85º Ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to en la silla eléc­tri­ca de B. Van­zet­ti y N. Sac­co

His­to­ria de la Patria Gran­de

Miles se mani­fes­ta­ron, mar­cha­ron, pro­tes­ta­ron, no sólo en Nue­va York, Bos­ton, Chica­go, San Fran­cis­co, sino tam­bién en Lon­dres, París, Bue­nos Aires o Áfri­ca del Sur. No era bas­tan­te. En la noche de su eje­cu­ción, miles se mani­fes­ta­ron en Char­les­town.

Sac­co y Van­zet­ti

El 23 de Agos­to de 1927 fue­ron eje­cu­ta­dos en la silla eléc­tri­ca en el pais de la liber­tad, el mis­mo pais que tiró 2 bom­bas ató­mi­cas, el mis­mo que tie­ne un cam­po de con­cen­tra­ción en la isla de Guan­tá­na­mo ante el silen­cio de todos los pai­ses del mun­do, es lógi­co el esta­do siem­pre defien­de al más pode­ro­so, o aca­so cree­mos que los ejér­ci­tos y los ser­vi­cios poli­cia­les están para pro­te­ger a la ciu­da­da­nía, yo no he vis­to aún pegar­le con la porra a un empre­sa­rio por enga­ñar a los tra­ba­ja­do­res, dejar­los sin cobrar, o enviar dine­ro frau­du­len­to como cier­tos fami­lia­res de la noble­za que no se por­que se lla­ma noble­za, o por matar ele­fan­tes a escon­di­das, pero sí he vis­to de pedir la docu­men­ta­ción a tra­ba­ja­do­res y ciu­da­da­nos que pro­tes­tan pací­fi­ca­men­te o sim­ple­men­te por acer­car­se a una fin­ca ocu­pa­da en Anda­lu­cía. La situa­ción es muy simi­lar a la que hace casi un siglo se encon­tra­ron dos inmi­gran­tes en los Esta­dos Uni­dos, Nico­la Sac­co, y Bar­to­lomeo Van­zet­ti, que no enten­dían por que el mun­do fun­cio­na­ba tan mal, y por­que habia per­so­nas tan crue­les gober­nan­do los pai­ses, fue­ron obje­to­res de con­cien­cia por­que no cre­ye­ron en que la gue­rra sir­va para algo que no sea para matar her­ma­nos que no cono­ces de nada, sim­ple­men­te por pro­ble­mas a veces aje­nos a la mis­ma pobla­ción pero no a las mul­ti­na­cio­na­les que gobier­nan los pai­ses. El 23 de Agos­to se apa­ga­ron las luces de los reflec­to­res que ilu­mi­na­ban a esos miles de ciu­da­da­nos, des­de la cár­cel, obre­ros, arte­sa­nos, emi­gran­tes y nacio­na­li­za­dos, que pedían has­ta el últi­mo segun­do que fue­ran deja­dos en liber­tad, por­que todo el jui­cio habia sido una patra­ña como otros jui­cios rea­li­za­dos a los anar­quis­tas, que se han dado en tan­tos otros pai­ses como en Espa­ña, el caso Sca­la, o per­se­cu­cio­nes hacia los anar­quis­tas en el caso Savo­ta.

Nico­la Sac­co, zapa­te­ro, ita­liano, mili­tan­te anar­quis­ta y padre de fami­lia, injus­ta­men­te acu­sa­do jun­to a Bar­to­lomeo Van­zet­ti de un crí­men que jamás come­tie­ron y por el cual fue­ron eje­cu­ta­dos en la silla eléc­tri­ca en 1927. Des­de ento­nes sus nom­bres que­da­rían indi­so­lu­ble­men­te uni­dos en la memo­ria colec­ti­va como expre­sión de indig­na­ción fren­te a la injus­ti­cia.

Miles se mani­fes­ta­ron, mar­cha­ron, pro­tes­ta­ron, no sólo en Nue­va York, Bos­ton, Chica­go, San Fran­cis­co, sino tam­bién en Lon­dres, París, Bue­nos Aires o Áfri­ca del Sur. No era bas­tan­te. En la noche de su eje­cu­ción, miles se mani­fes­ta­ron en Char­les­town, pero fue­ron man­te­ni­dos lejos de la pri­sión por una mul­ti­tud de poli­cía. Se arres­ta­ron a los mani­fes­tan­tes. Había ame­tra­lla­do­ras en las azo­teas y gran­des reflec­to­res barrien­do la esce­na. Una gran muche­dum­bre se con­gre­gó en Union Squa­re el 23 de agos­to de 1927. Des­pués de media­no­che, las luces de la pri­sión oscu­re­cie­ron y los dos hom­bres fue­ron elec­tro­cu­ta­dos. Que­rían dar un escar­mien­to para que los emi­gran­tes y ciu­da­da­nos y hom­bres y muje­res que lucha­ban por la dig­ni­dad y la humil­dad y la liber­tad calla­ran para siem­pre sus ideas.

EL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS SE DISCULPA

Cin­cuen­ta años des­pués de la eje­cu­ción- el Esta­do de la Unión se excu­só públi­ca­men­te por las gra­ves fallas come­ti­das duran­te el pro­ce­so a Sac­co y Van­zet­ti, pro­cla­mó su total y abso­lu­ta ino­cen­cia y pidió his­tó­ri­cas dis­cul­pas, sal­van­do el buen nom­bre y honor de los már­ti­res. No hacía nin­gu­na fal­ta: Sac­co y Van­zet­ti habi­tan en la memo­ria de los pue­blos como sím­bo­lo y ban­de­ra de todo movi­mien­to de eman­ci­pa­ción obre­ra.

DISCURSO DE BARTOLOMEO VANZETTI ENLA CORTE ANTES DE SER EJECUTADO

He esta­do hablan­do mucho de mí mis­mo
y ni siquie­ra había men­cio­na­do a Sac­co.
Sac­co tam­bién es un tra­ba­ja­dor,
un com­pe­ten­te tra­ba­ja­dor des­de su niñez, aman­te del tra­ba­jo,
con un buen empleo y un suel­do,
una cuen­ta en el ban­co, y una espo­sa encan­ta­do­ra y bue­na,
dos niñi­tos pre­cio­so y una casi­ta bien arre­gla­da
en el lin­de­ro del bos­que, jun­to a un arro­yo.

Sac­co es todo cora­zón, todo fe, todo carác­ter, todo un hom­bre;
un hom­bre aman­te de la Natu­ra­le­za y de la Huma­ni­dad;
un hom­bre que lo dio todo, sacri­fi­có todo
por la cau­sa de la liber­tad, y su amor a los hom­bres;
dine­ro, tran­qui­li­dad, ambi­ción mun­da­na,
su espo­sa, sus hijos , su per­so­na
y su vida.

Sac­co jamás ha pen­sa­do en robar, jamás en matar a nadie.
Él y yo jamás nos hemos lle­va­do boca­do
de pan a la boca , des­de que somos niños has­ta aho­ra,
que no lo haya­mos gana­do con el sudor de la fren­te.

Jamás…

Ah, sí, yo pue­do ser más lis­to, como alguien ha dicho;
yo ten­go más labia que él, pero muchas , muchas veces,
oyen­do su voz sin­ce­ra en la que resue­na una fe subli­me,
con­si­de­ran­do su sacri­fi­cio per­pe­tuo, recor­dan­do su heroís­mo.
Yo me he sen­ti­do peque­ño en pre­sen­cia de su gran­de­za
Y me he vis­to obli­ga­do a repe­ler
Las lágri­mas de mis ojos,
Y apre­tar­me el cora­zón
Que se me ato­ro­zo­na­ba, para no llo­rar delan­te de él:
Este hom­bre al que han lla­ma­do ladrón y ase­sino y con­de­na­do a muer­te.

Pero el nom­bre de Sac­co vivi­rá en los cora­zo­nes del pue­blo
y en su gra­ti­tud cuan­do los hue­sos de Katz­mann
y los de todos voso­tros hayan sido dis­per­sa­dos por el tiem­po;
cuan­do vues­tro nom­bre, el suyo, vues­tras leyes, ins­ti­tu­cio­nes
y vues­tros fal­so dios no sean sino un borro­so recuer­do
de un pasa­do mal­di­to en el que el hom­bre era lobo para el hom­bre…

Si no hubie­ra sido por esto
yo hubie­ra podi­do vivir mi vida
char­lan­do en las esqui­nas y bur­lán­do­me de la gen­te.
Hubie­ra muer­to olvi­da­do, des­co­no­ci­do, fra­ca­sa­do.
Esta ha sido nues­tras carre­ra y nues­tro triun­fo. Jamás
en toda nues­tra vida hubié­ra­mos podi­do hacer tan­to
por la tole­ran­cia, por la jus­ti­cia, por­que el hom­bre entien­da
al hom­bre como aho­ra lo esta­mos hacien­do por acci­den­te.
Nues­tras pala­bras, nues­tras vidas nues­tros dolo­res-
–¡nada!

La per­di­da de nues­tras vidas –la vida de un zapa­te­ro y un pobre ven­de­dor de pes­ca­do-
¡todo! Ese momen­to final es de noso­tros,
es ago­nía de nues­tro triun­fo.

Una socie­dad fun­da­da sobre el pri­vi­le­gio eco­nó­mi­co que repor­ta la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta de los medios de pro­duc­ción y sobre el poder polí­ti­co cen­tra­li­za­do que impli­ca un orden dis­tin­to de pri­vi­le­gios, cuen­ta con un con­jun­to de nor­mas y orga­ni­za­cio­nes des­ti­na­das a pre­ser­var­la. Un apa­ra­to ideo­ló­gi­co, con sus pode­ro­sos medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, envuel­ve y apun­ta­la toda esta estruc­tu­ra de domi­na­ción. El Esta­do a tra­vés de sus meca­nis­mos legis­la­ti­vos con­sa­gra un cuer­po jurí­di­co que refren­da al sis­te­ma.

Con­tra­ria­men­te a lo que nos infor­ma la ideo­lo­gía libe­ral, el Poder Judi­cial no es inde­pen­dien­te del poder polí­ti­co sino un meca­nis­mo pri­vi­le­gia­do de pre­ser­va­ción del sis­te­ma de domi­na­ción. Y he aquí lo que los anar­quis­tas vemos en el Poder Judi­cial y su rela­ción con el Esta­do.

BREVE ANALISIS DEL CASO

Sac­co y Van­zet­ti fue­ron dos hom­bres ita­lia­nos que fue­ron juz­ga­dos y con­de­na­dos en 1921 por un doble ase­si­na­to que tuvo lugar en 1920. Más tar­de, las prue­bas sugie­ren que los hom­bres eran en reali­dad acu­sa­do fal­sa­men­te, y el caso atra­jo una gran aten­ción en la déca­da de 1920. Por des­gra­cia, los dos hom­bres fue­ron eje­cu­ta­dos antes de que pudie­ran ser exo­ne­ra­do, a pesar de las pro­tes­tas públi­cas amplias. El caso de Sac­co y Van­zet­ti fue his­tó­ri­ca­men­te impor­tan­te en los Esta­dos Uni­dos para una serie de razo­nes, y sigue sien­do amplia­men­te dis­cu­ti­do y cita­do hoy en día.

Fer­di­nan­do Nico­la Sac­co y Bar­to­lomeo Van­zet­ti eran dos obre­ros, y que esta­ban invo­lu­cra­dos en la comu­ni­dad anar­quis­ta de la déca­da de 1920. Los crí­ti­cos del caso han suge­ri­do que los hom­bres esta­ban enmar­ca­das pro­ba­ble­men­te debi­do a su aso­cia­ción con pro­mi­nen­tes anar­quis­tas ita­lia­nos de la épo­ca. En la déca­da de 1920, muchos esta­dou­ni­den­ses están preo­cu­pa­dos, influen­cia­dos por la teo­ria del mie­do y del enemi­go úni­co pro­pi­cia­da por el Esta­do, hacia los anar­quis­tas ita­lia­nos y ese mie­do fue uti­li­za­do con gran ven­ta­ja por la Fis­ca­lía en el jui­cio de Sac­co y Van­zet­ti, el jura­do sólo deli­be­ró duran­te tres horas, a pesar de la hecho de que la evi­den­cia dis­ta de ser per­fec­to.

El cri­men que los dos hom­bres fue­ron acu­sa­dos de robo a mano arma­da. El 15 de abril de 1920, dos emplea­dos de la Sla­ter-Morrill Shoe Com­pany via­ja­ban con alre­de­dor de 17. 000 dóla­res EE. UU. de dóla­res en South Brain­tree, Mas­sa­chu­setts. Los dos hom­bres fue­ron inte­rrum­pi­dos por ladro­nes arma­dos a lo lar­go de su camino, los ladro­nes les dis­pa­ra­ron, le roba­ron el dine­ro en efec­ti­vo, y esca­pó con otros tres hom­bres en un coche que se creía que había sido roba­do. Las dos víc­ti­mas del ata­que murió más tar­de, y los tes­ti­gos indi­ca­ron que los ladro­nes eran ita­lia­nos, Sac­co y Van­zet­ti tuvie­ron la des­gra­cia de caer en una de la poli­cía que ellos impli­ca­dos en el cri­men.

Los dos hom­bres fue­ron juz­ga­dos por el ase­si­na­to en 1921, des­pués de Van­zet­ti fue juz­ga­do y con­de­na­do por el robo en 1920. A tra­vés de la prue­ba, muchos ame­ri­ca­nos pro­mi­nen­tes habló sobre lo que vie­ron como un fra­meup, y cuan­do el jura­do emi­tió un vere­dic­to de cul­pa­bi­li­dad, los dis­tur­bios y mani­fes­ta­cio­nes a favor de la cau­sa se cele­bra­ron en todo el mun­do. Des­pués de una serie de ape­la­cio­nes no, los hom­bres fue­ron eje­cu­ta­dos por elec­tro­cu­ción en 1927; gran pro­tes­ta públi­ca tam­bién acom­pa­ña­do de su eje­cu­ción.

Legal amplia­men­te his­to­ria­do­res creen que el sis­te­ma de jus­ti­cia no Sac­co y Van­zet­ti, y que el caso ilus­tra los pre­jui­cios con­tra los miem­bros de la comu­ni­dad anar­quis­ta. Para los his­to­ria­do­res anar­quis­tas, Sac­co y Van­zet­ti es muy impor­tan­te his­tó­ri­ca­men­te, por­que los esta­dou­ni­den­ses incor­po­rar muchos reac­cio­na­ron con incre­du­li­dad al caso y sus resul­ta­dos, lo que sugie­re que la cau­sa anar­quis­ta pue­de haber teni­do sim­pa­tía en luga­res sor­pren­den­tes duran­te la déca­da de 1920. El caso con­ti­núa sien­do explo­ra­do y recu­pe­ra­da en las pelí­cu­las y libros, muchos de los cua­les son de des­ta­ca­dos his­to­ria­do­res, escri­to­res y cineas­tas, hacien­do ello que el gobierno ame­ri­cano reco­no­cie­ra las irre­gu­la­ri­da­des que se come­tie­ron en la rea­li­za­ción de dicho jui­cio, que lle­vó a dos lucha­do­res ino­cen­tes a la silla eléc­tri­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *