Espa­ña eter­na- Iña­ki Egaña

Y que nadie se escan­da­li­ce. Se tra­ta úni­ca­men­te del lema de una con­cep­ción del mun­do, la que pasa por la cen­tra­li­dad his­pa­na. Los judíos mon­ta­ron una gran fábu­la para con­si­de­rar­se el pue­blo ele­gi­do por Javeh. Y, a veces, ten­go la impre­sión de que muchos espa­ño­les, esa sec­ción de pillos y malean­tes coro­na­dos pre­ci­sa­men­te por un monar­ca, tie­nen una envi­dia supi­na por los hebreos. Por­que ellos son, pre­ci­sa­men­te, los elegidos.

Me pasó esa idea por la men­te cuan­do el Gobierno espa­ñol implo­ró el res­ca­te al Ban­co Cen­tral Euro­peo. Fin­lan­dia pidió ava­les, y la caver­na se echó enci­ma con­tra los nór­di­cos, por haber teni­do la osa­día de poner en entre­di­cho su pala­bra de que devol­ve­rían los prés­ta­mos. Sabe­mos del valor de la pala­bra de un mon­ta­raz des­de que el «Thi­mes» seña­ló, ya cuan­do Espar­te­ro pro­me­tió res­pe­tar los Fue­ros, que la mis­ma, ava­la­da por Bor­bo­nes, no tenías más valor que el de una pie­dra de la pla­ya. Nada.

Más de uno pen­sa­rá, des­pués de leer estas líneas, que voy a refe­rir­me a tiem­pos pre­té­ri­tos, cer­ca­nos a los temas a los que he dedi­ca­do bue­na par­te de mi vida. No es esa, sin embar­go, mi inten­ción. Qui­zás algu­na refle­xión car­ga­da por año­ran­zas o vie­jos tópi­cos. Por­que el tema da mucho jue­go. Demasiado.

Vie­ne esta intro­duc­ción a cuen­to de la que está cayen­do. Espa­ña es un país que se arras­tra a lomos de un pasa­do tru­cu­len­to, de un pre­sen­te tri­tu­ra­do por una maqui­na­ria vetus­ta y de un futu­ro inexis­ten­te. La pre­sen­cia de ese tro­zo de tie­rra al sur de Euro­pa, que una vez anun­ció al mun­do que no se ponía el sol en sus domi­nios, per­vi­ve gra­cias a fan­ta­sías, cuen­tos a la vera del Man­za­na­res y, sobre todo, a una far­sa monumental.

Una far­sa ali­men­ta­da por tone­la­das de una noción de espa­ño­li­dad que, a pesar de la vecin­dad, es capaz de sor­pren­der­nos un día sí y otro tam­bién. Una far­sa his­tó­ri­ca, que tuvo su esplen­dor pre­ci­sa­men­te con el «¡Arri­ba Espa­ña!», de obli­ga­da refe­ren­cia en nues­tras escue­las, fábri­cas y muni­ci­pios. Una expre­sión jalea­da por quie­nes nacie­ron al mun­do pre­des­ti­na­dos en la obcecación.

Espa­ña es un país en rui­na, en demo­li­ción. Sus calles guar­dan lo más cru­do de la con­di­ción huma­na, mise­ria, aban­dono. Uno de cada cua­tro espa­ño­les vive en los umbra­les de la pobre­za. Cifras que debie­ran son­ro­jar a aque­llos que se lle­nan la boca con expre­sio­nes como «jus­ti­cia social». Y que, por el con­tra­rio, ani­man al «que se jodan». A que las dife­ren­cias sean cada vez más abis­ma­les entre la city y los arrabales.

Espa­ña es un país con la tasa de paro más alta de Euro­pa. Cer­ca de seis millo­nes de para­dos. Fami­lias obli­ga­das a pen­sar en la mis­ma cla­ve que hace miles de años, cómo sub­sis­tir al día siguien­te. Obli­ga­das a ras­car de una eco­no­mía que lla­man sumer­gi­da, por­que la que está a flo­te les ha expul­sa­do vio­len­ta­men­te. Seis millo­nes de hom­bres y muje­res al bor­de del abismo.

Un por­ve­nir inexis­ten­te: 500.000 millo­nes de euros nece­si­ta­rá Espa­ña en la pró­xi­ma déca­da para poder pagar su deu­da, para insu­flar a su eco­no­mía de mim­bres, para no caer en el agu­je­ro negro y en la mise­ria colec­ti­va. Haza­ña impo­si­ble. La deu­da se hace impa­ga­ble cuan­do sola­men­te el pago de intere­ses es mayor que el de la amortización.

A pesar de todo eso, el men­sa­je es el de la Espa­ña eterna.

Dece­nas de miles de desahu­cios, uni­ver­si­da­des de chis­te, monar­cas que ejer­cen de paya­sos en alco­bas repar­ti­das por la faz de la tie­rra, osos borra­chos como dia­nas, duque­sas que pasean su sem­blan­te como si fue­ran divas, hin­chas de fút­bol con tri­cor­nios ancla­dos entre sus sie­nes, inter­me­dia­rios que lle­nan sus bol­si­llos con pre­go­ne­ros al lado, ladro­nes y ase­si­nos repor­ta­dos en revis­tas del cora­zón, ciclis­tas dro­ga­dos con file­tes de label, empre­sa­rios con pen­sio­nes escan­da­lo­sas, aero­puer­tos sin avio­nes, jue­ces que jus­ti­fi­can la vio­len­cia de géne­ro a mili­ta­res por su labor pre­ci­sa­men­te, tre­nes fan­tas­mas sin viajeros.

Espa­ña eterna.

Sin embar­go, en el infierno, a sus puer­tas, pare­ce que la gran preo­cu­pa­ción, la úni­ca, es la de cómo arrui­nar las últi­mas sema­nas de vida a un pre­so vas­co. Azu­zan­do los vie­jos argu­men­tos que sir­vie­ron de col­chón a la Inqui­si­ción duran­te siglos, alen­tan­do las líneas de la Cau­sa Gene­ral fran­quis­ta que lle­vó a miles de tra­ba­ja­do­res a ser eje­cu­ta­dos, en fun­ción de la lega­li­dad vigen­te. Ruiz Mateos, esta­fa­dor rein­ci­den­te que ha con­de­na­do a la pobre­za a miles de fami­lias, sale de pri­sión a los días. Por razo­nes huma­ni­ta­rias. Las polí­ti­cas son para los vascos.

Lo aven­ta­do estas dos últi­mas sema­nas en la casi tota­li­dad de la pren­sa espa­ño­la en rela­ción a la ago­nía de Iosu Uri­betxe­ba­rria es el sín­to­ma de un sis­te­ma podri­do has­ta la médu­la. Esos medios han sido los vehícu­los de un dis­cur­so y una acti­tud, la del ungi­do de Dios, que se pier­de en la noche de los tiempos.

Ban­que­ros, petro­le­ros, Igle­sia y mili­ta­res apo­ya­ron a Fran­co. Y en la mis­ma ola, la eter­na, el de la foto de las Azo­res, el due­ño de las empre­sas de escol­tas y segu­ri­dad y todo un gru­po de poder en la som­bra, entre los que se encuen­tran los que arma­ron al tirano, quie­ren mar­car el por­ve­nir inexis­ten­te de esa Espa­ña de la pan­de­re­ta, de Fras­cue­lo, de toqui­llas y aba­ni­cos en el ten­di­do de la plaza.

Como si fue­ra en ello la sal­va­ción, la recu­pe­ra­ción de esa fábu­la que es la Espa­ña eter­na. Como si matar al débil, demo­ni­zar al demó­cra­ta, rei­vin­di­car ese pro­yec­to medie­val, fue­ra la pie­dra filo­so­fal que deja­ra a la pri­ma de ries­go en nive­les de Pri­mer Mun­do. Como si sir­vie­ra para devol­ver a millo­nes de fami­lias a un esce­na­rio digno. Circo.

Y este «arri­baes­pa­ñis­mo» es la por­ta­da con­ti­nua de la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción espa­ño­les. Todos ellos en quie­bra, sos­te­ni­dos de una mane­ra des­ho­nes­ta por ban­cos tam­bién en quie­bra y sal­va­dos con nues­tro dine­ro, con el dine­ro de la sani­dad, de la edu­ca­ción. Con dece­nas de millo­nes de euros en nega­ti­vo, cada mes, cada trimestre…

Estos pro­yec­tos edi­to­ria­les espa­ño­les, esos mis­mos que se recrean en la ago­nía de un pre­so vas­co, son el humo de un fábri­ca que no tie­ne máqui­nas, el capri­cho de un ban­que­ro que sabe que, gobier­ne quien gobier­ne en Madrid, sea PSOE o sea PP, reci­bi­rá el úni­co apo­yo que nece­si­ta: dine­ro. Dine­ro a espuer­tas para que pue­da seguir ejer­cien­do lo de siem­pre, la explotación.

Es la Espa­ña eterna.

El tri­no­mio (azna­ris­mo, ban­que­ros y medios) apo­ya­do por esos pode­res fác­ti­cos eter­nos no es, sin embar­go, la úni­ca nota de la Espa­ña ran­cia y tore­ra. Hay otra Espa­ña, lo ha habi­do siem­pre. Dig­na. Los medios dis­tor­sio­nan las apues­tas vas­cas para ges­tio­nar, para demo­cra­ti­zar nues­tro país reco­rri­do has­ta hace unas fechas por el apartheid polí­ti­co. Esos mis­mos medios, en esa mis­ma medi­da, defor­man la reali­dad española.

De esa Espa­ña a la que una par­te le heló el cora­zón como recor­dó el poe­ta, que la masa­cró hace unas déca­das, de la que sur­gen ini­cia­ti­vas tan ínte­gras como las de los sin­di­ca­lis­tas anda­lu­ces, lle­gan los vien­tos del pue­blo. De esa Espa­ña en oca­sio­nes tan leja­na tam­bién se han acer­ca­do a ofre­cer­le soli­da­ri­dad a nues­tro pre­so vas­co. Has­ta las puer­tas del hospital.

En una situa­ción extre­ma como el des­mo­ro­na­mien­to espa­ñol, expe­rien­cias qui­zás des­co­no­ci­das deben ser refe­ren­cia para esa soli­da­ri­dad que recla­ma­mos los vas­cos y, por exten­sión, para la que deman­dan para sí otros colec­ti­vos en la península.

En las visi­tas a los pre­sos, en las luchas obre­ras, en la defen­sa de los dere­chos huma­nos, en la recu­pe­ra­ción de la memo­ria, en la con­ser­va­ción de la tie­rra, en la recu­pe­ra­ción de la len­gua, en dece­nas de espa­cios, cami­na­mos hom­bro con hom­bro y reci­bi­mos y ofre­ce­mos esa soli­da­ri­dad, la de los pue­blos opri­mi­dos pero tam­bién la de los que desean ser pue­blos libres. El vas­co, como es obvio, pero tam­bién el español.

Fren­te a esa Espa­ña eter­na, fren­te a los far­san­tes, a los due­ños del dine­ro, a los inqui­si­do­res de la plu­ma y la porra, del par­qué y de las man­che­tas, hay otra Espa­ña sumer­gi­da que debe de ser la refe­ren­cia. Son nues­tros veci­nos. Tam­bién com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras en esa com­pli­ca­da, len­ta, pero ilu­sio­nan­te tarea de la libe­ra­ción. Con Alber­ti, «a galo­par, has­ta ente­rrar­los en el mar».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *