Impe­ria­lis­mo olím­pi­co- Man­lio Dinuc­ci

Entre los equi­pos pre­sen­tes en los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres, había uno, mul­ti­na­cio­nal, for­ma­do de perio­dis­tas que, entre­na­dos por los coach polí­ti­cos, des­ta­can en todas las dis­ci­pli­nas de la fal­si­fi­ca­ción. La meda­lla de oro es para los bri­tá­ni­cos, pri­me­ros en el des­cré­di­to de los atle­tas chi­nos, des­cri­tos como «lian­tes, far­sas de la natu­ra­le­za, robots».

Un segun­do des­pués de que la nada­do­ra Ye Shi­wen ganó, la BBC insi­nuó la duda sobre dopa­ge. El Mirror habló de «bru­ta­les fábri­cas de entre­na­mien­to», en las que los atle­tas chi­nos son «cons­trui­dos como autó­ma­tas» con téc­ni­cas «en el lími­te de la tor­tu­ra», y de «atle­tas gené­ti­ca­ma­ne­te modi­fi­ca­dos». La meda­lla de pla­ta la ha gana­do Sole 24 Ore [órgano de pren­sa de la patro­nal ita­lia­na, nota de la tra­duc­ción], su envia­do Colle­da­ni des­cri­be de la siguien­te mane­ra los atle­tas chi­nos: «La mis­ma cabe­za cua­dra­da, la mis­ma con­cen­tra­ción mili­tar, foto­co­pias los unos de los otros, máqui­nas de son­reir, autó­ma­tas sin herois­mo», crea­dos en una cade­na de mon­ta­ga que «pro­du­ce niños como si fue­ran tuer­cas», obli­gán­do­les a esco­ger: «antes que el ham­bre y la pobre­za, mejor la dis­ci­pli­na y el depor­te».

Hay en Lon­dres una nos­tal­gia de los bellos años de antes, cuan­do en el siglo XIX los chi­nos eran «cien­tí­fi­ca­men­te» des­cri­tos como «pacien­tes, pero pere­zo­sos y gra­nu­jas»; cuan­do los impe­ria­lis­tas bri­tá­ni­cos inun­da­ban Chi­na con su opio, arrui­nán­do­les y ava­sa­llán­do­les; cuan­do, des­pués que las auto­ri­da­des chi­nas habían prohi­bi­do su uso, Chi­na fue obli­ga­da por la gue­rra a ceder a las poten­cias estran­je­ras (entre ellas Ita­lia) par­tes de su pro­pio terri­to­rio, defi­ni­das como «con­ce­sio­nes»; cuan­do a la entra­da del par­que Huang­pu, en la «con­ce­sión» bri­tá­ni­ca de Shan­gai, se encon­tra­ba el car­tel «Entra­da prohi­bi­da a los perros y a los chi­nos».

Cuan­do fue libe­ra­da, en 1949, la nue­va Chi­na, no fue reco­no­ci­da por Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos, fue exclui­da de los Jue­gos Olím­pi­cos a los que no pudo par­ti­ci­par has­ta 1984. Des­de enton­ces sus éxi­tos depor­ti­vos han ido in cres­cen­do. No es eso lo que preo­cu­pa a las poten­cias occi­den­ta­les, sino el hecho de que Chi­na esté emer­gien­do como poten­cia capaz de desa­fiar el pre­do­mi­nio de Occi­den­te a esca­la mun­dial. Es emble­má­ti­co que inclu­so los uni­for­mes del equi­po esta­dou­ni­den­se en los Jue­gos Olím­pi­cos sean made in Chi­na. A par­tir de 2014 sólo se uti­li­za­rán los de made in Ame­ri­ca, ha pro­me­ti­do el Comi­té Olím­pi­co esta­dou­ni­den­se, orga­ni­za­ción «sin lucro» finan­cia­da por las mul­ti­na­cio­na­les, que, con las miga­jas de lo que obtie­nen de la explo­ta­ción de los recur­sos huma­nos y mate­ria­les de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na, finan­cian el reclu­ta­mien­to de atle­tas de estas regio­nes para hacer­les des­fi­lar bajo la ban­de­ra este­la­da. Chi­na al con­tra­rio con­si­de­ra «el depor­te como una gue­rra sin uti­li­za­ción de armas», acu­sa el Mirror. Igno­ran­do que la ban­de­ra olímn­pi­ca fue alza­da por los mili­ta­res bri­tá­ni­cos, que ha uti­li­za­do sus armas en gue­rras de agre­sión. Chi­na es la últi­ma a tener «atle­tas de Esta­do», acu­sa Il Sole 24 Ore. Igno­ran­do que, de los 290 olím­pi­cos ita­lia­nos, 183 son emplea­dos del Esta­do, en sus fuer­zas arma­das, pues­to que son las úni­cas (a tra­vés de una elec­ción con­cre­ta) que les per­mi­te dedi­car­se com­ple­ta­men­te al depor­te. Una mili­ta­ri­za­ción del depor­te, que el minis­tro Di Pao­la lla­ma «bino­mio depor­te-vida mili­tar, fun­da­do en la éti­ca com­par­ti­da, carac­te­rís­ti­ca de la per­te­nen­cia a un cuer­po mili­tar y a un gru­po depor­ti­vo».

Enton­ces no es una gue­rra lo que hay en Libia, sino un entre­na­mien­to para los jue­gos Olím­pi­cos.
Man­lio Dinuc­ci

7 de agos­to de 2012

Il Mani­fies­to

[Tra­du­ci­do del fran­cés por Boltxe kolek­ti­boa.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *