¿Dón­de fue­ron todas las flo­res en la “pri­ma­ve­ra ára­be”?

Más artículos Seño­res y seño­ras inte­lec­tua­les “pro­gres”, no pue­de haber una revo­lu­ción sin un cam­bio eco­nó­mi­co. En nin­gún caso se pue­de hablar de derro­ta de la cla­se domi­nan­te

Los medios de la bur­gue­sía se han refe­ri­do a las revuel­tas ára­bes como “pri­ma­ve­ra”. Cier­tos inte­lec­tua­les pro­gre­sis­tas han asu­mi­do el voca­blo y, subi­dos en la ola del entu­sias­mo, han ido más allá hablan­do de “revo­lu­cio­nes”. Si ha habi­do una pri­ma­ve­ra la pre­gun­ta que hay que hacer­se es ¿dón­de están las flo­res? Si se han pro­du­ci­do revo­lu­cio­nes la pre­gun­ta sería ¿dón­de está el cam­bio eco­nó­mi­co? Por­que, seño­res y seño­ras inte­lec­tua­les “pro­gres”, no pue­de haber una revo­lu­ción sin un cam­bio eco­nó­mi­co. El argu­men­to que se han con­se­gui­do algu­nos triun­fos “demo­crá­ti­cos” como la reti­ra­da de los pre­si­den­tes, la ela­bo­ra­ción de nue­vas cons­ti­tu­cio­nes o la cele­bra­ción de elec­cio­nes es muy pobre dado que en nin­gún caso se pue­de hablar de derro­ta de la cla­se domi­nan­te pues­to que en todos los paí­ses don­de se han pro­du­ci­do esas revuel­tas esta cla­se man­tie­ne su con­trol sobre el poder y los recur­sos.

Es de supo­ner que, a estas altu­ras, la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre” sepa que la vida social se deter­mi­na, en últi­ma ins­tan­cia, por la eco­no­mía. Es decir, la con­tra­dic­ción inhe­ren­te entre capi­tal y tra­ba­jo en una socie­dad capi­ta­lis­ta. En Túnez, el pri­mer país en des­en­ca­de­nar el entu­sias­mo entre la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre”, se está hacien­do una refor­ma fis­cal que va en la línea de lo que el Ban­co Cen­tral Euro­peo recla­ma a la UE y que ha sido ala­ba­da por el FMI al tiem­po que recla­ma un pro­gra­ma de refor­mas estruc­tu­ra­les que inclu­yan la ven­ta de empre­sas públi­cas y la deva­lua­ción del dinar. Y no debe­ría haber nin­gu­na duda que el gobierno “demo­crá­ti­co” de Túnez lo hará.

Si bien la revo­lu­ción no es “pura”, como puso de mani­fies­to el pro­pio Lenin, hay que estar pre­ve­ni­dos sobre quie­nes hablan de “revo­lu­ción” sin que com­pren­dan lo que sig­ni­fi­ca. Sobre todo en el ámbi­to eco­nó­mi­co. O, por el con­tra­rio, lo com­pren­den muy bien y limi­tan sus aspi­ra­cio­nes a la revo­lu­ción nacio­nal o bur­gue­sa en con­tra­po­si­ción con la revo­lu­ción socia­lis­ta.

Sal­vo en Bah­réin, Egip­to y Yemen no ha habi­do nin­gu­na revuel­ta real­men­te popu­lar. En Bah­réin y Yemen la cla­se media esta­ba esca­sa­men­te repre­sen­ta­da en las pro­tes­tas, mien­tras que en otros paí­ses ára­bes era cla­ra­men­te mayo­ri­ta­ria. En Egip­to se pue­de decir que mitad y mitad. Y una vez satis­fe­chas algu­nas de sus aspi­ra­cio­nes, bien de poder polí­ti­co o eco­nó­mi­co –como el ser par­tí­ci­pes en cier­ta medi­da de una tar­ta que se repar­tía la oli­gar­quía sin que les lle­ga­se algo a ellos‑, se han reti­ra­do rápi­da­men­te de las calles. Una revuel­ta de la cla­se media es fácil de con­tro­lar acep­tan­do algu­nas refor­mas polí­ti­cas y socia­les que no ponen en cues­tión el sis­te­ma. Y eso es lo que ha ocu­rri­do en todos los paí­ses ára­bes. Siguien­do el hilo argu­men­tal de la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre”, tal vez haya cre­ci­do la hier­ba, pero no han sur­gi­do las flo­res. Y si han sur­gi­do han sido tan efí­me­ras que la pre­gun­ta es ¿dón­de fue­ron todas las flo­res?

Pero sea­mos indul­gen­tes con esta inte­lec­tua­li­dad “pro­gre”. Lenin habla­ba de las pers­pec­ti­vas de la revo­lu­ción socia­lis­ta en el mar­co del desa­rro­llo de una revo­lu­ción nacio­nal o bur­gue­sa. Supon­ga­mos, y con esta inte­lec­tua­li­dad “post­mo­der­na” es mucho supo­ner, que se sitúa en esta línea argu­men­tal. El úni­co país don­de se pue­de hablar de una pers­pec­ti­va en este sen­ti­do es en Egip­to, nue­va­men­te.

El can­di­da­to de la izquier­da en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les logró un esplén­di­do ter­cer lugar, a sólo cin­co pun­tos del por­cen­ta­je logra­do por el can­di­da­to de los Her­ma­nos Musul­ma­nes quien, en la segun­da vuel­ta, se hizo con la pre­si­den­cia. Es más que pro­ba­ble que se pro­du­je­se un frau­de elec­to­ral que evi­ta­se el segun­do lugar de este can­di­da­to izquier­dis­ta, lo que pola­ri­zó el voto final entre el can­di­da­to de los mili­ta­res y el de los isla­mis­tas. En cual­quier caso, dos can­di­da­tos del sis­te­ma oli­gár­qui­co bien adap­ta­do al momen­to post-Muba­rak, como muy bien ha pues­to de mani­fies­to Samir Amin (1) por mucho que entre ambos haya algún pun­to de coli­sión por los espa­cios de poder, como ocu­rre aho­ra tras las medi­das toma­das por Mor­si de redu­cir el poder legis­la­ti­vo de los mili­ta­res. El dis­cur­so de este can­di­da­to de la izquier­da egip­cia fue poco post­mo­derno: recha­zo a los dic­ta­dos del FMI, retorno al pan­ara­bis­mo nas­se­ris­ta, can­ce­la­ción del acuer­do de paz con Israel…

La fuer­za de este sec­tor revo­lu­cio­na­rio en Egip­to, espe­cial­men­te en las zonas fabri­les y por­tua­rias, así como los cons­tan­tes sabo­ta­jes con­tra el oleo­duc­to que sur­te de gas a Israel (ya van once aten­ta­dos que han obli­ga­do a inte­rrum­pir el sumi­nis­tro otras tan­tas veces) y la per­ma­nen­te con­vo­ca­to­ria de huel­gas tan­to labo­ra­les como polí­ti­cas es una impor­tan­te palan­ca de pre­sión hacia un pre­si­den­te isla­mis­ta que se ve obli­ga­do a dar pasos que pue­den ser cali­fi­ca­dos por los más osa­dos como auda­ces y que le lle­van a un cier­to enfren­ta­mien­to con los mili­ta­res. Por todo ello, sor­pren­de que la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre” no men­cio­ne a Egip­to en sus aná­li­sis y se obse­sio­ne con Siria.

Siria

La revuel­ta en este país sí con­tó con un cier­to com­po­nen­te popu­lar al prin­ci­pio, sobre todo por­que el prin­ci­pal sos­tén del gobierno de Al-Asad es la cla­se media alta. Los par­ti­ci­pan­tes ini­cia­les en la pro­tes­ta fue­ron una abi­ga­rra­da mez­cla de cla­se media baja, estu­dian­tes sedu­ci­dos por la pro­pa­gan­da occi­den­tal según la cual habían sido los blo­gue­ros quie­nes habrían ini­cia­do la revuel­ta en Egip­to, para­dos y, lo más impor­tan­te para quien escri­be, jor­na­le­ros e inmi­gran­tes de las zonas rura­les. Un dato impor­tan­te a tener en cuen­ta es que las pri­me­ras pro­tes­tas se pro­du­je­ron en pue­blos, no en ciu­da­des, y que cuan­do lle­gó a éstas fue a aque­llas que se habían con­ver­ti­do en zonas de pobre­za en con­tras­te con Damas­co, Ale­po y otras urbes sobre todo de la cos­ta.

Pero ese cariz popu­lar se per­dió de inme­dia­to, jus­to cuan­do tras la repre­sión ini­cial (y no hay que per­der de vis­ta que casi en los albo­res de la pro­tes­ta y en para­le­lo con la repre­sión se ini­ció el pro­ce­so de revuel­ta arma­da y enfren­ta­mien­to sec­ta­rio) el gobierno ini­ció un camino de cier­tos cam­bios –no peo­res que los pues­tos en mar­cha en otros paí­ses de la famo­sa “pri­ma­ve­ra ára­be” y sí algu­nos de mayor cala­do- en el verano de 2011. A par­tir de aquí la deri­va de la revuel­ta fue cla­ra­men­te mili­tar por­que no se podía per­mi­tir que, al igual que ocu­rre en otros paí­ses, la cla­se en el poder se man­tu­vie­se (2). Por­que a Siria se le pue­de cri­ti­car de todo, pero hay un cariz que le hace dife­ren­te del res­to de gobier­nos: el apo­yo a la resis­ten­cia ára­be. Se pue­de cri­ti­car lo que sea, pero hay un hecho inne­ga­ble: la vic­to­ria de Hiz­bu­lá con­tra Israel en la gue­rra de 2006 fue, ade­más de por el arro­jo y valen­tía de los com­ba­tien­tes liba­ne­ses, gra­cias a las armas pro­por­cio­na­das al movi­mien­to polí­ti­co-mili­tar por Siria como ya lo había hecho duran­te la gue­rra de resis­ten­cia con­tra la ocu­pa­ción israe­lí del sur de Líbano entre 1982 y 2000.

Este hecho, que algu­nos inte­lec­tua­les “pro­gres” cali­fi­can de “geo­po­lí­ti­ca jesui­ta” es cru­cial para enten­der lo que está pasan­do en este país, así como el apo­yo que reci­be el gobierno sirio de Rusia y Chi­na en cada vez más cla­ra con­fron­ta­ción con EEUU. Si bien rusos y chi­nos no tuvie­ron nada que ver en la gue­rra en la que Israel salió derro­ta­do, si toma­ron muy bue­na nota de cómo comen­za­ba a decaer el poder esta­dou­ni­den­se. La gue­rra de agre­sión a Libia fue el pis­to­le­ta­zo de sali­da al pro­ce­so ruso-chino de enfren­ta­mien­to a la estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca de EEUU que aún no ha con­clui­do y cada día se enco­na más.

Hablar de opo­si­ción de izquier­das en Siria es bas­tan­te arries­ga­do si no se pro­fun­di­za. Haber­la la hay, pero tan ato­mi­za­da que es difí­cil en estos momen­tos decir quién es quién y qué y a quién repre­sen­ta. ¿Es de izquier­das el Par­ti­do Comu­nis­ta, que acep­tó par­ti­ci­par en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de mar­zo de este año y logró 11 dipu­tados? ¿Es jus­ti­fi­ca­ble por la izquier­da que un comu­nis­ta sea minis­tro de Asun­tos Eco­nó­mi­cos en el nue­vo gobierno de Al-Assad y que haya decla­ra­do públi­ca­men­te que su labor será la expan­sión del sec­tor públi­co? ¿Es de izquier­das el Comi­té de Coor­di­na­ción Nacio­nal Para Un Cam­bio Demo­crá­ti­co, que se ha divi­di­do al menos en tres fac­cio­nes y don­de se apues­ta –quien esto escri­be no sabe si estos sec­to­res son gran­des o peque­ños- de for­ma cla­ra por el Con­se­jo Nacio­nal Sirio y su bra­zo arma­do, ambos crea­dos, finan­cia­dos y sos­te­ni­dos por Occi­den­te y las monar­quías ára­bes y Tur­quía? ¿Qué ha que­da­do de la con­sig­na de los “tres noes” con la que el CCNCD salió a las calles: no al régi­men, no a la vio­len­cia y no a la inje­ren­cia exter­na? ¿Son de izquier­das los Comi­tés de Coor­di­na­ción Local, tam­bién divi­di­dos y tra­ba­jan­do estas frac­cio­nes con el CNS y su bra­zo arma­do?

Por­que fue­ra de los cali­fi­ca­ti­vos de “geo­po­lí­ti­ca jesui­ta” lan­za­dos por la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre”, que sólo ocul­tan una supi­na igno­ran­cia en polí­ti­ca inter­na­cio­nal, lo que es inne­ga­ble para cual­quie­ra que ten­ga la men­te abier­ta es que sin el apo­yo exte­rior por par­te de Ara­bia Sau­di­ta y sus saté­li­tes del Gol­fo, así como los paí­ses occi­den­ta­les y Tur­quía, la revuel­ta siria habría segui­do el mis­mo camino que las de otros paí­ses: el man­te­ni­mien­to de las estruc­tu­ras de poder. Lo que es acep­ta­ble para estos acto­res exter­nos en otros paí­ses no lo es en Siria. Y la dife­ren­cia, cru­cial, es el apo­yo a la resis­ten­cia ára­be. Sin per­der de vis­ta que Siria es la puer­ta de entra­da a una agre­sión mili­tar con­tra Irán. No pue­de haber un ata­que con­tra el país per­sa si se man­tie­ne el gobierno de Al-Assad.

La lucha con­tra el capi­ta­lis­mo se da en todos los paí­ses ára­bes, con el epi­cen­tro en Egip­to. Sor­pren­de, o tal vez no, que este sim­ple dato pase des­aper­ci­bi­do para la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre”, obse­sio­na­da con Siria. Como es lógi­co, no en todos los paí­ses se tie­ne la mis­ma fuer­za. Hay debi­li­da­des –en Siria, por demás- y con­tra­dic­cio­nes inne­ga­bles entre estos sec­to­res que se inter­re­la­cio­nan con las con­tra­dic­cio­nes regio­na­les y mun­dia­les. Y aho­ra en Siria, tal y como era pre­vi­si­ble hace meses (3), apa­re­ce con fuer­za el fac­tor kur­do en lo que pue­de ser una juga­da maes­tra del gobierno de Al-Asad para debi­li­tar la inje­ren­cia exter­na, sobre todo la tur­ca.

Son estas con­tra­dic­cio­nes las que se mani­fies­tan en la izquier­da ára­be y las que agu­di­zan el enfren­ta­mien­to sec­ta­rio. Son estas con­tra­dic­cio­nes las que lle­van a una nue­va divi­sión en las fuer­zas pales­ti­nas, con Hamás posi­cio­nán­do­se con las monar­quías del Gol­fo con­tra Siria (4) mien­tras que la izquier­da man­tie­ne, con crí­ti­cas, su apo­yo a Al-Assad al menos has­ta el ata­que con­tra un cam­po de refu­gia­dos. Por no hablar de la hones­ta pos­tu­ra de la Yihad Islá­mi­ca, que aca­ba de recha­zar una millo­na­ria ofer­ta de Qatar para aban­do­nar Siria y tras­la­dar sede e infra­es­truc­tu­ra a Doha (5).

¿Cómo leer estas con­tra­dic­cio­nes, cuál es la con­tra­dic­ción domi­nan­te? Este es el dile­ma. La inte­lec­tua­li­dad “pro­gre” post­mo­der­na ha pues­to de for­ma cla­ra el pun­to de mira en Al-Assad y uti­li­za la dia­tri­ba, tan recu­rren­te, del esta­li­nis­mo para sata­ni­zar a quie­nes con­si­de­ran que esta debe ser la con­tra­dic­ción secun­da­ria. Para ser post­mo­der­nos su dis­cur­so es muy anti­guo, ni más ni menos que “esta­li­nis­mo”. Aho­ra resul­ta que un movi­mien­to con­tra la gue­rra impe­ria­lis­ta en Siria es “anti­rre­vo­lu­cio­na­rio”. Y se sor­pren­den por­que en Amé­ri­ca Lati­na haya gobier­nos que vean lo que suce­de en Siria de for­ma muy pró­xi­ma, no en vano la inje­ren­cia exter­na allí es endé­mi­ca. Estos gobier­nos, que se vie­nen enfren­tan­do con mayor o menor viru­len­cia a EEUU y sus alia­dos inter­nos y exter­nos des­de que vie­nen impul­san­do un cier­to pro­ce­so eman­ci­pa­to­rio ‑no están muy leja­nos los casos de Hon­du­ras y Paraguay‑, apli­can, y hacen bien, un vie­jo refrán: “cuan­do las bar­bas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remo­jar”. Otra vez la geo­po­lí­ti­ca que tan­to moles­ta a la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre”.

Pero si fue­sen cohe­ren­tes con su plan­tea­mien­to, quie­nes inte­gran la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre” debe­rían apo­yar sin fisu­ras a la gue­rri­lla colom­bia­na, algo que no hacen ni remo­ta­men­te. Aquí sí hay un movi­mien­to cla­ra­men­te revo­lu­cio­na­rio que lle­va déca­das luchan­do por la demo­cra­cia, la paz, la dig­ni­dad, la jus­ti­cia social y un cam­bio en las estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas. Si hablan de dic­ta­du­ra, tor­tu­ra, repre­sión en Siria debe­rían estar el pri­me­ra fila en la denun­cia, en esos mis­mos tér­mi­nos, de los ase­si­na­tos de sin­di­ca­lis­tas colom­bia­nos, las des­apa­ri­cio­nes masi­vas, las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les –los lla­ma­dos “fal­sos posi­ti­vos”-, la cri­mi­na­li­za­ción de los movi­mien­tos socia­les, los ase­si­na­tos de sus inte­gran­tes y diri­gen­tes tal y como está suce­dien­do aho­ra con la Mar­cha Patrió­ti­ca…

Tur­quía

Obviar, como hace esta inte­lec­tua­li­dad “pro­gre”, que hay una diná­mi­ca inter­na­cio­nal y geo­po­lí­ti­ca en todo el mun­do es no sólo una falla inte­lec­tual gra­ve sino una irres­pon­sa­bi­li­dad. Aun­que EEUU no es el actor prin­ci­pal en la situa­ción en Orien­te Pró­xi­mo y el Magreb, sino Ara­bia Sau­di­ta, no se pue­de dudar de su capa­ci­dad para con­tro­lar unos acon­te­ci­mien­tos fren­te a los que se vio sor­pren­di­do. Ahí está el caso de su acer­ca­mien­to a Tur­quía, un país que había sido dura­men­te cri­ti­ca­do por la Admi­nis­tra­ción Oba­ma tras su prác­ti­ca rup­tu­ra con Israel des­pués del asal­to a la flo­ti­lla que pre­ten­día rom­per el blo­queo a Gaza en 2010. Es a tra­vés de Tur­quía que EEUU y sus saté­li­tes occi­den­ta­les faci­li­tan apo­yo logís­ti­co y mili­tar a los lla­ma­dos “rebel­des” sirios –EEUU ha dado car­ta blan­ca a la CIA y Gran Bre­ta­ña lo ha reco­no­ci­do abier­ta­men­te (6)-, al igual que es por este terri­to­rio, así como por Líbano, por don­de les lle­ga todo el arma­men­to des­de los paí­ses del Gol­fo y la OTAN. Tur­quía está jugan­do hoy el papel que Pakis­tán jugó en la déca­da de 1980 – 1990 para derro­car al gobierno pro-sovié­ti­co de Afga­nis­tán: allí se apo­yó, finan­ció y armó a los tali­ba­nes, aquí a los sec­ta­rios sun­níes.

Pero, pese a todo, Tur­quía el esla­bón más débil de toda esta estra­te­gia una vez que Al-Assad ha deci­di­do abrir el fren­te kur­do. La con­se­cuen­cia de la cri­sis siria es el debi­li­ta­mien­to de Tur­quía como poten­cia regio­nal. Sus pre­ten­sio­nes de con­ver­tir­se en una poten­cia sub-impe­ria­lis­ta en la zona se están dilu­yen­do de for­ma muy rápi­da y aho­ra tie­ne que colo­car­se a la defen­si­va. Aquí tam­bién hay dis­cre­pan­cias. Para unos, Al-Assad ha alen­ta­do a los kur­dos. Para otros, no ha teni­do más reme­dio que dejar­les hacer. En cual­quier caso, la reali­dad es que los kur­dos no están par­ti­ci­pan­do en la lla­ma­da “opo­si­ción” siria y mucho menos en la crea­da, finan­cia­da y arma­da por los paí­ses occi­den­ta­les y las monar­quías del Gol­fo.

La fuer­za kur­da más acti­va en Siria, el Par­ti­do de la Unión Demo­crá­ti­ca (PYD), es una rama del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK), el más feroz enemi­go de Tur­quía. Sor­pren­de que la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre”, tan soli­da­ria anta­ño con el PKK, haya pasa­do por este hecho como la luz por el cris­tal, sin tocar­lo ni man­char­lo. Por uti­li­zar un tér­mino mexi­cano, ha “nin­gu­nea­do” un aspec­to cru­cial de la situa­ción en Siria con amplias reso­nan­cias regio­na­les pues­to que los ner­vios ya están a flor de piel en el gobierno tur­co. Lo que mal que bien había logra­do con­tro­lar en Irak, don­de los kur­dos acep­ta­ron des­de el pri­mer momen­to el padri­naz­go de EEUU en su lucha con­tra Sad­dam Hus­sein, no lo va a poder hacer en Siria. Los kur­dos ira­quíes son dóci­les a las pre­ten­sio­nes impe­ria­lis­tas, los del PKK no. Y menos si el gobierno de Al-Assad resis­te. Otra dife­ren­cia cru­cial de las con­tra­dic­cio­nes regio­na­les y mun­dia­les que no gus­tan a la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre”.

Tal vez, dada su obse­sión con Al-Assad, esta inte­lec­tua­li­dad “pro­gre” solu­cio­ne el tema posi­cio­nán­do­se con la for­ma­ción más reac­cio­na­ria de los kur­dos sirios, el Con­se­jo del Pue­blo del Oes­te del Kur­dis­tán (PCWK), que está apo­ya­do y finan­cia­do por los kur­dos ira­quíes. Aun­que lo van a tener difí­cil, de todas mane­ras, por­que tan­to el PYD como el CPWK se han nega­do a for­mar par­te y a cola­bo­rar con el Con­se­jo Nacio­nal Sirio, como sí han hecho otros sec­to­res que la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre” con­si­de­ra de izquier­das en Siria.

Y tal vez, sólo tal vez, debe­rían leer a los kur­dos de Tur­quía y cómo el recha­zo a lo que está ocu­rrien­do y a la gue­rra con­tra Siria es total. Es más, el úni­co alcal­de mar­xis­ta en Tur­quía, en la loca­li­dad de Saman­dag, pro­vin­cia Hatay, no tie­ne repa­ros en cali­fi­car como “ban­di­dos” a los miem­bros del lla­ma­do Ejér­ci­to Libre Sirio que cam­pan a sus anchas en la zona bajo el ampa­ro del gobierno tur­co.

Ilu­sión

La inte­lec­tua­li­dad “pro­gre” habla de revo­lu­cio­nes ára­bes y se hace la ilu­sión que la par­ti­ci­pa­ción de las cla­ses más pobres es pro­me­te­do­ra. Pero habría que recor­dar­les a Marx y su visión del lum­pen pro­le­ta­ria­do. La pre­gun­ta es si este sec­tor tie­ne cla­ra una con­cien­cia de cla­se, dada la faci­li­dad con la que en Túnez, por ejem­plo, ha caí­do en las redes de la oli­gar­quía aun­que aún haya algún cona­to de lucha en Sidi Bou­zaid, la loca­li­dad en la que se inmo­ló el joven que dio ori­gen a la “pri­ma­ve­ra”. Una vez más, la inte­lec­tua­li­dad “pro­gre” con­fun­de los deseos con la reali­dad. Este sec­tor se está dejan­do influen­ciar por el can­to sec­ta­rio lan­za­do des­de las monar­quías del Gol­fo –Siria es el caso más cla­ro, pero tam­bién en Túnez y Egip­to- y son la car­ne de cañón de una estra­te­gia para desin­te­grar los Esta­dos y hacer invia­ble no ya un esta­do ára­be uni­do, al esti­lo del pan­ara­bis­mo de Nas­ser, sino uno socia­lis­ta.

Plan­tear esto no es ni ser dog­má­ti­co ni estar cons­tre­ñi­do por una cami­sa de fuer­za mar­xis­ta. Sim­ple­men­te, es poner las cosas en su sitio por­que hay quien rumia sus derro­tas inter­nas con la rea­li­za­ción de sus sue­ños “revo­lu­cio­na­rios” y eso en últi­ma ins­tan­cia no supo­ne otra cosa que ampliar más la dis­tan­cia que sepa­ra a esta inte­lec­tua­li­dad “pro­gre” de las cla­ses popu­la­res. Si hay algo que es un oxí­mo­ron es hablar de “revo­lu­cio­nes ára­bes” cuan­do lo que se ve por todas par­tes es el sec­ta­ris­mo, el dine­ro de las monar­quías del Gol­fo ‑Qatar aca­ba de otor­gar 2.000 millo­nes de dóla­res a Egip­to en “ayu­da para reac­ti­var la eco­no­mía” (7)- y las armas de los paí­ses de la OTAN.

No hay flo­res en la “pri­ma­ve­ra ára­be” y si las ha habi­do, así hayan sido efí­me­ras ¿dón­de fue­ron todas las flo­res? Pue­de que alguien se haga la ilu­sión que exis­ten pero, por aho­ra y siem­pre con la mira­da pues­ta en Egip­to, en el res­to de paí­ses no son más que sim­ples ador­nos flo­ra­les de plás­ti­co, es decir, arti­fi­cia­les y apro­pia­das para una foto.


Notas:

(1) Samir Amin, “La vic­to­ria elec­to­ral del Islam polí­ti­co en Egip­to”, http://​www​.nodo50​.org/​c​e​p​r​i​d​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​458

(2) Alber­to Cruz, “Siria: opo­si­ción frus­tra­da, inje­ren­cia exter­na y reper­cu­sio­nes en la región”, http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​5​8​859

(3) Ibid

(4) Alber­to Cruz, “Adiós, Pales­ti­na, adiós: la lucha por el poder en Hamás”, http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​6​0​343

(5) As-Safir (Líbano), 28 de julio de 2012.

(6) Euro­pa Press, 10 de agos­to de 2012.

(7) Pren­sa Lati­na, 12 de agos­to de 2012.

Aden­da:

Pete See­ger, el “padre” de todos los can­tau­to­res de cor­te polí­ti­co y social –jun­to a Woody Guth­rie- escri­bió en 1955 una her­mo­sí­si­ma can­ción titu­la­da “Whe­re have all the flo­wers gone?” (cuyas raí­ces están en una can­ción popu­lar cosa­ca reco­gi­da por el escri­tor sovié­ti­co Mijail Ale­xan­dro­vich Shó­lo­jov en una nove­la que escri­bió en 1934) y que popu­la­ri­zó el trío Peter, Paul and Mary en 1962. Es una can­ción anti­be­li­cis­ta y con­ver­ti­da en un icono duran­te la gue­rra de agre­sión esta­dou­ni­den­se a Viet­nam. Mary Tra­vers, la can­tan­te del trío, murió de cán­cer el 9 de sep­tiem­bre de 2009 y en recuer­do a ella, y a quie­nes han inclui­do esta can­ción en alguno de sus álbu­mes, se ha reco­gi­do en el títu­lo de este artícu­lo.

Alber­to Cruz es perio­dis­ta, poli­tó­lo­go y escri­tor. Su últi­mo libro es “La vio­len­cia polí­ti­ca en la India. Más allá del mito de Gandhi””, edi­ta­do por La Caí­da con la cola­bo­ra­ción del CEPRID. Los pedi­dos se pue­den hacer a [email protected]​lacaida.​info o bien a [email protected]​nodo50.​org. [email protected]​eresmas.​com

CEPRID

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *