Mal tra­to por par­te de los fun­cio­na­rios de Mar­tu­te­ne- Etxerat

El pasa­do 18 de agos­to, el pre­so Bigu­ri y sus fami­lia­res de avan­za­da edad, tuvie­ron pro­ble­mas con los fun­cio­na­rios de la cár­cel de Mar­tu­te­ne (la madre tie­ne 82 años y su tía 76). Ellas dos y otros dos fami­lia­res iban a rea­li­zar un vis a vis fami­liar con Bigu­ri, pero cuan­do se reu­nie­ron en la sala de vis a vis, un fun­cio­na­rio se les acer­có y les indi­có que en esa sala no podían rea­li­zar la visi­ta y que tenían que subir al segun­do piso, pues­to que Bigu­ri se encon­tra­ba en pri­mer gra­do y las comu­ni­ca­cio­nes las tenía inter­ve­ni­das y gra­ba­das, y que les corres­pon­día una sala para poder inter­ve­nir las con­ver­sa­cio­nes. Bigu­ri le con­tes­to que era la ter­ce­ra vez que pedían esa sala, pues­to que su madre está inca­pa­ci­ta­da para subir las esca­le­ras del segun­do piso. Y que has­ta enton­ces habían uti­li­za­do esa sala sin nin­gún pro­ble­ma por par­te de los funcionarios.

Des­pués de dis­cu­tir con el fun­cio­na­rio, tuvie­ron la opor­tu­ni­dad de estar con el jefe de ser­vi­cios. Este les hizo dos pro­pues­tas; que la madre inca­pa­ci­ta­da físi­ca­men­te de Bigu­ri no rea­li­za­ra el vis a vis (rea­li­zar la visi­ta en la sala del segun­do piso), rea­li­zar esa visi­ta otro día (des­pués de conducir160 kiló­me­tros has­ta la cár­cel) o que rea­li­za­ran una comu­ni­ca­ción ordi­na­ria (con cris­tal). Bigu­ri y sus fami­lia­res deci­die­ron rea­li­zar la visi­ta ordi­na­ria (se que­da­ron sin vis a vis familiar).

Una vez den­tro de la peque­ño habi­tácu­lo de la visi­ta ordi­na­ria, un fun­cio­na­rio se diri­gió a don­de ellos y les dijo que tenían que cam­biar de cabi­na, pues­to que en la que esta­ban la cin­tra de gra­var las con­ver­sa­cio­nes se había ter­mi­na­do. En esa situa­ción de tan­ta moles­tia por par­te de los fun­cio­na­rios, tuvie­ron otra dis­cu­sión con el jefe de ser­vi­cios, denun­cian­do así la nefas­ta acti­tud de los funcionarios.

A con­se­cuen­cia de lo suce­di­do, el pasa­do 21 de agos­to, Bigu­ri reci­bió la noti­fi­ca­ción de que su tía de 76 años de edad tenía prohi­bi­do rea­li­zar cual­quier tipo de visi­tas con él duran­te tres meses.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *