Ciu­da­da­nos del pri­mer mun­do, bien­ve­ni­dos al sub­de­sa­rro­llo- Alfre­do Saieg L.

Cri­sis vie­nen y cri­sis van, la asiá­ti­ca y la sub pri­me en EE.UU. y la de Por­tu­gal, la de Gre­cia y la de Espa­ña, y la que vie­ne y las que ven­drán, las que suman has­ta hoy la no des­pre­cia­ble cifra de más de 280 en las últi­mas déca­das, des­de que el capi­ta­lis­mo finan­cie­ro sio­nis­ta con sede en la Bol­sa de Wall Street, comen­zó a impo­ner sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les a nivel planetario.

Exis­ten varia­das hipó­te­sis sobre el ori­gen de estas cri­sis, entre ellas la que sos­tie­ne que éstas corres­pon­den a ciclos inevi­ta­bles de un mode­lo eco­nó­mi­co irreal basa­do en la espe­cu­la­ción, el nar­co trá­fi­co y una varia­da gama de ilí­ci­tos que poco tie­nen que ver con las leyes que rigen las eco­no­mías reales, ya sea la ley de ofer­ta y deman­da cuyo dog­ma es el mer­ca­do, ya sea la eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da o una mez­cla de ambas.

Lo que es cla­ro sea cual sea su ori­gen, ya sean pro­du­ci­das por ago­ta­mien­to del mode­lo, pro­vo­ca­das a pro­pó­si­to o sim­ple­men­te por su pro­pia inefi­cien­cia, éstas son mani­pu­la­das de for­ma tal que en los hechos no hacen otra cosa que for­ta­le­cer la hege­mo­nía glo­bal del capi­tal finan­cie­ro en des­me­dro de la gen­te y el tam­ba­lean­te capi­ta­lis­mo indus­trial, no tan sal­va­je, aún vigen­te en paí­ses como Chi­na, Rusia y Brasil.

Es así como para supe­rar estas cri­sis se impul­san des­de los Esta­dos, pre­sio­na­dos por la ban­ca y las gran­des empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, pro­ce­sos de pri­va­ti­za­ción de todo lo que pue­de con­si­de­rar­se fuen­te de lucro y con­cen­tra­ción de capi­tal, todo se vuel­ve mer­can­cía, la salud, la edu­ca­ción, los ser­vi­cios de uti­li­dad públi­ca, el agua, se refun­da el Esta­do ponién­do­lo al ser­vi­cio exclu­si­vo del capi­tal finan­cie­ro y la demo­cra­cia no vuel­ve a ser ni la som­bra de lo que era. Es decir que estas cri­sis que son de una peque­ña éli­te mun­dial de espe­cu­la­do­res, mafio­sos e inep­tos neo­li­be­ra­les due­ños del dine­ro, de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y la tec­no­lo­gía, se vuel­ven con­tra nosotros.

En el fon­do de las lla­ma­das cri­sis, en los hechos, apa­re­ce la arti­ma­ña que usa el capi­ta­lis­mo finan­cie­ro para reaco­mo­dar­se y pro­fun­di­zar el mode­lo de domi­na­ción, de ir gene­ran­do a tra­vés de los meca­nis­mos que impo­ne para la reso­lu­ción de cada una de ellas mayor con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad y de los recur­sos del Esta­do. Cada una de éstas es una oca­sión más para apro­piar­se a como dé lugar de los recur­sos natu­ra­les y el fru­to del tra­ba­jo de todos los habi­tan­tes del pla­ne­ta, ya sea por la “bue­nas” uti­li­zán­do­las como sub­ter­fu­gio o ya sea por medio de gue­rras y gol­pes de esta­do en nom­bre de la demo­cra­cia y la lucha con­tra el terrorismo.

Estas for­mas de sali­das a sus cri­sis son posi­bles por el con­trol que ejer­cen sobre los Esta­dos, espe­cial­men­te sobre el Esta­do nor­te­ame­ri­cano, como tam­bién de los medios de comu­ni­ca­ción y la cla­se polí­ti­ca mun­dial, ampa­ra­dos en la ven­ta­ja de con­tar con el mono­po­lio de las armas y la fal­ta de una alter­na­ti­va popular.

Los resul­ta­dos de estas lla­ma­das cri­sis han sido has­ta hoy siem­pre los mis­mos: los ricos se hacen más ricos y cada día son menos, los pobres más pobres y cada día somos más, el pla­ne­ta con­ti­núa su ace­le­ra­do dete­rio­ro y la demo­cra­cia se va que­dan­do en los huesos.

La cri­sis euro­pea y el fin del Esta­do de bien­es­tar en el pri­mer mundo.


Si algo carac­te­ri­zó has­ta hace muy poco tiem­po atrás a los paí­ses del pri­mer mun­do fue una cier­ta equi­dad en la repar­ti­ción de la rique­za, cues­tión que per­mi­tía a sus ciu­da­da­nos gozar de un rela­ti­vo bien­es­tar. Esto fue posi­ble gra­cias a la exis­ten­cia de un Esta­do regu­la­dor y redis­tri­bui­dor de la rique­za la que en gran medi­da se obte­nía del comer­cio des­igual con el ter­cer mun­do, la apro­pia­ción de sus recur­sos natu­ra­les y la pro­pie­dad de la tec­no­lo­gía. Una con­cep­ción de Esta­do el que aún sien­do capi­ta­lis­ta, ase­gu­ra­ba al ciu­da­dano del pri­mer mun­do cier­tas cues­tio­nes bási­cas como salud, edu­ca­ción, etc., al que se le deno­mi­nó “esta­do de bienestar”.

Todo esto ha comen­za­do a des­apa­re­cer y muy pron­to se extin­gui­rá pro­duc­to de las lla­ma­das polí­ti­cas de recor­tes o de aus­te­ri­dad, supues­ta­men­te nece­sa­rias para supe­rar la cri­sis, las que se apli­can con­tra los tra­ba­ja­do­res y las per­so­nas en gene­ral para des­viar recur­sos hacia la ban­ca pri­va­da y para la trans­for­ma­ción del “esta­do de bien­es­tar” por uno de nue­vo cuño orien­ta­do a favo­re­cer exclu­si­va­men­te al capi­tal finan­cie­ro. Del mis­mo modo ocu­rre con la apro­pia­ción de la rique­za del ter­cer mun­do la que hoy se des­ti­na sin más a engro­sar las arcas de la ban­ca y las cor­po­ra­cio­nes transnacionales.

Es así como los pro­pios ciu­da­da­nos del pri­mer mun­do están vien­do día a día como se dete­rio­ra su cali­dad de vida, dis­mi­nu­yen sus ingre­sos y la pér­di­da pau­la­ti­na, pero a este paso inevi­ta­ble, de la gran mayo­ría de los bene­fi­cios alcanzados.

Des­pués de esta cri­sis y otras que ven­drán será aún más difí­cil dis­tin­guir entre un pobre euro­peo o un nor­te­ame­ri­cano de un pobre del ter­cer mun­do, como tam­po­co será posi­ble dis­tin­guir entre los ricos de los paí­ses cen­tra­les y los ricos del ter­cer mun­do. De con­ti­nuar en esta diná­mi­ca, en unos años más ya no sere­mos sólo los afri­ca­nos, los lati­no­ame­ri­ca­nos, los vapu­lea­dos ter­cer­mun­dis­tas los que habre­mos de sufrir las penu­rias inhe­ren­tes al sub­de­sa­rro­llo, sino tam­bién los ciu­da­da­nos de lo que hoy se cono­ce como el mun­do desa­rro­lla­do, pues­to que que­da­re­mos todos nive­la­dos: unos muy arri­ba, otros muy aba­jo y al cen­tro una peque­ña fran­ja de la socie­dad cons­ti­tui­da por aque­llos y aque­llas que cuen­ten con la suer­te de que­dar entre los ele­gi­dos para admi­nis­trar el mode­lo como empre­sa­rio de segun­da supe­di­ta­do al capi­tal finan­cie­ro, pro­fe­sio­nal de eli­te, polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal, mili­tar o juez de alta jerarquía.

Este es el futu­ro que nos ofre­ce el capi­ta­lis­mo finan­cie­ro sio­nis­ta, cri­sis y más cri­sis en las que ellos se enri­que­cen, los recur­sos natu­ra­les se ago­tan, el pla­ne­ta se extin­gue y la gran mayo­ría de la pobla­ción se pau­pe­ri­za a nive­les extremos.

Todo esto en el con­tex­to de un mun­do que dis­po­nien­do de todas las bases tec­no­ló­gi­cas y mate­ria­les para resol­ver los pro­ble­mas que aque­jan a la huma­ni­dad, éstos, lejos de resol­ver­se, se agu­di­zan y amplían a todos los habi­tan­tes del mun­do, pro­duc­to de la vora­ci­dad del capi­tal financiero.

No está todo dicho.


No obs­tan­te no está todo dicho; la emer­gen­cia en la eco­no­mía mun­dial de otros acto­res con eco­no­mías fuer­tes como la de Bra­sil, India, Rusia, India y Chi­na (BRIC) que abo­gan por un capi­ta­lis­mo de cor­te neo key­ne­siano y la mul­ti­po­la­ri­dad, al que se le suman los gobier­nos pro­gre­sis­tas de Lati­noa­mé­ri­ca y de otras lati­tu­des, pre­sio­nan y de una for­ma u otra resis­ten la vora­ci­dad del capi­ta­lis­mo finan­cie­ro y no acep­tan su hege­mo­nía, como tam­po­co la impo­si­ción a cri­sis y a san­gre y fue­go de las polí­ti­cas impul­sa­das por el FMI y sus acó­li­tos, abo­gan­do por for­mas capi­ta­lis­tas más equilibradas.

No obs­tan­te lo ante­rior, los unos y los otros repre­sen­tan fór­mu­las ago­ta­das que no apun­tan a la reso­lu­ción de los temas cen­tra­les y que jamás al capi­ta­lis­mo le ha intere­sa­do resol­ver, como el cam­bio de la matriz pro­duc­ti­va, la explo­ta­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do, las socie­da­des divi­di­das en cla­ses, la into­le­ran­cia étni­ca, reli­gio­sa y cul­tu­ral, la reorien­ta­ción del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, la sobre­vi­ven­cia del pla­ne­ta y la huma­ni­dad, como tam­po­co ase­gu­ran la supera­ción de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va la que no garan­ti­za la autén­ti­ca par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca que hoy recla­man los ciu­da­da­nos del mundo.

La emer­gen­cia de un nue­vo actor social y político.


La supera­ción defi­ni­ti­va de lo ante­rior­men­te seña­la­do no pode­mos espe­rar­la de nin­guno de aque­llos acto­res que pro­pug­nan varia­cio­nes sobre el mis­mo tema, las solu­cio­nes deben salir de la pro­pia gen­te, de aque­llos que con nues­tro tra­ba­jo gene­ra­mos rique­za, cono­ci­mien­to, cien­cia y tecnología.

Así lo están enten­dien­do amplios sec­to­res de la ciu­da­da­nía, los que en diver­sas lati­tu­des del orbe se orga­ni­zan, salen a las calles a expre­sar su des­con­ten­to y sobre todo, en una pri­me­ra ins­tan­cia, a resis­tir las polí­ti­cas que inten­ta impo­ner el capi­tal finan­cie­ro a nivel glo­bal. La ver­da­de­ra cri­sis del capi­ta­lis­mo será cuan­do éste, ama­ga­do por las gran­des mayo­rías, ya no pue­da rein­ven­tar­se para pro­lon­gar su ago­nía, ni con fal­sas cri­sis y solu­cio­nes de par­che, ni con gue­rras y gol­pes de esta­do ni todo su poder nuclear.

Es una nue­va reali­dad que nos con­vo­ca a todos los ciu­da­da­nos del mun­do a trans­for­mar nues­tra indig­na­ción en des­obe­dien­cia civil, a orga­ni­zar­nos en asam­bleas ciu­da­da­nas comu­na­les y barria­les autó­no­mas, a cons­truir poder ciu­da­dano, a bus­car solu­cio­nes pro­pias a los gran­des pro­ble­mas que hoy nos aque­jan, a refor­mu­lar la demo­cra­cia crean­do nue­vos y moder­nos ins­tru­men­tos de par­ti­ci­pa­ción y que ésta se extien­da mucho más allá de lo polí­ti­co a todos los ámbi­tos de la sociedad.

No se tra­ta hoy de la toma del poder, se tra­ta de crear y ejer­cer el poder ciu­da­dano a tra­vés de múl­ti­ples for­mas de orga­ni­za­ción social que vayan desa­rro­llan­do alter­na­ti­vas y pro­vo­can­do cam­bios reales por medio del ejer­ci­cio de pre­sión y exi­gen­cias sobre el empre­sa­ria­do y el apa­ra­to del Estado.

La prác­ti­ca del ejer­ci­cio del poder y las coor­di­na­cio­nes loca­les, nacio­na­les e inter­na­cio­na­les que comien­zan a dar­se en este pro­ce­so, posi­bi­li­ta­rán en un futu­ro cer­cano el sur­gi­mien­to de una pro­pues­ta de un nue­vo mun­do, de nue­vas for­mas de rela­cio­nes huma­nas, eco­nó­mi­cas y un nue­vo tipo de democracia.

Es un pro­ce­so que da sus pri­me­ros pasos con los Occupy Wall Street en EE.UU., con los indig­na­dos de Euro­pa y Cana­dá, en Túnez y Egip­to, con los tra­ba­ja­do­res grie­gos, con las Asam­bleas ciu­da­da­nas y el movi­mien­to estu­dian­til en Chi­le y Latinoamérica.

Será un pro­ce­so len­to, difí­cil, de avan­ces y retro­ce­sos, no exen­to de repre­sión como par­te de la úni­ca res­pues­ta espe­ra­ble de la éli­te en el poder, un pro­ce­so que ha comen­za­do a dar sus pri­me­ros pasos en un lar­go camino por reco­rrer para evi­tar caer en el des­pe­ña­de­ro al que nos con­du­ce inexo­ra­ble­men­te el capitalismo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *