Sen­si­bi­li­dad cató­li­ca- Fede de los Rios

Hay quien ase­gu­ra que es la cuar­ta inte­gran­te del gru­po ruso Pussy & Riot, con­de­na­do a dos años de pri­sión por «gam­be­rris­mo blas­fe­mo». No lo creo. Otras fue­ron las causas.

La coti­dia­na visión del pro­gre­si­vo des­cas­ca­ri­lla­mien­to del naza­reno ate­na­za­ba el cora­zón de Ceci­lia. Esta vez no era la sagra­da túni­ca la que sufría el ata­que del des­pia­da­do sali­tre y de la pútri­da hume­dad, era la san­ta faz del Mesías la agre­di­da por tan des­con­si­de­ra­dos ele­men­tos natu­ra­les al fin y a la pos­tre por Él tam­bién crea­dos. Día tras día, misa tras misa y rosa­rio tras rosa­rio, el ros­tro del hijo del car­pin­te­ro se ase­me­ja­ba más a un aque­ja­do de virue­la más bien loca o al de un corre­li­gio­na­rio del resu­ci­ta­do Láza­ro de Beta­nia, her­mano de María la de Mag­da­la, ¡sí hom­bre sí!, el lepro­so, ¡hos­tia!, que pare­ce men­ti­ra, que mucho de «lec­to­res con cri­te­rio» pero des­co­no­céis lo prin­ci­pal de la His­to­ria Sagra­da. La hume­dad mal, abom­ban­do la pin­tu­ra; pero el sali­tre, ¡qué me decís del sali­tre!, todo blan­que­cino el puñe­te­ro, en torno a la boca. Ase­me­ján­do­se más a Fela­dor de miem­bros cor­pó­reos que al Reden­tor de eté­reas almas.

Ceci­lia Gimé­nez, ara­go­ne­sa gene­ro­sa y pasio­nal a la sazón, no pudo más. Y pin­cel en ris­tre, aba­lan­zo­se a des­fa­cer el entuer­to de la capri­cho­sa natu­ra­le­za con el Hace­dor. Maqui­lló el daño del paso de los años, som­bra aquí, som­bra allá, des­pués algu­na defo­lia­ción y algún que otro pee­ling, et voi­là, el tor­tu­ra­do «Ecce Homo» con cara de sufri­mien­to se ha trans­for­ma­do en Ecce Efe­bus con aspec­to de asom­bro. La redon­dez de su actual boca, a lo Car­men de Mai­re­na, no aca­ba de solu­cio­nar el malen­ten­di­do de las anti­guas blan­cuz­cas man­chas, pero con un par o tres de reto­ques de Ceci­lia yo creo que el Cris­to de Bor­ja va a que­dar nique­lao pa fiestas.

Otra cele­bra­ción de lo sagra­do tie­ne lugar en tie­rras de la vie­ja Al-Anda­lus, res­ca­ta­da a los infie­les de la media luna. Ayer, en Alme­ría, rea­li­zan­do la ofren­da flo­ral a su patro­na, la Vir­gen del Mar, pudi­mos ver a Car­los Sán­chez, Pre­si­den­te de Nue­vas Gene­ra­cio­nes del PP de Alme­ría y con­ce­jal de Salud de la ciu­dad. Desea­mos que la cer­ca­nía de la Vir­gen ale­gre su ape­na­do cora­zón por el aban­dono de la huel­ga de ham­bre de Iosu Uri­betxe­ba­rria por­que, como expli­ca­ba en su pági­na web, «tenía la espe­ran­za de ver­lo morir de ham­bre». Y tan impli­ca­do en la defen­sa de la vida, el pasa­do jue­ves mati­za­ba: «per­so­na­jes que se escan­da­li­zan por decir que un eta­rra no tie­ne dere­cho a vivir, pero aplau­den como locos el abor­to ¡hipó­cri­tas!». Sen­si­ble el de las Nue­vas Gene­ra­cio­nes. Por eso la Con­fe­de­ra­ción Espa­ño­la de Aso­cia­cio­nes de les­bia­nas, gays, bise­xua­les y tran­se­xua­les (Cole­gas) le nom­bra­ron por­ta­voz en la pri­me­ra comi­sión muni­ci­pal sobre gays y les­bia­nas. Casi tan sen­si­ble como Car­men Bae­za, foren­se de la Audien­cia Nacio­nal, que pre­fie­re ver morir a Iosu dis­fru­tan­do de la aten­ción médi­ca car­ce­la­ria. Le tira más, al pare­cer, la par­te foren­se de su pro­fe­sión que la par­te médi­ca. Más la muer­te que la cura­ción. Nue­ve dete­ni­dos la denun­cia­ron por no impe­dir sus tor­tu­ras hace cua­tro años.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *