Todos los cami­nos (de la gue­rra) lle­van a La Meca- Pepe Escobar

Fue indu­da­ble­men­te algo GRANDE. Todos y sus veci­nos esta­ban pre­sen­tes. El emir de Catar, el pre­si­den­te Mor­si de Egip­to, el pre­si­den­te Gul de Tur­quía, Mah­mud Abbas de la Auto­ri­dad Pales­ti­na, el afgano Hamid Kar­zai, el pri­mer minis­tro Zar­da­ri de Pakis­tán, Mar­zou­ki el nue­vo líder tune­cino, el rey Abdu­llah de Jor­da­nia, el pre­si­den­te ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­yad en per­so­na. Los 57 Esta­dos miem­bros de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción Islá­mi­ca (OCI) en repre­sen­ta­ción de más de 1.500 millo­nes de musul­ma­nes de todo el mundo.

Arab News no pudo resis­tir la ten­ta­ción de exta­siar­se poéticamente:

“En La Meca, ano­che la San­ta Kaa­ba y la Gran Mez­qui­ta esta­ban baña­das en bri­llan­tes luces. El gigan­tes­co Reloj Real bri­lla­ba con luces ver­des en una cla­ra noche sin luna. Mien­tras la voz alen­ta­do­ra del almue­cín rever­be­ra­ba en la mon­ta­ño­sa ciu­dad en Isha, los diri­gen­tes mun­dia­les, sen­ta­dos en el Pala­cio Al-Safa jun­to a la Gran Mez­qui­ta, repi­tie­ron Alá es Gran­de siguien­do su voz”.

Alá es Gran­de por cier­to, y lue­go direc­ta­men­te al nego­cio en el que sobre­sa­len esos “líde­res”; reñir entre ellos y sus­pen­der a Siria de la OCI. Ya hemos habla­do bas­tan­te de la idea aus­pi­cia­da por “el res­pe­ta­do líder del mun­do islá­mi­co, el Cus­to­dio de las Dos Sagra­das Mez­qui­tas, el rey Abdu­llah” de cómo “uni­fi­car y for­ta­le­cer el mun­do musul­mán divi­di­do por la crisis”.

Lo ver­da­de­ra­men­te fun­da­men­tal –veda­do para todos– fue lo que sau­díes, ira­níes y tur­cos real­men­te dis­cu­tie­ron tras esas puer­tas en La Meca des­pués que el almue­cín con su voz alen­ta­do­ra se fue a acostar.

Para el públi­co, los nota­bles de La Meca apro­ba­ron tres reso­lu­cio­nes. Sus­pen­die­ron a Siria; reco­no­cie­ron a Pales­ti­na como Esta­do sobe­rano (una vez más, nóte­se que Pales­ti­na solo se tra­tó como un tema mar­gi­nal); y defen­die­ron la cau­sa de los musul­ma­nes rohing­yas en Myan­mar (los mili­ta­res de Nay­pi­daw no están exac­ta­men­te tem­blan­do en sus botas).

El show del “Cus­to­dio”

Lo que pare­ce es que el “Cus­to­dio de las Dos Mez­qui­tas Sagra­das” ha per­pe­tra­do un astu­to gol­pe de rela­cio­nes públi­cas al esti­lo de Holly­wood. Evi­den­te­men­te le acon­se­ja­ron que sen­ta­ra a Ahma­di­ne­yad a su izquier­da y al emir de Catar a su dere­cha. El men­sa­je grá­fi­co: este triun­vi­ra­to –dos poten­cias suníes waha­bíes y una chií-jomei­nis­ta– deci­den el futu­ro de Medio Orien­te. Noso­tros –waha­bíes– no nos pro­po­ne­mos des­truir a esos infie­les chiíes.

No vaya­mos tan rápi­do. Mi cole­ga Kaveh Afra­sia­bi ha argu­men­ta­do que Tehe­rán pue­de haber caí­do en una tram­pa: espe­ra­ban un ver­da­de­ro esfuer­zo de media­ción y diá­lo­go polí­ti­co en lugar de la prio­ri­dad de la reu­nión, sus­pen­der y final­men­te expul­sar a su alia­da Siria (Vea “Sau­dis use sum­mit to iso­la­te Syria, Iran”, Asia Times Onli­ne, 15 de agos­to de 2012).

Detrás de todas las almi­ba­ra­das tram­pas, el hecho es que la Casa de Saud y Tehe­rán no pudie­ron poner­se de acuer­do –y no podían hacer­lo– en nin­gún aspec­to; fue más bien algo como “siga­mos hablan­do”, la ver­sión en La Meca del anti­guo telé­fono rojo EE.UU.-URSS. El “Cus­to­dio” pidió “soli­da­ri­dad, tole­ran­cia y mode­ra­ción”; difí­ci­les de encon­trar mien­tras la Casa de Saud –y Catar– arman a pan­di­llas des­con­tro­la­das y a una serie de sala­fis­tas-yiha­dis­tas en Siria.

La OCI en su con­jun­to defen­dió la “uni­dad, sobe­ra­nía, inde­pen­den­cia e inte­gri­dad terri­to­rial” de Siria, exac­ta­men­te mien­tras la Casa de Saud y Catar hacen todo lo posi­ble para debi­li­tar todos esos aspec­tos. Es una exten­sión a la OCI del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo diri­gi­do por los sau­díes (otros miem­bros del CCG son Bah­réin, Kuwait, Omán, Catar y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos). Bas­tan­tes paí­ses –del Sudes­te de Asia a Áfri­ca– se sien­ten muy poco cómo­dos con todo el asun­to, pero final­men­te cedie­ron ante el “Cus­to­dio”.

El “Cus­to­dio” tam­bién quie­re esta­ble­cer un “cen­tro para el diá­lo­go” en Riad. Que­da por ver si este cen­tro exa­mi­na­rá quién es ver­da­de­ra­men­te res­pon­sa­ble de lo que aho­ra es una gue­rra prác­ti­ca­men­te gene­ra­li­za­da entre suníes y chiíes en toda la Ummah. Ima­gi­nad un cen­tro seme­jan­te que lle­gue a la con­clu­sión de que las pro­tes­tas en Bah­réin fue­ron legí­ti­mas; tan legí­ti­mas como las pro­tes­tas de la pro­vin­cia orien­tal de Ara­bia Sau­dí. Y tan legí­ti­mas como lo que suce­dió el año pasa­do en la Pla­za Tah­rir de El Cai­ro (todo el mun­do recuer­da el horror abso­lu­to de la Casa de Saud cuan­do su alia­do Hos­ni Muba­rak fue desa­fia­do por tan­tos jóvenes).

El “Cus­to­dio” tam­bién dijo: “La nación islá­mi­ca vive en un esta­do de sedi­ción y des­unión que con­du­jo al derra­ma­mien­to de san­gre de su pue­blo en este sagra­do mes en muchas par­tes de nues­tro mun­do islámico”.

Res­pec­to a sedi­ción –fit­na en ára­be– es impen­sa­ble que el “Cus­to­dio” y sus con­sen­ti­dos prín­ci­pes de la Casa de Saud no estén fami­lia­ri­za­dos con el plan Yinon [1] y muchos otros cuya divi­sa de divi­dir para rei­nar es exac­ta­men­te la inci­ta­ción a una inter­mi­na­ble gue­rra suní-chií, con un repar­to de sub­di­vi­sio­nes que inclu­yen a musul­ma­nes con­tra cris­tia­nos, ára­bes con­tra per­sas, tur­cos con­tra per­sas, ára­bes con­tra tur­cos y, por qué no, kur­dos con­tra turcos.

Es exac­ta­men­te la mayor reper­cu­sión –inten­cio­nal o no- de lo que está ocu­rrien­do debi­do a la gue­rra por encar­go en Siria.

¿Por qué no con­se­guir las dos cosas? 

Por lo tan­to el “Cus­to­dio” pare­ce que ha impues­to la idea de que Irán y el CCG están hablan­do, a pesar de que prác­ti­ca­men­te pelean como perros y gatos. Pero la agen­da de la Casa de Saud pare­ce que es extre­ma­da­men­te tru­cu­len­ta; pue­de que no sue­ñe con un Irán des­trui­do, pero cier­ta­men­te con un Irán muy debi­li­ta­do, sea por años de san­cio­nes occi­den­ta­les o por un poten­cial ata­que israe­lí. No es nin­gún secre­to que el CCG quie­re que Israel ata­que a Irán; enton­ces podría cose­char los bene­fi­cios de su delei­te inte­rior al ver una poten­cia regio­nal chií debi­li­ta­da, mien­tras con­de­na públi­ca­men­te la agre­sión uni­la­te­ral de Israel.

Esta far­sa, en todo caso, está lejos de ter­mi­nar. Lo pró­xi­mo: Tehe­rán ha invi­ta­do al “Cus­to­dio” a la cum­bre del Movi­mien­to de los No Ali­nea­dos (MNA) de este mes. Vere­mos si la Casa de Saud, el CCG e Irán están real­men­te intere­sa­dos en ter­mi­nar la fit­na más allá de las foto­gra­fías. Toda­vía no exis­te nin­gu­na evi­den­cia de que los “líde­res” de 1.500 millo­nes de musul­ma­nes lle­ga­rán ALGÚN DÍA a actuar de mane­ra coor­di­na­da. Ni siquie­ra el pro­pio Alá logra­rá que lle­guen a ver la luz

Notas:

1. A Stra­tegy for Israel in the Nine­teen Eigh­ties, Oded Yinon, 1982.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *