Pablo Cata­tum­bo- FARC-EP: Acer­ca de nues­tro carác­ter polí­ti­co

El fun­da­dor e indus­cti­ble coman­dan­te de las FARC-EP, Manuel Maru­lan­da Vélez

Somos un movi­mien­to de izquier­da que lucha por la supera­ción del mode­lo eco­nó­mi­co y polí­ti­co exis­ten­te, y por una nación ple­na de dig­ni­dad y sobe­ra­nía.

Por Pablo Cata­tum­bo

Inte­gran­te del Secre­ta­ria­do de las FARC EP AUDIO: https://​www​.box​.com/​s​/​d​1​e​5​d​f​d​2​3​9​1​3​6​4​b​8​b​0b5

Se nos acu­sa a las FARC EP de dos cosas. La pri­me­ra, ser el palo en la rue­da para un ver­da­de­ro desa­rro­llo y con­so­li­da­ción de la izquier­da en Colom­bia, y la segun­da, de ser los artí­fi­ces del pau­la­tino giro de la vida polí­ti­ca hacia for­mas abier­tas de fas­cis­mo duran­te la últi­ma déca­da.

Pablo Cata­tum­bo

¿Somos las FARC-EP una talan­que­ra que impi­de el avan­ce de las ten­den­cias de izquier­da en Colom­bia? La pre­gun­ta sur­ge, en nues­tro pare­cer, de dos situa­cio­nes: el des­co­no­ci­mien­to sobre nues­tra his­to­ria y acti­vi­dad como orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, de un lado, y una obvia inten­ción de des­li­gar­nos del cam­po de las izquier­das en la his­to­ria de nues­tro país, por el otro. Es como si nues­tro sur­gi­mien­to y desa­rro­llo obe­de­cie­ra a una suer­te de gene­ra­ción espon­tá­nea mili­tar úni­ca en la his­to­ria uni­ver­sal. La reali­dad con­tras­ta con lo ante­rior. Nues­tra his­to­ria es pro­duc­to de la con­ver­gen­cia de las más diver­sas expre­sio­nes de las luchas socia­les del pue­blo colom­biano. Si toma­mos el caso de nues­tros dos más gran­des timo­ne­les, Manuel Maru­lan­da Vélez y Jaco­bo Are­nas, obser­va­mos que se jun­ta­ron las luchas de los colo­nos cam­pe­si­nos libe­ra­les y comu­nis­tas de la cor­di­lle­ra cen­tral y el tur­bión pro­le­ta­rio del pue­blo san­tan­de­reano. Dos hom­bres, dos cor­di­lle­ras, dos luchas hechas una en las trin­che­ras de Mar­que­ta­lia. En el pro­ce­so de sur­gi­mien­to de los fren­tes y com­pa­ñías de las FARC se reco­gen muchas de las tra­di­cio­nes polí­ti­co-cul­tu­ra­les del cam­po popu­lar colom­biano. Es así como con­ta­mos con cama­ra­das pro­ve­nien­tes del movi­mien­to indí­ge­na, del cam­pe­si­na­do rebel­de, de la lucha estu­dian­til, de los afro­des­cen­dien­tes, las muje­res rebel­des, el pro­le­ta­ria­do, los inte­lec­tua­les, artis­tas y el movi­mien­to coope­ra­ti­vo.
VALE LA PENA HACER UN POCO DE HISTORIA. El ase­si­na­to de Rafael Uri­be Uri­be, la per­se­cu­ción a tiros y la con­ver­sión en asun­to de gue­rra del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio de María Cano, la masa­cre de las bana­ne­ras, la san­ta cru­za­da decre­ta­da con­tra el joven Par­ti­do Comu­nis­ta por Lau­reano Gómez, el mag­ni­ci­dio de Jor­ge Elié­cer Gai­tán y el sub­si­guien­te perío­do deno­mi­na­do La Vio­len­cia, así como la per­se­cu­ción inter­na­cio­nal de los par­ti­dos polí­ti­cos colom­bia­nos empren­di­da por Rojas Pini­lla, jun­to a sus sal­va­jes gue­rras con­tra Villa­rri­ca y el Suma­paz, cons­ti­tu­yen acon­te­ci­mien­tos de hon­da reper­cu­sión en Colom­bia, suce­di­dos todos antes de la exis­ten­cia de las FARC.

Cin­co jove­nes de la Juven­tud Comu­nis­ta
fue­ron ase­si­na­dos en la sede de la Juco
1985 como par­te de la Gue­rra Sucia.

La repre­sión a la izquier­da, el ase­si­na­to selec­ti­vo de sus líde­res y la bús­que­da del des­mem­bra­mien­to de sus orga­ni­za­cio­nes han sido una cons­tan­te de lar­go alien­to den­tro de la his­to­ria colom­bia­na, cuya res­pon­sa­bi­li­dad recae direc­ta­men­te en el régi­men reac­cio­na­rio y anti­de­mo­crá­ti­co. Y, lo más impor­tan­te, esta cons­tan­te no se vio inte­rrum­pi­da con el sur­gi­mien­to del con­jun­to de las gue­rri­llas revo­lu­cio­na­rias, inclu­yen­do, obvia­men­te a las FARC-EP. La per­se­cu­ción sis­te­má­ti­ca con­tra la Unión Patrió­ti­ca, A Luchar y el Fren­te Popu­lar, así como la des­ata­da con­tra incon­ta­bles orga­ni­za­cio­nes cívi­cas, sin­di­ca­les, cam­pe­si­nas, étni­cas o comu­ni­ta­rias no pue­den ser exa­mi­na­das como pro­ce­sos ais­la­dos o casua­li­da­des polí­ti­cas, sino como el ejer­ci­cio con­ti­nua­do de la repre­sión anti­po­pu­lar y retró­gra­da que ha impe­ra­do en Colom­bia. Cuan­do aún llo­ra­ba el pue­blo la plé­ya­de de gran­des diri­gen­tes ase­si­na­dos por el mili­ta­ris­mo en la déca­da de 1980, una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, con­vo­ca­da con la rim­bom­ban­cia de quien pre­ten­de lla­mar la aten­ción por el hecho de gri­tar y no por lo que gri­ta, pro­cla­ma­ba la Car­ta Mag­na de 1991. Era ésta una pre­mi­sa para la impo­si­ción impe­ria­lis­ta de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, que sig­ni­fi­ca­ban el saqueo abier­to del patri­mo­nio y recur­sos de Colom­bia.
NO FUE ESTA CONSTITUCIÓN la oca­sión ni el esce­na­rio para una ver­da­de­ra cons­truc­ción de la paz, sino por el con­tra­rio, el sello per­fec­to para la coop­ta­ción de un impor­tan­te sec­tor del cam­po popu­lar que se con­ver­tía aho­ra en defen­sor de la pre­sun­ta legi­ti­mi­dad del Esta­do. La dis­per­sión de la izquier­da no la impo­nía la insur­gen­cia, sino que la patro­ci­na­ba el régi­men. He allí otro ras­go que pre­ten­den igno­rar nues­tros crí­ti­cos. ¿Por qué no hablan de la coop­ta­ción de dece­nas de inte­lec­tua­les y ana­lis­tas ayer ultra revo­lu­cio­na­rios e incen­dia­rios, por las ins­ti­tu­cio­nes, la aca­de­mia y los medios de comu­ni­ca­ción? ¿Por qué elu­den la actua­ción corrup­ta y reac­cio­na­ria de una gran par­te de los inte­gran­tes de gru­pos revo­lu­cio­na­rios que renun­cia­ron a la lucha y se aco­gie­ron a la des­mo­vi­li­za­ción? ¿No estu­vo el gobierno de Álva­ro Uri­be reple­to de exre­vo­lu­cio­na­rios? ¿No con­sul­ta hoy San­tos su polí­ti­ca de segu­ri­dad con quie­nes hace vein­te años lo con­si­de­ra­ban un oli­gar­ca? Este tipo de hecho no pue­de ver­se como la suce­sión de sim­ples coin­ci­den­cias, voca­cio­nes tar­días o reflu­jos ideo­ló­gi­cos. Se tra­ta de otra estra­ta­ge­ma cla­ve del accio­nar del Esta­do en con­tra de la uni­dad de las izquier­das colom­bia­nas. La infil­tra­ción, la dela­ción, la per­fi­dia y el embus­te han sido tre­tas per­ma­nen­tes que han hecho flo­re­cer cícli­ca­men­te el opor­tu­nis­mo y la divi­sión en la izquier­da. El actual deba­te per­mi­te dilu­ci­dar nue­vos ele­men­tos en esta lar­ga his­to­ria de trai­ción. Es nece­sa­rio resal­tar que las FARC-EP han par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te den­tro del cam­po de las izquier­das colom­bia­nas des­de su fun­da­ción mis­ma. Con las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas de Mar­que­ta­lia, El Davis y Rio­chi­qui­to, de mayo­ría libe­ral, sólo se mani­fes­ta­ron soli­da­rias la izquier­da colom­bia­na y mun­dial. Los par­ti­dos tra­di­cio­na­les del Fren­te Nacio­nal azu­za­ron el des­arrai­go, el des­po­jo y la sevi­cia en con­tra de unos cuan­tos labrie­gos e indí­ge­nas que se nega­ban a rega­lar años de ardua colo­ni­za­ción. Ese méri­to sig­nó nues­tro rum­bo en la lucha por la paz, la demo­cra­cia, y el socia­lis­mo. El cama­ra­da Jaco­bo recal­ca­ba en Rio­chi­qui­to, hace ya más de cua­ren­ta años, que la reso­lu­ción de los pro­ble­mas de las masas cam­pe­si­nas sólo podía dar­se a par­tir del triun­fo de un fren­te polí­ti­co, que inclu­ye­ra a todas las izquier­das y a los ver­da­de­ros demó­cra­tas y patrio­tas de nues­tro país.

GUERRILLERA de las FARC-EP en la déca­da ´80.

EN LA UNIÓN PATRIÓTICA, la Coor­di­na­do­ra Gue­rri­lle­ra Simón Bolí­var y muchos otros espa­cios de con­ver­gen­cia y uni­dad hemos mani­fes­ta­do nues­tro carác­ter defi­ni­do de com­ba­tien­tes por la liber­tad y por la cons­truc­ción de una Nue­va Colom­bia. Somos un movi­mien­to de izquier­da que lucha por la supera­ción del mode­lo eco­nó­mi­co y polí­ti­co exis­ten­te, y por una nación ple­na de dig­ni­dad y sobe­ra­nía. Y sabe­mos que el logro de esto no se deri­va­rá de una acción soli­ta­ria de nues­tra par­te. Por ello esta­mos abier­tos a la dis­cu­sión con todas las izquier­das. Duran­te todos estos años hemos dia­lo­ga­do con diver­sas for­ma­cio­nes de nues­tra izquier­da. Maoís­tas, mar­xis­tas-leni­nis­tas, socia­lis­tas, trots­kis­tas, social­de­mó­cra­tas, indi­ge­nis­tas y muchas otras ver­tien­tes, en espí­ri­tu de soli­da­ri­dad, res­pe­to y fran­ca crí­ti­ca. Esta tra­di­ción, que indu­da­ble­men­te ha teni­do pau­sas lamen­ta­bles den­tro del deve­nir polí­ti­co patrio, no pue­de ser aban­do­na­da, y sere­mos reite­ra­ti­vos en ella. No se nos pue­de acha­car, de bue­na fe, la res­pon­sa­bi­li­dad ple­na sobre el desa­rro­llo actual de la izquier­da colom­bia­na. Segu­ra­men­te ten­dre­mos una car­ga deter­mi­na­da, pero la mag­ni­tud de ésta, habría que dilu­ci­dar­la en un fran­co deba­te colec­ti­vo de todas las orga­ni­za­cio­nes que cons­ti­tui­mos el cam­po popu­lar y de las izquier­das de nues­tro país.
EN NUESTRO PARECER, QUIENES SOSTIENEN la exis­ten­cia de una exten­di­da y gene­ra­li­za­da cri­sis de la izquier­da colom­bia­na, son los mis­mos que la con­ci­ben sim­ple­men­te como una repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, asu­mien­do que el éxi­to o fra­ca­so está en el núme­ro de curu­les y la popu­la­ri­dad en las encues­tas. La izquier­da real no se cir­cuns­cri­be úni­ca­men­te al esce­na­rio elec­to­ral, sino que tie­ne un com­po­nen­te vivo, móvil y cam­bian­te en el agi­ta­do uni­ver­so de los movi­mien­tos socia­les. Es allí don­de cual­quier obser­va­dor ave­za­do encon­tra­rá que en Colom­bia se viven­cia un flo­re­ci­mien­to de ricas y nue­vas expe­rien­cias orga­ni­za­ti­vas den­tro del cam­po popu­lar, que se mani­fies­tan en hete­ro­gé­neas mani­fes­ta­cio­nes de movi­mien­tos, con­ver­gen­cias, expre­sio­nes y pla­ta­for­mas que salu­da­mos con la ale­gría de quien encuen­tra nue­vos ami­gos y com­pa­ñe­ros para su bre­ga dia­ria. Las FARC-EP no han vis­to en este cre­cien­te y nove­do­so tur­bión popu­lar un enemi­go o un con­tra­rio. ¿Somos las FARC-EP coad­yu­van­tes de la extre­ma dere­cha en Colom­bia? Qui­sié­ra­mos par­tir de una afir­ma­ción cate­gó­ri­ca. Quie­nes sos­tie­nen esta teo­ría son fun­da­men­tal­men­te los voce­ros de la social­de­mo­cra­cia y el libe­ra­lis­mo.

Fran­cis­co San­tos, co due­ño de El Tiem­po, ex direc­tor del dia­rio, aho­ra direc­tor de RCN-Radio,
quie­re como cerrar los ojos y ore­jas por las decla­ra­cio­nes de los altos jefes para­mi­li­ta­res que
el ex vice pre­si­den­te de Uri­be pro­po­nía a Car­los Cas­ta­ño crear un Blo­que Capi­tal para la
región de Bogo­ta. ¿Quien se basa en la extre­ma dere­cha san­grien­ta y quien la esti­mu­la?

Así, cada vez que actua­mos mili­tar­men­te, en accio­nes legí­ti­mas pro­pias de la gue­rra de gue­rri­llas, sal­tan los crí­ti­cos y ana­lis­tas a seña­lar­nos como sus­ten­ta­do­res de la pre­ten­di­da vali­dez de gobier­nos de mano dura, y como talan­que­ras en el camino de una supues­ta izquier­da, des­ca­fei­na­da y vacua, que no resul­ta ser ni siquie­ra opo­si­ción. Se tra­ta a todas luces del guión de las teo­rías de la cons­pi­ra­ción tan en boga en estos días. Un gru­po de revo­lu­cio­na­rios que com­ba­te con­tra el Esta­ble­ci­mien­to, su fuer­za mili­tar y su para­mi­li­ta­ris­mo, con el secre­to fin de favo­re­cer polí­ti­ca­men­te a sus mis­te­rio­sos y clan­des­ti­nos ami­gos fas­cis­tas. Un libre­to reple­to de absur­dos y con­tra­dic­cio­nes que sólo pue­de caber en la cabe­za de quie­nes pre­ten­den que se con­ti­núe con la fala­cia de pin­tar­nos como unos delin­cuen­tes sin prin­ci­pios, que en el pasa­do tuvi­mos orí­ge­nes revo­lu­cio­na­rios, pero que aho­ra no somos más que vul­ga­res nar­co­tra­fi­can­tes. Tal hipó­te­sis se con­tra­di­ce com­ple­ta­men­te con la reali­dad. Miles de com­ba­tien­tes faria­nos con­fron­tan en toda la geo­gra­fía nacio­nal al fas­cis­mo y al impe­ria­lis­mo con las armas en la mano, expo­nien­do sus vidas y entre­gán­do­lo todo por la revo­lu­ción. La pre­gun­ta es, ¿serán ellos coad­yu­van­tes, agen­tes incons­cien­tes o cola­bo­ra­do­res tele­pá­ti­cos del pro­yec­to de la extre­ma dere­cha?

Haga­mos un ejer­ci­cio de reme­mo­ra­ción polí­ti­co-mili­tar.

En 1999 entró el Blo­que Cali­ma a rea­li­zar masa­cres, eje­cu­cio­nes, tor­tu­ras y vio­la­cio­nes en el cen­tro orien­te valle­cau­cano. Su accio­nar cri­mi­nal, abier­to y escan­da­lo­so no fue en momen­to alguno repe­li­do por el Ejér­ci­to o la Poli­cía, ni mucho menos recha­za­do públi­ca­men­te por los pode­res loca­les y regio­na­les. Fue­ron los hom­bres y muje­res del Blo­que Móvil Artu­ro Ruiz, el Coman­do Con­jun­to de Occi­den­te e inte­gran­tes del enton­ces exis­ten­te Movi­mien­to Jai­me Bate­man Cayón, quie­nes con­fron­ta­ron efi­caz­men­te a las tro­pas fas­cis­tas, lle­ván­do­las a su com­ple­ta derro­ta y al fra­ca­so de su pro­yec­to en esa par­te del país. ¿Ten­drá sen­ti­do afir­mar que esto per­mi­tió el for­ta­le­ci­mien­to de ten­den­cias de dere­cha en la región? ¿Que con­du­jo a la con­so­li­da­ción de gru­pos fas­cis­tas en el Valle del Cau­ca? Es cla­ro que en el anda­mia­je dis­cur­si­vo mon­ta­do por los gran­des medios en con­tra de las FARC, exis­ten dos prác­ti­cas de inten­so uso: La pri­me­ra, de uso corrien­te y orien­ta­da al públi­co popu­lar, es la dis­cur­si­va del nar­co terro­ris­mo que no es más que la readap­ta­ción del clá­si­co terror rojo de la Gue­rra Fría, que bebe en los más retró­gra­dos mitos del anti­co­mu­nis­mo. La segun­da, según la cual la gue­rri­lla ten­dría, bajo esta ver­sión, unos orí­ge­nes media­na­men­te jus­tos, opa­ca­dos infe­liz­men­te por el desa­rro­llo ulte­rior, la adop­ción del nar­co­trá­fi­co como supues­ta for­ma de vida y la con­ver­sión en una difu­sa máqui­na de gue­rra, al mis­mo tiem­po anqui­lo­sa­da y mio­pe polí­ti­ca­men­te, así como maca­bra en el plano mili­tar. Den­tro de esta tra­ma los gue­rri­lle­ros sería­mos sim­ples fichas de los tru­cu­len­tos man­dos que, ade­más, bus­can con­tri­buir con su accio­nar al for­ta­le­ci­mien­to de su enemi­go. ¿Qué desig­nios cru­zan por la men­te de quie­nes defien­den seme­jan­te hipó­te­sis? Mon­ta­ñas de Colom­bia, Agos­to de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *