­cio­na­les que es lo que suce­dió en Mari­na­le­da. Pero el par­la­men­ta­ris­mo como fin es con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio.

Se debe apo­yar par­ti­dos rup­tu­ris­tas con el entra­ma­do jurí­di­co de 1978, que pre­ten­dan dar fin a la cons­ti­tu­ción monár­qui­ca vigen­te, que es anti­de­mo­crá­ti­ca y sali­da de la pro­gre­sión de la dic­ta­du­ra Fas­cis­ta y no de su derro­ta. Por eso con­si­de­ro que aun­que EH Bil­du des­cui­dó el anti capi­ta­lis­mo, por cen­trar­se en el sobe­ra­nis­mo, se debe apo­yar por­que su vic­to­ria cues­tio­na la for­ma actual del domi­nio de las cas­ta diri­gen­te en esa par­te del esta­do. En cuan­to a IU, es difí­cil tra­ba­jar y más unir con per­so­na­jes como Ángel Pérez, el por­ta­voz muni­ci­pal de esta coa­li­ción en el Ayun­ta­mien­to de Madrid, todo un gorrón polí­ti­co. Izquier­da Uni­da en Madrid, es una orga­ni­za­ción ulce­ro­sa, que sólo ope­ra para poder lle­gar a pac­tos de gobierno muni­ci­pal en los ayun­ta­mien­tos, con excep­cio­nes obvias. En cam­bio en Anda­lu­cía o Extre­ma­du­ra posee sec­to­res revo­lu­cio­na­rios, sean del PCE o de la CUT-BAI con ellos hay que tra­ba­jar en la cons­truc­ción de un blo­que social.

La izquier­da extra­par­la­men­ta­ria esta­tal se está edi­fi­can­do median­te dos par­ti­dos, el PCPE e Izquier­da Anti­ca­pi­ta­lis­ta, tras el des­pe­da­za­mien­to del inten­to uni­ta­rio de Corrien­te Roja, que aspi­ra­ba a la vez a la unión con la izquier­da inde­pen­den­tis­ta y creo que esta­ba en lo acer­ta­do, sin auto­de­ter­mi­na­ción, no pue­de exis­tir pos­te­rior­men­te nin­gu­na repu­bli­ca, que ten­drá las mis­mas ten­sio­nes nacio­na­les que esta monar­quía y sin demo­cra­cia no se eri­ge socia­lis­mo. El 15‑M y el movi­mien­to eco­lo­gis­ta debe con­for­mar el pri­mer sus­ten­to del Blo­que social y popu­lar y la segun­da con­fi­gu­ra­ción la polí­ti­ca con los ya cita­dos par­ti­dos más Red Roja, jun­to a pro­yec­tos como la CUP de Cata­lun­ya, MIA-Pin­to, Repu­bli­ca­nos, ARCO de Cos­la­da, Izquier­da Eco­lo­gis­ta o Los Ver­des de la Comu­ni­dad de Madrid que son de ideo­lo­gía anti­ca­pi­ta­lis­ta. Ello pue­de con­fluir con los sec­to­res del PCE o de la CUT-BAI en un Fren­te que tras­la­de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria a la calle.

Abro un parén­te­sis antes de hablar del movi­mien­to sin­di­cal. Hay que pre­gun­tar­se qué es ser revo­lu­cio­na­rio hoy en el esta­do espa­ñol. El que pre­ten­de sub­ver­tir un régi­men ile­gi­ti­mo como es el impe­ran­te y que es corrup­to en su base mate­rial. El pri­mer inten­to revo­lu­cio­na­rio en Espa­ña se dio en 1820 y dio lugar al Trie­nio Libe­ral, derro­ta­do en 1823 y otra vez inten­ta­do en 1868, ven­ci­do en 1874. El libe­ra­lis­mo fue inca­paz de lle­var a tér­mino un pro­gre­so social en la penín­su­la ibé­ri­ca, por eso tomo su rele­vo el movi­mien­to obre­ro, que ensa­yo en la eta­pa de 1931 – 39 otra fase revo­lu­cio­na­ria. Es la hora de otro pro­nun­cia­mien­to de Las Cabe­zas de San Juan, otra “Glo­rio­sa” y otro 14 de Abril. Hay que traer la demo­cra­cia otra vez. Y por ello apo­yar a par­ti­dos polí­ti­cos que no ten­gan en su pro­gra­ma un cam­bio revo­lu­cio­na­rio es diluir el anti capi­ta­lis­mo y la ideo­lo­gía de izquier­das en algo retó­ri­co.

Por últi­mo en lo sin­di­cal sigo de cer­ca la pro­pues­ta del PCPE de los Comi­tés de Uni­dad Obre­ra o la idea de sin­di­ca­lis­mo tras­ver­sal de Izquier­da Anti­ca­pi­ta­lis­ta. Por aho­ra hay que apo­yar todas las luchas que se defien­dan median­te el con­flic­to labo­ral, ten­gan la siglas que ten­gan y opo­ner­se a pac­tos de ren­tas o unos nue­vos acuer­dos de la Mon­cloa, es tiem­po de avan­zar en los dere­chos de la cla­se obre­ra y no en con­ser­var los esca­sos que nos deja­ron. En algún momen­to el movi­mien­to sin­di­cal se debe­rá plan­tear el comu­nis­mo con­se­jis­ta como sali­da de cla­se a la pre­sen­te cri­sis sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo y regre­sar a la U.H.P. [Uníos Her­ma­nos Pro­le­ta­rios]


Más infor­ma­ción sobre Eduar­do Andra­das:
Artícu­los de Eduar­do Andra­das en La Hai­ne
Blog del Autor
(1) Las afi­ni­da­des selec­ti­vas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *