Cuba y el comu­nis­mo- Darío Macha­do Rodrí­guez

Alva­ro Gar­cía Line­ra, vice­pre­si­den­te de Boli­via, en la pre­sen­ta­ción en La Paz del libro “Revo­lu­cio­nes des­de Aba­jo”, rei­vin­di­có el sus­tan­ti­vo “Comu­nis­mo” y lo hizo en estos tér­mi­nos: “¿Qué decía Marx? ¿Qué es el socia­lis­mo? ¿Qué es el comu­nis­mo?. No es un ideal que con­ci­ben cua­tro ami­gos en un café, en un Mani­fies­to, no es el pro­gra­ma de Pula­ca­yo, ni es el pro­gra­ma del 70, ni es el Pro­gra­ma de Gotha; es el movi­mien­to real de la socie­dad que se des­en­vuel­ve ante nues­tros ojos y que supera lo existente.”2

El comu­nis­mo es el movi­mien­to real, pero es tam­bién un hori­zon­te, un pro­pó­si­to iné­di­to en la huma­ni­dad, que se ha cons­ti­tui­do y cons­tru­ye como ideal por las con­tra­dic­cio­nes, las des­igual­da­des y las injus­ti­cias a lo lar­go de su his­to­ria y que se cons­ti­tu­ye en cien­cia, en la épo­ca del capi­ta­lis­mo. No exis­te, por tan­to, una con­tra­dic­ción entre el comu­nis­mo como movi­mien­to real, como ideal y como cien­cia, aun­que sí lógi­ca­men­te dife­ren­cias.

Es el movi­mien­to real, que se nutre hoy de las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo tar­dío insal­va­bles den­tro de la lógi­ca de ese sis­te­ma y del avan­ce de la con­cien­cia de la huma­ni­dad; es cien­cia, por­que a par­tir del sur­gi­mien­to del mar­xis­mo y del des­cu­bri­mien­to del núcleo de con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, se echa­ron las bases teó­ri­cas para coad­yu­var posi­ti­va­men­te a su supera­ción y es ideal por­que no es reali­dad aún en nin­gún rin­cón del pla­ne­ta, es algo por lo que hay que luchar.

Natu­ral­men­te, como afir­ma Gar­cía Line­ra, no es un ideal inven­ta­do por unas cuan­tas per­so­nas, por­que su exis­ten­cia futu­ra no está ni pue­de estar pre­de­ter­mi­na­da en cuan­to a como será, sino solo en lo que no será, que es lo que pue­de ver­se hoy en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y que argu­men­ta la nece­si­dad de su supera­ción. Su rea­li­za­ción tie­ne que ser el resul­ta­do de ese movi­mien­to real. El hecho tras­cen­den­tal del mar­xis­mo de haber pues­to en evi­den­cia las con­tra­dic­cio­nes prin­ci­pa­les del capi­ta­lis­mo, su modo de exis­ten­cia, sus con­se­cuen­cias, pro­por­cio­na las bases para con­cre­tar accio­nes diri­gi­das a su supera­ción; por tan­to, no solo el movi­mien­to, sino tam­bién, la cien­cia del comu­nis­mo y el ideal, son pro­ce­sos nece­sa­ria­men­te cam­bian­tes, cuya arti­cu­la­ción y rear­ti­cu­la­ción requie­re de la acción huma­na. Creo que en ello radi­ca, entre otros aspec­tos, la insis­ten­cia de Fidel Cas­tro en la impor­tan­cia de las ideas, de la bata­lla de ideas.

Aho­ra bien, la ela­bo­ra­ción de una cien­cia del comu­nis­mo de alcan­ce uni­ver­sal tie­ne en el cono­ci­mien­to del capi­ta­lis­mo, de sus con­tra­dic­cio­nes y reali­da­des, sola­men­te el saber res­pec­to de lo que es pre­ci­so supe­rar, pero no la teo­ría ni el pro­gra­ma de su supera­ción que tie­ne deter­mi­na­cio­nes his­tó­ri­cas loca­les, nacio­na­les.

Si enten­de­mos la cien­cia del comu­nis­mo, como el cono­ci­mien­to no solo de las con­tra­dic­cio­nes y reali­da­des exis­ten­tes en una socie­dad dada, sino tam­bién y prin­ci­pal­men­te el estu­dio de las con­di­cio­nes, los cami­nos y obje­ti­vos posi­bles para su supera­ción posi­ti­va en una nación, en una cul­tu­ra huma­na con­cre­ta, y aun­que la expan­sión mun­dial del capi­ta­lis­mo equi­pa­ra en dife­ren­te medi­da las reali­da­des loca­les, vis­ta la cien­cia no como saber en sí, sino como media­ción posi­ti­va para el cam­bio, una cien­cia del comu­nis­mo en Cuba (de la tran­si­ción socia­lis­ta), será natu­ral­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta por defi­ni­ción, pero ten­drá que ela­bo­rar­se espe­cí­fi­ca­men­te para las con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res de la socie­dad cuba­na y desa­rro­llar­se jun­to con la expe­rien­cia mis­ma de la supera­ción del capi­ta­lis­mo, del que pre­sio­na des­de afue­ra y del que hay aden­tro.

Lógi­ca­men­te, tam­bién ello apor­ta a una cien­cia uni­ver­sal del comu­nis­mo, la cual se nutri­rá de las expe­rien­cias par­ti­cu­la­res del movi­mien­to real que le otor­ga­rán cien­ti­fi­ci­dad. En el siglo XIX, Marx y Engels vie­ron las posi­bi­li­da­des de supera­ción del sis­te­ma en el movi­mien­to real que se pro­du­ci­ría en los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos de la mano del pro­le­ta­ria­do que habría cobra­do con­cien­cia de cla­se para sí y, más o menos al uní­sono, lógi­ca que lue­go se exten­de­ría inevi­ta­ble­men­te a la peri­fe­ria como hecho uni­ver­sal, total.

La his­to­ria demos­tró que las cosas no ocu­rri­rían así.

¿Socia­lis­mo en un solo país? (I)

Duran­te el siglo XX tuvo lugar la Gran Revo­lu­ción Socia­lis­ta de Octu­bre, ini­cián­do­se un pro­ce­so para­le­lo, por una par­te la cre­cien­te influen­cia de las ideas del socia­lis­mo en el mun­do y, por otra, el apren­di­za­je del capi­ta­lis­mo para per­pe­tuar su sis­te­ma. En este pro­ce­so se pro­du­je­ron acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les extra­or­di­na­rios, las cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, la des­apa­ri­ción del sis­te­ma colo­nial, la vic­to­ria sobre el fas­cis­mo en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, la revo­lu­ción en Chi­na, el sur­gi­mien­to del Sis­te­ma Socia­lis­ta de Euro­pa del Este, el sur­gi­mien­to de la OTAN y pos­te­rior­men­te del Pac­to de Var­so­via, la crea­ción de la ONU, la revo­lu­ción cuba­na, entro otros.

Cuan­do se pro­du­ce la revo­lu­ción de octu­bre en Rusia, ya las ideas socia­lis­tas habían comen­za­do a influir entre los tra­ba­ja­do­res cuba­nos. El pro­ce­so de expan­sión del capi­ta­lis­mo amplió expo­nen­cial­men­te el inter­cam­bio de infor­ma­ción entre los terrí­co­las. Entra­ron en las Amé­ri­cas las ideas del Ilu­mi­nis­mo y de la revo­lu­ción fran­ce­sa y, más tar­de, las del mar­xis­mo.

Tan­to las ideas libe­ra­les de la revo­lu­ción fran­ce­sa, como des­pués las socia­lis­tas del mar­xis­mo tuvie­ron ecos de dife­ren­te mag­ni­tud en la con­cien­cia y en la prác­ti­ca de los cuba­nos por­que exis­tían pro­ce­sos loca­les que con­di­cio­na­ron su asi­mi­la­ción y arti­cu­la­ción, nutrien­do de argu­men­tos y ace­le­ran­do la con­cien­ti­za­ción de los acto­res popu­la­res y las accio­nes en defen­sa de sus legí­ti­mos intere­ses.

En la últi­ma déca­da del siglo XIX ya se pro­mo­vía entre los tra­ba­ja­do­res cuba­nos el estu­dio de las ideas socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rias, el mar­xis­mo comen­za­ba a entrar en Cuba, al uní­sono con el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to de las ideas y esfuer­zos inde­pen­den­tis­tas y las luchas por los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res.

Las pri­me­ras inquie­tu­des de eman­ci­pa­ción revo­lu­cio­na­ria de los tra­ba­ja­do­res vinie­ron de la mano del anar­quis­mo y del anar­co­sin­di­ca­lis­mo. El desa­rro­llo del impe­ria­lis­mo, la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na, el sur­gi­mien­to de la repú­bli­ca media­ti­za­da, pon­drían a prue­ba las ideas del mar­xis­mo y las luchas que siguie­ron serían la fra­gua en la que se enri­que­ció la ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria cuba­na al calor de la fusión de la lucha por la inde­pen­den­cia nacio­nal con la lucha por la eman­ci­pa­ción social.

Las ideas del mar­xis­mo y su expre­sión en las for­mas orga­ni­za­ti­vas de los tra­ba­ja­do­res y del pue­blo dina­mi­za­ron las luchas popu­la­res en la pri­me­ra mitad del siglo XX. La lucha con­tra la dic­ta­du­ra de Gerar­do Macha­do fue una fra­gua para el avan­ce de las ideas socia­lis­tas. Más tar­de, y con­tra los gobier­nos anti­im­pe­ria­lis­tas de turno, en par­ti­cu­lar la tira­nía pro impe­ria­lis­ta de Ful­gen­cio Batis­ta, el mar­xis­mo con­ti­nuó su gra­dual exten­sión e influen­cia. El líder de la gene­ra­ción del cen­te­na­rio y sus prin­ci­pa­les refe­ren­tes eran mar­tia­nos y mar­xis­tas. Fidel Cas­tro lo expli­ca así a Igna­cio Ramo­net: “Si noso­tros no hubié­ra­mos estu­dia­do el mar­xis­mo ‑esta his­to­ria es más lar­ga, pero solo le digo esto‑, si no hubié­ra­mos cono­ci­do por los libros la teo­ría polí­ti­ca de Marx y si no hubié­ra­mos esta­do ins­pi­ra­dos en Mar­tí, en Marx y en Lenin, no habría­mos podi­do con­ce­bir la idea de una revo­lu­ción en Cuba, por­que con un gru­po de hom­bres, nin­guno de los cua­les pasó por una aca­de­mia mili­tar no pue­de hacer usted una gue­rra con­tra un ejér­ci­to bien orga­ni­za­do, bien arma­do e ins­trui­do mili­tar­men­te, y obte­ner la vic­to­ria par­tien­do prác­ti­ca­men­te de cero. Tales ideas fue­ron la mate­ria pri­ma esen­cial de la revolución.”3

El mar­xis­mo, a pesar de toda la cam­pa­ña con­tra las ideas socia­lis­tas y comu­nis­tas, pro­mo­vi­da por el mac­carthis­mo y la gue­rra fría y de la per­se­cu­ción de la oli­gar­quía crio­lla y los gobier­nos corrup­tos con­tra los líde­res obre­ros y revo­lu­cio­na­rios, tenía pre­sen­cia en Cuba y había fun­da­men­ta­do el desa­rro­llo de for­mas orga­ni­za­ti­vas numé­ri­ca­men­te peque­ñas, pero de gran dis­ci­pli­na, abne­ga­ción y espí­ri­tu de lucha.

Al triun­far la revo­lu­ción en 1959, los pla­nos y nive­les median­te los cua­les la influen­cia de las ideas mar­xis­tas se reve­la­ban en nues­tro país eran natu­ral­men­te los más diver­sos, pero la ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria socia­lis­ta era un vivo y acti­vo embrión con gran­des poten­cia­li­da­des para desa­rro­llar­se, pero natu­ral­men­te no era la ideo­lo­gía domi­nan­te ni podía ser­lo; a las mayo­rías ciudadanas4 les resul­ta­ba lejano, cuan­do no ajeno o nega­ti­vo ese pen­sa­mien­to.

Fue­ron las leyes revo­lu­cio­na­rias, el vigo­ro­so impul­so a la edu­ca­ción, la rápi­da aper­tu­ra de espa­cios a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en todos los órde­nes, la con­fian­za en el pue­blo, la acti­tud de los jefes y miem­bros del Ejér­ci­to Rebel­de y de la clan­des­ti­ni­dad y la comu­ni­ca­ción ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca gene­ra­da por el lide­raz­go de la revo­lu­ción, en par­ti­cu­lar por Fidel Cas­tro, las que fue­ron obran­do el nece­sa­rio cam­bio de men­ta­li­dad, has­ta hacer com­pren­der que los males que aque­ja­ban a Cuba eran pro­duc­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta depen­dien­te y que solo podría enrum­bar­se hacia su solu­ción ver­da­de­ra median­te cam­bios radi­ca­les en el meta­bo­lis­mo socio­eco­nó­mi­co y en el ejer­ci­cio de la polí­ti­ca en el país.

La tras­for­ma­ción de la men­ta­li­dad del cubano fue de tal rapi­dez y enver­ga­du­ra, que en ape­nas dos años, las pala­bras socia­lis­mo y comu­nis­mo pasa­ron de ser abo­mi­na­das a resu­mir el ideal de eman­ci­pa­ción y dig­ni­fi­ca­ción del ciu­da­dano común.

En la base del cam­bio esta­ban las reali­da­des nacio­na­les, las con­tra­dic­cio­nes e injus­ti­cias del capi­ta­lis­mo depen­dien­te. Todo un movi­mien­to cul­tu­ral polí­ti­co de colo­sal enver­ga­du­ra, en el que se entre­mez­cla­ban suce­si­vos pasos ascen­den­tes en la edu­ca­ción del pue­blo, las expe­rien­cias cre­cien­tes en la acti­vi­dad de la pro­duc­ción y la defen­sa, los enor­mes desa­fíos que impli­ca­ban la into­le­ran­cia y agre­si­vi­dad impe­ria­lis­tas, el ejer­ci­cio del poder ciu­da­dano, la trans­for­ma­ción radi­cal que puso los medios de comu­ni­ca­ción social al ser­vi­cio del pue­blo, la incor­po­ra­ción masi­va a las tareas trans­for­ma­do­ras de la revo­lu­ción, cons­ti­tu­yó el eje del ancla­je de la ideo­lo­gía socia­lis­ta en las mayo­rías ciu­da­da­nas. En pocos años el socia­lis­mo era el ideal uni­ver­sal de los cuba­nos.

Fue­ron años tam­bién en los que la URSS y los paí­ses socia­lis­tas mar­cha­ban a pasos agi­gan­ta­dos alcan­zan­do impor­tan­tes logros en la pro­duc­ción, en la defen­sa y en las inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas fun­da­men­ta­les. Muchos paí­ses del lla­ma­do ter­cer mun­do se libe­ra­ban del yugo del colo­nia­lis­mo.

No se dis­cu­tía enton­ces si el socia­lis­mo era posi­ble en un solo país, ese deba­te había que­da­do archi­va­do des­de que el pro­ce­so de su cons­truc­ción en la hoy des­apa­re­ci­da Unión Sovié­ti­ca que había derro­ta­do al nazi­fas­cis­mo ale­mán en la 2da. Gue­rra Mun­dial y se levan­ta­ba como ave Fénix de sus ceni­zas, esta­ba demos­tran­do en la prác­ti­ca que no solo era posi­ble, sino que se irían suman­do nue­vas expe­rien­cias socia­lis­tas en el mun­do, aun­que la inmen­sa mayo­ría en paí­ses de esca­so desa­rro­llo eco­nó­mi­co y tec­no­ló­gi­co y nin­gu­na en un país con alto desa­rro­llo capi­ta­lis­ta.

A fina­les de la déca­da de 1980 y prin­ci­pios de la de 1990, a Cuba, cuya socie­dad había pasa­do por dife­ren­tes expe­rien­cias de orga­ni­za­ción socia­lis­ta del meta­bo­lis­mo socio­eco­nó­mi­co del país, y en un pro­ce­so de exten­sión del pre­do­mi­nio de la ideo­lo­gía socia­lis­ta, le espe­ra­ba el mayor de los desa­fíos, que esta vez no ven­dría de la mano del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, sino de la deba­cle del socia­lis­mo en Euro­pa del Este y la URSS, cuyos efec­tos sobre Cuba se suma­rían inevi­ta­ble­men­te a las agre­sio­nes y blo­queo eco­nó­mi­co de los EEUU.

La des­apa­ri­ción de la URSS y del cam­po socia­lis­ta de Euro­pa del Este

Entre las acu­sa­cio­nes repe­ti­das a lo lar­go de déca­das de pro­pa­gan­da con­tra el comu­nis­mo, está la de denun­ciar­lo como un sis­te­ma que some­te a los indi­vi­duos a su des­per­so­na­li­za­ción, que los igua­la sus­tra­yén­do­les su volun­tad, los uni­for­ma en el actuar y has­ta en el ves­tir y en los gus­tos, les qui­ta la liber­tad y la crea­ti­vi­dad.

Lo cier­to es que nin­gu­na socie­dad huma­na ha alcan­za­do el ideal comu­nis­ta, ni siquie­ra el socia­lis­mo y su irre­ver­si­bi­li­dad, mien­tras que la homo­ge­nei­za­ción de la huma­ni­dad, la impo­si­ción de un pen­sa­mien­to úni­co, la des­per­so­na­li­za­ción de los indi­vi­duos aho­ra vul­ga­res con­su­mi­do­res, la uni­ver­sa­li­za­ción de patro­nes de con­su­mo, gus­tos esté­ti­cos y modo de vida, la dic­ta­du­ra del mer­ca­do, venían jus­ta­men­te de la mano del capi­ta­lis­mo tar­dío.

Pero mien­tras la pro­pa­gan­da impe­ria­lis­ta ter­gi­ver­sa­ba el ideal comu­nis­ta, se recru­de­cía el blo­queo tec­no­ló­gi­co con­tra el cam­po socia­lis­ta, las agre­sio­nes sola­pa­das y el debi­li­ta­mien­to median­te la carre­ra arma­men­tis­ta, los paí­ses socia­lis­tas que final­men­te colap­sa­ron no con­ta­ron con las masas para defen­der el socia­lis­mo. Muchos ya han ade­lan­ta­do sus cri­te­rios sobre el colap­so del socia­lis­mo, solo quie­ro des­ta­car que los pue­blos de la URSS y de las demo­cra­cias popu­la­res del Este de Euro­pa no defen­die­ron un poder que real­men­te no tenían. El modo con el que se orga­ni­za­ba la expe­rien­cia socia­lis­ta en esos paí­ses, nun­ca estu­vo dise­ña­do así ni podía estar­lo en el pen­sa­mien­to de los clá­si­cos del mar­xis­mo, quie­nes tam­po­co espe­cu­la­ron (eran cien­tí­fi­cos socia­les) sobre el futu­ro, más allá de ade­lan­tar algu­nos ras­gos gene­ra­les de una nece­sa­ria tran­si­ción.

La teo­ría de Marx seña­la­ba la nece­si­dad de un ago­ta­mien­to de la capa­ci­dad de las rela­cio­nes de pro­duc­ción de asi­mi­lar el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, para que se gene­ra­ra una épo­ca revo­lu­cio­na­ria, mien­tras que la Revo­lu­ción de Octu­bre fue el resul­ta­do de un con­jun­to de agu­das con­tra­dic­cio­nes socia­les, de una opre­sión ini­cua con­tra el pue­blo, de un ago­ta­mien­to inso­por­ta­ble como resul­ta­do de la pri­me­ra gue­rra mun­dial y de un esta­do into­le­ra­ble de abu­so, pobre­za y mise­ria, en medio del cual Lenin y quie­nes com­par­tie­ron su visión deci­die­ron enrum­bar sus esfuer­zos por un difí­cil y ries­go­so camino para tomar el poder, cuan­do Rusia esta­ba muy lejos del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. Pero la his­to­ria demos­tró que la deci­sión era jus­ta.

La revo­lu­ción rusa, la toma del poder polí­ti­co no eli­mi­na­ba ni podía hacer­lo la rela­ción con­tra­dic­to­ria entre el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción, pero la colo­có en otra pers­pec­ti­va por la acción cons­cien­te del suje­to social.

Al impo­ner des­de el poder polí­ti­co rela­cio­nes de pro­duc­ción exen­tas de la explo­ta­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do por el capi­tal anu­ló el fun­da­men­to de la con­tra­dic­ción tra­ba­jo-capi­tal libe­ran­do así colo­sa­les mag­ni­tu­des de ener­gías crea­do­ras de los tra­ba­ja­do­res para avan­zar en el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, pero aho­ra jun­to con un nece­sa­rio pro­ce­so de trans­for­ma­ción cul­tu­ral cuyo final pre­vi­si­ble era la satis­fac­ción de las nece­si­da­des de los tra­ba­ja­do­res, la jus­ti­cia social, el colec­ti­vis­mo, la soli­da­ri­dad, la coope­ra­ción.

El desa­fío interno y externo de la revo­lu­ción rusa de octu­bre de 1917 fue enor­me y tam­bién lo fue­ron los ade­lan­tos que alcan­za­ron guia­dos por el poder sovié­ti­co y el ideal comu­nis­ta. Más allá de los erro­res de la ignorancia5 y el atra­so, y de las insu­fi­cien­cias lógi­cas de una teo­ría de la cons­truc­ción del socia­lis­mo, camino iné­di­to para la huma­ni­dad, la URSS lle­vó ade­lan­te gran­des pla­nes de elec­tri­fi­ca­ción e indus­tria­li­za­ción, gene­ró un desa­rro­llo mate­rial y espi­ri­tual capaz de asi­mi­lar el gigan­tes­co desa­fío de la inva­sión de la Ale­ma­nia nazi e impo­ner­le la derro­ta, car­gan­do con el peso prin­ci­pal en los cos­tos huma­nos y mate­ria­les de esa con­fla­gra­ción mun­dial.

En la pos­gue­rra, los sovié­ti­cos levan­ta­ron de nue­vo su país, su influen­cia cre­ció en el ámbi­to euro­peo y mun­dial y con ello las ideas socia­lis­tas.

Sin embar­go, tam­bién es una reali­dad que si bien la URSS hizo impor­tan­tes sal­tos en el desa­rro­llo de la indus­tria bási­ca y la agri­cul­tu­ra meca­ni­za­da, alcan­zó un alto nivel en las inves­ti­ga­cio­nes fun­da­men­ta­les y en sus medios defen­si­vos al pun­to de neu­tra­li­zar las ten­ta­cio­nes del capi­ta­lis­mo mun­dial de des­truir manu mili­ta­ri ese expe­ri­men­to socia­lis­ta, en la URSS arrai­gó el ver­ti­ca­lis­mo, no se desa­rro­lló la demo­cra­cia socia­lis­ta, se come­tie­ron abu­sos de poder, no logra­ron una teo­ría efi­cien­te de su tran­si­ción socia­lis­ta, algo que tam­po­co alcan­za­ron otros paí­ses socia­lis­tas de Euro­pa del Este, don­de no nece­sa­ria­men­te fun­cio­na­ría lo que se esta­ba hacien­do en la Unión Sovié­ti­ca. Recor­de­mos aque­lla fra­se el XXII Con­gre­so el PCUS: “Esta gene­ra­ción vivi­rá en el comu­nis­mo”.

El ejer­ci­cio del poder polí­ti­co, el edi­fi­cio jurí­di­co, la orga­ni­za­ción y la eco­no­mía no podían anclar en la socie­dad con el esque­ma impues­to, cuan­do la ciu­da­da­nía mis­ma nece­si­ta­ba otro medio social para desa­rro­llar­se satis­fac­to­ria­men­te. Las posi­bles solu­cio­nes expe­ri­men­ta­les a tra­vés de una amplia, acti­va y cons­cien­te par­ti­ci­pa­ción social que nutri­rían el desa­rro­llo de una teo­ría efi­cien­te de la cons­truc­ción socia­lis­ta esta­ban impe­di­das por la sepa­ra­ción entre la ciu­da­da­nía y el poder polí­ti­co, que a la pos­tre resul­tó letal.

La con­quis­ta del poder polí­ti­co, si bien per­mi­te una ges­tión cons­cien­te para ade­lan­tar el desa­rro­llo y hacer­lo con cri­te­rios racio­na­les com­pa­ti­bles no solo con los seres huma­nos, sino tam­bién, con la natu­ra­le­za, con el medio ambien­te, no pue­de, so pena de un enor­me des­gas­te, desa­fiar reali­da­des que son inhe­ren­tes a la socie­dad en tran­si­ción socia­lis­ta, en el inten­to de avan­zar más de lo posi­ble y de un modo más arbi­tra­rio que cien­tí­fi­co. Y es pre­ci­sa­men­te ahí don­de ha habi­do impro­vi­sa­ción en más de una expe­rien­cia de orien­ta­ción socia­lis­ta. Des­de la polí­ti­ca y la orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca se pue­de mucho, pero no se pue­de todo. Lo posi­ble defi­ne los lími­tes de lo nece­sa­rio y la deter­mi­na­ción de lo posi­ble no es una apre­cia­ción arbi­tra­ria, indi­vi­dual o gru­pal, se requie­re de un enfo­que cien­tí­fi­co, de una teo­ría gene­ral de la tran­si­ción socia­lis­ta que fun­da­men­te los pro­gra­mas de acción.

Lenin había aler­ta­do más de una vez opor­tu­na­men­te acer­ca de que el pri­mer deber de toda revo­lu­ción es defen­der­se. Pero esa defen­sa solo sería efec­ti­va si des­can­sa en los hom­bros de los tra­ba­ja­do­res. Fue efec­ti­va cuan­do la urgen­cia de una ame­na­za mili­tar exter­na impe­ria­lis­ta y racis­ta y la inmi­nen­cia del peli­gro de muer­te acom­pa­ña­ron con el patrio­tis­mo la defen­sa del poder polí­ti­co. El Esta­do mul­ti­na­cio­nal sovié­ti­co desa­rro­lló una capa­ci­dad mili­tar supe­rior y sus armas, sus leyes y su orga­ni­za­ción blin­da­ron al enor­me país con­tra la agre­sión exte­rior, pero el des­co­no­ci­mien­to de las nece­si­da­des más ínti­mas de su pro­pia gen­te, el ale­ja­mien­to y extra­ña­mien­to del poder, la exce­si­va cen­tra­li­za­ción y ver­ti­ca­lis­mo que apa­ga­ron el entu­sias­mo y la crea­ti­vi­dad, la pre­sen­cia de pri­vi­le­gios para los diri­gen­tes y fun­cio­na­rios y la ena­je­na­ción no supe­ra­da, ade­más de erro­res en la polí­ti­ca de las nacio­na­li­da­des que pro­cla­ma­ba a des­tiem­po que ya exis­tía un “nue­vo pue­blo sovié­ti­co”, mina­ron por den­tro el socia­lis­mo que ter­mi­nó con su implo­sión bajo la enor­me y múl­ti­ple pre­sión del capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal.

Los acuer­dos de Hel­sin­ki 1975 habían sido defi­ni­dos enton­ces por la URSS como demos­tra­ción de la for­ta­le­za de sus posi­cio­nes y como reco­no­ci­mien­to jurí­di­co del socia­lis­mo. Pero a la luz de las ense­ñan­zas de la his­to­ria cabe pre­gun­tar­se si las bases de esos acuer­dos podían ser acep­ta­das des­de una pers­pec­ti­va genui­na­men­te revo­lu­cio­na­ria y si debie­ron ser dis­cu­ti­das otras bases, sin obviar lo que debía ser a todas luces rec­ti­fi­ca­do.

Natu­ral­men­te, des­de los pode­res fác­ti­cos nor­te­cén­tri­cos del capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal se apro­ve­chó al máxi­mo lo que esta­ba ocu­rrien­do pre­sen­tán­do­lo como la demos­tra­ción de la pre­ten­sa des­na­tu­ra­li­za­ción del ideal socia­lis­ta y comu­nis­ta, el fra­ca­so del mar­xis­mo y con­se­cuen­te­men­te, la demos­tra­ción de la per­du­ra­bi­li­dad e inevi­ta­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo. No es menos cier­to que lo ini­cia­do con el socia­lis­mo en un solo país ter­mi­nó en el reflu­jo hacia el capi­ta­lis­mo de las expe­rien­cias socia­lis­tas. Pero tam­bién es cier­to que de la mano de la pro­fun­da cri­sis múl­ti­ple del capi­ta­lis­mo se ve un cre­cien­te movi­mien­to popu­lar anti­ca­pi­ta­lis­ta, un rena­cer de las ideas socia­lis­tas y una relec­tu­ra acti­va del mar­xis­mo.

¿Socia­lis­mo en un solo país? (II)

La socie­dad cuba­na resis­tió las con­se­cuen­cias de la des­apa­ri­ción del socia­lis­mo en Euro­pa del Este y la URSS. Los cos­tos mate­ria­les y huma­nos del perío­do espe­cial son de difí­cil eva­lua­ción, pero es indis­cu­ti­ble que por lar­gos años en los que las ideas socia­lis­tas sufrían un indis­cu­ti­ble reflu­jo, Cuba las man­tu­vo el tiem­po sufi­cien­te para vivir su rena­cer, en par­ti­cu­lar en Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be.

Aho­ra bien, si con­si­de­ra­mos la res­pues­ta a la pre­gun­ta del títu­lo bajo la pre­mi­sa de un ideal de socia­lis­mo pleno, de algo aca­ba­do e irre­ver­si­ble, enton­ces es obvio que en la actua­li­dad no es posi­ble a cor­to o mediano pla­zo. De hecho cabe pen­sar que mien­tras a esca­la pla­ne­ta­ria no se pro­duz­can trans­for­ma­cio­nes socia­les que incli­nen la balan­za a favor de la supera­ción del régi­men capi­ta­lis­ta, un socia­lis­mo así no es posi­ble, tam­po­co en Cuba, y su pro­cla­ma­ción entu­sias­ta no es polí­ti­ca­men­te via­ble, ya que solo gene­ra­rá crí­ti­cas por­que no es alcan­za­ble. Siem­pre he afir­ma­do que el socia­lis­mo en Cuba es reali­dad, ideal y expe­ri­men­ta­ción y que no hay un mode­lo pre­de­fi­ni­do que ten­ga que rea­li­zar­se inde­fec­ti­ble­men­te.

Reco­no­ci­do lo ante­rior, a la luz de las reali­da­des actua­les, la pre­gun­ta del títu­lo habría que ampliar­la: ¿Si no es posi­ble el socia­lis­mo pleno a cor­to o mediano pla­zo, vale la pena seguir­lo inten­tan­do?

Pue­de for­mu­lar­se de otro modo más explí­ci­to si se apre­cia el pro­ble­ma como el dile­ma entre retro­ce­der al capi­ta­lis­mo depen­dien­te o con­ti­nuar bus­can­do las fór­mu­las efi­cien­tes para orga­ni­zar el meta­bo­lis­mo socio­eco­nó­mi­co de la socie­dad en su con­jun­to sobre la base de los prin­ci­pios socia­lis­tas (me refie­ro bási­ca­men­te al pre­do­mi­nio de la pro­pie­dad social sobre los medios de pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios, infra­es­truc­tu­ra y recur­sos natu­ra­les, al papel del Esta­do en la orga­ni­za­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, orga­ni­za­ti­va, polí­ti­ca y cul­tu­ral del país, al papel de la ideo­lo­gía socia­lis­ta, de la pla­ni­fi­ca­ción, del anti­im­pe­ria­lis­mo, de la polí­ti­ca exte­rior de prin­ci­pios, de la demo­cra­cia socia­lis­ta y par­ti­ci­pa­ti­va).

La res­pues­ta solo pue­de ser afir­ma­ti­va y no sim­ple­men­te por una ele­men­tal reac­ción moti­va­da ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca­men­te sino bási­ca­men­te por un balan­ce de cos­tos – bene­fi­cios.

El retro­ce­so al capi­ta­lis­mo depen­dien­te sig­ni­fi­ca­ría el regre­so al pre­do­mi­nio de la pro­pie­dad pri­va­da sobre los medios fun­da­men­ta­les de pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios, la des­apa­ri­ción del Esta­do socia­lis­ta, la pobla­ción que­da­ría total­men­te a mer­ced del mer­ca­do, sería impo­si­ble desa­rro­llar un pro­gra­ma pro­pio de nación que ten­ga en cuen­ta todos sus terri­to­rios, que sea equi­li­bra­do, ami­ga­ble con la natu­ra­le­za, jus­to y que res­pon­da a los intere­ses de las gran­des mayo­rías ciu­da­da­nas, se pro­du­ci­ría el retorno a la funes­ta poli­ti­que­ría y a la dema­go­gia, sería el dete­rio­ro y fin de las polí­ti­cas socia­les, el incre­men­to expo­nen­cial de las dife­ren­cias socia­les, la frag­men­ta­ción ace­le­ra­da de la socie­dad, la mer­can­ti­li­za­ción de la edu­ca­ción y de la salud públi­ca, la des­pro­tec­ción de la niñez y de la ter­ce­ra edad, la des­apa­ri­ción de los pla­nes de desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co con­ve­nien­tes y nece­sa­rios para el país, el incre­men­to de la mor­ta­li­dad infan­til y mater­na, el debi­li­ta­mien­to y des­apa­ri­ción del sis­te­ma de la defen­sa civil con­tra los desas­tres natu­ra­les y el papel del Esta­do en la recu­pe­ra­ción, la defor­ma­ción y corrup­ción de los medios de comu­ni­ca­ción, la impo­si­bi­li­dad de defen­der los recur­sos natu­ra­les, de evi­tar el dete­rio­ro del medio ambien­te, los cre­cien­tes obs­tácu­los para pro­te­ger y desa­rro­llar la iden­ti­dad cul­tu­ral que se verá a mer­ced de los patro­nes del capi­ta­lis­mo tar­dío y del pen­sa­mien­to úni­co, el incre­men­to del deli­to y de su peli­gro­si­dad, de la corrup­ción en todos los órde­nes, de las mafias, de la dro­ga­dic­ción, el acre­cen­ta­mien­to del indi­vi­dua­lis­mo y del egoís­mo, la pér­di­da de la tran­qui­li­dad ciu­da­da­na, el debi­li­ta­mien­to y des­apa­ri­ción de las cola­bo­ra­cio­nes inter­na­cio­na­lis­tas cuba­nas, un debi­li­ta­mien­to del pro­ce­so de inte­gra­ción regio­nal, habría un enor­me retro­ce­so éti­co, la lis­ta de cos­tos sería inter­mi­na­ble.

Los even­tua­les bene­fi­cios, no podrán esti­mar­se como los vemos en la socie­dad cuba­na, por­que el con­cep­to mis­mo de bene­fi­cio se vin­cu­la hoy en Cuba con la equi­dad y la jus­ti­cia social. El mis­mo con­cep­to de bien­es­tar esta­ría entre los prin­ci­pa­les cos­tos.

Los pri­me­ros apro­ve­cha­dos de un retro­ce­so al capi­ta­lis­mo depen­dien­te serían las trans­na­cio­na­les, el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y sus ser­vi­do­res, los explo­ta­do­res, los ane­xio­nis­tas, y los que se ubi­quen como mino­ría pri­vi­le­gia­da a cos­ta de las gran­des mayo­rías. El sue­ño de una acre­ci­da cla­se media en un país sub­de­sa­rro­lla­do y depen­dien­te en manos de las trans­na­cio­na­les es solo eso: un sue­ño. Entre los pro­ba­bles bene­fi­cios esta­ría la des­apa­ri­ción del blo­queo eco­nó­mi­co de los EEUU, pero ello ser­vi­rá ante todo a quie­nes en tales cir­cuns­tan­cias ten­gan la pro­pie­dad sobre los medios fun­da­men­ta­les de pro­duc­ción y ser­vi­cios, al pue­blo llano lle­ga­rían las miga­jas, como ocu­rría antes de 1959.

Por eso, cuan­do la fina­li­dad estra­té­gi­ca de la libe­ra­ción social se ve ame­na­za­da mor­tal­men­te por la acción vio­len­ta de la con­tra­rre­vo­lu­ción, la defen­sa de esa fina­li­dad libe­ra­do­ra solo pue­de man­te­ner­se con la vigi­lan­cia nece­sa­ria y la acción revo­lu­cio­na­ria en la con­fron­ta­ción cla­sis­ta, lo que se expre­sa­rá en las accio­nes del Esta­do, las leyes y la ciu­da­da­nía par­ti­ci­pa­ti­va.

Una lógi­ca ele­men­tal indi­ca que para Cuba, don­de el poder polí­ti­co res­pon­de a los intere­ses de las gran­des mayo­rías, y las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, cier­ta­men­te reque­ri­das de moder­ni­za­ción, están vigen­tes y man­tie­nen sus poten­cia­li­da­des, y don­de están vigen­tes las polí­ti­cas socia­les fun­da­men­ta­les, el dile­ma ver­da­de­ro no es si retro­ce­der al capi­ta­lis­mo o con­ti­nuar el rum­bo socia­lis­ta, sino cómo con­ti­nuar la orien­ta­ción socia­lis­ta, como con­tra­rres­tar la influen­cia del capi­ta­lis­mo, ale­jar­se sis­te­má­ti­ca­men­te de él, de sus múl­ti­ples redes y ten­tácu­los, y cómo atem­pe­rar los idea­les a las posi­bi­li­da­des, cómo reor­ga­ni­zar el meta­bo­lis­mo socio­eco­nó­mi­co para que esti­mu­le la repro­duc­ción de la ini­cia­ti­va y la crea­ti­vi­dad en todos los órde­nes de la vida social, como pro­fun­di­zar la demo­cra­ti­za­ción de la socie­dad, o sea, cómo ase­gu­rar el dere­cho de las gran­des mayo­rías ciu­da­da­nas a par­ti­ci­par y deci­dir, cómo movi­li­zar las poten­cia­li­da­des pro­duc­ti­vas del país y apro­ve­char­las en favor de las gran­des mayo­rías ciu­da­da­nas.

De nue­vo sobre la cien­cia del comu­nis­mo

Si no fue­ra tan a menu­do sub­es­ti­ma­da no sería nece­sa­rio reite­rar que la cons­truc­ción del socia­lis­mo requie­re de teo­ría. El camino socia­lis­ta no es sola­men­te un ideal, una cien­cia y el movi­mien­to real, es tam­bién en el caso de un país como Cuba una media­ción efi­cien­te para el desa­rro­llo eco­nó­mi­co a la vez que para apren­der el nue­vo modo de vida. Pero cada paso debe res­pon­der a una con­cep­ción inte­gral desa­rro­lla­da sobre bases sóli­das que ten­ga en cuen­ta las varia­bles nece­sa­rias.

La socie­dad cuba­na que ha vivi­do una expe­rien­cia úni­ca a par­tir de la segun­da mitad del siglo pasa­do está toda­vía lejos de alcan­zar las con­di­cio­nes mate­ria­les y espi­ri­tua­les que la cali­fi­quen para poder defi­nir­la como una socie­dad socia­lis­ta ple­na. La polí­ti­ca de la revo­lu­ción es socia­lis­ta, el poder es del pue­blo, el ideal es socia­lis­ta y hay impor­tan­tes carac­te­rís­ti­cas socia­lis­tas en el país, Cuba es socia­lis­ta, pero en Cuba no hay un socia­lis­mo pleno.

Ha que­da­do bien cla­ro que no bas­ta con el acto jurí­di­co-polí­ti­co de supri­mir la pro­pie­dad sobre los medios de pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios para que estos sigan des­pués pro­du­cien­do con efi­cien­cia, lue­go de lo cual se orga­ni­za­ría una dis­tri­bu­ción con jus­ti­cia del pro­duc­to social.

Con ese acto jurí­di­co-polí­ti­co se cor­ta de raíz una rela­ción (impor­tan­te, sí, pero no úni­ca) del meta­bo­lis­mo socio­eco­nó­mi­co has­ta enton­ces en cur­so: la rela­ti­va al dere­cho del capi­ta­lis­ta a la pro­pie­dad, a la explo­ta­ción del tra­ba­jo ajeno y a las ganan­cias que repre­sen­ta la plus­va­lía que obtie­ne, pero que­dan otras reali­da­des, cuya supera­ción no es ni pue­de ser igual de rápi­da, sino len­ta y gra­dual, se con­fi­gu­ra­rá una situa­ción nue­va, iné­di­ta, cuya obser­va­ción y segui­mien­to nece­si­ta de estu­dio sis­te­má­ti­co y enfo­que teó­ri­co con­cep­tual, para anu­lar la impro­vi­sa­ción y ami­no­rar en lo posi­ble el error.

El cam­bio es de tal enver­ga­du­ra que toca prác­ti­ca­men­te toda la vida de la socie­dad, lo que hace impo­si­ble des­cri­bir la infi­ni­tud de su alcan­ce y mani­fes­ta­cio­nes. Bas­ta seña­lar que los nue­vos due­ños colec­ti­vos nun­ca apren­die­ron antes a orga­ni­zar la pro­duc­ción, mane­jar la eco­no­mía, el con­trol, la con­ta­bi­li­dad, tomar deci­sio­nes, que sur­gen aho­ra nue­vas reali­da­des como lo tocan­te a las moti­va­cio­nes para pro­du­cir, el desa­fío que plan­tea un nue­vo modo de dis­tri­bu­ción del pro­duc­to social, que habrá hos­ti­li­dad polí­ti­ca del capi­tal inter­na­cio­nal, por solo seña­lar algu­nos temas que con­si­de­ro rele­van­tes.

No solo la com­ple­ji­dad del mun­do hoy en cri­sis, sino y fun­da­men­tal­men­te el hecho de las insu­fi­cien­cias del desa­rro­llo del país, a lo que se suma el blo­queo nor­te­ame­ri­cano, hablan a todas luces de un lar­go camino en Cuba con una eco­no­mía mix­ta, en la que par­ti­ci­pa­rán for­mas diver­sas de pro­pie­dad, que irán des­de la pro­pie­dad social ges­tio­na­da por el Esta­do, has­ta la peque­ña pro­pie­dad pri­va­da, pasan­do por las aso­cia­cio­nes, las coope­ra­ti­vas, las empre­sas mix­tas y algu­nos empren­di­mien­tos con un 100% de capi­tal pri­va­do extran­je­ro.

Lo ante­rior sig­ni­fi­ca que el sis­te­ma de direc­ción de la eco­no­mía que cobi­ja­rá esa com­ple­ji­dad tie­ne que arti­cu­lar la pro­pie­dad social socia­lis­ta que es y será pre­do­mi­nan­te y los res­tan­tes tipos com­ple­men­ta­rios de pro­pie­dad y estruc­tu­rar­las en sis­te­ma.

La efi­cien­cia en la pla­ni­fi­ca­ción que haga el balan­ce de la eco­no­mía nacio­nal está en el reco­no­ci­mien­to de los dife­ren­tes tipos y for­mas de pro­pie­dad, por lo que la pla­ni­fi­ca­ción y el con­trol que desa­rro­lle el sis­te­ma de regu­la­ción del meta­bo­lis­mo socio­eco­nó­mi­co de la socie­dad cuba­na en tran­si­ción socia­lis­ta debe­rán res­pon­der a una estruc­tu­ra de sub­sis­te­mas de carac­te­rís­ti­cas dife­ren­cia­das, arti­cu­la­dos por el Esta­do.

Dos ele­men­tos son esen­cia­les en esas cir­cuns­tan­cias: uno estri­ba en que si bien la pro­pie­dad pri­va­da gran­de, media­na o peque­ña ten­drá una influen­cia en la eco­no­mía y a tra­vés de ella tam­bién en la sub­je­ti­vi­dad de la socie­dad, don­de no ten­drá influen­cia algu­na es en lo tocan­te al poder polí­ti­co, ese que ha sido con­quis­ta­do y defen­di­do por el pue­blo tra­ba­ja­dor y que es garan­tía de la tran­si­ción socia­lis­ta, el otro ele­men­to se refie­re a la Cons­ti­tu­ción y leyes del Esta­do Socia­lis­ta, que con­for­man las bases del orde­na­mien­to jurí­di­co de la coexis­ten­cia de dife­ren­tes tipos y for­mas de pro­pie­dad, las cua­les se cons­ti­tu­yen con arre­glo a la juri­di­ci­dad esta­ble­ci­da, encar­ga­da de ase­gu­rar el dere­cho, des­igual como todo dere­cho, que garan­ti­ce el espa­cio a los dife­ren­tes tipos de pro­pie­dad y, a la vez, la lega­li­dad que ase­gu­re los dere­chos fun­da­men­ta­les de todos los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas del país.

Por ello, es fun­da­men­tal que la teo­ría del socia­lis­mo de cuen­ta espe­cial­men­te de la corre­la­ción entre el meta­bo­lis­mo socio­eco­nó­mi­co y la edu­ca­ción, la for­ma­ción cívi­ca, éti­ca, polí­ti­ca y jurí­di­ca que encar­nan los valo­res de la ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria socia­lis­ta.

Cuan­do afir­ma­mos arri­ba que la socie­dad cuba­na no tie­ne aún las con­di­cio­nes mate­ria­les y espi­ri­tua­les para un socia­lis­mo pleno, nos esta­mos refi­rien­do en lo mate­rial al desa­rro­llo eco­nó­mi­co-pro­duc­ti­vo, tec­no­ló­gi­co, cien­tí­fi­co, a la infra­es­truc­tu­ra del país; cuan­do habla­mos de las con­di­cio­nes espi­ri­tua­les, sub­je­ti­vas, nos refe­ri­mos prin­ci­pal­men­te a la per­sis­ten­cia de la psi­co­lo­gía de inter­cam­bio de equi­va­len­tes y al menos­ca­bo del tra­ba­jo como valor por la pér­di­da de sen­ti­do del valor del tra­ba­jo que se ha pro­du­ci­do como resul­ta­do de no haber teni­do en cuen­ta esa psi­co­lo­gía, algo aho­ra agra­va­do por el hábi­to per­ver­so de “resol­ver” las nece­si­da­des indi­vi­dua­les a cos­ta de los recur­sos que per­te­ne­cen a todos los ciu­da­da­nos, pero tam­bién unos indi­vi­duos a cos­ta de otros.

En la lar­ga tran­si­ción socia­lis­ta no pue­de des­co­no­cer­se el inte­rés indi­vi­dual, so pena de que este se mime­ti­ce y reali­ce de las más diver­sas for­mas irre­gu­la­res. Recor­de­mos que Lenin cali­fi­ca­ba las pri­mas, en tan­to estí­mu­lo mate­rial a los tra­ba­ja­do­res, como una prác­ti­ca insos­la­ya­ble en la tran­si­ción y cuya eli­mi­na­ción solo podía ima­gi­nar­se en el futu­ro comunista.6

Hay quien sos­tie­ne la idea que la libe­ra­ción real del hom­bre (pue­de leer­se el socia­lis­mo pleno y el comu­nis­mo) requie­re tan­to de un ele­va­do desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, como de un pro­ce­so inter­na­cio­nal de trans­for­ma­cio­nes que la res­pal­de.

Cier­ta­men­te los efec­tos nega­ti­vos socia­les de las dife­ren­cias inob­je­ta­ble­men­te exis­ten­tes serán con­tra­rres­ta­dos por un nivel razo­na­ble de sufi­cien­cia pro­duc­ti­va, que pue­de tra­du­cir­se como una abun­dan­cia vis­ta racio­nal­men­te, pero inclu­so esta está com­pro­me­ti­da hoy de modo pue­de decir­se trá­gi­co por la cri­mi­nal depre­da­ción de los recur­sos de la natu­ra­le­za gra­cias a la lógi­ca absur­da del capi­ta­lis­mo tar­dío. Sin edu­ca­ción, sin for­ma­ción, sin éti­ca, sin ideo­lo­gía será impo­si­ble orga­ni­zar la vida huma­na actual y futu­ra sobre nue­vas bases, no solo por­que el edi­fi­cio del socia­lis­mo no pue­de cons­truir­se con la arqui­tec­tu­ra capi­ta­lis­ta fun­da­da en la crea­ción de nece­si­da­des arti­fi­cia­les, el con­su­mis­mo y el afán de lucro a cual­quier cos­to ‑si bien requie­re hoy de ele­men­tos de su ingeniería‑, sino por­que los recur­sos serán cada vez más esca­sos, el medio ambien­te está más resen­ti­do y ame­na­za­do catas­tró­fi­ca­men­te y será impres­cin­di­ble un nue­vo con­cep­to de bien­es­tar y de feli­ci­dad, que se fun­da­men­ta en un con­su­mo racio­nal, res­pon­sa­ble y salu­da­ble.

Aun nece­si­ta­da de las rela­cio­nes mer­can­ti­les la socie­dad en tran­si­ción socia­lis­ta tie­ne que pres­tar aten­ción prio­ri­ta­ria a con­tra­rres­tar las rela­cio­nes huma­nas media­das por las mer­can­cías y hacer­las cada vez más direc­tas, media­das por los valo­res socialistas7, rela­cio­nes huma­nas en el más cabal sen­ti­do de la pala­bra.

En cuan­to a las con­di­cio­nes inter­na­cio­na­les pro­pi­cias para un socia­lis­mo pleno, no hay mane­ra de pre­de­cir cuán­do se pro­du­ci­rán, pero aun en las actua­les con­di­cio­nes el socia­lis­mo imper­fec­to, inaca­ba­do, es incom­pa­ra­ble­men­te más humano que el capi­ta­lis­mo.

El desa­rro­llo de una teo­ría efi­cien­te de la cons­truc­ción socia­lis­ta requie­re de inte­grar armo­nio­sa­men­te a los seres huma­nos entre sí y a estos con la natu­ra­le­za y eso es algo que no pue­de lograr­se sola­men­te con medi­das eco­nó­mi­cas; son impres­cin­di­bles la ideo­lo­gía y la polí­ti­ca, la éti­ca, la edu­ca­ción.

El comu­nis­mo como ideo­lo­gía

La supera­ción del capi­ta­lis­mo es la tran­si­ción socia­lis­ta y este obje­ti­vo es impo­si­ble sin la ideo­lo­gía socia­lis­ta y comu­nis­ta. La tran­si­ción socia­lis­ta vis­ta como acti­vi­dad huma­na, como prác­ti­ca, es un pro­ce­so cons­cien­te en el que los ciu­da­da­nos, los gru­pos, orga­ni­za­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes de la socie­dad que de con­jun­to arti­cu­lan el suje­to del cam­bio, adop­tan ‑en dife­ren­tes gra­dos y for­mas- una acti­tud corres­pon­dien­te en gene­ral con los obje­ti­vos con­sen­sua­dos. La acción cohe­ren­te, cohe­sio­na­da del suje­to social múl­ti­ple, arti­cu­la­do y natu­ral­men­te diver­so es fun­cio­nal al cam­bio por­que la base de la socie­dad repro­du­ce intere­ses com­par­ti­dos, las estruc­tu­ras polí­ti­cas y jurí­di­cas los ampa­ran y el sis­te­ma de idea­les, obje­ti­vos, con­cep­tos, valo­res socia­lis­tas y comu­nis­tas arti­cu­lan al suje­to múl­ti­ple en su diver­si­dad y dife­ren­cias y es el fun­da­men­to del pro­gra­ma de acción en lo eco­nó­mi­co, lo orga­ni­za­ti­vo, lo jurí­di­co, lo polí­ti­co, lo social, lo cul­tu­ral.

El papel de la ideo­lo­gía es con­sus­tan­cial al pro­pio cam­bio. El pro­ce­so de sur­gi­mien­to y desa­rro­llo de la ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria se pro­du­ce por ser una nece­si­dad de la acti­vi­dad huma­na cons­cien­te. Los valo­res revo­lu­cio­na­rios nacen en el pro­ce­so de libe­ra­ción huma­na y expe­ri­men­tan una siner­gia que los iden­ti­fi­ca, arti­cu­la y final­men­te sis­te­ma­ti­za. Una vez que la socie­dad reco­no­ce y estu­dia su exis­ten­cia y desa­rro­llo en tan­to sis­te­ma fun­cio­nal a los pro­pó­si­tos revo­lu­cio­na­rios de libe­ra­ción social, la ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria devie­ne pode­ro­so ins­tru­men­to de edu­ca­ción, orien­ta­ción, arti­cu­la­ción de volun­ta­des, orga­ni­za­ción, cuya nega­ción a ultran­za debi­li­ta y pue­de anu­lar el desa­rro­llo de la tran­si­ción. El estu­dio de sus cam­bios, es impres­cin­di­ble para que ella man­ten­ga su fun­cio­na­li­dad como ins­tru­men­to de las trans­for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. El estu­dio de la ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria, de su géne­sis, con­te­ni­do, desa­rro­llo, regu­la­ri­da­des, papel social, etc. pasa a ser obje­to de la acti­vi­dad cien­tí­fi­ca, y for­ma par­te del saber nece­sa­rio para el desa­rro­llo de una teo­ría de la tran­si­ción socia­lis­ta en Cuba.

Soy comu­nis­ta, toda la vida…

Así can­ta­ban los gue­rri­lle­ros ita­lia­nos y los comu­nis­tas de todo el mun­do en unos años en el que cun­día un enar­de­ci­mien­to que pre­sa­gia­ba un impul­so his­tó­ri­co al ideal comu­nis­ta, la can­ción decía tam­bién “…y comu­nis­ta he de morir”. Lue­go reapa­re­ció en Cuba a prin­ci­pios de la déca­da del 60 del pasa­do siglo y des­pués en el 68 pari­sino. Pare­cie­ra que el epí­lo­go de la revo­lu­ción de octu­bre aca­bó con aquel entu­sias­mo, pero aho­ra una mul­ti­tud de nue­vos fan­tas­mas comu­nis­tas está reco­rrien­do el mun­do, los repro­du­ce la quie­bra inevi­ta­ble del capi­ta­lis­mo, su inca­pa­ci­dad para esca­par de sus con­tra­dic­cio­nes y tra­ge­dias, su fatal ilu­sión de la eter­ni­dad, el mito de la sal­va­ción tec­no­ló­gi­ca del sis­te­ma.

Solo si no se logran ver los sín­to­mas de su ban­ca­rro­ta his­tó­ri­ca pue­de cali­fi­car­se de triun­fa­lis­ta o de pura uto­pía el párra­fo ante­rior. No lo es por­que la pro­fun­da cri­sis múl­ti­ple del sis­te­ma es cier­ta y por­que no se asig­nan pla­zos a prio­ri, ni se defi­nen pasos pre­de­ter­mi­na­dos para los cam­bios, algo que sería pura espe­cu­la­ción. Lo que sí es a todas luces visi­ble es que con los gigan­tes­cos recur­sos emplea­dos en la pro­pa­gan­da pro capi­ta­lis­ta, en la gue­rra cul­tu­ral, si bien han logra­do obs­ta­cu­li­zar el avan­ce de la his­to­ria, no han logra­do el mila­gro de evi­tar­lo.

Aho­ra bien, no se habla aquí del comu­nis­mo como de un esque­ma de algo que tie­ne que pro­du­cir­se de un modo dado, inevi­ta­ble­men­te, o como la doc­tri­na polí­ti­ca de una orga­ni­za­ción, de un par­ti­do, sino como lo reite­ra­do por Álva­ro Gar­cía Line­ra, el movi­mien­to real que supera lo exis­ten­te, un pro­ce­so en el que las ideas y la teo­ría juga­rán su papel jun­to con los acon­te­ci­mien­tos y la acción cons­cien­te. Y es hora de la ofen­si­va socia­lis­ta.


1 Licen­cia­do en Cien­cias Polí­ti­cas, Diplo­ma­do en Teo­ría del Pro­ce­so Ideo­ló­gi­co, Doc­tor en Cien­cias Filo­só­fi­cas, Pro­fe­sor e Inves­ti­ga­dor titu­lar del Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal de Perio­dis­mo José Mar­tí don­de pre­si­de la cáte­dra de Perio­dis­mo de Inves­ti­ga­ción y es vice­pre­si­den­te de la cáte­dra de Comu­ni­ca­ción y Socie­dad.

2 Isa­bel Rau­ber, “Revo­lu­cio­nes des­de aba­jo. Gobier­nos popu­la­res y cam­bio social en Lati­noa­mé­ri­ca”, Edi­cio­nes Con­ti­nen­te, Bue­nos Aires, 2012.

3 Igna­cio Ramo­net, “Cien horas con Fidel”, Ofi­ci­na de Publi­ca­cio­nes del Con­se­jo de Esta­do, La Haba­na, 2006, p. 153.

4 Podrían reco­no­cer­se los gru­pos siguien­tes: los que tenían mayor cer­ca­nía a la lite­ra­tu­ra mar­xis­ta, leye­ron par­te impor­tan­te de su obra y cono­cie­ron sus dife­ren­tes aspec­tos his­tó­ri­cos y lógi­cos, los que tenían acce­so a esa lite­ra­tu­ra y ade­más cono­cie­ron la expe­rien­cia socia­lis­ta de la URSS y otros paí­ses socia­lis­tas, los mili­tan­tes del Par­ti­do Socia­lis­ta Popu­lar, sim­pa­ti­zan­tes, líde­res obre­ros, que reci­bían las ideas en for­ma de pro­gra­mas polí­ti­cos, cró­ni­cas y aná­li­sis hechos por los ante­rio­res, los que tenían algu­na leja­na noción de lo que era el socia­lis­mo y el comu­nis­mo, los que gana­dos por la pro­pa­gan­da anti­co­mu­nis­ta y la demo­ni­za­ción del socia­lis­mo y el comu­nis­mo, recha­za­ban estas ideas, etc.

5 Por ejem­plo los efec­tos medioam­bien­ta­les el desa­rro­llo de la URSS han sido gran­des, pero en aque­llos años los estu­dios eco­ló­gi­cos ape­nas mos­tra­ban algu­nos avan­ces.

6 ”Aún cuan­do nues­tro obje­ti­vo final sea lograr la igual­dad de remu­ne­ra­ción para todo tra­ba­jo y el comu­nis­mo inte­gral, no pode­mos pro­po­ner­nos de mane­ra algu­na implan­tar esta igual­dad de inme­dia­to en el momen­to pre­sen­te, en que damos nada más que los pri­me­ros pasos para la tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al comu­nis­mo. De aquí que sea nece­sa­rio man­te­ner duran­te cier­to tiem­po una más ele­va­da remu­ne­ra­ción para los espe­cia­lis­tas, para que pue­dan tra­ba­jar mejor, y no peor que antes, y por la mis­ma razón tam­po­co pode­mos renun­ciar al sis­te­ma de pri­mas para el tra­ba­jo más efi­cien­te, en espe­cial en el tra­ba­jo orga­ni­za­ti­vo; las pri­mas serán inad­mi­si­bles en el sis­te­ma del comu­nis­mo com­ple­to, pero en el perío­do de tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al comu­nis­mo no es posi­ble pres­cin­dir de las pri­mas como lo ates­ti­guan la teo­ría y la expe­rien­cia de un año de Poder sovié­ti­co.” (V. I. Lenin, OC en 55 tomos, Edi­to­rial Pro­gre­so, Mos­cú, 1986, T. 38, pp. 106 – 107.)

7 En otros tra­ba­jos he tra­ta­do con ampli­tud este cam­bio, aquí solo ano­to que si bien en la tran­si­ción socia­lis­ta, las mer­can­cías tie­nen carac­te­rís­ti­cas dife­ren­tes, estas se siguen pro­du­cien­do, solo que el valor de uso de estas pasa a ser la fina­li­dad prin­ci­pal de su pro­duc­ción, no las ganan­cias, aun­que estas últi­mas jue­gan un papel regu­la­dor en el meta­bo­lis­mo socio­eco­nó­mi­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *