«Eus­kal Herria es un mode­lo en la lucha con­tra el TAV»

Alain Deval­po es un perio­dis­ta inde­pen­dien­te fran­cés que cola­bo­ra con medios como «Le Mon­de Diplo­ma­ti­que» o Fran­ce Cul­tu­re. Se pre­sen­ta como un repor­te­ro de las resis­ten­cias a tra­vés del mun­do. Su obje­ti­vo es dar a cono­cer las luchas de los pue­blos con­tra los gran­des pode­res. Para ello ha via­ja­do a luga­res tan dis­pa­res como Sene­gal, Chi­le o Eus­kal Herria.
Alain Deval­po
Repor­te­ro espe­cia­lis­ta en la resis­ten­cia de los pue­blos

Escri­to por gara​.net
http://gara.net/Repository/Imagenes/Pub_3/Issue_8134/p014_f01_194x144.jpg

Alain Deval­po defi­ne Eus­kal Herria como una tie­rra de lucha y de coope­ra­ti­vis­mo. Intere­sa­do por el des­pil­fa­rro de las gran­des infra­es­truc­tu­ras, así como por las luchas de los pue­blos mino­ri­ta­rios, ha encon­tra­do en nues­tro país una for­ma de tra­ba­jar que defi­ne como «mode­lo» para otros pue­blos y que, inclu­so, ha uti­li­za­do como tema de con­fe­ren­cia entre los mapu­ches de Chi­le, por ejem­plo. Su nom­bre ha sal­ta­do a la actua­li­dad por un artícu­lo que ha publi­ca­do en «Le Mon­de Diplo­ma­ti­que» sobre gran­des infra­es­truc­tu­ras.

Como perio­dis­ta, ¿qué es lo que le ha intere­sa­do espe­cial­men­te de Eus­kal Herria?

Lo que me intere­sa es que estan­do en terri­to­rio fran­cés, don­de hay una polí­ti­ca para borrar las cul­tu­ras mino­ri­ta­rias, es una cul­tu­ra que está muy viva y que rei­vin­di­ca su len­gua. Me intere­sa su cul­tu­ra pero tam­bién su mane­ra coope­ra­ti­va de tra­ba­jar. Esto es algo que me intere­sa por­que yo me defino como un repor­te­ro de luchas y de resis­ten­cias. Me pare­ce que es espe­cial­men­te nota­ble ya que da ideas a otras cul­tu­ras mino­ri­ta­rias; pien­so, por ejem­plo, en la cul­tu­ra bre­to­na, que tra­ta tam­bién de sal­va­guar­dar su len­gua y que ha crea­do una Korri­ka siguien­do el ejem­plo vas­co.

En su tra­ba­jo ha tra­ta­do ámbi­tos muy dife­ren­tes de la socie­dad vas­ca.

Soy un perio­dis­ta inde­pen­dien­te, así que una mane­ra de sobre­vi­vir es diver­si­fi­car los temas. En Eus­kal Herria he tra­ba­ja­do sobre la len­gua, el aspec­to eco­nó­mi­co, la lucha con­tra el TAV. Todo eso para mí es una lucha para sal­va­guar­dar una cul­tu­ra, pero tam­bién para man­te­ner la diver­si­dad. Esto se ve cla­ra­men­te en el caso de la len­gua. Muchos inter­lo­cu­to­res me han dicho que luchar para que el eus­ka­ra sobre­vi­va no es luchar con­tra el fran­cés o el cas­te­llano, sino que es, final­men­te, acep­tar la diver­si­dad.

El com­ba­te por la len­gua es el ner­vio de la gue­rra por­que des­pués muchas cosas se pue­den desa­rro­llar. He encon­tra­do este tipo de lucha tam­bién en Amé­ri­ca Lati­na, entre las comu­ni­da­des indí­ge­nas, como entre los mapu­ches en Chi­le. Allí tam­bién tie­nen las mis­mas líneas con­duc­to­ras.

De hecho, ofre­ció una con­fe­ren­cia en Chi­le sobre la revi­ta­li­za­ción de las cul­tu­ras vas­ca y mapu­che.

Mien­tras esta­ba hacien­do un repor­ta­je en Chi­le, la comu­ni­dad mapu­che me pidió que die­se una con­fe­ren­cia y, como había tra­ba­ja­do en torno a la len­gua vas­ca, me pare­ció que lo más intere­san­te era con­tar lo que ocu­rre en el País Vas­co. El obje­ti­vo no era que fue­se un mode­lo y que haya que hacer lo mis­mo allí, sino inci­tar­les a pen­sar en cómo pue­den apren­der de lo que los vas­cos hacen para que ellos, en un con­tex­to dife­ren­te, inten­ten pro­te­ger su cul­tu­ra y su iden­ti­dad. De hecho, des­pués me reu­ní con diri­gen­tes mapu­ches que habían veni­do al País Vas­co a hacer una for­ma­ción sobre el pro­ce­so de revi­ta­li­za­ción de la len­gua.

¿Qué ejem­plos les puso?

Les expli­qué lo que había vis­to en el País Vas­co. Por un lado, la Korri­ka pero tam­bién los resul­ta­dos para fre­nar de pér­di­da de hablan­tes entre las nue­vas gene­ra­cio­nes, y tam­bién de todo el uni­ver­so que tie­ne que haber alre­de­dor de una len­gua y la influen­cia que ello tie­ne, sobre todo a nivel mediá­ti­co, la pre­sen­cia de las radios y tele­vi­sio­nes en vas­co. El pro­ce­so de revi­ta­li­za­ción de la len­gua es lar­go y com­ple­jo. No vale solo con tener bue­na volun­tad; es nece­sa­ria la volun­tad polí­ti­ca, que tam­bién nece­si­ta medios.

Aquí la defen­sa de la len­gua se ve como algo posi­ti­vo pero en el Esta­do fran­cés se per­ci­be como un ata­que.

Efec­ti­va­men­te, en París, que con­ti­núa con una polí­ti­ca muy cen­tra­lis­ta, está mal vis­ta en el seno de los gran­des par­ti­dos polí­ti­cos. Pero está muy bien vis­ta en las regio­nes. Lo que ocu­rre en el País Vas­co es un ejem­plo de ello. La fuer­za del País Vas­co es que se encuen­tra a ambos lados de la fron­te­ra. En lo que res­pec­ta al lado fran­cés, por­que pue­de con­tar con el apo­yo del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co, la auto­no­mía, de los gobier­nos en el País Vas­co Sur, que per­mi­te al País Vas­co Nor­te tener un apo­yo que no exis­te por ejem­plo en Bre­ta­ña; allí no tie­nen nin­gún apo­yo, por lo que tie­nen menos fuer­za eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca.

¿Cree que es nece­sa­rio hacer un poco de didác­ti­ca en las zonas del Esta­do en don­de no se habla más que el fran­cés?

Cuan­do hablo con la gen­te sobre el País Vas­co, o sobre muchos otros paí­ses y regio­nes, en las redac­cio­nes pari­si­nas, que tie­nen lue­go mucha reper­cu­sión, veo que hay muchos cli­chés, sobre todo sobre el País Vas­co y con el pris­ma de ETA. En cuen­ta se habla­ba del País Vas­co, ense­gui­da te habla­ban de terro­ris­mo. A mí lo que me intere­sa, tan­to en el País Vas­co como en Chi­le o en Colom­bia, es mos­trar que la reali­dad es mucho más com­ple­ja y mi tra­ba­jo es denun­ciar esos cli­chés. Sim­ple­men­te con­tan­do lo que ocu­rre, sin tomar posi­ción ‑yo no soy un perio­dis­ta militante‑, cuen­to las luchas y las mili­tan­cias sin ser mili­tan­te. Mi mili­tan­cia es inte­re­sar­me por esas luchas.

Aho­ra que la situa­ción ha cam­bia­do aquí, ¿ha evo­lu­cio­na­do la per­cep­ción sobre Eus­kal Herria?

No lo sé por­que no he tra­ba­ja­do el tema últi­ma­men­te, pero no estoy segu­ro de que las cosas hayan cam­bia­do. Con que haya algu­na resis­ten­cia, ya se pue­de cri­mi­na­li­zar. Es como lo que ocu­rre en el Valle de Susa, en Ita­lia, don­de hay una resis­ten­cia con­tra la línea de alta velo­ci­dad entre Lyon y Turín: no hay nin­gún tipo de movi­mien­to arma­do, no hay nada, pero la resis­ten­cia se ha cri­mi­na­li­za­do ense­gui­da.

El aspec­to de la cri­mi­na­li­za­ción de los movi­mien­tos de resis­ten­cia, es lo que cuen­to en el artícu­lo que he publi­ca­do recien­te­men­te en «Le Mon­de Diplo­ma­ti­que». La cri­mi­na­li­za­ción de la resis­ten­cia for­ma par­te de una estra­te­gia para impo­ner una volun­tad úni­ca. Es una volun­tad cen­tra­li­za­do­ra a tra­vés de gran­des pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ras diri­gi­dos por las gran­des empre­sas inmo­bi­lia­rias o de infra­es­truc­tu­ras, como Veo­lia, Vin­ci, Eif­fa­ge o Bouy­gues. Los intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos son gran­des. Yo no ten­go una bue­na opi­nión de las redac­cio­nes pari­si­nas de los medios; de hecho, cola­bo­ro con muy pocas redac­cio­nes en mate­ria de perio­dis­mo puro y duro. Por eso me orien­to más hacia el docu­men­tal.

El artícu­lo publi­ca­do en «Le Mon­de Diplo­ma­ti­que» se titu­la «El arte de los gran­des pro­yec­tos inú­ti­les». ¿Qué es lo que cuen­ta?

El pro­yec­to del artícu­lo nació el año pasa­do duran­te el I Fórum de Gran­des Pro­yec­tos Inú­ti­les que tuvo lugar en el Valle de Susa (este año ha teni­do lugar en Nan­tes). Cuan­do pro­pu­se el tema, refle­xio­na­mos sobre cómo con­tar lo que pasa, sabien­do que a nivel lite­ra­rio no tenía inte­rés hacer un inven­ta­rio de todas las infra­es­truc­tu­ras inú­ti­les como aero­puer­tos, esta­dios, lineas de TAV… Nos deci­di­mos por una opción iró­ni­ca para con­tar lo que tie­nen en común todos esos gran­des pro­yec­tos.

Lo que cuen­to es que hay una lógi­ca liga­da a los gran­des pro­yec­tos y a par­tir de ahí lo rela­to de mane­ra iró­ni­ca para que lle­gue a los lec­to­res, para sen­si­bi­li­zar­les sobre este tema.

En el artícu­lo habla de varios ejem­plos euro­peos. ¿Se tra­ta de un pro­ble­ma intrín­se­ca­men­te euro­peo?

Es un pro­ble­ma mun­dial. Por ejem­plo, creo que no es un error hacer un para­le­lis­mo entre el hecho de que Espa­ña sea el país que ha cons­trui­do más kiló­me­tros de líneas de alta velo­ci­dad en las últi­mas déca­das y la situa­ción eco­nó­mi­ca del país. Tomo el ejem­plo de la región valen­cia­na. El balan­ce mues­tra que se tra­ta de una región total­men­te sinies­tra­da que ha cons­trui­do muchí­si­mas cosas que hoy en día están vacías, como aero­puer­tos, la dár­se­na para la Copa Amé­ri­ca… Efec­ti­va­men­te, hay un para­le­lis­mo entre la cri­sis eco­nó­mi­ca y la situa­ción eco­nó­mi­ca y el endeu­da­mien­to de paí­ses como Espa­ña y sus gran­des pro­yec­tos.

Pero esto tam­bién es váli­do a nivel mun­dial. Como ejem­plo está el caso de Chi­na; allí hay ciu­da­des fan­tas­ma que se cons­tru­ye­ron para hacer correr la caja regis­tra­do­ra de las gran­des empre­sas de infra­es­truc­tu­ras. Al final hubo que cor­tar el artícu­lo, pero ter­mi­na­ba dicien­do que Chi­na tie­ne mucho que ense­ñar­nos sobre los gran­des pro­yec­tos y lo que son las ciu­da­des fan­tas­ma.

En el artícu­lo tam­bién habla sobre la resis­ten­cia con­tra el TAV en Eus­kal Herria.

Creo que la resis­ten­cia con­tra el TAV en el País Vas­co es un mode­lo por­que, por un lado, está la mane­ra his­tó­ri­ca sobre la for­ma de orga­ni­zar­se y de luchar para pre­ser­var su cul­tu­ra, pero tam­bién para pre­ser­var su pai­sa­je y, espe­cial­men­te, para tra­tar de impe­dir la cons­truc­ción de las gran­des infra­es­truc­tu­ras. Si mira­mos al País Vas­co com­pa­ra­do con otras cos­tas fran­ce­sas, nos encon­tra­mos con un lito­ral mucho más pre­ser­va­do. Esta diná­mi­ca se encuen­tra tam­bién en el pro­yec­to de líneas del TAV sobre el que he tra­ba­ja­do mucho.

Los vas­cos me han sor­pren­di­do; han lucha­do y con­ti­núan luchan­do. Me pare­ce que se tra­ta de una mane­ra de orga­ni­zar­se total­men­te per­ti­nen­te. Esto pue­de tener ecos en otros luga­res del mun­do don­de la gen­te tam­bién se enfren­ta a dife­ren­tes pro­ble­mas.

¿En qué está tra­ba­jan­do aho­ra?

Pre­pa­ro varios temas sobre Sene­gal; espe­cial­men­te, sobre el nau­fra­gio del bar­co Joo­la. En setiem­bre hará diez años que nau­fra­gó. Se tra­ta de un caso que se ha olvi­da­do total­men­te a pesar de que cos­tó la vida a dos mil per­so­nas, más muer­tos que en el Tita­nic. Es el mayor nau­fra­gio civil de todos los tiem­pos. Tra­ba­jo con las fami­lias para que el dra­ma no se olvi­de, para que se haga jus­ti­cia. Es un tra­ba­jo que se publi­ca­rá en un blog y en tres emi­sio­nes de Fran­ce Cul­tu­re. Esta es otra for­ma de lucha, es una lucha con­tra el olvi­do y por la jus­ti­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *