Futu­ro repre­si­vo- Borro­ka Garaia

La estra­te­gia repre­si­va de los esta­dos tie­ne fecha de cadu­ci­dad. O al menos la estra­te­gia que hemos cono­ci­do has­ta el día de hoy. La que está vigen­te actual­men­te. Una estra­te­gia de una fase repre­si­va que empe­zó a dar sus pri­me­ros pasos a media­dos de los 90, con un auto de la audien­cia nacio­nal espa­ño­la fir­ma­do por Bal­ta­sar Gar­zón en enero de 1996 que seña­la­ba que KAS debía ser inves­ti­ga­da. En esos momen­tos es pro­ba­ble que la izquier­da aber­tza­le no fue­ra cons­cien­te de que ese tipo de seña­les no eran más que los pro­le­gó­me­nos de una estra­te­gia que en pri­me­ra ins­tan­cia con­sis­tía en el aná­li­sis de que ante la impo­si­bi­li­dad poli­cial de poner fue­ra de jue­go a ETA, se lan­za­rían con­tra el movi­mien­to polí­ti­co y civil, de esta mane­ra pre­sio­nan­do vio­len­ta­men­te a la izquier­da aber­tza­le y al pue­blo no arma­do, a modo de chan­tan­je se bus­ca­ba la des­ac­ti­va­ción de ETA como paso impres­cin­di­ble al colap­so total del MLNV.

Esta estra­te­gia ha teni­do vic­to­rias evi­den­tes y qui­zás una de la más impor­tan­te es que amplios sec­to­res inte­rio­ri­za­ron que ETA era un estor­bo para la lucha. Y eso ha sido, se quie­ra reco­no­cer o no, uno de los fac­to­res que ha impul­sa­do el cam­bio estra­té­gi­co de la izquier­da aber­tza­le. Que ade­más esta­ba asen­ta­do en un esta­do de ansie­dad ante las impli­ca­cio­nes que supo­ne estar fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes, lo cual solo enca­mi­na hacia la mar­gi­na­ción. Esta estra­te­gia ha ser­vi­do en defi­ni­ti­va para gol­pear cuan­do y don­de se quie­ra ante una masa popu­lar no clan­des­ti­na y por lo tan­to en teo­ría no pre­pa­ra­da para enfren­tar­se a medi­das repre­si­vas que se aden­tran en cier­ta mane­ra en la cruel dure­za de las apli­ca­das a la clandestinidad.

Sin embar­go esta estra­te­gia tam­po­co ha con­se­gui­do lograr todos sus obje­ti­vos. No han podi­do “clan­des­ti­ni­zar” al movi­mien­to polí­ti­co ni des­ac­ti­var­lo. Y la mili­tan­cia polí­ti­ca ha aguan­ta­do el hor dago del esta­do pese a encar­ce­la­cio­nes y dura repre­sión. Lejos de pro­du­cir­se un pro­ce­so de mar­gi­na­ción pro­gre­si­vo se ha rever­ti­do de tal mane­ra que la izquier­da aber­tza­le es un refe­ren­te públi­co y social de pri­mer orden y la estra­te­gia ile­ga­li­za­do­ra ha hecho defi­ni­ti­va­men­te aguas en muchos fren­tes. La des­ac­ti­va­ción mili­tar de ETA es una gran vic­to­ria de los esta­dos aun­que tam­po­co espe­ra­ban que fue­ra en unos tér­mi­nos y coor­de­na­das con­cre­tas como las actuales.

De esta mane­ra, aque­lla estra­te­gia repre­si­va ini­cia­da tími­da­men­te en los 90 e inten­si­fi­ca­da en la ulti­ma déca­da está lle­gan­do a su fin. O ha lle­ga­do has­ta casi el máxi­mo don­de podía lle­gar. Jus­to has­ta el pun­to ante­rior a una diso­lu­ción de ETA que no han con­se­gui­do. Y está lle­gan­do a su fin con el impul­so de la estra­te­gia pues­ta en mar­cha por la izquier­da aber­tza­le en los últi­mos años que posi­ble­men­te ha ana­li­za­do correc­ta­men­te cua­les son las coor­de­na­das de la coyun­tu­ra nece­sa­rias para que esa estra­te­gia no avan­ce hacia el colap­so del MLNV, pero nun­ca se debe­ría olvi­dar todo este reco­rri­do en las bases de la refle­xión, ni tam­po­co olvi­dar que el mero hecho de que pue­da exis­tir un mar­co que con­di­cio­ne la repre­sión en los tér­mi­nos actua­les pue­de que no sea sufi­cien­te para los obje­ti­vos reales de libe­ra­ción nacio­nal y social. Que al fin y al cabo es lo que importa.

Con­ti­nuar inde­fi­ni­da­men­te en los mis­mos pará­me­tros repre­si­vos no es una bue­na deci­sión tác­ti­ca. Y son muchos los que en el esta­do ya lo han inte­rio­ri­za­do pese a la fuer­te opo­si­ción con la que se encuen­tran en sec­to­res de sus pro­pias filas. Y no es una bue­na deci­sión para ellos por­que esa estra­te­gia está ago­ta­da. Las nece­si­da­des con­tra-insur­gen­tes hoy pasan por el des­ten­sio­na­mien­to de esa vía repre­si­va y la re-for­mu­la­ción de la estra­te­gia. ¿Hacia dón­de?. Es obvio que una vez con­se­gui­do par­cial­men­te algu­nos de sus obje­ti­vos es posi­ble que solo les que­de una vía, la de la asi­mi­la­ción. Y esa vía cho­ca fron­tal­men­te con acti­vi­da­des repre­si­vas clá­si­cas a las que están acos­tum­bra­dos ya que gene­ra un ten­sio­na­mien­to polí­ti­co y posi­cio­na­mien­to psi­co­ló­gi­co que no les favo­re­ce en prin­ci­pio, aun­que si la debi­li­dad ideo­ló­gi­ca se radi­ca­li­za­ra esta­ría por ver.

Se ha habla­do mucho de que exis­te un peli­gro evi­den­te de asi­mi­la­ción del MLNV en las coor­de­na­das polí­ti­cas actua­les. Y si bien eso es cier­to, real­men­te no se ha ini­cia­do aún por par­te de los esta­dos en toda su poten­cia­li­dad ese pro­ce­so. Que ten­drá que pasar por fuer­za por el des­man­te­la­mien­to total de la actual estra­te­gia repre­si­va, la re-for­mu­la­ción de un nue­va mucho más selec­ti­va y qui­rúr­gi­ca com­bi­na­da con la masi­va semi-ocul­ta a tra­vés del mie­do, dar solu­ción a la pro­ble­má­ti­ca de los pre­sos polí­ti­cos y a su vez ins­ta­lar un mar­co don­de se suce­den uno detrás de otro ele­men­tos de dis­ten­sión, “paci­fi­ca­ción” y de “encuen­tro”. El no hacer­lo así hará al esta­do cho­car con­tra un muro per­ma­nen­te­men­te y ero­sio­nar­se. Aun­que tam­bién habría que poner a ana­li­sis si real­men­te se está opti­mi­zan­do ese teó­ri­co cos­te, ya que exis­ten difi­cul­ta­des para acti­var esa presión.

Aho­ra bien, sería infra­va­lo­rar las capa­ci­da­des con­tra-insur­gen­tes de esta­dos con siglos de expe­rien­cia pen­sar que no lo vayan a hacer por su pro­pia volun­tad y enmar­ca­do en una estra­te­gia polí­ti­ca. Su mar­co ópti­mo inclu­so pue­de lle­gar al lími­te de que les favo­rez­ca inclu­so has­ta el cre­ci­mien­to del pue­blo aber­tza­le de izquier­da y el acce­so a un poder cada vez más amplio siem­pre y cuan­do lo ten­gan con­tro­la­do y bien ata­do. No es ni la pri­me­ra ni la últi­ma vez que pue­den ocu­rrir situa­cio­nes simi­la­res. El PNV es un ejem­plo de ello.

Tenien­do en cuen­ta todo esto, es pro­ba­ble que la izquier­da aber­tza­le aún no esté pre­pa­ra­da para una estra­te­gia con­tra-insur­gen­te de ese cali­bre, y lo más peli­gro­so, que cami­ne en algu­nos apar­ta­dos jus­to en la direc­ción menos ade­cua­da. Y más val­dría con tiem­po hacer los ajus­tes, ade­lan­tán­do­se a la estra­te­gia efec­ti­va que no le que­da­rá más reme­dio que emplear a los esta­dos con mucha inten­si­dad, cuan­do lle­guen a la con­clu­sión sin fisu­ras que el inmo­vi­lis­mo les pue­de pro­du­cir cier­tas ren­tas y segu­ri­dad rela­ti­va si la izquier­da aber­tza­le no se ajus­ta pero que les impo­si­bi­li­ta ganar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *