Masa­cre obre­ra en Sudá­fri­ca- Borro­ka Garaia

Cer­ca de 40 mine­ros huel­guis­tas suda­fri­ca­nos de la empre­sa bri­tá­ni­ca Lan­min fue­ron bru­tal­men­te ase­si­na­dos por la poli­cía mien­tras que otros 70 resul­ta­ron heri­dos y, ade­más, 259 per­so­nas fue­ron dete­ni­das. La masa­cre, per­pe­tra­da el jue­ves 168, se dio en el mar­co de una dura huel­ga por aumen­to de sala­rios que vie­nen sos­te­nien­do más de 3000 obre­ros ope­ra­do­res de tala­dros mine­ros des­de el 108. Arma­dos has­ta los dien­tes con armas lar­gas de gue­rra, unos 500 poli­cías per­pe­tra­ron la san­grien­ta matan­za mon­tan­do una arte­ra y cobar­de emboscada.

Los dia­rios publi­ca­ron en pri­me­ra pla­na las fotos de los cadá­ve­res rega­dos por el sue­lo, rodea­dos de poli­cías que seguían apun­tán­do­les con ame­tra­lla­do­ras, esco­pe­tas y pis­to­las. Es la pri­me­ra vez des­de el fin del régi­men del Apartheid en 1994 que se vive la matan­za en gru­po de sec­to­res de la pobla­ción negra. La gra­ve­dad de los hechos gene­ró una impor­tan­te cri­sis polí­ti­ca al gobierno de Jacob Zuma, del par­ti­do Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano (CNA), que se vio obli­ga­do a decre­tar una sema­na de luto en todo el país.

Al día siguien­te, las valien­tes muje­res de los mine­ros rea­li­za­ban una movi­li­za­ción, hacien­do fren­te a los cobar­des poli­cías ase­si­nos en recla­mo de jus­ti­cia. Días des­pués seguían exi­gien­do cono­cer el para­de­ro de varios de sus espo­sos. La cri­sis es tal que el domin­go 198 el ex diri­gen­te juve­nil del CNA, Julius Male­ma, de gran pres­ti­gio entre la juven­tud negra, denun­ció la repre­sión en un acto rea­li­za­do en el lugar de la matan­za, se soli­da­ri­zó con los mine­ros que lo vito­rea­ron y exi­gió la renun­cia de Zuma y la nacio­na­li­za­ción de la mina. Esta cri­sis sur­ge en medio de los pre­pa­ra­ti­vos de la Con­ven­ción Nacio­nal del CNA, que en diciem­bre ten­drá que defi­nir el pró­xi­mo can­di­da­to a presidente.

El mis­mo 198 la empre­sa envió tele­gra­mas inti­man­do a los obre­ros a vol­ver al tra­ba­jo bajo ame­na­za de ser des­pe­di­dos. Pero la com­pa­ñía, blan­co de crí­ti­cas por su res­pues­ta ante los tra­ba­ja­do­res en huel­ga, se vio obli­ga­da a retro­ce­der, y su pre­si­den­te tuvo que reti­rar la ame­na­za de des­pi­do. Los tra­ba­ja­do­res no se deja­ron ame­dren­tar y siguen en huel­ga. Gran­des nego­cios impe­ria­lis­tas, mise­ria obre­ra y popu­lar La mina pro­du­ce pla­tino y está ubi­ca­da en Mari­ka­na, 100 kiló­me­tros al nor­te de Johan­nes­bur­go, la ciu­dad más pobla­da y con mayor con­cen­tra­ción obre­ra de Sudá­fri­ca. Per­te­ne­ce a la mul­ti­na­cio­nal ingle­sa Lon­min, que es la ter­ce­ra pro­duc­to­ra mun­dial de ese metal y emplea unos 28.000 obre­ros (de un total de medio millón de mine­ros en todo el país). Sudá­fri­ca es par­te a nivel mun­dial de las “eco­no­mías emer­gen­tes”, los lla­ma­dos BRICS (Bra­sil, Rusia, India, Chi­na y Sudá­fri­ca), pero su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co está basa­do en aumen­to de las expor­ta­cio­nes mine­ras y no en un desa­rro­llo indus­trial. La polí­ti­ca del CNA ha sido sos­te­ner el cre­ci­mien­to en base a polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y a la expor­ta­ción de mine­ra­les, garan­ti­zan­do a las gran­des mine­ras la impo­si­ción de bajos sala­rios y con­di­cio­nes labo­ra­les precarias.

Sudá­fri­ca tie­ne la mayor reser­va mun­dial de pla­tino y es el prin­ci­pal expor­ta­dor, uno de los mayo­res pro­duc­to­res de oro y car­bón, y el mayor pro­duc­tor de dia­man­tes. Una feno­me­nal explo­ta­ción de recur­sos en manos de las mul­ti­na­cio­na­les impe­ria­lis­tas, que va de la mano de un mayor empo­bre­ci­mien­to de las masas y aumen­to de las des­igual­da­des. Sudá­fri­ca tie­ne uno de los mayo­res índi­ces de “des­igual­dad social” entre blan­cos y negros, e inclu­so entre una cas­ta buro­crá­ti­ca de fun­cio­na­rios negra, desa­rro­lla­da alre­de­dor del CNA. La huel­ga de los mine­ros de Mari­ka­na es una res­pues­ta obre­ra a las con­se­cuen­cias de la cri­sis inter­na­cio­nal con epi­cen­tro en Euro­pa (prin­ci­pal socio comer­cial de Sudá­fri­ca), que actual­men­te está afec­tan­do esta eco­no­mía, que ya tie­ne un 30% de des­ocu­pa­ción, por la caí­da del pre­cio del pla­tino y el enca­re­ci­mien­to del cré­di­to externo. Pocos días des­pués de la masa­cre en Mari­ka­na, ha esta­lla­do otra huel­ga en la mine­ra Bafo­keng Rasi­mo­ne Pla­ti­num, mos­tran­do la explo­si­vi­dad de estos sec­to­res obre­ros super­ex­plo­ta­dos, que cobran los sala­rios más bajos de Sudá­fri­ca y viven haci­na­dos en cho­zas al lado de la mina. Al cie­rre de esta edi­ción se daba a cono­cer una ter­ce­ra huel­ga en la Anglo Ame­ri­can Pla­ti­num, tam­bién por aumen­to de salarios.

Gran lucha y acti­vis­mo obrero

La huel­ga es durí­si­ma por­que la buro­cra­cia del Sin­di­ca­to Nacio­nal de Mine­ros (NUM, en inglés), alia­da al gobierno, vie­ne inten­tan­do que­brar la lucha con dis­tin­tos méto­dos, inclu­yen­do el envío de mato­nes. El acti­vis­mo, que cuen­ta con más de 3000 obre­ros sos­te­nien­do la con­cen­tra­ción en la mina, se nuclea en la Aso­cia­ción de Mine­ros y Tra­ba­ja­do­res de la Cons­truc­ción (AMCU, en inglés). El AMCU es una rup­tu­ra de la NUM, uno de los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos de la cen­tral obre­ra nacio­nal COSATU, tam­bién en manos de la buro­cra­cia ofi­cia­lis­ta. La huel­ga fue decla­ra­da ile­gal por el gobierno, y en los días pre­vios a la masa­cre del jue­ves se habían pro­du­ci­do algu­nos enfren­ta­mien­tos con­tra guar­dias de segu­ri­dad, mato­nes de la buro­cra­cia y poli­cías, dejan­do un sal­do de 10 muer­tos. Así, la huel­ga está mos­tran­do no sólo la dis­po­si­ción a la lucha con­tra la patro­nal por las rei­vin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas, sino tam­bién la ten­den­cia a una rup­tu­ra más pro­fun­da de miles de obre­ros con sus direc­cio­nes sin­di­ca­les buro­crá­ti­cas. En el sec­tor mine­ro, la buro­cra­cia pare­ce con­ser­var sólo un ter­cio del apo­yo de las bases, mien­tras que otro ter­cio esta­ría con la AMCU y el res­to con nin­guno de los dos.

Las decla­ra­cio­nes del líder de la COSATU, que lla­mó a la uni­dad del movi­mien­to obre­ro, pare­ce mos­trar que este pro­ce­so no está limi­ta­do sólo a la mine­ría sino que se extien­de a otros sec­to­res del movi­mien­to obre­ro suda­fri­cano. Ya en 2010, cuan­do los diri­gen­tes levan­ta­ron la gran huel­ga de tra­ba­ja­do­res esta­ta­les, habían sido abu­chea­dos por sus bases. En enero de 2012, los obre­ros de la mine­ra de pla­tino Impa­la lle­va­ron ade­lan­te una his­tó­ri­ca huel­ga ante el des­pi­do de 5.000 tra­ba­ja­do­res. 17.000 mine­ros sos­tu­vie­ron la huel­ga sin el apo­yo del sin­di­ca­to NUN y pese a ser decla­ra­da ile­gal por el gobierno.

Los acti­vis­tas de la AMCU denun­cia­ron que los mato­nes de la buro­cra­cia están tra­ba­jan­do abier­ta­men­te con la poli­cía y segu­ri­dad pri­va­da para ame­dren­tar a los tra­ba­ja­do­res. Tras la repre­sión, los diri­gen­tes de la NUM y COSATU mos­tra­ron un rol aún más anti­obre­ro, jus­ti­fi­can­do de hecho la masa­cre al repe­tir el dis­cur­so de la poli­cía de que los mani­fes­tan­tes esta­ban arma­dos y de que hubo dis­pa­ros de ambos lados.

Esta gran lucha mine­ra y el sur­gi­mien­to de sec­to­res sin­di­ca­les más com­ba­ti­vos que rom­pen con la direc­ción de la COSATU refle­jan un cre­cien­te des­con­ten­to obre­ro y popu­lar con el gobierno del CNA. Este par­ti­do-movi­mien­to, jun­to al Par­ti­do Comu­nis­ta y la COSATU, gobier­nan Sudá­fri­ca en una alian­za tri­par­ti­ta des­de el ’94, lue­go de ganar las elec­cio­nes la pri­me­ra vez que la pobla­ción negra pudo votar. Millo­nes de tra­ba­ja­do­res y sec­to­res pobres urba­nos lo veían como el gobierno que les per­mi­tió con­quis­tar dere­chos civi­les y demo­crá­ti­cos y des­per­ta­ba la ilu­sión de mejo­rar su nivel de vida. El ANC, fun­da­do en el año 1912 con el obje­ti­vo de for­mar un esta­do nacio­nal-demo­crá­ti­co que inclu­ye­ra a blan­cos y negros, cre­ció expo­nen­cial­men­te en los años ’50 por su rol en las luchas con­tra el régi­men del Apartheid, con­vir­tién­do­se en la direc­ción his­tó­ri­ca de la lucha de las masas suda­fri­ca­nas por su libe­ra­ción del régi­men sepa­ra­tis­ta, con la figu­ra emble­má­ti­ca de su diri­gen­te Nel­son Mandela.

El régi­men del Apartheid

El Apartheid (que sig­ni­fi­ca “sepa­ra­ción” en afri­kaans – la len­gua de la mino­ría blan­ca) rigió des­de 1948 y esta­ba basa­do en con­si­de­rar a los negros como raza infe­rior que no debía mez­clar­se con la blan­ca. Las masas negras esta­ban des­ti­na­das sola­men­te a ser mano de obra bara­ta, sin dere­chos labo­ra­les bási­cos (como el dere­cho a sin­di­ca­li­zar­se ni agru­par­se, y no tenían acce­so a los tra­ba­jos cua­li­fi­ca­dos o mejor pagos), para la bur­gue­sía blan­ca y los mono­po­lios impe­ria­lis­tas. No tenían siquie­ra los míni­mos dere­chos que exis­ten en un país capi­ta­lis­ta, inclu­so con regí­me­nes dic­ta­to­ria­les, de ser con­si­de­ra­dos ciudadanos.

De la mano del impe­ria­lis­mo inglés y nor­te­ame­ri­cano, la mino­ría blan­ca segre­ga­ba a los negros de todos los ámbi­tos de la socie­dad: no podían votar, tenían que vivir en barrios ale­ja­dos de los blan­cos, via­jar en auto­bu­ses espe­cia­les, no podían uti­li­zar los mis­mos baños y los niños negros no podían asis­tir a las mis­mas escue­las. No se les per­mi­tía via­jar libre­men­te por el país, debían hacer filas dis­tin­tas, esta­ba legal­men­te esta­ble­ci­do que un negro cobra­ra menos que un blan­co por hacer el mis­mo tra­ba­jo, no podían usar las mis­mas pla­yas ni edi­fi­cios públi­cos (como escue­las), los pro­gra­mas de estu­dio para negros eran infe­rio­res a los de los blan­cos y las rela­cio­nes sexua­les y el matri­mo­nio entre per­so­nas negras y blan­cas esta­ban prohi­bi­dos por ley.

Rebe­lión de las masas y tran­si­ción pac­ta­da con el CNA

Las masas negras que venían luchan­do heroi­ca­men­te con­tra esta igno­mi­nio­sa opre­sión racis­ta de los blan­cos y el impe­ria­lis­mo fue­ron víc­ti­mas de gran­des masa­cres como la de Shar­pe­vi­lle en 1960 o la de Sowe­to en 1976. A fines de los ‘80 esta lucha venía en cla­ro ascen­so, ame­na­zan­do con trans­for­mar­se en una abier­ta revo­lu­ción obre­ra y popu­lar. Para evi­tar esta pers­pec­ti­va, el impe­ria­lis­mo y la mino­ría blan­ca en el poder pusie­ron en mar­cha una tran­si­ción orde­na­da y nego­cia­da con el CNA. Esta direc­ción, que había enca­be­za­do la lucha anti-Apartheid y fue, jun­to al PC, la media­ción refor­mis­ta entre las masas y el régi­men, pac­tó esta sali­da, con Man­de­la a la cabe­za, garan­ti­zan­do que no se toca­sen los intere­ses eco­nó­mi­cos de los blan­cos y el impe­ria­lis­mo, así como la impu­ni­dad por los crí­me­nes come­ti­dos con­tra los negros, que se garan­ti­zó con la Comi­sión de la Ver­dad (ver aparte).

El pro­ce­so para des­mon­tar el ascen­so duró varios años: des­de 1989, cuan­do Fede­rik De Klerk comen­zó el des­man­te­la­mien­to del régi­men, has­ta 1994, cuan­do asu­me Man­de­la. El fin del Apartheid y la obten­ción de los dere­chos civi­les para las masas negras son por lo tan­to una con­ce­sión que se vie­ron obli­ga­dos a hacer la mino­ría blan­ca opre­so­ra y el impe­ria­lis­mo, ante el ries­go de per­der­lo todo fren­te a las masas negras. Acep­ta­ron el sis­te­ma de “una per­so­na un voto” que lle­va­ría a un gobierno negro, mien­tras que el CNA y el Par­ti­do Comu­nis­ta impo­nían una polí­ti­ca de “recon­ci­lia­ción nacio­nal” para fre­nar la movi­li­za­ción de las masas. Esto se dio en el mar­co, ade­más, de que el Apartheid ya era insos­te­ni­ble por otros fac­to­res, como la derro­ta de Sudá­fri­ca en la gue­rra de Ango­la y la pre­sión inter­na­cio­nal con­tra el Apartheid que había lle­va­do a que el impe­ria­lis­mo pusie­ra en mar­cha las negociaciones.

El CNA, que fue lega­li­za­do en 1990, con el apo­yo del PC, fue el que per­mi­tió que este plan se lle­va­ra a cabo, acep­tan­do las con­di­cio­nes de la bur­gue­sía blan­ca y el impe­ria­lis­mo. Jun­to a la COSATU y el PC, for­ma­ron la “alian­za tri­par­ti­ta” con Nel­son Man­de­la (libe­ra­do en 1990 tras 27 años en pri­sión) a la cabe­za. Se trans­for­mó así en el garan­te de la esta­bi­li­dad capi­ta­lis­ta y en el apli­ca­dor de los pla­nes neo­li­be­ra­les de ajus­te y pri­va­ti­za­cio­nes, sobre todo a par­tir de los gobier­nos de Mbe­ki y su “Plan de Cre­ci­mien­to, Empleo y Redis­tri­bu­ción” (GEAR, por sus siglas en inglés), lo que des­ató la resis­ten­cia obre­ra y popu­lar y abrió cri­sis recu­rren­tes en la “alian­za”.

El actual gobierno de Jaco­bo Zuma, tam­bién del CNA, lle­gó en medio de la cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal de 2008/​2009. Los capi­ta­lis­tas rea­li­za­ron cien­tos de miles de des­pi­dos con el vis­to bueno del gobierno, que siguió la polí­ti­ca neo­li­be­ral de su ante­ce­sor. Hubo una dura resis­ten­cia obre­ra y popu­lar en 2009 y 2010. Se pro­du­jo la gran huel­ga de la cons­truc­ción (que para­li­zó las obras en los esta­dios para el mun­dial de fút­bol) y la elec­tri­ci­dad en 2009, la de los tra­ba­ja­do­res esta­ta­les en 2010 por aumen­tos sala­ria­les, y las movi­li­za­cio­nes con­tra la pobre­za y por la fal­ta de infra­es­truc­tu­ra en los anti­guos gue­tos del Apartheid, que son enor­mes villas mise­ria don­de las pau­pé­rri­mas con­di­cio­nes de vida se man­tie­nen intac­tas. La mayor par­te de estas pro­tes­tas y movi­li­za­cio­nes, que cons­ti­tu­ye­ron ver­da­de­ras cri­sis polí­ti­cas para el gobierno de Zuma, fue­ron repri­mi­das fuer­te­men­te por la poli­cía, dejan­do muchos mani­fes­tan­tes muer­tos. Esta ola de huel­gas y con­flic­tos fue­ron con­vo­ca­das y diri­gi­das por la cen­tral obre­ra nacio­nal, COSATU, y sus sin­di­ca­tos, que pese a estar diri­gi­da por buró­cra­tas afi­lia­dos al ofi­cia­lis­ta CNA debió poner­se a la cabe­za del des­con­ten­to social para que éste no se salie­ra de cause.

El poder eco­nó­mi­co sigue en manos del impe­ria­lis­mo y de la éli­te capi­ta­lis­ta blanca

Hoy, des­pués de 18 años de gobierno del CNA, que­da demos­tra­do que la con­quis­ta de los dere­chos civi­les y has­ta de un gobierno negro, no resol­vió nin­guno de los pro­ble­mas demo­crá­ti­cos pro­fun­dos, estruc­tu­ra­les ni socia­les más acu­cian­tes de las mayo­rías labo­rio­sas. El resul­ta­do de la tran­si­ción pac­ta­da fue que el impe­ria­lis­mo y sus mono­po­lios sigan con sus gran­des nego­cios, explo­tan­do a los tra­ba­ja­do­res negros y expo­lian­do los recur­sos natu­ra­les. La bur­gue­sía blan­ca man­tu­vo sus posi­cio­nes eco­nó­mi­cas, como las gran­des tie­rras cul­ti­va­bles, entre otras. De esta mane­ra, los dere­chos civi­les y la lega­li­dad de los sin­di­ca­tos y par­ti­dos negros, se vuel­ven for­ma­les para las gran­des masas negras. Inclu­so el ex diri­gen­te juve­nil, Julius Male­ma, guia­do por el inte­rés de posi­cio­nar­se mejor en la inter­na del CNA, decla­ró que “nos die­ron la demo­cra­cia pero nin­gu­na con­quis­ta social”.

La masa­cre de Mari­ka­na es una trá­gi­ca mues­tra de esto. Los gue­tos siguen exis­tien­do en tan­to barrios muy pre­ca­rios y mar­gi­na­les, casi sin agua ni luz eléc­tri­ca, sin gas ni cloa­cas efi­cien­tes. La basu­ra debe ser que­ma­da por los pro­pios habi­tan­tes por­que no hay ser­vi­cio de reco­lec­ción. La pobre­za inclu­so aumen­tó con res­pec­to a déca­das ante­rio­res, afec­tan­do a más de la mitad de la pobla­ción, lo mis­mo que la des­ocu­pa­ción, que lle­ga a casi el 30% (y al 50% entre los jóve­nes). Las con­di­cio­nes de tra­ba­jo pre­ca­rio se man­tie­nen de la mano de la ter­ce­ri­za­ción masi­va que se impul­sa des­de el mis­mo gobierno. La epi­de­mia del SIDA afec­ta a una de cada sie­te per­so­nas en el país y la expec­ta­ti­va de vida ape­nas supera los 50 años. Este “Apartheid social y eco­nó­mi­co”, es pro­duc­to de que se ha man­te­ni­do intac­ta la estruc­tu­ra capi­ta­lis­ta semi­co­lo­nial del país, e inclu­so del desa­rro­llo de una peque­ña y nue­va éli­te y bur­gue­sía negra que avan­zó en una mayor entre­ga al capi­tal internacional.

¿Qué fue la Comi­sión para la Ver­dad y la Reconciliación?

La Comi­sión para la Ver­dad fue un orga­nis­mo ofi­cial crea­do por el gobierno de Sudá­fri­ca para la recon­ci­lia­ción social al fin del Apartheid, entre la éli­te blan­ca ase­si­na y los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo mayo­ri­ta­ria­men­te negros que fue­ron sojuz­ga­dos y segre­ga­dos duran­te déca­das. Se basó en la Ley para la Pro­mo­ción de la Uni­dad Nacio­nal y la Recon­ci­lia­ción, de 1995, un año des­pués de la asun­ción del pre­si­den­te Nel­son Man­de­la. Fue enca­be­za­da por el arzo­bis­po Des­mond Tutu, quien plan­teó el lema: “Sin per­dón no hay futu­ro, pero sin con­fe­sión no pue­de haber per­dón”, es decir que los ase­si­nos del pue­blo podían con­fe­sar sus crí­me­nes y si se arre­pen­tían logra­ban la impu­ni­dad por sus actos. Aque­llos que hubie­ran con­fe­sa­do total­men­te, con deta­lles, y mos­tra­do un sin­ce­ro arre­pen­ti­mien­to, podían bene­fi­ciar­se de una amnis­tía. Sola­men­te los que se nega­sen a reco­no­cer los crí­me­nes come­ti­dos serían entre­ga­dos a la justicia.

Esta impu­ni­dad para los crí­me­nes del Apartheid fue una pie­za cla­ve en la tran­si­ción pac­ta­da que nego­ció el CNA y sus socios del PC y la COSATU con la mino­ría racis­ta blan­ca y el imperialismo.

Sólo se juz­ga­rían los casos más “extre­mos” dejan­do un sin­fín de ase­si­nos y tor­tu­ra­do­res impu­nes. Por últi­mo, la comi­sión igua­la­ba las gran­des vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos come­ti­dos por el régi­men con las accio­nes de aque­llos que lo habían com­ba­ti­do, como fue­ron los gru­pos arma­dos que enfren­ta­ron por esa vía al régi­men. Una teo­ría de “los dos demo­nios” que bien cono­ce­mos en muchos otros países.

La Ver­dad Obre­ra /​Extrac­ta­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *