Lo bara­to siem­pre sale caro- Martxe­lo Diaz

Mer­ca­do­na ha comen­za­do ya su pro­ce­so de selec­ción para con­tra­tar a 40 per­so­nas en el nue­vo super­mer­ca­do que ins­ta­la­rá en Antsoain, el pri­me­ro de los 20 que el gru­po valen­ciano abri­rá en Nafa­rroa. La vice­pre­si­den­ta del Gobierno de UPN, Lour­des Goi­coe­chea, anun­cia que cola­bo­ra­rá en la selec­ción de per­so­nal, des­ta­can­do la impor­tan­cia de que una empre­sa de este tipo se implan­te en el herrial­de.

Ya he oído a más de una per­so­na que lo de Mer­ca­do­na es una bue­na noti­cia. Pare­ce ser que ven­den unos yogu­res de mar­ca blan­ca estu­pen­dos y que las cre­mas hidra­tan­tes son de lo mejor. Y todo ello a un pre­cio tira­dí­si­mo. Lue­go resul­ta que las cre­mi­tas no cum­plían la nor­ma­ti­va por­que mez­cla­ban ingre­dien­tes prohi­bi­dos. «No son malas para la salud», se defen­dió Mer­ca­do­na. Solo fal­ta­ba eso, que ven­die­ran veneno.

La pro­pa­gan­da ofi­cial habla de que todos los pues­tos de tra­ba­jo de Mer­ca­do­na serán fijos y cobra­rán más de mil euros al mes, y de que, ade­más, com­pra­rá a pro­vee­do­res nava­rros. Pue­de que sea ver­dad, pero sería una excep­ción. Se tra­ta de una empre­sa que ha teni­do nume­ro­sas sen­ten­cias con­tra­rias por des­pi­dos impro­ce­den­tes y aco­so labo­ral. Las denun­cias por una orga­ni­za­ción del tra­ba­jo mar­ca­da por rit­mos inten­sos que pro­vo­can enfer­me­da­des labo­ra­les se suce­den. Los recor­tes de hora­rios for­zo­sos y la con­si­guien­te mer­ma del suel­do hace que esos mil euros se con­vier­tan en una qui­me­ra. Asi­mis­mo, des­ta­can que las nego­cia­cio­nes de Mer­ca­do­na con sus pro­vee­do­res han lle­va­do a la rui­na a peque­ñas explo­ta­cio­nes agrí­co­las y gana­de­ras por las con­di­cio­nes que impo­ne.

No en vano Juan Roig, pre­si­den­te de Mer­ca­do­na, es un fer­vien­te defen­sor de las medi­das anti­so­cia­les del Gobierno espa­ñol y, espe­cial­men­te, de la des­re­gu­la­ción labo­ral. Roig ha lle­ga­do a decir que hay que seguir el mode­lo chino, bajan­do el nivel de vida de los tra­ba­ja­do­res para subir la pro­duc­ti­vi­dad.

Una vez más, en Nafa­rroa se pone alfom­bra roja a la inver­sión forá­nea y se le dan todas las faci­li­da­des en vez de impul­sar un desa­rro­llo pro­pio. Segu­ro que lo bara­to nos sal­drá caro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *