El orgu­llo de ser comu­nis­ta- Raúl Ruiz-Ber­de­jo

Siem­pre me ha gus­ta­do ver la cara de extra­ñe­za de quie­nes no me cono­cen cuan­do les reco­noz­co abier­ta­men­te y con abso­lu­ta natu­ra­li­dad que soy comu­nis­ta. Supon­go que es lógi­ca la sor­pre­sa tras tan­tos años de fal­se­da­des en los medios de comu­ni­ca­ción y el cine, don­de a los comu­nis­tas nos pre­sen­tan como a mons­truos fren­te a la bon­dad infi­ni­ta del capi­ta­lis­mo (a menu­do per­so­ni­fi­ca­da en los mis­mos que ani­qui­lan a los pue­blos con la úni­ca moti­va­ción de obte­ner mayo­res rique­zas por medio de la acu­mu­la­ción de petró­leo). Les resul­ta­rá cho­can­te ver, en pri­me­ra per­so­na, que los comu­nis­tas somos gen­te de car­ne y hue­so, com­pro­me­ti­da con la jus­ti­cia, con la defen­sa de los dere­chos de los más des­fa­vo­re­ci­dos, defen­so­res de lo social fren­te a un capi­ta­lis­mo cuya insa­cia­bi­li­dad arra­sa con los más ele­men­ta­les dere­chos del ser humano y el nece­sa­rio res­pe­to a la natu­ra­le­za.

Pues sí, soy comu­nis­ta. Y no sólo lo soy sino que, ade­más, no ten­go nin­gún pro­ble­ma en reco­no­cer­lo ante nadie. Más bien al con­tra­rio, me sien­to orgu­llo­so de ser el here­de­ro ideo­ló­gi­co de quie­nes, antes que yo, entre­ga­ron su vida a la noble tarea de luchar por un mun­do más humano, en el que la rique­za esté mejor repar­ti­da, dón­de nadie acu­mu­le for­tu­nas espe­cu­lan­do con la des­gra­cia de quie­nes no tie­nen nada, un mun­do en el que todos ten­ga­mos cubier­tas nues­tras más ele­men­ta­les nece­si­da­des, lejos del des­equi­li­brio ase­sino de un sis­te­ma, el capi­ta­lis­mo, caren­te de soli­da­ri­dad y en el que el éxi­to es con­ce­bi­do des­de una pers­pec­ti­va insul­tan­te­men­te mate­ria­lis­ta sin impor­tar que, para alcan­zar­lo, haya que sacri­fi­car valo­res como la éti­ca, la moral o la jus­ti­cia.

Tam­po­co ten­go el menor pro­ble­ma en repe­ler las acu­sa­cio­nes que, a menu­do, los medios de comu­ni­ca­ción vier­ten sobre quie­nes pien­san como yo lo hago. Entien­do que el capi­ta­lis­mo uti­li­ce los medios de los que dis­po­ne para mani­pu­lar a la gen­te en con­tra de quie­nes osa­mos dis­cu­tir su hege­mo­nía. Des­de lue­go, no es nue­vo que eso ocu­rra, siem­pre ha sido así. El fas­cis­ta que gober­nó Espa­ña, sem­bran­do el terror duran­te cua­tro lar­gas y som­brías déca­das, ya aler­ta­ba a los espa­ño­les de lo peli­gro­sos que éra­mos los comu­nis­tas. Y muchos le creían, sin repa­rar en que el ver­da­de­ro ase­sino era él. Hoy sus here­de­ros siguen hacien­do lo mis­mo, seña­lan­do a Cuba (ampli­fi­can­do cual­quier caren­cia que allí pue­da haber y obvian­do los inne­ga­bles méri­tos de la revo­lu­ción cuba­na) para ocul­tar las mise­rias de una fal­sa demo­cra­cia bur­gue­sa basa­da en la alter­nan­cia for­zo­sa de las dos caras de una mis­ma mone­da. Un régi­men que no duda en recor­tar dere­chos a los ciu­da­da­nos, en el que se repri­me al pue­blo, en el que se apli­ca la jus­ti­cia de una for­ma alar­man­te­men­te sub­je­ti­va en favor de los pode­ro­sos y en el que los medios de comu­ni­ca­ción redu­cen las alter­na­ti­vas a aque­llas que el pro­pio sis­te­ma está dis­pues­to a con­sen­tir.

No espe­ro otra cosa, des­de lue­go. Sé que segui­re­mos sien­do “el enemi­go” y lo mejor es que empie­zo a sen­tir­me cómo­do en ese papel. Ser “el enemi­go” de un régi­men bas­tar­do y ase­sino como éste que nos opri­me es, al menos para mí, moti­vo de orgu­llo más que de ver­güen­za. Sólo espe­ro que, a fuer­za de ser enga­ña­dos, una y otra vez, muchos abran los ojos a la reali­dad y des­cu­bran la visión par­cial e intere­sa­da que se ofre­ce de noso­tros. Bas­ta­ría con que salie­ran a la calle para des­cu­brir quié­nes somos y has­ta qué pun­to es fal­sa la ima­gen que el sis­te­ma ven­de de noso­tros. Nos verán con los para­dos, con los desahu­cia­dos, con los olvi­da­dos, con los cas­ti­ga­dos, con los repri­mi­dos, con los mar­gi­na­dos, con los dis­cri­mi­na­dos, con los explo­ta­dos, con los indig­na­dos… Enton­ces, posi­ble­men­te, sere­mos noso­tros quie­nes mira­re­mos extra­ña­dos, sor­pren­di­dos de ver­les por fin sumar­se a la lucha que hoy miran des­de la dis­tan­cia, y la úni­ca sor­pre­sa que dela­ten sus ros­tros sea la de des­cu­brir que para este sis­te­ma ellos tam­bién son “el enemi­go”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *