Los mer­ce­na­rios sirios tie­nen un plan como el que se apli­có en Viet Nam- James Petras

Lunes 13 de agos­to de 2012. Refle­xio­nes del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano James Petras (*) en su audi­ción en espa­ñol sema­nal por CX36 Radio Cen­te­na­rio, www​.radio36​.com​.uy

Efrain Chury Iri­bar­ne: James Petras, bue­nos días, ¿cómo estás? Si te pare­ce empe­za­mos por Para­guay. ¿Qué valor estra­té­gi­co tie­ne este país que se ha con­ver­ti­do aho­ra en saté­li­te del Coman­do Sur de los Esta­dos Uni­dos?

JP: La pre­sen­cia mili­tar de los Esta­dos Uni­dos es la pri­me­ra preo­cu­pa­ción y Para­guay, por las fron­te­ras que tie­ne con paí­ses de peso en la región, es un encla­ve de inte­rés. La geo­gra­fía para­gua­ya pre­ci­sa­men­te es un fac­tor impor­tan­te, fren­te a los gobier­nos que mues­tran un gra­do de inde­pen­den­cia en su polí­ti­ca exter­na.

Los ejer­ci­cios nor­te­ame­ri­ca­nos den­tro de Para­guay son sim­ple­men­te un ensa­yo de pre­pa­ra­ción para ver si en el futu­ro podrían entrar en Boli­via u otros paí­ses que limi­tan con Para­guay; ya que como fuer­za mili­tar obvia­men­te es muy insig­ni­fi­can­te. Pero las ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nas en Para­guay son lo más exten­si­vas a todo el con­ti­nen­te y no se si mucha gen­te sabe eso. Lo mis­mo con el espio­na­je que rea­li­zan uti­li­zan­do los últi­mos ade­lan­tos elec­tró­ni­cos, pues Para­guay es el cen­tro neu­ro­ló­gi­co para estas ope­ra­cio­nes.

Pero, en lo inme­dia­to, no creo que vayan a tener un resul­ta­do direc­to, sino que van a tener sim­ple­men­te una amplia­ción de acti­vi­da­des aho­ra con Fran­co y uti­li­za­rán eso para tra­tar de influir en los paí­ses limí­tro­fes. Es cier­to que tie­nen con­tac­tos en todos los paí­ses, obvia­men­te con las cúpu­las mili­ta­res de Argen­ti­na, Bra­sil, etc. y eso es igual­men­te impor­tan­te, pero los ejer­ci­cios que se están hacien­do aho­ra en Para­guay son solo un esfuer­zo para tra­tar de mejo­rar sus for­mas de con­tro­lar la inte­li­gen­cia en la región.

EChI: ¿En qué tema estás tra­ba­jan­do aho­ra?

JP: Bueno, hemos reci­bi­do varias lla­ma­das des­de Argen­ti­na sobre la pre­sen­ta­ción del nue­vo co-can­di­da­to de Mitt Rom­ney, el dipu­tado Paul Ryan, que repre­sen­ta la extre­ma dere­cha y lo más neo­li­be­ral de todos los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y vice­pre­si­den­cia­les.

Ryan quie­re des­man­te­lar todo el pro­gra­ma de Salud Públi­ca que exis­te en Esta­dos Uni­dos, la salud públi­ca que atien­de a jubi­la­dos y pen­sio­nis­tas. Ade­más quie­re pri­va­ti­zar la Segu­ri­dad Social; quie­re eli­mi­nar los pro­gra­mas de apo­yo para ase­gu­rar los ali­men­tos a los más pobres; quie­re bajar los impues­tos a los gran­des capi­ta­lis­tas; quie­re aumen­tar las tari­fas para uni­ver­si­da­des y escue­las públi­cas.

En suma, es otra indi­ca­ción de la dere­chi­za­ción de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na. El hecho de que un faná­ti­co ultra reac­cio­na­rio pue­da pre­sen­tar­se como can­di­da­to a la Vice­pre­si­den­cia es algo insó­li­to. No había­mos vis­to un can­di­da­to tan extre­mis­ta den­tro de la polí­ti­ca dere­chis­ta de los Esta­dos Uni­dos.

Enton­ces, en esta elec­ción tene­mos un Pre­si­den­te –hablo de Barack Oba­ma- que no ha teni­do nin­gu­na nove­dad en la polí­ti­ca para bajar el des­em­pleo, por­que ha mul­ti­pli­ca­do las gue­rras y sigue man­te­nien­do las polí­ti­cas de la dere­cha. Y aho­ra tene­mos un bino­mio –los can­di­da­tos Rom­ney-Ryan- que repre­sen­tan algo aun más extre­mis­ta, que quie­ren des­truir ‑y no sim­ple­men­te redu­cir- los pro­gra­mas socia­les. Oba­ma quie­re redu­cir los bene­fi­cios y aumen­tar el cos­to para la gen­te de los pla­nes socia­les, pero este Ryan quie­re direc­ta­men­te eli­mi­nar­los. Enton­ces, esto deja a las gran­des mayo­rías ante una situa­ción muy difí­cil.

Por otro lado, la can­di­da­ta del Par­ti­do Ver­de, Jill Stein, es una alter­na­ti­va pro­gre­sis­ta. Sin embar­go, aho­ra ante la posi­bi­li­dad de que gane la ultra­de­re­cha, es muy posi­ble que eso influ­ya en muchos pro­gre­sis­tas a la hora de votar. Que apo­yen la alter­na­ti­va Ver­de pero sien­tan mie­do de que gane este faná­ti­co, enton­ces voten a Oba­ma. Eso está pasan­do aho­ra con muchos pro­gre­sis­tas que pre­fie­ren votar a Oba­ma y si bien saben que no va a mejo­rar la situa­ción, con eso –según ellos- van a evi­tar la catás­tro­fe para amplios sec­to­res de la pobla­ción. Pues hay más de cien millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos afec­ta­dos por los pro­gra­mas que quie­re eli­mi­nar Ryan. Esto es deter­mi­nan­te.

Más allá de que Rom­ney y Ryan hablan ya de empe­zar una gue­rra con­tra Irán y pro­po­nen dejar de lado las san­cio­nes. Israel está, aho­ra más que nun­ca, pre­pa­ran­do un ata­que a Irán, anti­ci­pan­do que si se eri­ge gana­dor este bino­mio en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Esta­dos Uni­dos, ellos ten­drán luz ver­de para lan­zar un ata­que des­truc­ti­vo en el Medio Orien­te. Esto lo plan­tean Ben­ja­mín Netan­yahu y su minis­tro de Defen­sa, Ehud Barak, pese a que muchos ofi­cia­les israe­li­tas se opo­nen por­que van a tener reper­cu­sio­nes de misi­les defen­si­vos de Irán, del liba­nés Hez­bo­lá y des­de otros paí­ses sim­pa­ti­zan­tes con Irán.

Por tan­to, esta­mos en un momen­to muy com­pli­ca­do y muy difí­cil para las fuer­zas pro­gre­sis­tas aquí en Esta­dos Uni­dos.

EChI: Se habla de que en setiem­bre podría dar­se el ata­que sio­nis­ta y se ha dicho que Oba­ma no ve con des­agra­do una gue­rra con­tra Irán.

JP: Es posi­ble. Sería lo que lla­man aquí la “sor­pre­sa de octu­bre”, pue­de que pien­se que pue­de bene­fi­ciar­se de una gue­rra aérea con­tra Irán, pero hay muchas incóg­ni­tas que debe­mos poner sobre la mesa.

Irán no va a que­dar­se sim­ple­men­te tiran­do misi­les y reci­bien­do bom­bas. Tie­ne fron­te­ras con Afga­nis­tán e Irak, tie­ne acce­so a los paí­ses del Gol­fo. Un ata­que con­tra Irán podría afec­tar todo el Medio Orien­te, par­ti­cu­lar­men­te el flu­jo de petró­leo de Qatar, Bah­rein, Ara­bia Sau­dí. Enton­ces no se en qué gra­do Washing­ton está pen­san­do que un ata­que pue­de limi­tar las con­se­cuen­cias. En mi opi­nión es una polí­ti­ca de altí­si­mo ries­go. Por el hecho de que la fuer­za aérea israe­lí y la nor­te­ame­ri­ca­na pue­den des­truir algún cen­tro nuclear, pero no todos, y eso va a ace­le­rar la pro­duc­ción en mate­ria nuclear y a la vez, exten­der el con­flic­to más allá.

Y si la gue­rra se extien­de a Afga­nis­tán, Irak, etc. las con­se­cuen­cias nega­ti­vas podrían per­ju­di­car a Oba­ma en las elec­cio­nes. Por tan­to, si él pien­sa que una gue­rra exi­to­sa podría ayu­dar­lo en las elec­cio­nes está equi­vo­ca­do, por­que esto es muy ries­go­so.

EChI: Hay ver­sio­nes de que el terre­mo­to que afec­tó a Irán en las últi­mas horas pudo ser pro­vo­ca­do, ¿qué sabes sobre esto?

JP: No creo. El pro­ble­ma es que esta zona siem­pre tuvo terre­mo­tos, es zona de alto ries­go. Hemos vis­to a lo lar­go de la his­to­ria varios terre­mo­tos con resul­ta­dos per­ju­di­cia­les.

Lo que uno pue­de ana­li­zar es como mejo­rar la ayu­da públi­ca, la inter­ven­ción, la capa­ci­dad de inter­ve­nir para sal­var vidas y ayu­dar a los heri­dos y dam­ni­fi­ca­dos. En segun­do lugar, es ver si deben cam­biar la ubi­ca­ción de los pue­blos allá y tra­tar de reubi­car­los en zonas menos ries­go­sas. Y por últi­mo, es ver si se podría cons­truir vivien­das con mayor capa­ci­dad de resis­ten­cia; es algo que los inge­nie­ros deben eva­luar, por­que una de las prin­ci­pa­les razo­nes por las que hay tan­tos muer­tos es por­que las vivien­das no son resis­ten­tes y caen.

EChI: Paso a otro tema. El pre­si­den­te egip­cio ha hecho cam­bios que apa­re­cen como pro­fun­dos, en cuan­to a lo mili­tar.

JP: Si, son cam­bios en algún sen­ti­do pro­gre­sis­tas, por­que reem­pla­zó a los gol­pis­tas de Muba­rak. Aho­ra, el recam­bio de ofi­cia­les de alto nivel no sig­ni­fi­ca rup­tu­ra con el pasa­do, es un recam­bio que se hace tal vez bus­can­do crear alia­dos más fie­les a la Pre­si­den­cia y al Con­gre­so. El hecho es que el pre­si­den­te civil Moha­med Mur­si pue­da des­pe­dir­los, des­ti­tuir­los, espe­cial­men­te al minis­tro de Defen­sa, Hus­sein Tan­ta­wi, es posi­ti­vo; pero por otro lado, debe­mos decir que el con­te­ni­do de cla­se, el con­te­ni­do ideo­ló­gi­co – polí­ti­co de los nue­vos ofi­cia­les no repre­sen­ta una rup­tu­ra. Según los datos que tene­mos no son ofi­cia­les dis­pues­tos a una rup­tu­ra con Israel o mejo­rar las rela­cio­nes con Gaza. Son fac­to­res que debe­mos con­si­de­rar.

En un sen­ti­do es posi­ti­vo que un Pre­si­den­te civil pue­da des­pe­dir a mili­ta­res. Por otro lado, el hecho de haber rea­li­za­do con­sul­tas con los mili­ta­res antes de orde­nar los cam­bios sig­ni­fi­ca que son cam­bios con algu­nos pará­me­tros bas­tan­te estre­chos.

Pero debe­mos seguir este pro­ce­so y ver en qué gra­do el Tri­bu­nal Supre­mo, que es el últi­mo baluar­te de Muba­rak, tra­ta de anu­lar la deci­sión otra vez. Es una lucha den­tro de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pero obvia­men­te con un amplio apo­yo popu­lar, por­que la poli­cía y los mili­ta­res fue­ron decla­ra­dos enemi­gos de la demo­cra­cia.

EChI: ¿Cómo está la situa­ción en Siria?

JP: Es obvio que Siria está recu­pe­ran­do sus terri­to­rios. Pero los paí­ses occi­den­ta­les uti­li­zan estos mer­ce­na­rios como car­ne de cañón. No tie­nen mucha expec­ta­ti­va en su capa­ci­dad de ganar la gue­rra, aun­que pien­san que pue­den des­truir vivien­das e infra­es­truc­tu­ra, para des­es­ta­bi­li­zar el gobierno y per­ju­di­car a Siria, como lo han hecho en Afga­nis­tán, Irak o Libia.

Lo que es más peli­gro­so y des­ta­ca­do en el últi­mo perío­do, es que los terro­ris­tas, los mer­ce­na­rios res­pal­da­dos por Occi­den­te, han dicho que todos los emplea­dos públi­cos, que son 1,5 millo­nes de sirios, son aho­ra blan­co de ase­si­na­tos. Los terro­ris­tas quie­ren hacer lo que hicie­ron en Irak, matar pro­fe­so­res, cien­tí­fi­cos, médi­cos, den­tis­tas, etc. O sea, cual­quier per­so­na cali­fi­ca­da aho­ra es un enemi­go, es un sim­pa­ti­zan­te de Bashar Al Assad. Tie­nen un plan como el que se apli­có en Viet Nam, de ase­si­na­tos no tan selec­ti­vos, de los emplea­dos públi­cos. Todos están suje­tos a ese plan de ase­si­na­tos.

Esto no ha teni­do la sufi­cien­te difu­sión, pues cuan­do dicen que cual­quier emplea­do del gobierno es un enemi­go que debe ser ase­si­na­do, esta­mos muy cer­ca de un geno­ci­dio y de la des­truc­ción de una civi­li­za­ción, al eli­mi­nar a los más cali­fi­ca­dos ciu­da­da­nos de una socie­dad.

EChI: Nos veni­mos a Amé­ri­ca Lati­na, don­de resal­ta la esca­la­da de vio­len­cia en Méxi­co.

JP: El pro­ble­ma de fon­do es que muchos sec­to­res del Esta­do están cola­bo­ran­do con los car­te­les. Los prin­ci­pa­les ban­cos siguen lavan­do dine­ro. Enton­ces las líneas fun­da­men­ta­les para el sos­tén de los nar­co­tra­fi­can­tes es que matan ofi­cia­les por un lado y reci­ben apo­yo por el otro.

Por ejem­plo, el otro día una cara­va­na de tra­fi­can­tes ata­có un pue­blo y estu­vie­ron matan­do y domi­nan­do el lugar por doce horas. Y la pre­gun­ta es ¿dón­de están los heli­cóp­te­ros? ¿Dón­de están los avio­nes del gobierno? ¿Por qué demo­ra­ron más de doce horas para lle­gar?

Es por­que hay una cola­bo­ra­ción ya que hay miles de millo­nes de dóla­res en el trá­fi­co de dro­gas y el nivel de corrup­ción en el Esta­do Mexi­cano es enor­me. Ade­más tie­nen el apo­yo de los ban­cos nor­te­ame­ri­ca­nos y la ven­ta de armas en Esta­dos Uni­dos que sigue sien­do muy fácil.

Por tan­to, cuan­do tie­nes fuen­te de armas, fuen­te de finan­cia­mien­to y fuen­te de segu­ri­dad en manos de los car­te­les, ¿cómo pue­des derro­tar­los? No se pue­de, nun­ca va a fun­cio­nar has­ta que haya una revo­lu­ción, una pur­ga com­ple­ta del Esta­do y una eli­mi­na­ción de los víncu­los con los ban­cos lava­do­res en los Esta­dos Uni­dos.

EChI: Es indu­da­ble el triun­fo de Hugo Chá­vez en las elec­cio­nes del 7 de octu­bre, pero me pre­gun­to qué pasa­rá el día des­pués.

JP: Es dudo­so que pase algo por­que el gran apo­yo popu­lar es la mejor garan­tía, pues cual­quier gol­pis­ta o terro­ris­ta que tra­te de meter­se va a sufrir un gol­pe pode­ro­so.

La ame­na­za de que Cara­cas va a arder si hay algún esfuer­zo para evi­tar la reelec­ción de Chá­vez va a tener enor­mes con­se­cuen­cias en todo sen­ti­do. Es una de las medi­das pre­ven­ti­vas ese gran res­pal­do, esa fie­bre que afec­ta a la gran mayo­ría de los pobres que en un 80 o 90% están apo­yan­do a Chá­vez y que en la pobla­ción gene­ral supera el 60%.

Aho­ra, posi­ble­men­te algu­nos esfuer­zos terro­ris­tas pue­den ser muy fac­ti­bles. Vimos la infil­tra­ción de ope­ra­cio­nes espe­cia­les, del mari­ne que cap­tu­ra­ron en Vene­zue­la, es una indi­ca­ción de que las fuer­zas espe­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nas siguen sien­do un pun­to de refe­ren­cia para los terro­ris­tas, que siguen inves­ti­gan­do los luga­res don­de pue­den actuar. Pero creo que la corre­la­ción de fuer­zas es muy favo­ra­ble a Chá­vez hoy.

No creo que exis­ta un sec­tor gol­pis­ta fuer­te en el ejér­ci­to vene­zo­lano ni creo que los terro­ris­tas pue­dan tener inser­ción en algún sec­tor geo­grá­fi­co ni social. Ellos pue­den com­prar o con­tra­tar algún terro­ris­ta colom­biano lo que sea, pero la cla­se media no va a entrar en la gue­rra de sica­rios. Pue­den gri­tar, pue­den denun­ciar pero nece­si­tan algu­nos lum­pen para meter­se en algo así. Los chi­cos bue­nos están en el country club jugan­do tenis y hablan­do mucho, pero sin capa­ci­dad de salir a la calle y enfren­tar las cla­ses popu­la­res. No están en con­di­cio­nes de enfren­tar un com­ba­te calle­je­ro ni pue­den ganar elec­to­ral­men­te.

EChI: Bueno Petras, estu­pen­dos comen­ta­rios.

JP: Antes de ter­mi­nar quie­ro hacer dos comen­ta­rios:

Pri­me­ro sobre la masa­cre en Norue­ga del año pasa­do (1), opor­tu­ni­dad en la que comen­ta­mos que la poli­cía esta­ba impli­ca­da ( http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​5​5​392 ). Si uno podía cal­cu­lar la posi­bi­li­dad del el desas­tre tan­to en la ciu­dad con las bom­bas y des­pués en la masa­cre en la isla, era inex­pli­ca­ble la tar­dan­za de la poli­cía.

Aho­ra, un año des­pués, se cono­ce en Norue­ga el infor­me de una Comi­sión que con­fir­ma lo que decía­mos: Que la poli­cía actuó con total negli­gen­cia, no uti­li­zó heli­cóp­te­ros para ir a la isla, no imple­men­ta­ron medi­das de segu­ri­dad en la ciu­dad.

Pero hablan de negli­gen­cia y yo creo que no van al fon­do del asun­to. Es negli­gen­cia por­que hay una ideo­lo­gía dere­chis­ta entre la cúpu­la mili­tar – poli­cial en Norue­ga y eso la Comi­sión no lo quie­re reco­no­cer. Sim­ple­men­te hablan de fal­ta de efi­cien­cia; pero en todo caso con­fir­man nues­tro diag­nós­ti­co de que era posi­ble sal­var vidas, pero la Poli­cía no actuó.

El segun­do comen­ta­rio es sobre las dos caras de los Jue­gos Olím­pi­cos.

La pren­sa hoy día des­ta­ca el espec­tácu­lo inglés de luces, bom­bos, can­tan­tes, de rock, popu­la­res, etc.; y esa diver­sión es muy intere­san­te, pero por otro lado nada se dice res­pec­to a que Ingla­te­rra gas­tó más de 15 mil millo­nes de dóla­res en los Jue­gos Olím­pi­cos dejan­do pér­di­das inmen­sas. Hay recor­tes en Edu­ca­ción, en Salud, recor­tes en las sub­ven­cio­nes para los pobres; el núme­ro de nego­cios que están al bor­de la quie­bra es impre­sio­nan­te, debi­do a que nadie que­ría ir a los los luga­res olím­pi­cos, turís­ti­cos, por las muche­dum­bres y por las res­tric­cio­nes poli­cia­les…

Al final de cuen­tas, no sólo los Jue­gos Olím­pi­cos se rea­li­za­ron con un cos­to altí­si­mo, sino que ocu­rrie­ron en un momen­to en que Ingla­te­rra esta en ple­na rece­sión y está recor­tan­do los pro­gra­mas socia­les, dejan­do a los pobres en situa­ción peor que antes de los Jue­gos. Por eso hablo de dos caras de los Jue­gos Olím­pi­cos, una cara para el mun­do externo y otra cara para la pobre­za inter­na.


Nota (1) El aten­ta­do de Oslo pudo haber sido evi­ta­do

Una comi­sión inde­pen­dien­te crea­da para sacar las con­clu­sio­nes de los ata­ques del 22 de julio de 2011 en Norue­ga cri­ti­có seve­ra­men­te el lunes a la poli­cía, juz­gan­do que el aten­ta­do con bom­ba de Oslo habría podi­do ser evi­ta­do y su autor, Anders Beh­ring Brei­vik, dete­ni­do antes.

“El ata­que con­tra el barrio de los minis­te­rios el 22 de julio (de 2011) habría podi­do ser evi­ta­do gra­cias a la apli­ca­ción efi­caz de las medi­das de segu­ri­dad exis­ten­tes”, con­clu­yó la comi­sión en un infor­me entre­ga­do al pri­mer minis­tro Jens Stol­ten­berg. “Una inter­ven­ción de la poli­cía era ver­da­de­ra­men­te posi­ble. El autor de los aten­ta­dos habría podi­do ser dete­ni­do antes”, aña­de el infor­me.

El 22 de julio de 2011, el ultra­de­re­chis­ta Brei­vik hizo esta­llar una pode­ro­sa bom­ba a las puer­tas del edi­fi­cio guber­na­men­tal en Oslo don­de tie­ne sus ofi­ci­nas el Pri­mer Minis­tro, pro­vo­can­do la muer­te de ocho per­so­nas.

Pos­te­rior­men­te, ves­ti­do de poli­cía, dis­pa­ró a man­sal­va duran­te más de una hora con­tra una mul­ti­tud de la Juven­tud Social­de­mó­cra­ta reu­ni­da en un cam­pa­men­to de verano en la isla de Uto­ya, fren­te a Oslo, dejan­do un sal­do de 69 muer­tos, casi todos ado­les­cen­tes.

La poli­cía norue­ga fue muy cri­ti­ca­da por su len­ti­tud, ya que pasa­ron tres horas entre el aten­ta­do de Oslo y la deten­ción de Brei­vik en la isla de Uto­ya, cuan­do su nom­bre era cono­ci­do ya por los ser­vi­cios de segu­ri­dad.

La masa­cre de Uto­ya duró una hora y cuar­to. La poli­cía tuvo difi­cul­ta­des para encon­trar la mane­ra de lle­gar a esa peque­ña isla situa­da en un lago, a 600 metros de la cos­ta.

Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *