His­pan TV entre­vis­ta a Evo Mora­les «Yo no he deci­di­do vol­ver a pre­sen­tar­me»

En entre­vis­ta exclu­si­va con His­panTV ‑la señal en espa­ñol de la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán‑, el pre­si­den­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, Evo Mora­les Ayma, reve­la por pri­me­ra vez que ‑pese a estar habi­li­ta­do para un nue­vo man­da­to pre­si­den­cial- aún no tomó una deci­sión acer­ca de pre­sen­tar­se…

…como aspi­ran­te a la pre­si­den­cia en 2014. Duran­te 45 minu­tos de inten­so diá­lo­go, Mora­les res­pon­dió a un amplió aba­ni­co de pre­gun­tas; su ori­gen cam­pe­sino, las impli­can­cias de ser Pre­si­den­te, la inje­ren­cia de Esta­dos Uni­dos, las rela­cio­nes con Irán y los con­flic­tos socia­les que se suce­die­ron en el últi­mo tiem­po.

¿Impor­tan­te el diá­lo­go con la pren­sa inter­na­cio­nal?

Es impor­tan­te para que pue­da infor­mar­se al mun­do sobre las polí­ti­cas socia­les que vamos lle­van­do ade­lan­te y sobre las polí­ti­cas estruc­tu­ra­les. Fun­da­men­tal­men­te, como en este cor­to tiem­po vamos cam­bian­do Boli­via.

Esta­mos en este pala­cio pre­si­den­cial y pen­sa­ba en un pre­si­den­te, que tie­ne un ori­gen cam­pe­sino, ocu­pan­do este pala­cio. Sin embar­go, usted, hace mucho años que se mue­ve entre la alta polí­ti­ca inter­na­cio­nal, me gus­ta­ría pre­gun­tar­le ¿qué que­da en Evo Mora­les de ese diri­gen­te cam­pe­sino, de ese diri­gen­te coca­le­ro del Tró­pi­co de Cocha­bam­ba, qué se man­tie­ne hoy de ese Evo Mora­les des­pués de tan­tos años movién­do­se, via­jan­do por el mun­do, entre tan­tos líde­res?

Para mí sigue lo mis­mo, mis com­pa­ñe­ros, espe­cial­men­te del cam­po, me dicen que “no has cam­bia­do”. Solo que aho­ra no hay tiem­po para com­par­tir como antes. Me encan­ta que los com­pa­ñe­ros del tró­pi­co me digan «com­pa­ñe­ro, Evo», nun­ca me dicen Pre­si­den­te. Me ale­gra. Algu­nos diri­gen­tes obre­ros me dicen «com­pa­ñe­ro, Pre­si­den­te», del movi­mien­to cam­pe­sino me dicen «her­mano, Pre­si­den­te».

Es más movi­mien­to. Estar en todas par­tes. Un día estu­ve en cin­co depar­ta­men­tos con temas de ges­tión y cua­tro o cin­co veces estu­ve en cua­tro depar­ta­men­tos por temas de ges­tión. Antes como diri­gen­te si no esta­ba en los depar­ta­men­tos, siem­pre esta­ba en las cen­tra­les cam­pe­si­nas: dos, tres con­cen­tra­cio­nes, cua­tro o cin­co reunio­nes. Máxi­mo antes esta­ba en dos o tres depar­ta­men­tos como diri­gen­te, como Pre­si­den­te en cua­tro o cin­co depar­ta­men­tos. Eso tam­po­co ha cam­bia­do tan­to, un poco se amplió el tra­ba­jo. Lo que ha cam­bia­do es que antes mi ins­tru­men­to de tra­ba­jo como cam­pe­sino era hacha y mache­te, des­pués cuan­do era diri­gen­te ya era una movi­li­dad y aho­ra es avión, heli­cóp­te­ro, que no es lujo sino otro ins­tru­men­to de tra­ba­jo, tal vez estas cosas han cam­bia­do o, tal vez, esto ha cam­bia­do (seña­la su ves­ti­men­ta), yo antes en mi vida nun­ca cono­cí tra­je y, a veces, cuan­do me pon­go mi jean, mi cami­sa, mi cha­ma­rra digo «aho­ra me sien­to Evo Mora­les».

Siem­pre se dice que el poder ais­la, el Pala­cio, la segu­ri­dad pre­si­den­cial. ¿Usted sien­te que por ese con­tac­to con la gen­te y con las bases man­tie­ne un buen diá­lo­go o si pue­de haber algún ais­la­mien­to?

Me recla­ma­ron mis com­pa­ñe­ros cuan­do había exce­so de segu­ri­dad, yo tra­to de que no haya mucha segu­ri­dad, espe­cial­men­te en las con­cen­tra­cio­nes, en las reunio­nes, ¡son com­pa­ñe­ros final­men­te! Pero tam­bién la poli­cía, el equi­po de segu­ri­dad se ha ade­cua­do, antes era muy rígi­do, muy estric­to, a unos dos o tres metros tenías que ver al com­pa­ñe­ro, aho­ra no, se pue­de ver en las dis­tin­tas imá­ge­nes, que esta­mos en con­tac­to, salu­dan­do, aun­que fal­ta tiem­po para salu­dar, aun­que fal­ta tiem­po para sacar foto como quie­ren los com­pa­ñe­ros. Es casi impo­si­ble aten­der todo, pero siem­pre esta­mos en con­tac­to, hacien­do reunio­nes con los dis­tin­tos sec­to­res socia­les.

¿Le gus­ta ser Pre­si­den­te?

(se ríe) Nun­ca soñé ser Pre­si­den­te. Yo fui de Oru­ro, de Ori­no­ca, al Tró­pi­co de Cocha­bam­ba para mejo­rar la eco­no­mía de la fami­lia, que­ría estu­diar, pero ha muer­to mi padre y, final­men­te, me nom­bra­ron como diri­gen­te sin­di­cal, des­de el ´81 como Secre­ta­rio de Depor­tes, así empe­cé, me inte­gre fácil­men­te al sin­di­ca­to median­te el depor­te, el fút­bol, y cuan­do ya era diri­gen­te prin­ci­pal de la Fede­ra­ción y de las Fede­ra­cio­nes acep­té y cuan­do ya pen­sa­mos en el ins­tru­men­to polí­ti­co no creía tan­to en ese ins­tru­men­to polí­ti­co de la libe­ra­ción social, cul­tu­ral, finan­cie­ra, eco­nó­mi­ca. El 2002, cuan­do por pri­me­ra vez nos pre­sen­ta­mos en la can­di­da­tu­ra, cuan­do por pri­me­ra vez he sido can­di­da­to, me ha sor­pren­di­do la vota­ción. Des­pués de los resul­ta­dos del 2002 recién creí que podía ser pre­si­den­te. Des­de la déca­da del ´50 (el MAS) es el úni­co par­ti­do que ha gana­do cua­tro elec­cio­nes con más del 50 por cien­to de los votos y dos de ellas con más del 60 por cien­to. Eso, que yo sepa, nun­ca ha habi­do. Es el resul­ta­do de un tra­ba­jo per­ma­nen­te. Si el 2005 gana­mos con el 54 por cien­to y en 2009 con el 64 por cien­to, qué Pre­si­den­te des­pués de una ges­tión aumen­ta­ba su vota­ción, nun­ca, siem­pre baja­ba. Estas cosas te com­pro­me­ten mucho más en el tra­ba­jo per­ma­nen­te por el pue­blo boli­viano.

Una pre­gun­ta con cier­ta tram­pa, Pre­si­den­te, yo se que usted tie­ne lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo, evi­den­te­men­te le apa­sio­na lo que hace, ¿has­ta cuan­do se ima­gi­na o has­ta cuan­do le gus­ta­ría ser Pre­si­den­te de Boli­via? Decía cier­ta tram­pa por­que hay una dis­cu­sión de si pue­de pre­sen­tar­se o no, pero más allá de eso ¿has­ta cuán­do le gus­ta­ría ser el líder de este pro­ce­so de cam­bio?

Por aho­ra yo estoy preo­cu­pa­do, abo­ca­do a aten­der las deman­das que tie­nen nues­tros sec­to­res socia­les, como tam­bién nues­tras regio­nes, ese es mi gran inte­rés por­que cuan­do hay resul­ta­dos es una enor­me satis­fac­ción para la auto­ri­dad, pero tam­bién es una emo­ción y ale­gría para los bene­fi­cia­rios. Evi­den­te­men­te, por la nue­va Cons­ti­tu­ción, ten­go una reelec­ción habi­li­ta­da. Es ver­dad que hay algu­nos sec­to­res, algu­nos com­pa­ñe­ros que dicen que hay que ir nue­va­men­te, has­ta aho­ra no se lo dije a nadie pero no he deci­di­do. Cual­quier rati­fi­ca­ción, cum­plien­do con la Cons­ti­tu­ción, mucho va a depen­der del tra­ba­jo que hagas. Yo nun­ca en mi vida me he ofre­ci­do para ser can­di­da­to: ni para diri­gen­te ni para pre­si­den­te ni para dipu­tado. Cuan­do me pro­pu­sie­ron ser can­di­da­to a dipu­tación, recha­cé. Muchos pro­ble­mas en mi orga­ni­za­ción esa vez. Nun­ca me he ofre­ci­do y no ten­ga esa carác­ter de decir «yo o nada». Nun­ca soñé ser pre­si­den­te y lle­gué a ser pre­si­den­te, des­pués de eso ¿qué más? Irme a mi cha­co, estar ahí, yo ten­go un gran deseo que es ir a mi cha­co, tener una casi­ta, como ex Pre­si­den­te reci­bir a mis ex Minis­tros, ex Minis­tras, que ven­gan a visi­tar­me, mis ex Coman­dan­tes, ampliar los naran­jos, mi cato de coca, mis pla­ta­na­das, cose­char, tra­ba­jar, comer, comen­tar, recor­dar como hemos tra­ba­ja­do, como hemos lucha­do tam­bién, por­que en estos momen­tos es tra­ba­jar, tra­ba­jar por el pue­blo y luchar, luchar con­tra el impe­rio y sus ins­tru­men­tos que están inter­na­men­te per­ju­di­can­do el desa­rro­llo del pue­blo boli­viano. Ese es mi gran deseo por aho­ra.

Pre­si­den­te, usted habló de impe­ria­lis­mo. Pare­ce ser que Esta­dos Uni­dos quie­re des­es­ta­bi­li­zar a todos los gobier­nos en el mun­do que no le son afi­nes a sus intere­ses y tie­ne dife­ren­tes estra­te­gias, vimos lo que pasó en Irak, lue­go en Libia, aho­ra en Siria. En nues­tra Amé­ri­ca Lati­na han inten­ta­do gol­pes de Esta­do, moti­nes poli­cia­les, el gol­pe cívi­co-mili­tar con­tra (Manuel) Zela­ya en Hon­du­ras… ¿Qué refle­xión pode­mos hacer sobre el fun­cio­na­mien­to de este Orden Mun­dial?

Un com­pa­trio­ta nues­tro me decía, “Evo tie­nes que saber que el Impe­rio siem­pre va inten­tar gol­pe de esta­do”, bus­car des­es­ta­bi­li­zar el país. Gol­pe de esta­do ha habi­do en toda Lati­noa­mé­ri­ca menos en Esta­dos Uni­dos. ¿Por qué no ha habi­do gol­pes de esta­do en Esta­do Uni­dos? Por que no hay un emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Esta­dos Uni­dos. ¿Cuál me pare­ce la estra­te­gia aho­ra de Esta­dos Uni­dos? Crear con­vul­sión en un país y con eso jus­ti­fi­car una inter­ven­ción, sea con Nacio­nes Uni­das, sea con OTAN. En el tema del Terri­to­rio Indí­ge­na del Par­que Nacio­nal-Isi­bo­re Secu­re (TIPNIS), yo dije el año pasa­do que pasa­ba de la Media Luna polí­ti­ca a la Media Luna indí­ge­na. Si esas mar­chas, esas deman­das, fue­ran por la Pacha­ma­ma yo daría mi vida, pero estas deman­das son polí­ti­cas, son por pla­ta y no es por la Madre Tie­rra, la Madre Natu­ra­le­za. Estas ONGs, la dere­cha y el impe­rio des­tro­zan orga­ni­za­cio­nes y diri­gen­tes. Por eso yo creo mucho en la con­cien­cia del pue­blo boli­viano. Ser auto­ri­dad no es aho­ra un bene­fi­cio, no es un nego­cio, sino un sacri­fi­cio, esfuer­zo, más com­pro­mi­so con el pue­blo boli­viano. Eso apren­dí a ser diri­gen­te y por eso estoy con­ten­to de seguir tra­ba­jan­do por Boli­via.

¿Ha fre­na­do el espí­ri­tu cons­pi­ra­ti­vo o sigue cons­pi­ran­do la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos?, y le pre­gun­to por­que salen algu­nas acu­sa­cio­nes muy per­so­na­les en su con­tra que pare­cen ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia, psi­co­ló­gi­cas, para dañar su ima­gen y la del gobierno. En lo per­so­nal, pare­cen más orques­ta­das des­de algún ser­vi­cio de inte­li­gen­cia extran­je­ro que un arma­do de la pro­pia opo­si­ción. ¿Sigue cons­pi­ran­do Esta­dos Uni­dos?

Sigue. Va a seguir cons­pi­ran­do. Por eso hace un momen­to le dije, aquí esta­mos tra­ba­jan­do por el pue­blo y luchan­do con­tra el impe­rio y eso va a ser per­ma­nen­te. Mien­tras haya una men­ta­li­dad en el mun­do de homo­ge­nei­zar o aca­pa­rar el capi­tal en pocas manos siem­pre habrá una lucha per­ma­nen­te con­tra el capi­ta­lis­mo, con­tra el impe­ria­lis­mo. ¿Pero cómo enfren­tar eso? Es tra­ba­jan­do por el pue­blo. Qué acu­sa­cio­nes, qué calum­nias ven­drán toda­vía. ¿Cómo pue­den per­do­nar a Evo? Antes por el Depar­ta­men­to de Esta­dos Uni­dos, antes de ser pre­si­den­te, acu­sa­do de terro­ris­ta, de Bin Laden andino, de nar­co­tra­fi­can­te, ase­sino, de todo me acu­sa­ron. Cuan­do vemos de mane­ra direc­ta y de fren­te que esta­ba cons­pi­ran­do expul­sa­mos al Emba­ja­dor. Eso no se lo van a per­do­nar a Evo, ni a Boli­via. Está bien que Bra­sil podría expul­sar, Argen­ti­na podría expul­sar al Emba­ja­dor, son paí­ses desa­rro­lla­dos y les pue­den per­do­nar, pero de un lla­ma­do “indio” nun­ca van a per­do­nar. Lo que esta­mos pen­san­do acá es tra­ba­jar, tra­ba­jar por el pue­blo. Tam­bién apren­dí a pen­sar y pen­sar en Boli­via e, inclu­so, dor­mi­do, soñar y soñar por la nue­va Boli­via.

Qué es lo mejor que usted pien­sa que este Pro­ce­so de Cam­bio le ha dado al pue­blo boli­viano.

La demo­cra­ti­za­ción de eco­no­mías, median­te ren­tas y bonos, las polí­ti­cas socia­les, pero tam­bién la nacio­na­li­za­ción para avan­zar en la aten­ción de las deman­das que tie­ne el pue­blo.

Hubo varios con­flic­tos que me pare­ce que gene­ra­ron cier­to des­gas­te para el gobierno: TIPNIS, el lla­ma­do Gaso­li­na­zo, los médi­cos. ¿De algu­na mane­ra hubo una fal­ta de pre­vi­sión polí­ti­ca para enfren­tar esos con­flic­tos o es fácil decir­lo aho­ra des­de acá y una vez que esto ya pasó?

En algu­nos sec­to­res socia­les duran­te un tiem­po pue­de ser que afec­ten estos temas. No es “gaso­li­na­zo” es nive­la­ción de pre­cios, por­que nive­lar el pre­cio de com­bus­ti­ble es cui­dar la eco­no­mía nacio­nal. Yo estoy con­ten­to y feliz por que no me equi­vo­qué, por­que tar­de o tem­prano hay que ter­mi­nar con el tema de esta sub­ven­ción. Si no resol­ve­mos este tema esto pue­de ser el cán­cer de la eco­no­mía nacio­nal. Usted decía de los médi­cos, que es una deci­sión del pri­mer encuen­tro plu­ri­na­cio­nal de que tra­ba­jen ocho horas. Los médi­cos no es que no quie­ren tra­ba­jar ocho horas, tra­ba­jan 12, 13 o 14 horas, se tra­ta de un gru­po de pri­vi­le­gia­do. Que­re­mos que haya más aten­ción a la gen­te pobre. Ese momen­to pue­do ser de des­gas­te pero la gen­te ana­li­za y dice que tie­ne razón el gobierno. Cla­ro esos gru­pi­tos no quie­ren per­der sus pri­vi­le­gios, unos tra­ba­jan en la uni­ver­si­dad, en la caja, en salud públi­ca y en su clí­ni­ca pri­va­da, hacen cua­tro luga­res de tra­ba­jo. Ni siquie­ra las seis horas tra­ba­jan, sino un rati­to van a la con­sul­ta. ¿Y que hacen algu­nos médi­cos? Van a la salud públi­ca, pero lue­go van a su clí­ni­ca pri­va­da. Tar­de o tem­prano sabrá el pue­blo que lo hacía­mos por la salud públi­ca. El TIPNIS, por­que quie­ro hacer camino se pro­tes­ta, no por­que no quie­ro hacer­lo. Este camino se quie­re hacer des­de antes de la fun­da­ción de la Repú­bli­ca, antes de 1825 cocha­bam­bi­nos y benia­nos hicie­ron expe­di­cio­nes para des­cu­brir y hacer camino. El que pro­pu­so tam­bién ha sido Anto­nio José de Sucre, el segun­do pre­si­den­te. Y lamen­ta­ble­men­te algu­na gen­te aga­rra el tema del medio ambien­te. Por supues­to que hay que cui­dar el medio ambien­te. Por eso digo si fue­ran movi­li­za­cio­nes o deman­das por la natu­ra­le­za exce­len­te, pero es una polí­ti­ca por pla­ta.

Pre­si­den­te usted pare­ce una per­so­na de fuer­tes con­vic­cio­nes. Es este uno de sus pun­tos mas fuer­tes como diri­gen­te polí­ti­co. ¿Cuál con­si­de­ra usted que es su prin­ci­pal vir­tud como diri­gen­te polí­ti­co que lo ha lle­va­do has­ta estar sen­ta­do aquí en el Pala­cio Pre­si­den­cial?

Yo no se si vie­ne del sufri­mien­to de nues­tra viven­cia, pero yo sigo pen­san­do en lo que viví en la ado­les­cen­cia y el tró­pi­co de Cocha­bam­ba, una pobre­za… no cono­cía la luz, telé­fono, ducha, baño… con mis 10 años he cono­ci­do ducha. Cuan­do tenía una chom­pa o cami­sa o pan­ta­lón, mi madre me los saca­ba por dos razo­nes: para remen­dar o para bus­car los agu­je­ros del pan­ta­lón, de la chom­pa o de la cami­sa. Yo sigo pen­san­do en esa cla­se de fami­lias, cómo tra­ba­jar por ellas.

Pre­si­den­te, ¿por qué tener rela­cio­nes con Irán, un país que está ame­na­za­do y demo­ni­za­do por los Esta­dos Uni­dos?

Por eso mis­mo, por que está ame­na­za­do por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Siem­pre vamos a estar en alian­za con los paí­ses que son víc­ti­mas del impe­ria­lis­mo.

¿Cómo le han tra­ta­do en sus visi­tas a Irán?

Muy bien, como siem­pre en todas par­tes, excep­to en Esta­dos Uni­dos. Des­pués mucha ama­bi­li­dad, mucha hos­pi­ta­li­dad, en Irán, Chi­na, Corea del Sur, Japón, en todas par­tes.

Pre­si­den­te qui­sie­ra ter­mi­nar esta entre­vis­ta pidién­do­le a usted un men­sa­je para Esta­dos Uni­dos, por que están des­es­ta­bi­li­zan­do y han gene­ra­do muchas gue­rras en muchos luga­res, aho­ra están gene­ran­do una gue­rra inter­na en Siria. Y todo pare­ce indi­car que si logran des­truir a Siria lue­go inten­ta­rán des­truir a Irán.

La pobre­za ha cre­ci­do al 15% en Esta­dos Uni­dos, un país capi­ta­lis­ta, en cri­sis finan­cie­ra, don­de la pobre­za va cre­cien­do, el des­em­pleo ni que decir. Esta­dos Uni­dos debe­ría cam­biar de polí­ti­ca. En algún momen­to me sor­pren­dió el pre­si­den­te Barack Oba­ma, en la penúl­ti­ma Cum­bre de Jefes de Esta­do, dijo que Lati­noa­mé­ri­ca sea socia y que haya res­pe­to mutuo, solo que­dó en pala­bras. Des­de ese momen­to no he creí­do. Su Pre­si­den­te, que vie­ne de una fami­lia dis­cri­mi­na­da, yo de otra fami­lia dis­cri­mi­na­da, y un dis­cri­mi­na­do dis­cri­mi­na a otra dis­cri­mi­na­do. Si no cam­bian de men­ta­li­dad sus auto­ri­da­des polí­ti­cas y de polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, Esta­dos Uni­dos no tie­ne mucho futu­ro.

http://​www​.his​pantv​.com/​d​e​t​a​i​l​/​2​0​1​2​/​0​8​/​2​5​/​1​9​2​6​4​2​/​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​e​x​c​l​u​s​i​v​a​-​h​i​s​p​a​n​t​v​-​e​v​o​-​m​o​r​a​les

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *