Jose­ba Per­mach: Car­ta abier­ta a Mar­kel Olano en par­ti­cu­lar y al PNV en general

El sie­te de agos­to tan­to Per­nan­do Barre­na como yo mis­mo envia­mos sen­dos tuits de soli­da­ri­dad a Sán­chez Gor­di­llo una vez se hizo públi­ca la orden de deten­ción con­tra las per­so­nas que habían par­ti­ci­pa­do en la acción-pro­tes­ta del SAT en dife­ren­tes super­mer­ca­dos de Andalucía.

Minu­tos des­pués, el ex dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa Mar­kel Olano escri­bía tex­tual­men­te este tuit: «A todos los que apo­yan los asal­tos a super­mer­ca­dos les pre­gun­to cuán­ta pas­ta han dona­do a Cári­tas o cuán­ta comi­da al Ban­co de Ali­men­tos». Fue­ron tan­tas las cosas que me vinie­ron a la cabe­za que me he nega­do a res­pon­der en 140 carac­te­res al cúmu­lo de des­pro­pó­si­tos que me pare­ce dicha frase.

Mire, señor Olano, hay que tener mala baba o muy mala con­cien­cia para inten­tar escon­der con la cari­dad o dona­cio­nes la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal que tie­ne usted en par­ti­cu­lar y su par­ti­do, el PNV, en gene­ral en la actual situa­ción eco­nó­mi­ca y social. Y le voy a poner unos pocos ejemplos.

Usted entró en el año 2007 en la Dipu­tación. Para que lo sepan los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas de for­ma cla­ra y lim­pia, usted se encon­tró con un rema­nen­te o supe­rá­vit de casi 300 millo­nes de euros. Pues bien, cuan­do dejó la Dipu­tación, ya no había rema­nen­te alguno o, mejor dicho, el poco que había jus­to ha ser­vi­do para hacer fren­te al pre­su­pues­to mal cua­dra­do de 2011. ¡Qué gran­des ges­to­res! Pero hay más. Que sepan tam­bién los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que usted, su gobierno (PNV-Hamai­ka­Bat), su par­ti­do ‑en este caso con el apo­yo de PSE y PP- se car­ga­ron en el año 2009, en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, el Impues­to sobre el Patri­mo­nio que recau­da­ba por aquel enton­ces 53 millo­nes de euros entre 13.500 con­tri­bu­yen­tes de Gipuz­koa. Así es, señor Olano, a usted, el repre­sen­tan­te del par­ti­do de la «gran capa­ci­dad de ges­tión», no se le ocu­rrió otra cosa que, vien­do que el rema­nen­te o el dine­ro de los «bue­nos tiem­pos» se aca­ba­ba, y mien­tras la cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal se tra­ga­ba ban­cos como Gold­man Sachs, supri­mir el Impues­to de Patri­mo­nio. Repi­to: un impues­to median­te el que se recau­da­ban más de 50 millo­nes anua­les y que paga­ban los sec­to­res más pudien­tes de Gipuz­koa. Y no fue sólo eso. Tam­bién redu­je­ron el Impues­to de Socie­da­des y toma­ron otras medi­das en el IRPF que favo­re­cían cla­ra­men­te a las ren­tas más altas. ¡Y todo lo hicie­ron al ini­cio de esta cri­sis y favo­re­cien­do a las ren­tas más altas!

No voy a men­cio­nar tra­pos sucios. No voy a hablar de con­tra­tos fir­ma­dos o reno­va­dos a ulti­mí­si­ma hora, cuan­do ya se ave­ci­na­ban los resul­ta­dos de Bil­du, para ayu­dar o bene­fi­ciar a empre­sas de su entorno. Por que sí, uste­des tam­bién tie­nen su entorno. No, hoy voy a dejar todo eso para cen­trar­me en sus plan­tea­mien­tos como el men­cio­na­do de la polí­ti­ca fis­cal o su apo­yo a los dife­ren­tes Gobier­nos de Madrid y sus polí­ti­cas neoliberales.

Es muy boni­to hablar de cari­dad y de dona­cio­nes. Vaya por delan­te todo mi res­pe­to y apo­yo a los cien­tos de per­so­nas que tra­ba­jan o cola­bo­ran con Cári­tas y el Ban­co de Ali­men­tos. Pero no le voy a per­mi­tir a usted una supues­ta supe­rio­ri­dad moral al res­pec­to. Tam­po­co que dé lec­cio­nes a nadie sobre equi­dad. Ni a usted ni a los que pien­san y actúan como usted. Por que los que sin rubor alguno acu­den (o acu­dían) por la maña­na a las ins­ti­tu­cio­nes toman­do deci­sio­nes para favo­re­cer a las cla­ses más pudien­tes, en detri­men­to de los más des­fa­vo­re­ci­dos, y lue­go por la tar­de se lim­pian la cara con no sé qué tipo de dona­cio­nes, no pue­den dar lec­cio­nes de éti­ca a nadie. Donar a la tar­de no sé qué por­cen­ta­je de su suel­do a los pobres no le exi­me de la res­pon­sa­bi­li­dad en pri­me­ra per­so­na que ha teni­do al reba­jar los impues­tos a los ricos por la maña­na. Y esto, sr. Olano, era res­pon­sa­bi­li­dad de usted y, cómo no, de su par­ti­do, el PNV.

Decía pos­te­rior­men­te en alguno de sus tuits, al hilo de lo escri­to ante­rior­men­te, que su mode­lo de bien­es­tar es el de los paí­ses del nor­te. No es cier­to. En esos paí­ses la impo­si­ción fis­cal es mucho más alta para garan­ti­zar unos ser­vi­cios socia­les sóli­dos y un sec­tor públi­co fuer­te. Usted y su par­ti­do siem­pre defien­den la reba­ja de impues­tos, sobre todo a las ren­tas más altas. Lo hicie­ron en su día y lo siguen hacien­do aho­ra votan­do siem­pre en con­tra las refor­mas fis­ca­les plan­tea­das por Bil­du. Por cier­to, siem­pre de la mano del PP. Uste­des siem­pre defien­den la reba­ja de impues­tos y las ayu­das a las empre­sas; eso sí, con un peque­ño che­que para Cári­tas por la tar­de que sir­va para lavar las con­cien­cias. Uste­des crean la injus­ti­cia, la pobre­za y la exclu­sión social por la maña­na y toda­vía pre­ten­den hacer­nos pen­sar que por donar una peque­ña par­te de su suel­do por la tar­de están libres de toda responsabilidad.

Y cuan­do un sin­di­ca­to anda­luz lle­va a cabo una acción de pro­tes­ta y acu­de a dos super­mer­ca­dos por ali­men­tos para dar a las per­so­nas que no tie­nen para comer, y el minis­tro de Inte­rior da la orden de deten­ción, ¿a usted no se le ocu­rre otra cosa que cri­ti­car a Bil­du? Oiga, señor Olano, ¿se acuer­da usted de que has­ta hace muy poco el PNV ha sido el par­ti­do que ayu­da­ba a Zapa­te­ro a sacar sus cuen­tas y polí­ti­cas eco­nó­mi­cas ade­lan­te? ¿Se acuer­da de que la pri­me­ra refor­ma labo­ral de esta cri­sis se apro­bó por la abs­ten­ción del PNV? ¿Se acuer­da de que el PNV no votó en con­tra de la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal que prio­ri­za el pago de la deu­da a los ban­cos a cual­quier otra cosa? ¿Se acuer­da de que el PNV defen­dió el sí en refe­rén­dum sobre el últi­mo Tra­ta­do de la Unión Euro­pea? El PNV ha defen­di­do y defien­de el sis­te­ma eco­nó­mi­co y social impe­ran­te que en estos momen­tos ha gene­ra­do una de las más fuer­tes cri­sis eco­nó­mi­cas y socia­les de la últi­mas déca­das, y la pro­pues­tas eco­nó­mi­cas que uste­des siguen hacien­do son las mis­mas que nos han traí­do a esta situación.

Cómo pue­de hablar del Ban­co de Ali­men­tos cuan­do uste­des siguen apo­yan­do obras faraó­ni­cas como el TAV -¡sólo este año supon­drá 500 millo­nes de euros!- o siguen rei­vin­di­can­do la cons­truc­ción del super­puer­to de Pasaia? ¿Pero no se dan cuen­ta de que el mode­lo derro­cha­dor que repre­sen­ta, por ejem­plo, la obra de la Super­sur en Biz­kaia es un mode­lo cadu­co, insos­te­ni­ble social y medioam­bien­tal­men­te, que solo da dine­ro a unas pocas empre­sas y que no gene­ra pues­tos de tra­ba­jo dig­nos y esta­bles? Cla­ro que se dan cuen­ta, lo saben, lo escon­den y lo pre­ten­den hacer invi­si­ble con dona­cio­nes cari­ta­ti­vas que excul­pen social­men­te su res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca e institucional.

Pero la obra tea­tral toca a su fin. Dicen que a la izquier­da se le cayó el muro de Ber­lín y le ha cos­ta­do tiem­po dar­le la vuel­ta. No lo dudo. Pero tam­bién les digo que uste­des y su mode­lo, des­de el día en que se les cayó Gold­man Sach, no dan una, su sis­te­ma y ofer­ta eco­nó­mi­ca hace aguas una y otra vez, y es hora de que empie­cen a dar­se cuen­ta. Este país nece­si­ta un gran acuer­do que nos lle­ve a tener más sobe­ra­nía y nos per­mi­ta tomar medi­das hacia otro mode­lo social y eco­nó­mi­co, y para ello uste­des tie­nen que dar por fini­qui­ta­das las mis­mas rece­tas que nos han traí­do a esta tris­te y difí­cil situa­ción. Menos cari­dad, más jus­ti­cia y más claridad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *