Israel es el esta­do más racis­ta del mun­do indus­tria­li­za­do- Lisa Goldman

Nací en 1926 en una gene­ra­ción que está des­apa­re­cien­do gra­dual­men­te. Muy pocos recuer­dan el colap­so y la catas­tró­fi­ca caí­da del segun­do impe­rio más gran­de del mun­do. Fran­cia, la gran poten­cia mun­dial que había cons­trui­do la Línea Magi­not, la más per­fec­ta línea dise­ña­da en la his­to­ria de la defen­sa, que tenía a su dis­po­si­ción un pode­ro­so ejér­ci­to, fuer­za aérea y naval, fue ven­ci­da en sólo tres sema­nas ante nues­tros ató­ni­tos ojos. Esto no sólo fue un shock, sino que des­de enton­ces mi mun­do se ha vuel­vo más frac­tu­ra­do. Con­cep­tos como la per­ma­nen­cia, una reali­dad que se auto­en­tien­de y una vida esta­ble han sido des­car­ta­dos de mi dic­cio­na­rio per­so­nal, aun­que han adqui­ri­do un lugar cen­tral en el léxi­co israe­lí sagra­do y sir­ven como una Línea Magi­not vir­tual. Pue­de que lo que voy a decir sea duro, pero para mí es una cam­pa­na de aler­ta para mis com­pa­trio­tas y por eso he opta­do por decír­se­lo en la len­gua mater­na de mis hijos y nietos.

Israel es el úni­co Esta­do que se esta­ble­ció des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y que des­de los albo­res de su exis­ten­cia se con­vir­tió en un éxi­to asom­bro­so. Podría ser un mode­lo para los muchos paí­ses que emer­gie­ron del domi­nio colo­nial y que toda­vía no han logra­do sus sue­ños. ¿Cómo es posi­ble que, al cabo de sólo unas pocas déca­das, este mis­mo Israel se encuen­tre inmer­so exter­na­men­te en un con­flic­to irre­so­lu­ble y frac­tu­ra­do inter­na­men­te casi en esta­do de pará­li­sis? Creo que la res­pues­ta radi­ca en el hecho de que Israel nun­ca se ha atre­vi­do a enfren­tar­se direc­ta­men­te a los tres pro­ble­mas bási­cos que lo han acom­pa­ña­do des­de el prin­ci­pio de su exis­ten­cia: su lugar en el mun­do ára­be, las dife­ren­cias socia­les y racia­les, y la divi­sión laico-religiosa.

La cul­tu­ra domi­nan­te en Israel siem­pre ha diri­gi­do sus ojos a Occi­den­te. Pero, como siem­pre, este Occi­den­te mide la exis­ten­cia tan­to de Israel como de otros paí­ses en tér­mi­nos de bene­fi­cio eco­nó­mi­co y valor estra­té­gi­co. Los colo­nos euro­peos de Arge­lia, Zim­bab­we y Sudá­fri­ca per­du­ra­ron más tiem­po que el asen­ta­mien­to sio­nis­ta en Israel. El domi­nio que los hom­bres blan­cos tenían de Sudá­fri­ca se con­vir­tió en una poten­cia impre­sio­nan­te, pero cuan­do el orden de prio­ri­da­des cam­bió en el mun­do pare­ció que el muro de apo­yo de Occi­den­te era una ilu­sión pasa­je­ra, trai­cio­ne­ra y enga­ño­sa. De hecho, el Esta­do de Israel es pro­duc­to de la inter­ce­sión judía tra­di­cio­nal. Cuan­do los padres del sio­nis­mo en Euro­pa logra­ron el apo­yo para el esta­ble­ci­mien­to de un Esta­do judío uti­li­za­ron el argu­men­to de que la enti­dad que se iba a crear exten­de­ría una ola de la avan­za­da cul­tu­ra euro­pea por Orien­te Medio. Este enfo­que arrai­gó en la con­cien­cia israe­lí y has­ta aho­ra Euro­pa es la Meca espi­ri­tual para un gran sec­tor de la inte­lec­tua­li­dad israe­lí, espe­cial­men­te para aque­llos escri­to­res con­si­de­ra­dos for­ma­do­res de opi­nión públi­ca. En mi opi­nión, este es uno de los pro­fun­dos con­flic­tos inter­nos en la idea sio­nis­ta. La ideo­lo­gía sio­nis­ta sur­gió en con­tra del con­tex­to del anti­se­mi­tis­mo euro­peo, aun­que los padres del sio­nis­mo se pres­ta­ron volun­ta­rios a ser­vir como agen­tes de esa mis­ma cul­tu­ra que había ali­men­ta­do el odio a los judíos. Por lo tan­to, resul­ta que quie­nes apo­yan este enfo­que con­si­de­ran las gene­ra­cio­nes de anti­se­mi­tis­mo, la expul­sión de Espa­ña y las atro­ci­da­des de la Ale­ma­nia nazi como si hubie­ran ocu­rri­do en otro pla­ne­ta, en una era imaginaria.

Como resul­ta­do de un con­ti­nuo auto­la­va­do de cere­bro, Euro­pa se man­tie­ne en la men­te de muchos israe­líes como un faro cul­tu­ral y una fuen­te de ins­pi­ra­ción para una socie­dad ilus­tra­da. Orgu­llo­sa­men­te nos retra­ta­mos ante nues­tros pro­pios ojos y ante los de nues­tros sim­pa­ti­zan­tes en Euro­pa como la fir­me cabe­za de puen­te para la cul­tu­ra euro­pea en un mun­do atra­sa­do y hos­til. En una extre­ma igno­ran­cia his­tó­ri­ca, los padres del sio­nis­mo no eran cons­cien­tes de los horro­res de la con­quis­ta euro­pea en el mun­do ára­be, des­de el Gol­fo Pér­si­co has­ta el océano Atlán­ti­co. No creo que por con­gra­ciar­nos con la cul­tu­ra euro­pea nos haya­mos gana­do la admi­ra­ción de Euro­pa, pero sin lugar a dudas nos hemos ganan­do el odio de los pue­blos ára­bes, como agen­tes al ser­vi­cio de un peli­gro­so enemi­go y como per­pe­tra­do­res de la ocu­pa­ción en nom­bre de este mis­mo enemi­go. Los pue­blos ára­bes han paga­do un pre­cio muy alto para eli­mi­nar la ocu­pa­ción euro­pea. Su lucha les cos­tó muchas víc­ti­mas, pero en el sen­ti­do for­mal han logra­do la inde­pen­den­cia. Por lo tan­to, pue­den per­do­nar los erro­res del pasa­do cau­sa­dos por la con­quis­ta euro­pea, pero mien­tras exis­ta Israel, no pue­de decla­rar su vic­to­ria final sobre la ocu­pa­ción europea.

Des­de el mis­mo día en que fue esta­ble­ci­do el Esta­do de Israel ha demos­tra­do lo bien basa­da y lógi­ca que es la des­con­fian­za de los ára­bes en noso­tros, des­de la iden­ti­fi­ca­ción de Israel en la déca­da de 1950 con los peca­dos de los fran­ce­ses en Argel, pasan­do por la par­ti­ci­pa­ción de Israel con los ejér­ci­tos de Gran Bre­ta­ña y Fran­cia en 1956 con­tra Egip­to por la nacio­na­li­za­ción del Canal de Suez y ter­mi­nan­do con nues­tro entu­sias­mo acti­vo en la con­quis­ta de Irak, por no hablar de nues­tra con­quis­ta direc­ta y colo­ni­za­ción de Gaza y Cis­jor­da­nia. Israel, una dimi­nu­ta isla, se ha con­ver­ti­do en una mar­ca de ver­güen­za en la orgu­llo­sa fren­te de los pue­blos ára­bes. Esos son los pue­blos que borra­ron todos los ele­men­tos extran­je­ros que habían tra­ta­do de par­ti­ci­par en la región y que ven­cie­ron a los mon­go­les, a los cru­za­dos y a la ocu­pa­ción europea.

Los ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos de la región y la situa­ción actual de Israel como una isla soli­ta­ria gene­ran ansie­dad en el cora­zón y pen­sa­mien­tos pesi­mis­tas. Me refe­ri­ré a los pro­ble­mas más impor­tan­tes, los que me qui­tan el sueño.

El racis­mo

El racis­mo y las pro­fun­das bre­chas socia­les son gra­ves pro­ble­mas que han exis­ti­do en Israel des­de sus pri­me­ros días has­ta aho­ra. Herzl, el visio­na­rio del Esta­do, cre­ció en Aus­tria y se con­vir­tió en una gran figu­ra mun­dial. En su con­di­ción de perio­dis­ta entró en con­tac­to con diver­sas cul­tu­ras. Por el con­tra­rio, los que mate­ria­li­za­ron su visión esta­ban influen­cia­dos prin­ci­pal­men­te por una men­ta­li­dad de gue­to del este de Euro­pa. La mayor par­te de los judíos del este de Euro­pa esta­ban cen­tra­dos en sí mis­mos y pade­cían opre­sión, ais­la­mien­to y pogro­mos. Posi­ble­men­te por esta razón, el judío ve una fuen­te de peli­gro en su vecino y en quie­nes son dife­ren­tes de él. A dife­ren­cia de la len­gua habla­da por los judíos de paí­ses ára­bes e islá­mi­cos, la len­gua habla­da por los judíos del este de Euro­pa era com­ple­ta­men­te dife­ren­te de la habla­da en la socie­dad que los rodea­ba. El yid­dish era la for­ma acep­ta­da de comu­ni­ca­ción entre las diver­sas comu­ni­da­des exi­lia­das en el este de Euro­pa. Por otra par­te, los judíos no sabían mucho sobre el Orien­te ára­be y los judíos ára­bes. Pero los judíos de los paí­ses ára­bes estu­vie­ron abier­tos a la cul­tu­ra ára­be tan­to duran­te su edad de oro como en su deca­den­cia, des­de una prós­pe­ra Anda­lu­cía y el glo­rio­so Impe­rio aba­si­da has­ta los oscu­ros días bajo el domi­nio oto­mano. No hubo con­tac­to entre los judíos del gue­to y los judíos de los paí­ses ára­bes. En la visión del habi­tan­te del gue­to, el judío habla­ba el Mama-Loshen, el yid­dish. Por otro lado, el ára­be judío dis­fru­ta­ba de liber­tad de movi­mien­tos y era cons­cien­te de que exis­tían otros judíos en el mun­do que eran dife­ren­tes de él por el idio­ma y las cos­tum­bres, aun­que no cono­cía a los ais­la­dos judíos del gueto.

El encuen­tro entre los judíos de los paí­ses ára­bes y los del este de Euro­pa se pro­du­jo en la Tie­rra de Israel, y fue trau­má­ti­co y estu­vo car­ga­do de sos­pe­chas. Los judíos del este de Euro­pa fue­ron los pri­me­ros en esta­ble­cer­se en Pales­ti­na y deja­ron su hue­lla en el carác­ter espi­ri­tual, cul­tu­ral y polí­ti­co del nue­vo Esta­do, a pesar de que eran pocos en núme­ro cuan­do se esta­ble­ció el Esta­do. Lle­gué a Israel en 1949 y el núme­ro de docu­men­to de iden­ti­dad que reci­bí fue el 733.440, lo que sig­ni­fi­ca que en aquel momen­to el Esta­do tenía menos de tres cuar­tos millón de judíos. Había habi­do cier­ta expec­ta­ti­va de que des­pués del Holo­caus­to y la fun­da­ción del Esta­do gran­des olas de migra­ción de esos judíos que habían sufri­do los abo­mi­na­bles crí­me­nes de Euro­pa inun­da­ría el nue­vo Esta­do. Hubo una amar­ga decep­ción entre los miem­bros vete­ra­nos del “Vie­jo Yishuv” (el orga­nis­mo de judíos resi­den­tes en Pales­ti­na has­ta 1948). Los judíos de Euro­pa no lla­ma­ron a las puer­tas del Esta­do judío. Al mis­mo tiem­po, en 1948 una ola de repre­sión se aba­tió sobre los judíos de los paí­ses ára­bes en ven­gan­za por la derro­ta de sus ejér­ci­tos. Has­ta enton­ces los judíos habían goza­do de una espec­ta­cu­lar y flo­re­cien­te pre­sen­cia en el mun­do ára­be. Se apro­ve­cha­ron de sus con­tac­tos con el mun­do exte­rior y enri­que­cie­ron cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te a sus res­pec­ti­vos paí­ses ára­bes. Se con­cen­tra­ban en las ciu­da­des más gran­des y, por lo tan­to, tuvie­ron una impor­tan­te influen­cia en paí­ses que eran prin­ci­pal­men­te agrí­co­las. Por ejem­plo, más del 20% de los resi­den­tes en la capi­tal ira­quí, Bag­dad, eran judíos. Esta era una situa­ción rara en el mun­do. Pero tras el esta­ble­ci­mien­to del Esta­do de Israel, se vol­vió impo­si­ble la exis­ten­cia de los judíos en Irak, como en otros paí­ses ára­bes. Casi todos los judíos de esos paí­ses aflu­ye­ron al nue­vo Esta­do como refu­gia­dos. A ojos del “Vie­jo Yishuv” estos judíos no eran muy dife­ren­tes del derro­ta­do enemi­go ára­be. Habla­ban su len­gua, habían adop­ta­do sus cos­tum­bres, tenían la piel oscu­ra como ellos e inclu­so ponían nom­bres ára­bes sus hijos. El “Vie­jo Yishuv” los con­si­de­ra­ba pri­mi­ti­vos e infe­rio­res, simi­la­res a los enemi­gos a los que habían ven­ci­do en el cam­po de bata­lla. El cho­que fue enor­me. Un líder del “Vie­jo Yishuv” expre­só la frus­tra­ción que sen­tían dicien­do: “El Esta­do fue fun­da­do para un pue­blo y otro pue­blo vino a esta­ble­cer­se en él”.

Has­ta hoy, más de sesen­ta años des­pués de que se esta­ble­cie­ra el Esta­do de Israel, no se ha repa­ra­do esta rup­tu­ra. Men­tal­men­te adop­ta la for­ma de racis­mo y social­men­te expre­sa la bre­cha entre los esta­tus. Qué extra­ño es que estos dos gru­pos de pobla­ción, tan dife­ren­tes el uno del otro has­ta el pun­to de dis­tan­ciar­se en su orien­ta­ción, hayan ali­men­ta­do tan cui­da­do­sa­men­te esta bre­cha. Los izquier­dis­tas de salón (y vale la pena seña­lar que en Israel los izquier­dis­tas nun­ca han sali­do del salón) repu­dia­ron a los judíos del este tra­tán­do­los de “mate­ria pri­ma” con­su­mi­ble o en la jer­ga comu­nis­ta de la épo­ca, de “lum­pen pro­le­ta­ria­do”. Y ello a pesar del hecho de que los inmi­gran­tes pro­ce­den­tes de Egip­to, Líbano y Bul­ga­ria, y en espe­cial de Irak, trían un his­to­rial impre­sio­nan­te en el Par­ti­do Comu­nis­ta de sus paí­ses de ori­gen. La diri­gen­cia comu­nis­ta en Israel tra­ta a estos inmi­gran­tes con una arro­gan­cia des­ca­ra­da. A prin­ci­pios de la déca­da de 1950 había cam­pos de inmi­gran­tes en los cua­les el 20% de sus habi­tan­tes vota­ba al Par­ti­do Comu­nis­ta en la Knes­set. Nin­guno de ellos fue pro­mo­vi­do a una posi­ción impor­tan­te en el par­ti­do. El Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta esta­ba y sigue estan­do toda­vía hoy más “puri­fi­ca­do” de judíos miz­rahíes que en cual­quier otro gru­po diri­gen­te del Esta­do. La sos­pe­cha y la arro­gan­cia hacia las comu­ni­da­des miz­rahíes fue una sóli­da barre­ra impe­ne­tra­ble en las filas del Par­ti­do Comunista.

El racis­mo se fil­tró en muchas otras esfe­ras y aumen­tó ver­gon­zo­sa­men­te las dife­ren­cias socia­les. Has­ta hoy en día en la mayo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les impor­tan­tes, y espe­cial­men­te en las de carác­ter aca­dé­mi­co y cul­tu­ral, somos tes­ti­gos de una fal­ta de repre­sen­ta­ción de los que vinie­ron de los paí­ses ára­bes. La izquier­da israe­lí ha adop­ta­do este enfo­que y con­ti­núa con su polí­ti­ca racis­ta que en reali­dad equi­va­le a un sui­ci­dio polí­ti­co sim­bó­li­co por su par­te, al ren­dir­se a sí mis­ma un insig­ni­fi­can­te cul­to eli­tis­ta en la socie­dad israe­lí. La otra for­ta­le­za del racis­mo es la comu­ni­dad judía ultra­or­to­do­xa en Israel. Así pues, si la izquier­da israe­lí mues­tra su racis­mo con cir­cuns­pec­ción y uti­li­za tác­ti­cas de nega­ción para ocul­tar­lo, el blo­que ash­ke­na­zi hare­di (ultra­or­to­do­xo) mues­tra su ver­sión del racis­mo de mane­ra abier­ta y des­ca­ra­da. A ojos de los hare­dim (ultra­or­to­do­xos), los judíos miz­rahíes no eran sino un peli­gro para su exis­ten­cia. Los judíos miz­rahíes no eran extre­mis­ta en su fe. Su prác­ti­ca reli­gio­sa se había desa­rro­lla­do en el con­tex­to de Islam como una prác­ti­ca prag­má­ti­ca y creó una amplia red de rela­cio­nes cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas con la cla­se diri­gen­te polí­ti­ca islá­mi­ca. La feroz com­pe­ten­cia entre los auto­ri­ta­rios admo­rim (líde­res reli­gio­sos) y las sec­tas riva­les extre­mis­tas no exis­tía en Orien­te. En Irak, Siria, Líbano y Egip­to la cla­se diri­gen­te reli­gio­sa judía mos­tró indul­gen­cia hacia los que pre­di­ca­ban el cam­bio y el pro­gre­so den­tro de la comu­ni­dad judía.

Ade­más, esta cla­se diri­gen­te no se anqui­lo­só sino que ini­ció regu­la­cio­nes halá­ji­cas (de las leyes reli­gio­sas judías) que refle­ja­ban cam­bios en el tiem­po, lugar y nue­vas con­di­cio­nes. Los hare­dim ash­ke­na­zíes con­si­de­ra­ban que esto ponía en peli­gro su exis­ten­cia y, por lo tan­to, tra­ta­ron a los prag­má­ti­cos judíos miz­rahim como pros­cri­tos e impu­ros. Duran­te gene­ra­cio­nes adop­ta­ron una fe sec­ta­ria vio­len­ta y agre­si­va, y des­de den­tro de sus for­ta­le­zas ais­la­cio­nis­tas diri­gie­ron sus dar­dos racis­tas con­tra las comu­ni­da­des miz­rahíes sin freno ni ver­güen­za. Inclu­so se man­tu­vo en un ais­la­mien­to racis­ta den­tro de sus encla­ves en Israel a los judíos miz­rahíes que habían renun­cia­do a sus tra­di­cio­nes prag­má­ti­cas para unir­se a la ultra­or­to­do­xia asque­na­zí y adop­ta­do sus estric­tos códi­gos. Hace dos años me vi obli­ga­do per­so­nal­men­te a lle­var a cabo una mani­fes­ta­ción indi­vi­dual en Tel Aviv con­tra la horri­ble mani­fes­ta­ción de racis­mo en la escue­la Emma­nuel, don­de se había esta­ble­ci­do un muro de sepa­ra­ción en el patio de la escue­la para evi­tar el con­tac­to entre las niñas aske­na­zíes “puras” y las niñas miz­rahíes “impu­ras”. Esta mis­ma escue­la obli­ga­ba a lle­var uni­for­me, pero el color ele­gi­do para los alum­nos de ash­ke­na­zíes era dife­ren­te al de los mizrahíes.

En el camino a la escue­la en Bag­dad duran­te los días en los que la Ale­ma­nia nazi esta­ba en el poder me encon­tré con pin­ta­das en la pared: “El judío es de una raza infe­rior” y «Hitler está des­tru­yen­do los gér­me­nes”. Estas con­sig­nas lle­ga­ron a Irak direc­ta­men­te des­de Ber­lín. Al cabo de seten­ta años, estas pala­bras siguen hora­dán­do­me el alma. Según la racis­ta doc­tri­na hare­di aquí en Israel, mis hijos y nie­tos, que tie­nen un mez­cla de heren­cias ira­quí-rusa-fran­ca-pola­ca-holan­de­sa, tam­bién tie­nen que estar detrás del muro jun­to con otros cien­tos de miles de niños. No voy a negar que este extra­ño muro ha inva­di­do mis pesa­di­llas. Dedi­qué mi juven­tud a luchar con­tra las influen­cias del racis­mo euro­peo y espe­cial­men­te el racis­mo basa­do en la reli­gión, el color o el ori­gen. Un ter­cio de mi pue­blo murió por esta cau­sa. En la leja­na Bag­dad, mis ami­gos tan­to judíos como no judíos y algu­nos de ellos muy que­ri­dos, paga­ron con sus vidas la lucha con­tra este mal­di­to racismo.

¿Cómo hemos arras­tra­do esta enfer­me­dad racis­ta has­ta nues­tros hoga­res aquí? Cuán horri­ble es dar­se cuen­ta de que un pue­blo que pagó un pre­cio terri­ble en san­gre duran­te el siglo pasa­do debi­do a un muro racis­ta alza­do a su alre­de­dor podía per­mi­tir que se cons­tru­ye­ra un muro tan des­pre­cia­ble den­tro de su patria.

Sabe­mos muy bien cuán­do ocu­rrió esta atro­ci­dad y dón­de. Recor­da­mos bien el pre­cio que nues­tro pue­blo ha paga­do por los muros y la sepa­ra­ción según el color. En mi opi­nión, esto es un sacri­le­gio que tuvo lugar en una escue­la judía, que afir­ma ense­ñar la Sagra­da Torá. Si algún otro país hubie­ra esta­ble­ci­do seme­jan­te muro ofen­si­vo, noso­tros como judíos habría­mos sali­do a pro­tes­tar enér­gi­ca­men­te con­tra de él. Y aquí, en Israel, la mayo­ría de la izquier­da guar­dó silen­cio. La cla­se diri­gen­te no movió un dedo. La Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia decre­tó que había que eli­mi­nar el muro. Sin embar­go, los que lo eri­gie­ron anun­cia­ron a viva voz que iban a con­ti­nuar con su polí­ti­ca, aun­que ello impli­ca­ra ir a la cárcel.

Aho­ra, con el colap­so de la fal­sa izquier­da en Israel y el ascen­so al poder de la dere­cha en gene­ral y de la dere­cha hare­di en par­ti­cu­lar, la bre­cha racis­ta se ha con­ver­ti­do en un hecho casi acep­ta­ble. El racis­mo se está arrai­gan­do gra­dual­men­te en la socie­dad israe­lí con el for­ta­le­ci­mien­to polí­ti­co de la dere­cha reli­gio­sa. El racis­mo se diri­ge a los judíos de los paí­ses ára­bes e islá­mi­cos, a los inmi­gran­tes de Etio­pía y Rusia, a los ciu­da­da­nos ára­bes de Israel, a los pales­ti­nos en los terri­to­rios ocu­pa­dos, a los refu­gia­dos y los tra­ba­ja­do­res migran­tes, a los gays y la lis­ta sigue. La cre­cien­te ola de racis­mo sigue aumen­tan­do alen­ta­da por los miem­bros de la Knes­set y del gobierno, tan­to a tra­vés de infa­mes decla­ra­cio­nes públi­cas como de la legis­la­ción de dra­co­nia­nas leyes anti­de­mo­crá­ti­cas con­tra los foras­te­ros, los extran­je­ros y las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos. En cual­quier caso, Israel pue­de enor­gu­lle­cer­se de tener el dudo­so títu­lo de ser el Esta­do más racis­ta del mun­do desarrollado.

La reli­gión y el Estado

El indi­vi­duo ‑o el Esta­do- que adop­ta un tex­to reli­gio­so como guía espi­ri­tual y docu­men­to cer­ti­fi­ca­do que otor­ga los dere­chos de pro­pie­dad no pue­den per­ma­ne­cer lai­co por mucho tiem­po. Con el empo­de­ra­mien­to de la fuer­za elec­to­ral de los judíos hare­di, tan­to ash­ke­na­zi como miz­rahi, la estruc­tu­ra socio­po­lí­ti­ca se ha vuel­to extre­ma­da­men­te com­pli­ca­da. El empo­de­ra­mien­to de los hare­di, al igual que el empo­de­ra­mien­to de los colo­nos, sur­gió del inver­na­de­ro del sio­nis­mo lai­co. Ben-Gurion apro­bó los par­ti­dos reli­gio­sos cuan­do pre­di­có obse­si­va­men­te sobre la con­cien­cia judía. Se le dio una impor­tan­cia cru­cial a la Biblia, inclu­so para los maes­tros de lite­ra­tu­ra. Con los años, de una elec­ción a otra, el par­ti­do Likud aumen­tó la influen­cia del extre­mis­mo, ya que esta­ba dis­pues­to a pagar cada vez más para hacer­se con el con­trol del gobierno. Los hare­dim no pudie­ron resis­tir la ten­ta­ción y ten­die­ron sus manos para tomar su par­te del pas­tel sin res­pe­tar las ins­ti­tu­cio­nes lai­cas del Esta­do, como los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, el ejér­ci­to y los valo­res demo­crá­ti­cos en gene­ral. Así pues, Israel un pio­ne­ro según los pará­me­tros inter­na­cio­na­les en fomen­tar que las fac­cio­nes reli­gio­sas par­ti­ci­pa­ran acti­va­men­te en el mar­co de los par­ti­dos polí­ti­cos. Al hacer­lo, tra­jo la des­truc­ción tan­to a la reli­gión como a las nor­mas de la vida demo­crá­ti­ca y política.

El blo­que reli­gio­so ha gana­do poder e influen­cia, no por su vita­li­dad y ori­gi­na­li­dad con­cep­tual, sino sim­ple­men­te gra­cias al corrup­to soborno polí­ti­co paga­do para for­mar par­te de dudo­sos gobier­nos de coa­li­ción. El dis­tan­cia­mien­to por par­te de la izquier­da de las bases y de las per­so­nas así como su arro­gan­cia desem­pe­ñó un papel no des­de­ña­ble en este dete­rio­ro. La ines­ta­bi­li­dad de la situa­ción de la segu­ri­dad y la des­truc­ción del impo­si­ble sue­ño de alcan­zar la paz al mis­mo tiem­po que con­ti­nua­ba la ocu­pa­ción tam­bién han lle­va­do a cada vez más gen­te a creer que sólo un mila­gro o la mise­ri­cor­dia del cie­lo nos pue­de sal­var de la catás­tro­fe. Habría que recor­dar que a pesar de su supre­ma­cía mili­tar, en los últi­mos cua­ren­ta y cin­co años Israel no ha gana­do una vic­to­ria deci­si­va en el cam­po de bata­lla, ni siquie­ra con­tra mili­cias ordi­na­rias. Des­pués de cada enfren­ta­mien­to se crea­ron comi­sio­nes de inves­ti­ga­ción para exa­mi­nar las cau­sas del fra­ca­so. Cuan­do un tan­que o una cam­pa­ña son una res­pues­ta insu­fi­cien­te, enton­ces flo­re­ce la ten­den­cia a la creen­cia mesiá­ni­ca. El con­flic­to nacio­na­lis­ta entre Israel y el mun­do ára­be se ha ido con­vir­tien­do gra­dual­men­te en una con­fron­ta­ción reli­gio­sa entre el judaís­mo y el Islam. Esta­mos vivien­do en una épo­ca glo­rio­sa de la hala­já judía (ley reli­gio­sa), lo mis­mo que de la ley sha­ria islá­mi­ca. Año tras año las mura­llas de la demo­cra­cia y el Esta­do lai­co se están desin­te­gran­do ante nues­tros ojos bajo la per­sis­ten­te pre­sión del nacio­na­lis­mo religioso.

Hace varios años, Sal­man Rush­die escri­bió que hay dos Esta­dos teo­crá­ti­cos en el mun­do, Irán e Israel. Mien­tras tan­to, la lis­ta ha ido cre­cien­do a con­se­cuen­cia de la decep­cio­nan­te “Pri­ma­ve­ra Ára­be” que había sido la espe­ran­za de los jóve­nes lai­cos y fra­ca­só vol­vién­do­se en su con­tra. En su libro Los Ver­sos Satá­ni­cos Rush­die escri­be: “Algo no está bien en el mun­do espi­ri­tual de este pla­ne­ta […] Hay dema­sia­dos demo­nios den­tro de los seres huma­nos que dicen creer en Dios”. Mi ami­go AB Yehoshua afir­ma que los judíos pue­den ser nor­ma­les sólo en Israel. Pero yo creo que el visio­na­rio lai­co de este Esta­do se está revol­vien­do en su tum­ba vién­do­lo aban­do­nar volun­ta­ria­men­te su des­tino en manos de demo­nios anor­ma­les. Bibi Netan­yahu lle­gó a la sede del gobierno en alas de un eslo­gan hare­di: «Bibi es bueno para los judíos», es decir, bueno para los hare­dim, con la inten­ción de des­truir la demo­cra­cia lai­ca y de esta­ble­cer un Esta­do teo­ló­gi­co repre­si­vo. La mar­cha triun­fal del nacio­na­lis­mo reli­gio­so es a la vez impre­sio­nan­te y ate­rra­do­ra. Miles de gra­dua­dos en edu­ca­ción supe­rior están huyen­do de Israel cada año y pre­fie­ren lle­var una vida anor­mal, en los tér­mi­nos de AB Yehoshua, en paí­ses leja­nos aun­que más nor­ma­les. Me dan envi­dia, pero soy dema­sia­do vie­jo para expe­ri­men­tar una vez más el trau­ma del migran­te y por lo tan­to pre­fie­ro per­ma­ne­cer como un extra­ño en mi pro­pia tierra.

La ocu­pa­ción

La ocu­pa­ción es una ver­da­de­ra catás­tro­fe para Israel. El Gran Israel y el entu­sias­mo por la con­quis­ta para con­tro­lar y asen­tar­se en el mis­mo cora­zón de la den­sa pobla­ción pales­ti­na son una marea arro­lla­do­ra que gol­pea el cora­zón del sio­nis­mo, el cual se con­si­de­ra a sí mis­mo pro­gre­sis­ta, lai­co y socia­lis­ta. El tér­mino “Gran Israel” no sur­gió en el par­ti­do Likud o en una yeshi­va de judaís­mo reli­gio­so nacio­nal, sino que fue acu­ña­do en el kibutz Ein Harod por poe­tas, escri­to­res e inte­lec­tua­les, casi por la corrien­te más pura de lai­cis­mo mode­ra­do. El con­flic­to israe­lo-pales­tino es el prin­ci­pal fac­tor de la for­ma­ción de la ima­gen de Israel en sus diver­sos aspec­tos polí­ti­cos, cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cos. Con los años, la izquier­da y la dere­cha pola­ri­za­ron sus posi­cio­nes has­ta que crea­ron dos ilu­sio­nes opues­tas que sólo tie­nen un frá­gil asi­de­ro en la reali­dad. La izquier­da des­cri­be a los ára­bes como ánge­les ino­cen­tes, víc­ti­mas de la bru­tal agre­sión israe­lí. La dere­cha ali­men­ta un odio ardien­te por los ára­bes, como si fue­ran mons­truos des­bo­ca­dos. Es común­men­te sabi­do que en todos los con­flic­tos pro­lon­ga­dos ambas par­tes se bru­ta­li­zan. Un des­ta­ca­do poe­ta afir­mó una vez: “Ehud Barak es des­pre­cia­ble; debe­ría echar­les los tan­ques enci­ma y aca­bar con ellos con ame­tra­lla­do­ras”. Este poe­ta per­te­ne­ce al cam­po cuer­do que apa­ren­te­men­te está bus­can­do una solu­ción pací­fi­ca. Por supues­to, sabe que nues­tras ame­tra­lla­do­ras ya han dis­pa­ra­do miles de millo­nes de balas de todo tipo en las últi­mas déca­das sin efec­to alguno. Por tres veces hemos con­ver­ti­do el Sinaí en un cemen­te­rio para los sol­da­dos egip­cios. Hemos arra­sa­do Bei­rut has­ta sus cimien­tos y lo hemos con­quis­ta­do. Hemos devas­ta­do al ejér­ci­to jor­dano. Duran­te los últi­mos cua­ren­ta y cin­co años hemos arro­ja­do a la cár­cel a casi todos los inte­lec­tua­les de la resis­ten­cia pales­ti­na. Por cada judío ase­si­na­do en las últi­mas tres gene­ra­cio­nes por lo menos diez pales­ti­nos per­die­ron la vida. Nues­tros arma­men­tos casi se ago­ta­ron en 1973 por todos los ase­si­na­tos que come­ti­mos en el ejér­ci­to egip­cio y sin los abas­te­ci­mien­tos aéreos nor­te­ame­ri­ca­nos nos habría­mos que­da­do con los caño­nes de los rifles vacíos. Un niño en los cam­pos de refu­gia­dos que viven en la pobre­za extre­ma está dis­pues­to a morir como un héroe. No tie­ne nada que per­der. ¿Cuán­tos hijos pode­mos ofre­cer que esta­rían dis­pues­tos a sui­ci­dar­se y morir como héroes?

Muy pocas per­so­nas han con­de­na­do las espan­to­sas decla­ra­cio­nes del Minis­tro de Exte­rio­res Avig­dor Lie­ber­man en Israel y fue­ra de ella. Sin embar­go, Lie­ber­man tie­ne razón al afir­mar que expre­sa en voz alta lo que otros pien­san. No nos enga­ñe­mos a noso­tros mis­mos, la cul­tu­ra en Israel ya se ha vuel­to no menos enve­ne­na­da que las ten­den­cias extre­mas en el Islam. Des­de el jar­dín de infan­cia has­ta edad avan­za­da se han lle­na­do las almas de nues­tros hijos con la pesa­da car­ga del odio, la des­con­fian­za y la aver­sión al extran­je­ro y a los dife­ren­tes, espe­cial­men­te los ára­bes. La sen­sa­ta voz de la cul­tu­ra se está des­va­ne­cien­do. Los auto­res del libro fas­cis­ta Torat HaMe­lech [«La Torá del Rey»], que abo­ga por el ase­si­na­to de ára­bes, se libra­ron de car­gos cri­mi­na­les por inci­tar al racis­mo y la vio­len­cia. El Fis­cal Gene­ral archi­vó el expe­dien­te en su con­tra y, por lo tan­to, se per­mi­tió la ven­ta de este libro odio­so. En el Israel de hoy van bro­tan­do los pri­me­ros reto­ños del fas­cis­mo espi­ri­tual y cul­tu­ral. Un voci­fe­ran­te escri­tor reclu­ta­do por la cla­se diri­gen­te exi­ge que para los estu­dios de lite­ra­tu­ra solo se eli­jan aque­llos libros que pro­mue­ven el ethos sio­nis­ta. Iró­ni­ca­men­te, hay epi­so­dios humo­rís­ti­cos inclu­so mien­tras nos sumer­gi­mos en las pro­fun­di­da­des. En un peque­ño pue­blo cer­ca de Hai­fa, el pre­si­den­te del con­se­jo reli­gio­so dio orden a la biblio­te­ca públi­ca de ence­rrar todas las obras lai­cas en una habi­ta­ción cerra­da a la que sólo pudie­ra acce­der el lec­tor curio­so con cita pre­via y duran­te un perio­do limi­ta­do de tiem­po. En esta casa-pri­sión espi­ri­tual se ha sella­do la boca del poe­ta que que­ría usar una ame­tra­lla­do­ra para ase­si­nar a los ára­bes y los libros escri­tos por los escri­to­res de la cla­se diri­gen­te tam­bién se están cubrien­do de pol­vo. Tam­bién mis pro­pios libros.

Toda­vía me defino como un patrio­ta israe­lí, pero el Israel que se está dete­rio­ran­do gra­dual­men­te, dan­do la espal­da a los valo­res huma­nis­tas y a los dere­chos de la huma­ni­dad, no pue­de ser mi patria espiritual.

La pala­bra “siem­pre” es una ilusión

Casi dos ter­ce­ras par­tes del terri­to­rio de Israel es tie­rra desier­ta inade­cua­da para la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal. Es un país pobre en recur­sos natu­ra­les. Sin embar­go, es uno de los pocos Esta­dos fun­da­dos des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial que se levan­tó rápi­da­men­te has­ta lle­gar al esta­tus de país flo­re­cien­te. Gra­cias a la dili­gen­cia de sus habi­tan­tes y a su inge­nio se han desa­rro­lla­do una agri­cul­tu­ra sofis­ti­ca­da, una alta tec­no­lo­gía y unos cono­ci­mien­tos médi­cos de renom­bre. Israel se encuen­tra entre los paí­ses líde­res en el mun­do en muchos cam­pos. No por casua­li­dad ha gana­do varios pre­mios Nobel en diver­sas dis­ci­pli­nas. A pesar de todos estos logros, toda­vía per­ma­ne­ce en un difí­cil perío­do de tiem­po. A lo lar­go de la his­to­ria una cul­tu­ra u otra está des­ti­na­da a ser ani­qui­la­da y no siem­pre por acon­te­ci­mien­tos dra­má­ti­cos, como la derro­ta total en la gue­rra o colo­sa­les desas­tres natu­ra­les. Fac­to­res bana­les lle­va­ron al decli­ve y muer­te de enti­da­des gigan­tes como la Gre­cia anti­gua, la civi­li­za­ción egip­cia tem­pra­na, el Impe­rio Romano, el Impe­rio Oto­mano, la supre­ma­cía blan­ca en Sudá­fri­ca y el asen­ta­mien­to de Fran­cia en Argel. Sólo los que care­cen de pre­vi­sión y de un pen­sa­mien­to pro­fun­do esgri­men pala­bras alti­so­nan­tes, como “siem­pre”, “eter­na­men­te” y “gene­ra­cio­nes sin fin”.

Creo que el judaís­mo tam­bién está en un esta­do de pro­fun­da cri­sis con­cep­tual y espi­ri­tual tras la des­truc­ción de todas las ideo­lo­gías. Des­de un pun­to de vis­ta espi­ri­tual, la reli­gión de Israel se ha dete­rio­ra­do al nivel de los cemen­te­rios, la ado­ra­ción de ído­los y el extre­mis­mo oscu­ro. Pare­ce como si el lide­raz­go reli­gio­so hubie­ra retro­ce­di­do varios siglos has­ta el mun­do de la supers­ti­ción y la igno­ran­cia fla­gran­te. La reli­gión que había sabi­do cómo fluir al tiem­po que desa­rro­lla­ba la vida a tra­vés de figu­ras bri­llan­tes como Mai­mó­ni­des aho­ra nece­si­ta deses­pe­ra­da­men­te unos diri­gen­tes que lle­ven a cabo refor­mas fun­da­men­ta­les. La mis­ma cri­sis está afec­tan­do tam­bién a los diri­gen­tes polí­ti­cos. Están aflo­ran­do a la super­fi­cie opor­tu­nis­tas de nivel míni­mo y es des­ga­rra­dor ver cómo las per­so­nas tole­ran, e inclu­so per­do­nan, a unos diri­gen­tes corrup­tos y enga­ño­sos que impi­den el paso a los líde­res pro­gre­sis­tas de la talla de Abba Eban y Moshe Sharett.

Gra­ves peli­gros exis­ten­cia­les ame­na­zan a Israel si los diri­gen­tes actua­les no tie­nen la sabi­du­ría de enten­der que Israel no se encuen­tra en las pací­fi­cas regio­nes del nor­te de Euro­pa sino en el tur­bu­len­to cen­tro de un ator­men­ta­do Orien­te Medio. No tene­mos nin­gún lugar en Orien­te Medio en el futu­ro ya que nos hici­mos detes­ta­bles a sus ojos des­pués de haber macha­ca­do día y noche que ellos son detes­ta­ble para noso­tros. Así que es abso­lu­ta­men­te nefas­to. Si no encon­tra­mos una solu­ción apar­te de la ame­tra­lla­do­ra y el tan­que (que ya hemos vis­to que no sir­ven de nada con­tra un niño des­cal­zo con una pie­dra en la mano) pode­mos per­der­lo todo. El Esta­do de Israel es sus­cep­ti­ble de con­ver­tir­se en un fenó­meno pasa­je­ro como el Pri­mer Tem­plo y el Segun­do Templo.

La terri­ble tra­ge­dia es que nues­tros veci­nos se encuen­tran en la mis­ma pési­ma situa­ción, no tie­nen un Gandhi y noso­tros ni siquie­ra un mini-Roosevelt.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *