La mayo­ría des­po­seí­da- Paul Craig Roberts

El con­duc­tor no era evi­den­te­men­te acau­da­la­do. Sin embar­go, a pesar de todas las noti­cias sobre los res­ca­tes banks­ter por valor de mega-billo­nes de dóla­res, de boni­fi­ca­cio­nes por mega-millo­nes de dóla­res para finan­cis­tas faci­ne­ro­sos, y de inima­gi­na­bles paque­tes de com­pen­sa­ción para direc­to­res eje­cu­ti­vos cor­po­ra­ti­vos que han expor­ta­do pues­tos de tra­ba­jo de EE.UU., algo hizo que el des­va­li­do con­duc­tor se aso­cia­ra con el par­ti­do polí­ti­co de los súper-ricos.

Mien­tras me sor­pren­día la extra­ña alian­za de los des­am­pa­ra­dos con los mega-ricos, recor­dé que en 2004 Tho­mas Frank se pre­gun­ta­ba cómo los repu­bli­ca­nos habían logra­do con­ven­cer a los pobres para que vota­ran con­tra sus mejo­res intere­ses. La res­pues­ta, o par­te de la res­pues­ta, de Frank es que los repu­bli­ca­nos uti­li­zan “temas socia­les”, como el matri­mo­nio gay y la exhi­bi­ción del pezón de Janet Jack­son, para pro­vo­car indig­na­ción ante la ame­na­za a los valo­res mora­les plan­tea­da por demó­cra­tas libe­ra­les.

Los tra­ba­ja­do­res pobres han sido con­ven­ci­dos por la pro­pa­gan­da repu­bli­ca­na de que votar a los demó­cra­tas sig­ni­fi­ca entre­gar los dóla­res de los impues­tos de los tra­ba­ja­do­res pobres a los pobres que no tra­ba­jan, pro­veer aten­ción médi­ca y edu­ca­ción a extran­je­ros ile­ga­les, y ser blan­do fren­te el terro­ris­mo.

Para el con­duc­tor de la camio­ne­ta, defen­der a EE.UU. sig­ni­fi­ca defen­der los res­ca­tes de los bánks­te­res y las gue­rras mul­ti­bi­llo­na­rias del com­ple­jo militar/​industrial.

El Equi­po de Tru­cos Sucios de Karl Rove ha per­fec­cio­na­do la pro­pa­gan­da repu­bli­ca­na. Los repu­bli­ca­nos se envían unos a otros por correo elec­tró­ni­co innu­me­ra­bles his­to­rias estú­pi­das que dicen que Oba­ma es musul­mán, que Oba­ma es mar­xis­ta, que Oba­ma es un Man­chu­rian Can­di­da­te que entre­ga EE.UU. al Nue­vo Orden Mun­dial o a las Nacio­nes Uni­das, o a algu­na otra vil orga­ni­za­ción cons­pi­ra­ti­va. Pero nun­ca acu­san a Oba­ma de entre­gar EE.UU. a Wall Street, al com­ple­jo militar/​industrial, o a Israel.

Los correos nun­ca con­tie­nen una cita o fuen­te para las acu­sa­cio­nes. No se nece­si­ta nin­gu­na, por­que son pala­bras que quie­ren escu­char los repu­bli­ca­nos. Pre­gun­tad­les por qué Oba­ma iba a matar musul­ma­nes en sie­te paí­ses si fue­ra musul­mán, o por qué Wall Street y el com­ple­jo militar/​industrial iban a poner a un mar­xis­ta en la Casa Blan­ca, y enro­je­ce­rán de rabia. Solo por for­mu­lar las pre­gun­tas obvias en lugar de sumar­se a las acu­sa­cio­nes, una per­so­na con­fir­ma la pro­pa­gan­da de que EE.UU. es ame­na­za­do por cré­du­los de Oba­ma que no defen­de­rán a su país.

Pare­ce­ría que los no acau­da­la­dos que se enfu­re­cen por las pres­ta­cio­nes socia­les, medi­caid , Oba­ma­ca­re y las escue­las públi­cas son inca­pa­ces de atar cabos. El res­ca­te TARP por valor de 750.000 millo­nes de dóla­res, una peque­ña par­te del total y con­ti­nuo res­ca­te, habría sido sufi­cien­te para cubrir cual­quier agu­je­ro en esos pre­su­pues­tos duran­te mucho tiem­po. En su lugar, el dine­ro se uti­li­zó para recom­pen­sar a los que cau­sa­ron la cri­sis finan­cie­ra y des­po­ja­ron a millo­nes de esta­dou­ni­den­ses de sus casas. Que yo sepa, el con­duc­tor de la camio­ne­ta es uno de esos des­po­seí­dos.

Los mis­mos esta­dou­ni­den­ses, con sus cere­bros lava­dos, que se enco­le­ri­zan con­tra Oba­ma­ca­re y se pre­pa­ran para votar por Rom­ney igno­ran el hecho de que mien­tras era gober­na­dor del Esta­do libe­ral demo­crá­ti­co de Mas­sa­chu­setts Rom­ney hizo imple­men­tar su ver­sión de Oba­ma­ca­re en el ámbi­to esta­tal.

La mayor iro­nía res­pec­to a Oba­ma­ca­re es que fue escri­to por las com­pa­ñías pri­va­das de segu­ros y que des­vía fon­dos de Medi­caid y Medi­ca­re para su bene­fi­cio. Pue­de que sea medi­ci­na socia­li­za­da, pero es socia­lis­mo a favor de las com­pa­ñías pri­va­das de segu­ros.

Todo lo que nece­si­ta­ron los ciu­da­da­nos de los Esta­dos de mayo­ría repu­bli­ca­na para apo­yar el derro­che de 6 billo­nes de dóla­res por el com­ple­jo militar/​seguridad en las gue­rras de Iraq y Afga­nis­tán fue­ron pega­ti­nas con la cin­ta ama­ri­lla y una con­sig­na: “Apo­yad a los sol­da­dos”.

Oba­ma, afir­man los repu­bli­ca­nos, no hará fren­te a Siria ni se pon­drá con­tra Irán, ni esta­rá a favor de Israel. Pero los repu­bli­ca­nos se enor­gu­lle­cen cuan­do Rom­ney va a Israel para arras­trar­se hacién­do­le el jue­go al demen­te, sedien­to de san­gre, pri­mer minis­tro israe­lí Netan­yahu, que cali­fi­có a los máxi­mos gene­ra­les israe­líes de “cobar­des” por adver­tir con­tra un ata­que con­tra Irán. Rom­ney le dijo a Netan­yahu: “díga­me qué ten­go que hacer y lo haré; soy leal a Israel”. Apa­ren­te­men­te, a los ultra­na­cio­na­lis­tas patrio­tas repu­bli­ca­nos no les moles­ta que su can­di­da­to pre­si­den­cial anun­cie que en cuan­to asu­ma el man­do entre­ga­rá la polí­ti­ca exte­rior de EE.UU. a Netan­yahu y envia­rá a más esta­dou­ni­den­ses a la muer­te y a la ban­ca­rro­ta en su nom­bre.

Karl Rove no tuvo nin­gún pro­ble­ma en el lava­do de cere­bros de votan­tes repu­bli­ca­nos para que apo­yen su pro­pia pér­di­da. El con­duc­tor de camio­ne­ta podría haber colo­ca­do una pega­ti­na que dije­ra: “No apo­yes a un demó­cra­ta. Podría hacer algo por ti.”

Sí, ya sé. Es casi igual de fácil ata­car a los demó­cra­tas. Bush y Che­ney, y sus mato­nes neo­con­ser­va­do­res des­tru­ye­ron la Cons­ti­tu­ción y, con ello, a EE.UU. Pero los demó­cra­tas per­mi­tie­ron que lo hicie­ran. Fue Nancy Pelo­si quien, como pre­si­den­ta de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, recha­zó el jui­cio polí­ti­co de Bush.

Es indu­da­ble que Bush y Che­ney vio­la­ron el dere­cho esta­dou­ni­den­se e inter­na­cio­nal y la Cons­ti­tu­ción. La nega­ti­va de Nancy Pelo­si de res­pon­sa­bi­li­zar­los esta­ble­ció el pre­ce­den­te de que el poder eje­cu­ti­vo ya no res­pon­de ante la ley o la Cons­ti­tu­ción. En efec­to, el poder eje­cu­ti­vo aho­ra es una dic­ta­du­ra. Actúa fue­ra de la ley y de limi­ta­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les. Res­pec­to a algu­nos temas toda­vía tie­ne que con­sul­tar al Con­gre­so o a los tri­bu­na­les, pero a medi­da que aumen­ta el poder y la auda­cia del poder eje­cu­ti­vo, la con­sul­ta se con­ver­ti­rá en una for­ma­li­dad y lue­go se aban­do­na­rá. El Con­gre­so no ten­drá más influen­cia que el Sena­do romano bajo el Impe­rio y los tri­bu­na­les se con­ver­ti­rán en esce­na­rios de far­sas judi­cia­les.

Los esta­dou­ni­den­ses eli­gie­ron pre­si­den­te a Oba­ma con la espe­ran­za de que res­tau­ra­ría el impe­rio de la ley. En su lugar, codi­fi­có las tras­gre­sio­nes del régi­men de Bush y agre­gó algu­nas pro­pias. Nadie de mi gene­ra­ción podría haber ima­gi­na­do que el pre­si­den­te de EE.UU. esta­ría sen­ta­do en el Des­pa­cho Oval apro­ban­do lis­tas de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses para que fue­ran ase­si­na­dos sin prue­bas o debi­do pro­ce­so.

Por lo tan­to ¿a cuál que­réis? ¿Al repu­bli­cano que les hace el jue­go a los ricos y a Israel, cuya polí­ti­ca exte­rior es la gue­rra, o al demó­cra­ta que les hace el jue­go a los ricos y a Israel cuya polí­ti­ca exte­rior es la gue­rra? Cómo escri­bió Gerald Celen­te en la edi­ción de julio de Trends Jour­nal, los esta­dou­ni­den­ses “argu­men­tan entre ellos por qué su freak [engen­dro] es mejor que el otro freak. Se eno­ja­rán si dices que su freak es un freak. Real­men­te com­ba­ti­rán y mori­rán para defen­der a sus freaks .”

Es extra­or­di­na­rio que millo­nes de esta­dou­ni­den­ses pue­dan creer fer­vien­te­men­te que impor­ta si es ele­gi­do el freak Rom­ney o el freak Oba­ma. Si los esta­dou­ni­den­ses tuvie­ran un poco de sen­ti­do común, se que­da­rían en casa y no vota­rían. El 1% con­tro­la el país, y más val­dría que el 99% se que­da­ra en casa y no vota­ra. Nada va a cam­biar gra­cias a la urna de voto.

¿Qué supo­néis que harán los par­ti­da­rios de Ron Paul? ¿Verán a Rom­ney como el menos socia­lis­ta de los dos y vota­rán por los repu­bli­ca­nos que roba­ron la can­di­da­tu­ra a Ron Paul? (Jaret Glenn, “How the GOP Esta­blish­ment Sto­le the Nomi­na­tion from Ron Paul,” publi­ca­do el 6 de agos­to en OpEd­News .)

EE.UU. está gober­na­do por una oli­gar­quía pri­va­da. El gobierno es solo su facha­da. Los recur­sos del país son des­via­dos hacia los bol­si­llos de Wall Street, el com­ple­jo militar/​industrial, y al ser­vi­cio del Gran Israel. Las com­pa­ñías petro­le­ras, mine­ras, made­re­ras y de la agro­in­dus­tria con­tro­lan la Agen­cia de Pro­tec­ción del Medio Ambien­te y el Ser­vi­cio Fores­tal, y por eso la regu­la­ción solo con­cier­ne al peque­ño indi­vi­duo, mien­tras el frac­king [frac­tu­ra hidráu­li­ca], la mine­ría de remo­ción de la cima de mon­ta­ñas, y la con­ta­mi­na­ción del aire, el agua y el sue­lo cre­cen de mane­ra sal­va­je.

Los oli­gar­cas han logra­do con­ver­tir a los esta­dou­ni­den­ses en una mayo­ría des­po­seí­da en su pro­pio país. En noviem­bre los esta­dou­ni­den­ses vol­ve­rán a otor­gar su apro­ba­ción a uno de los dos can­di­da­tos de la oli­gar­quía.

Paul Craig Roberts

14 de agos­to de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *