Garo­ña exi­ge exen­ción fis­cal para con­ti­nuar, impo­nién­do una pre­sión al gobierno pro nuclear de Rajoy- Eguzki

Según las últi­mas infor­ma­cio­nes, la refor­ma ener­gé­ti­ca que pre­pa­ra el Gobierno, más en con­cre­to, el plan de Indus­tria que con­tem­pla un impues­to gene­ral del 4% para todas las tec­no­lo­gías del régi­men ordi­na­rio (nuclear, hidráu­li­ca y ciclos com­bi­na­dos a gas), un 11% para reno­va­bles inclui­da la ener­gía eóli­ca y un 19% en el caso de la foto­vol­tai­ca Ade­más del impues­to gene­ral, las nuclea­res ten­drían una tasa adi­cio­nal, dado que gra­va­ría los resi­duos, ejem­plo de un ras­car para obte­ner finan­cia­ción de todas las fuen­tes posi­bles, espe­cial­men­te de entre los mir­los blan­cos de la energía.
Ello no es cons­cien­cia de la posi­ción abu­si­va del lobby de las empre­sas nuclea­res, ni de la sen­si­bi­li­dad hacia la segu­ri­dad de la pobla­ción o de la gene­ra­ción de resi­duos, sino de un filón, el nuclear al que se le ha pues­to la alfom­bra roja, se le ha con­si­de­ra­do un bien en si mis­mo por gene­rar ener­gía, sin valo­rar la for­ma ni el resi­duos que gene­ra, sino tan solo su capa­ci­dad de producción.
Pero los resi­duos nuclea­res, que per­ma­ne­cen siglos en con­di­cio­nes incier­tas son cos­tea­dos por la socie­dad, con lo que la segu­ri­dad, o medi­das par­cia­les para paliar la inse­gu­ri­dad nuclear y el alma­ce­na­mien­to y con­trol de los resi­duos, son un cos­te social que en este momen­to se evidencia.tasa o canon para la pro­duc­ción de resi­duos nuclea­res y su almacenamiento.
Para fun­cio­nar has­ta 2019, la cen­tral de Garo­ña tie­ne ten­dría que aco­me­ter inver­sio­nes que el sec­tor cifra en 100 millo­nes por las exi­gen­cias del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nuclear (CSN) con­se­cuen­cia de un acuer­do euro­peo tras las mues­tras de Fukushi­ma, y más si cabe ante la para­da de la plan­ta bel­ga de Doel, del mis­mo fabri­can­te que Garoña
El acci­den­te de Fukushi­ma, cuyo pri­mer reac­tor es geme­lo al de Garo­ña, no cam­bió la deci­sión pro nuclear del PP, mien­tras Ale­ma­nia, Sui­za, Ita­lia y Bél­gi­ca daban mar­cha atrás en sus pla­nes ató­mi­cos, y en con­se­cuen­cia, Indus­tria publi­có el 3 de julio la orden para man­te­ner Garo­ña has­ta 2019, seis años des­pués de la fecha de cie­rre fija­da por el Gobierno ante­rior, que lo pro­me­tió pero no adop­tó la medi­da para que fue­se defi­ni­ti­vo ni irreversible.

Ade­más, el ais­la­mien­to de la sala de con­trol aho­ra resul­ta impres­cin­di­bleha­ce cua­tro años ya ana­li­zó la inge­te . La Comi­sión Euro­pea seña­ló en mayo que una par­te de los 24.000 millo­nes de défi­cit de tari­fa acu­mu­la­do se debe en par­te a la “com­pen­sa­ción exce­si­va de algu­nas infra­es­truc­tu­ras, como nuclea­res y gran­des hidroeléctricas”.

Tras la rea­li­za­ción del infor­me defi­ni­ti­vo de las prue­bas de estrés y su vali­da­ción por pares en la Unión Euro­pea, un gru­po de exper­tos tenía que ins­pec­cio­nar las nuclea­res del Esta­do espa­ñol. El Con­se­jo de Segu­ri­dad Nuclear (CSN) limi­tó las ins­pec­cio­nes a la cen­tral de Alma­raz (Cáce­res), dejan­do Tri­llo (Gua­da­la­ja­ra) y Garo­ña fue­ra del cir­cui­to de los inspectores.
No pasar con­tro­les y no asu­mir el cos­te de nin­gu­na car­ga impo­si­ti­va es la demos­tra­ción de que el lobby nuclear se impo­ne a gobier­nos y deci­sio­nes popu­la­res, car­gan­do los cos­tes de su explo­ta­ción a la pobla­ción, median­te una exen­ción fis­cal que aspi­ran y airean en los medios como chan­ta­je social a la pro­duc­ción ener­gé­ti­ca, algo total­men­te inaceptable.

Esta cen­tral inse­gu­ra, y simi­lar a Doel, para­da por fallos este mes, y Fukushima,parada tras su sinies­tro, colo­ca a la socie­dad ante el ries­go nuclear para más de un millón de per­so­nas, por lo que Eguz­ki debe denun­ciar esta manio­bra frau­du­len­ta a la socie­dad para pro­rro­gar­la median­te la exen­ción fis­cal lo que evi­den­cia más a las cla­ras el nego­cio de Garo­ña, una cen­tral amor­ti­za­da total­men­te que no asu­me ni pagar una par­te de impues­tos ni se asu­me el cos­te nuclear de las sub­ven­cio­nes, amor­ti­za­cioes y el con­trol y alma­ce­na­mien­to de los resi­dios, así como el ries­go de accidente.
La res­pon­sa­bli­dad de estos efec­tos que se pue­dan pro­du­cir corres­pon­de al gobierno de Rajoy, y sus adlá­te­res De Andres y Maroto,

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *