Inde­pen­den­tzia eta sozia­lis­moa (I,II y III)- Borro­ka Garaia

I

Es muy pro­ba­ble que en la Eus­kal Herria de hoy en día, el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta esté en una coyun­tu­ra don­de haya alcan­za­do la más gran­de influen­cia de su reco­rri­do his­tó­ri­co. Esto se tra­du­ce entre otros fac­to­res en que el núme­ro de inde­pen­den­tis­tas de izquier­da es el mayor de la his­to­ria. No es que se haya dado un esti­rón for­mi­da­ble en los últi­mos tiem­pos pero si se podría decir que se ha asen­ta­do y ha ido cre­cien­do des­de diver­sas pers­pec­ti­vas. Al grue­so his­tó­ri­co de la izquier­da aber­tza­le habría que sumar­le un sec­tor del nacio­na­lis­mo vas­co clá­si­co más pega­do al ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal que ha ido deri­van­do hacia pos­tu­ras mas socia­les, rom­pien­do a su vez con la estra­te­gia auto­no­mis­ta.

Eus­ko Alkar­ta­su­na es un ejem­plo de ello. Esta evo­lu­ción cau­só que los sec­to­res más con­ser­va­do­res del par­ti­do rene­ga­ran de ese giro. Lo cual le cos­tó en su día una esci­sión lla­ma­da Hamai­ka bat que tras un sono­ro fra­ca­so elec­to­ral se ha que­da­do sin reco­rri­do. En Nafa­rroa Garaia sus res­tos se aco­pla­ron a Geroa bai, que pese a que retó­ri­ca­men­te se sitúa en el ámbi­to pro­gre­sis­ta, tras des­pe­jar­se diver­sas incóg­ni­tas cada vez está más cla­ro que se basa en una apues­ta per­so­na­lis­ta de carác­ter nacio­nal difu­so más cer­cano al auto­no­mis­mo que al inde­pen­den­tis­mo y difi­cil­men­te cata­lo­ga­ble como izquier­da. Sien­do bási­ca­men­te un pro­yec­to sote­rra­do del PNV en ese herrial­de.

Por otra par­te Ara­lar, esci­sión de la izquier­da aber­tza­le. En su día se fue nutrien­do al calor de las ile­ga­li­za­cio­nes y ras­pan­do de des­en­can­ta­dos del nacio­na­lis­mo vas­co clá­si­co. Actual­men­te sufre un pro­ce­so embrio­na­rio de esci­sión, real­men­te con pocas pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to, impul­sa­do por figu­ras ins­ti­tu­cio­na­les reac­cias a la con­for­ma­ción y cre­ci­mien­to del inde­pen­den­tis­mo de izquier­da uni­ta­rio. Con esca­sas posi­bi­li­da­des de crear un espa­cio polí­ti­co nue­vo debi­do a que el PNV ocu­pa ese lugar. El deve­nir polí­ti­co ha obli­ga­do en cier­ta mane­ra a que Ara­lar haya deci­di­do situar­se en el espa­cio inde­pen­den­tis­ta de izquier­da dan­do la espal­da a posi­bles aven­tu­ras tipo Geroa Bai en la CAV. Este pro­ce­so tie­ne simi­li­tu­des con el de Eus­ko Alkar­ta­su­na en rela­ción a que un sec­tor de este par­ti­do se ha des­aten­di­do tam­bién de ese esfuer­zo uni­ta­rio y no se encuen­tra lo sufi­cien­te­men­te cómo­do en varia­bles inde­pen­den­tis­tas de izquier­da.

Otro de los sec­to­res que ha teni­do un acer­ca­mien­to es el repre­sen­ta­do por Alter­na­ti­ba. Este caso resul­ta intere­san­te por­que no pro­ce­de del ámbi­to aber­tza­le clá­si­co, sino de una izquier­da con cier­to baga­je esta­ta­lis­ta. La apues­ta sobe­ra­nis­ta de Alter­na­ti­ba abre un espa­cio de evo­lu­ción polí­ti­ca que tie­ne mucha poten­cia­li­dad para conec­tar a muchas per­so­nas en cla­ve nacio­nal vas­ca.

En Ipar Eus­kal Herria el inde­pen­den­tis­mo de izquier­da prin­ci­pal­men­te se ha estruc­tu­ra­do entorno a AB y Bata­su­na. Apues­tas como Eus­kal Herria Bai han sido cen­tro de acu­mu­la­ción de fuer­zas, crean­do un refe­ren­te y ponien­do al alza el inde­pen­den­tis­mo de izquier­da a nivel social.

A todo esto hay que aña­dir que a lo lar­go del tiem­po el comu­nis­mo y el anar­quis­mo sucur­sa­lis­ta en Eus­kal Herria ha ido per­dien­do peso pro­gre­si­va­men­te. Y no solo eso, sino que gran par­te de esos sec­to­res se han vis­to obli­ga­dos a usar aun­que sea de for­ma retó­ri­ca la cla­ve nacio­nal vas­ca como for­ma de engan­che ante la impo­si­bi­li­dad de que cua­je el espa­ño­lis­mo en la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca anti-capi­ta­lis­ta. Tam­bién han sur­gi­do gru­pos que se han ale­ja­do del sucur­sa­lis­mo para de una mane­ra trans­pa­ren­te y hones­ta tra­ba­jar en Eus­kal Herria como mar­co autó­no­mo de la lucha de cla­ses.

Todos estos fac­to­res; Evo­lu­ción hacia la social­de­mo­cra­cia de un sec­tor del nacio­na­lis­mo vas­co ins­ti­tu­cio­nal, evo­lu­ción hacia el sobe­ra­nis­mo de un sec­tor de la izquier­da esta­ta­lis­ta, anu­la­ción par­cial del sucur­sa­lis­mo espa­ñol anti-capi­ta­lis­ta… uni­do a la cons­truc­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria y al duro tra­ba­jo del MLNV en todas estas déca­das hace que la foto­gra­fía del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta de este país sea como se afir­ma­ba al prin­ci­pio a día de hoy numé­ri­ca­men­te mayor que nun­ca y que a su vez ten­ga la mayor influen­cia de su his­to­ria.

Esta izquier­da, que abar­ca des­de la social­de­mo­cra­cia has­ta la izquier­da radi­cal, socia­lis­ta, liber­ta­ria y comu­nis­ta aún con su plu­ra­li­dad, con­tra­dic­cio­nes y dife­ren­tes baga­jes se con­vier­te en el blo­que popu­lar nece­sa­rio para que el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, la izquier­da aber­tza­le, el pue­blo aber­tza­le de izquier­da vaya encau­zan­do el pro­yec­to de inde­pen­den­cia nacio­nal y socia­lis­mo para Eus­kal Herria.

El suje­to motor para el cam­bio está cla­ro. Pese a que ten­ga una tra­duc­ción elec­to­ral no será sim­ple­men­te a tra­vés de elec­cio­nes en este con­tex­to como se dará for­ma al pro­yec­to de inde­pen­den­cia y socia­lis­mo, pro­yec­to direc­ta­men­te que está per­se­gui­do y prohi­bi­do por la pro­pia ley. Por lo tan­to la pre­gun­ta cla­ve es: ¿Cuá­les son las vías y cami­nos posi­bles para la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo?. Pre­gun­ta que se inten­ta­rá res­pon­der en los siguien­tes artícu­los de esta serie.

II

En el ante­rior artícu­lo de esta serie nos hacía­mos a modo de con­clu­sión la siguien­te pre­gun­ta: ¿Cuá­les son las vías y cami­nos posi­bles para la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo?. No es una pre­gun­ta sen­ci­lla, o mejor dicho, es una pre­gun­ta sen­ci­lla que no tie­ne una res­pues­ta fácil. Y no tie­ne una res­pues­ta fácil por dos fac­to­res; uno externo y otro interno.

El externo corres­pon­de a las pro­pias impo­si­cio­nes polí­ti­cas de los esta­dos espa­ñol y fran­cés, cons­trui­dos para no dejar res­qui­cio a que pro­ce­sos inde­pen­den­tis­tas pue­dan lle­var­se a cabo demo­crá­ti­ca­men­te. Es decir, la cons­truc­ción legal de esos esta­dos no reco­no­ce la exis­ten­cia de la nación vas­ca y por lo tan­to no hay una sola vía legal para que se apli­que el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Al estar secues­tra­da la sobe­ra­nía de los vas­cos en los esta­dos espa­ñol y fran­cés, es la volun­tad de los espa­ño­les y fran­ce­ses diri­gi­dos por sus pode­res fác­ti­cos la que se impo­ne. Y es com­ple­ta cien­cia-fic­ción que esos esta­dos per­mi­tan un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta vas­co. Todo lo con­tra­rio, es razón de estado(s) el poner todos los impe­di­men­tos posi­bles y com­ba­tir con todos los medios nece­sa­rios en cada coyun­tu­ra al inde­pen­den­tis­mo. Y no solo eso, sino que exis­te una estra­te­gia de decons­truc­ción nacio­nal que inten­ta asi­mi­lar al pue­blo vas­co en los bare­mos espa­ño­les y fran­ce­ses soca­van­do los pila­res que posi­bi­li­tan la exis­ten­cia del pro­pio pue­blo vas­co.

De hecho exis­te una con­fi­gu­ra­ción sis­té­mi­ca que por una par­te nie­ga la exis­ten­cia del pue­blo vas­co, por otra par­te lo com­ba­te y median­te la impo­si­ción polí­ti­ca impo­ne un mar­co polí­ti­co y terri­to­rial. Todo ello en
una estra­te­gia glo­blal con múl­ti­ples fren­tes y que no tie­ne com­ple­jos a la hora de emplear la ame­na­za y la vio­len­cia. Asi­mis­mo estos esta­dos man­tie­nen un férreo liga­zón con el capi­ta­lis­mo e impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal hacien­do­les sumi­sos de intere­ses exter­nos a sus pro­pios esta­dos y por otra par­te esquil­man­do y acu­mu­lan­do rique­za lo máxi­mo posi­ble de “su” cla­se tra­ba­ja­do­ra. Esto trae con­si­go la doble opre­sión en el caso de Eus­kal Herria; la nacio­nal y la social que están inti­ma­men­te rela­cio­na­das. Ya que la libe­ra­ción nacio­nal es el eje prin­ci­pal don­de toma for­ma la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria. Sien­do Eus­kal Herria “una pro­pie­dad pri­va­da” de los esta­dos y por tan­to su sobe­ra­nía nacio­nal la “colec­ti­vi­za­ción” de Eus­kal Herria para su pue­blo, o lo que es lo mis­mo; la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo.

El fac­tor interno corres­pon­de­ría a la corre­la­ción de fuer­zas exis­ten­tes en el seno del pue­blo vas­co. Los requi­si­tos para un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta pasan por fuer­za por la exis­ten­cia de una amplia mayo­ría del pue­blo que defien­da el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta. Para que ese pro­yec­to se pue­da vehi­cu­li­zar por tan­to es nece­sa­rio en pri­mer lugar la herra­mien­ta que lo posi­bi­li­te. Y esa herra­mien­ta no es otra más que el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción que como se ha comen­ta­do antes está ple­na­men­te nega­do. En segun­do lugar es que el pue­blo que usa esa herra­mien­ta lo haga en el sen­ti­do reque­ri­do. Otro apar­ta­do no menos impor­tan­te es que exis­ta un motor de todo este pro­ce­so, un suje­to que lo dina­mi­ce. Un blo­que popu­lar que es de lo que se tra­ta­ba en el pri­mer artícu­lo de esta serie.

En la Eus­kal Herria de hoy en día si bien hay una mayo­ría hol­ga­da que defien­te el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y una más que pro­ba­ble mayo­ría inde­pen­den­tis­ta aun­que ajus­ta­da pero cre­cien­do, el pro­yec­to socia­lis­ta es hari­na de otro cos­tal. Si bien Eus­kal Herria es una de las socie­da­des más avan­za­das ideo­ló­gi­ca­men­te de su entorno (no se ali­nea con la OTAN por poner un ejem­plo, movi­mien­to popu­lar iné­di­to en Euro­pa por poner otro…), un pro­ce­so socia­lis­ta requie­re un reco­rri­do que en el caso de los pue­blos bajo opre­sión nacio­nal difie­re a los esta­dos ya con­so­li­da­dos.

Por lo tan­to den­tro de los fac­to­res inter­nos que inci­den en un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta esta­rían; la corre­la­ción de fuer­zas entre inde­pen­den­tis­tas /​unio­nis­tas, la corre­la­ción de fuer­za entre izquier­da /​derecha, la corre­la­ción de fuer­zas entre socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios /​izquier­da, la ten­sión per­ma­nen­te entre Oli­gar­quía /​bur­gue­sía /​cla­se tra­ba­ja­do­ra y la des­ane­xión terri­to­rial y sus con­tex­tos y rit­mos dife­ren­tes: Eus­kal Herria nor­te /​Eus­kal Herria sur, CAV /​CFN etc..

Una vez hecho este peque­ño repa­so de algu­nos con­di­cio­nan­tes exter­nos e inter­nos, en otros artícu­los de esta serie ire­mos pro­fun­di­zan­do des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca en diver­sos pro­ce­sos inde­pen­den­tis­tas que se han rea­li­za­do en el mun­do y sus poten­cia­li­da­des para Eus­kal Herria y hacien­do un peque­ño resu­men de las estra­te­gias de libe­ra­ción nacio­nal vas­ca apli­ca­das has­ta hoy inten­tan­do sin­te­ti­zar todos los con­di­cio­nan­tes exis­ten­tes para poder supe­rar­los.

III

En el pri­mer artícu­lo de esta serie se hacía un bre­ve aná­li­sis de la con­fi­gu­ra­ción del blo­que popu­lar nece­sa­rio para que el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, la izquier­da aber­tza­le, el pue­blo aber­tza­le de izquier­da vaya encau­zan­do el pro­yec­to de inde­pen­den­cia nacio­nal y socia­lis­mo para Eus­kal Herria. En el segun­do se entra­ba en los nudos y difi­cul­ta­des que impo­si­bi­li­tan a nues­tro pue­blo acce­der a cotas de sobe­ra­nía nacio­nal y los fac­to­res exter­nos e inter­nos que inci­den en ello.

Una de las dudas que podría sur­gir, y en deter­mi­na­das eta­pas his­tó­ri­cas así lo ha hecho, es el orden de los fac­to­res. ¿Debe y pue­de lle­gar la inde­pen­den­cia antes que el socia­lis­mo?, ¿Es impres­cin­di­ble una estra­te­gia socia­lis­ta para alcan­zar la inde­pen­den­cia?. ¿No vale para nada la inde­pen­den­cia sin socia­lis­mo?.

Si hace­mos caso de la expe­rien­cia his­tó­ri­ca, no han exis­ti­do pro­ce­sos en el mun­do don­de una revo­lu­ción socia­lis­ta clá­si­ca exclu­si­va­men­te haya ser­vi­do de palan­ca para la libe­ra­ción nacio­nal. Los pro­ce­sos de des-colo­ni­za­ción e inde­pen­den­cia en la inmen­sa mayo­ría de los casos han sido pro­duc­to de alian­zas popu­la­res e inter­cla­sis­tas aun­que enca­be­za­das por la cla­se tra­ba­ja­do­ra en mayor o menor medi­da ideo­lo­gi­za­da. No hay más que echar un vis­ta­zo a la pro­pia his­to­ria de los esta­dos espa­ñol y fran­cés, y a las dece­nas de nacio­nes que se han inde­pen­di­za­do de ellos. De esa expe­rien­cia his­tó­ri­ca se saca la con­clu­sión de que las nece­si­da­des de un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta difie­ren en par­te a las nece­si­da­des de un pro­ce­so socia­lis­ta. Espe­cial­men­te en su suje­to motor y en la polí­ti­ca de alian­zas.

Des­de esta pers­pec­ti­va se hace cla­ro que el deba­te sobre el orden de lle­ga­da de la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo es inexis­ten­te y solo pue­de ser enten­di­do des­de una pers­pec­ti­va esta­tal extran­je­ra que inten­ta con­ven­cer a las nacio­nes opri­mi­das que aban­do­nen sus per­fi­les nacio­na­les y su mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses y que luchen subor­di­na­da­men­te por el socia­lis­mo en el esta­do opre­sor para que pos­te­rior­men­te ese esta­do con­ver­ti­do en socia­lis­ta ini­cie un pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal. En los casos de los esta­dos espa­ñol y fran­cés es obvia­men­te cien­cia-fic­ción y real­men­te lo que escon­den estas pro­pues­tas retó­ri­cas, en la mayo­ría de los casos es una nula recep­ti­vi­dad al hecho nacio­nal vas­co, un aná­li­sis alta­men­te defec­tuo­so de la reali­dad vas­ca y su desa­rro­llo his­tó­ri­co cuan­do no diri­gis­mo y sucur­sa­lis­mo. En reali­dad des­de una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria la apues­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra del esta­do opre­sor no pue­de ser otra más que el apo­yo al pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta des­de el pri­mer ins­tan­te y a la vez que esto sea enten­di­do como un fac­tor posi­ti­vo en el pro­ce­so socia­lis­ta de su esta­do.

Un pro­ce­so socia­lis­ta, el cual requie­re unas posi­cio­nes avan­za­das de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, nece­si­ta por fuer­za de meca­nis­mos míni­mos y bases en las cua­les cons­truir el Esta­do socia­lis­ta. Esa herra­mien­ta en el caso vas­co esta muy bien deli­mi­ta­da y no es otra más que el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y que sea apli­ca­do en el sen­ti­do inde­pen­den­tis­ta. Efec­ti­va­men­te, para cons­truir un Esta­do socia­lis­ta se nece­si­ta en pri­me­ra ins­tan­cia un Esta­do.

Es por ello que ya des­de hace déca­das el MLNV teo­ri­zó que la con­tra­dic­ción prin­ci­pal a resol­ver y la for­ma que toma la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria es la libe­ra­ción nacio­nal.

¿Sig­ni­fi­ca esto que se apues­te por un esta­do capi­ta­lis­ta?. ¿Sig­ni­fi­ca que no sea nece­sa­rio un pro­ce­so socia­lis­ta has­ta con­se­gui­da la inde­pen­den­cia?.

Evi­den­te­men­te no. Tan­to el pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta como el pro­ce­so socia­lis­ta son las dos caras de la mone­da del pro­yec­to de la izquier­da aber­tza­le y ade­más nece­sa­rias en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal. No se alcan­za­rá la inde­pen­den­cia si el pro­ce­so socia­lis­ta no gene­ra cier­tas con­di­cio­nes nece­sa­rias debi­do a la natu­ra­le­za capi­ta­lis­ta de los esta­dos espa­ñol y fran­cés jun­to con los lazos que tie­ne con la oli­gar­quía vas­ca y capas de la bur­gue­sía autóc­to­na. Eso hace que el avan­ce hacia el Esta­do vas­co tie­ne que tener el motor cons­trui­do des­de aba­jo y la izquier­da, de lo con­tra­rio no se ace­le­ran las con­tra­dic­cio­nes de cara a una rup­tu­ra.

Por lo tan­to, de cara al pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta en Eus­kal Herria son nece­sa­rias tan­to la estra­te­gia nacio­nal como la socia­lis­ta. Enten­dien­do que la meta es el Esta­do socia­lis­ta y que la pri­me­ra eta­pa en ese camino es la derro­ta de la opre­sión nacio­nal. Lo cual aca­rrea unas nece­si­da­des y pecu­lia­ri­da­des tác­ti­cas y estra­té­gi­cas que no son ple­na­men­te coin­ci­den­tes con las pecu­lia­ri­da­des tác­ti­cas y estra­té­gi­cas nece­sa­rias para dar el sal­to del Esta­do vas­co al Esta­do socia­lis­ta vas­co. Pero, y ahí está la cla­ve, estas estra­te­gias pese a no ser coin­ci­den­tes son com­ple­men­ta­rias y se pue­den ali­men­tar la una a la otra. Es por ello que la lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo son y deben ser cami­nos de un mis­mo carril y lle­var­se para­le­la­men­te en todo momen­to al no exis­tir con­tra­dic­ción entre libe­ra­ción nacio­nal y libe­ra­ción social. Ya que esa libe­ra­ción nacio­nal nece­si­ta de la ero­sión de la influen­cia del capi­tal alta­men­te liga­do a la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la y vas­co-fran­ce­sa y sus intere­ses de cla­se ale­ja­dos de los intere­ses nacio­na­les vas­cos. Caí­da la opre­sión nacio­nal, y dadas las con­di­cio­nes polí­ti­cas y socia­les que requie­re, se pro­du­ci­rá pau­la­ti­na­men­te una re-con­fi­gu­ra­ción de los suje­tos y de la rela­ción de fuer­zas exis­ten­tes don­de se ini­cia­rá una nue­va bata­lla crí­ti­ca en la que muchos movi­mien­tos han cedi­do el poder a sec­to­res del capi­tal, de ahí la expre­sión de No vale de nada la inde­pen­den­cia sin socia­lis­mo pero real­men­te no habrá socia­lis­mo sin inde­pen­den­cia y eso a su vez tam­bién es un recor­da­to­rio de la nece­si­dad de acti­var des­de aho­ra un pro­ce­so socia­lis­ta de la mis­ma mane­ra que exis­te uno inde­pen­den­tis­ta, ya que alcan­za­do el obje­ti­vo estra­té­gi­co de la inde­pen­den­cia, esta sobe­ra­nía nacio­nal no será ple­na tam­po­co sin socia­lis­mo.

Una vez asen­ta­do el terreno de jue­go y el orden de los fac­to­res, en los siguien­tes artícu­los de esta serie ire­mos entran­do ya en posi­bles res­pues­tas a la pre­gun­ta cen­tral del deba­te: ¿Cuá­les son las vías y cami­nos posi­bles para la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *