Los 86 de Fidel- Arman­do Hart

Un nue­vo ani­ver­sa­rio del nata­li­cio de Fidel, esta vez el 86, nos inci­ta a refle­xio­nar sobre el inago­ta­ble cau­dal de ideas y ense­ñan­zas que nos brin­da su bata­llar ince­san­te duran­te casi sie­te déca­das en el terreno de la polí­ti­ca.

Cuan­do pare­cía que un gra­ví­si­mo pro­ble­ma de salud, con alto ries­go para su sobre­vi­ven­cia, lo apar­ta­ría defi­ni­ti­va­men­te, no solo de sus res­pon­sa­bi­li­da­des al fren­te del Par­ti­do y el Gobierno del país sino tam­bién de cual­quier acti­vi­dad públi­ca, supo, con un tesón y volun­tad inima­gi­na­bles, sobre­pa­sar aque­lla prue­ba terri­ble y con­ti­nuar su lucha, en otro plano, por las ideas que en favor de Cuba y de la huma­ni­dad siem­pre había defen­di­do. Así, en su Refle­xión del 31 del julio del 2007, expre­sa­ba: La vida sin ideas de nada vale. No hay feli­ci­dad mayor que la de luchar por ellas.

Esa volun­tad de ace­ro, esa fir­me­za en la defen­sa de las ideas más jus­tas, no solo para su país sino tam­bién para la huma­ni­dad, ese ape­go inva­ria­ble a los prin­ci­pios que han dado fun­da­men­to a su accio­nar polí­ti­co a lo lar­go de toda su vida es lo que hace de Fidel un gla­dia­dor imba­ti­ble y una figu­ra de talla uni­ver­sal. La recien­te Con­fe­ren­cia de las Nacio­nes Uni­das sobre Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble Río+20 ha veni­do a sub­ra­yar, una vez más, la jus­te­za de sus ideas y su tras­cen­den­cia como líder mun­dial. Muchos le rin­die­ron home­na­je, en ese mar­co, a Fidel Cas­tro, que figu­ra entre los pri­me­ros esta­dis­tas que comen­zó a estu­diar y aler­tar acer­ca de la catás­tro­fe que se nos ave­ci­na­ba y a pro­mo­ver accio­nes que per­mi­tie­ran dete­ner y rever­tir, antes de que sea dema­sia­do tar­de, los ace­le­ra­dos cam­bios cli­má­ti­cos que aten­tan con­tra la exis­ten­cia de la huma­ni­dad.

Como un monu­men­to a su dedi­ca­ción y a su visión estra­té­gi­ca del tema nos ha que­da­do lo plan­tea­do por él, hace aho­ra 20 años, en aque­lla Cum­bre de la Tie­rra, en junio de 1992, en Río de Janei­ro: «Una impor­tan­te espe­cie bio­ló­gi­ca está en ries­go de des­apa­re­cer por la rápi­da y pro­gre­si­va liqui­da­ción de sus con­di­cio­nes natu­ra­les de vida: el hom­bre».

Gra­cias a esa visión estra­té­gi­ca de Fidel nues­tro país está hoy a la van­guar­dia en la lucha por desa­rro­llar una mayor con­cien­cia acer­ca de los gra­ves peli­gros que ame­na­zan el pre­ca­rio equi­li­brio que hace posi­ble la vida en nues­tro pla­ne­ta. Sus más recien­tes Refle­xio­nes sub­ra­yan la nece­si­dad de alcan­zar un desa­rro­llo sos­te­ni­ble com­ba­tien­do la pobre­za y la des­igual­dad social así como la con­tra­dic­ción entre la exis­ten­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta depre­da­dor del medio ambien­te y la super­vi­ven­cia de la huma­ni­dad. El bri­llan­te dis­cur­so pro­nun­cia­do en esa Cum­bre por Raúl Cas­tro dio con­ti­nui­dad, en las con­di­cio­nes actua­les, a esa polí­ti­ca inva­ria­ble de nues­tra Revo­lu­ción.

Otro tema que quie­ro enfa­ti­zar en esta oca­sión es el refe­ri­do a la impor­tan­cia que ha con­ce­di­do siem­pre Fidel al papel de la juven­tud y a su for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria. En su inter­ven­ción pre­ci­sa­men­te en el Aula Mag­na de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, en oca­sión del 60 ani­ver­sa­rio de su ingre­so a ese cen­tro, el 17 de noviem­bre de 2005, se refe­ría a ese nece­sa­rio rele­vo gene­ra­cio­nal seña­lan­do:

«Aquí hemos esta­do hablan­do de acon­te­ci­mien­tos de nues­tras vidas, de nues­tra uni­ver­si­dad, de nues­tra Alma Máter, de los que lle­ga­mos hace algu­nas dece­nas de años y los que están hoy aquí, que ingre­sa­ron en el pri­mer año o que están a pun­to de gra­duar­se, o algu­nos se han gra­dua­do ya y están desem­pe­ñan­do fun­cio­nes que otros, con menos expe­rien­cia, no podrían rea­li­zar».

Y más ade­lan­te apun­ta­ba:

«Oja­lá yo tuvie­ra más tiem­po para hablar, pero este aho­ra de aho­ra es un aho­ra sin pre­ce­den­te, es una hora muy dis­tin­ta de todas las demás, en nada se pare­ce a la de 1945, en nada se pare­ce a la de 1950 cuan­do nos gra­dua­mos, pero posee­do­res ya de todas aque­llas ideas de las que hablé un día, cuan­do afir­mé con amor, con res­pe­to, con entra­ña­ble cari­ño, que en esta uni­ver­si­dad, don­de lle­gué sim­ple­men­te con un espí­ri­tu rebel­de y algu­nas ideas ele­men­ta­les de la jus­ti­cia, me hice revo­lu­cio­na­rio, me hice mar­xis­ta-leni­nis­ta y adqui­rí los sen­ti­mien­tos que a lo lar­go de los años he teni­do el pri­vi­le­gio de no haber­me sen­ti­do nun­ca ten­ta­do, ni en lo más míni­mo, a aban­do­nar­los algu­na vez. Por eso me atre­vo a afir­mar que no los aban­do­na­ré jamás».

Estas ideas de Fidel me con­fir­man la per­ti­nen­cia de la nece­si­dad de con­ti­nuar el diá­lo­go de gene­ra­cio­nes en el que inter­ven­gan quie­nes trae­mos la expe­rien­cia vivi­da como par­tí­ci­pes en la vida polí­ti­ca en la segun­da mitad del siglo XX y los que asu­men res­pon­sa­bi­li­da­des cre­cien­tes en estos ini­cios del XXI y desa­rro­lla­rán su vida polí­ti­ca has­ta bien entra­do el mis­mo, como una garan­tía de la con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca de la Revo­lu­ción. Se tra­ta, de hecho, de un inter­cam­bio de expe­rien­cias entre dos siglos.

Nues­tros hijos y des­cen­dien­tes, aque­llos que vivi­rán bien entra­do el siglo XXI, recla­man de noso­tros una acción y un pen­sa­mien­to fun­da­men­ta­do en la cul­tu­ra de eman­ci­pa­ción que tie­ne en el pen­sa­mien­to de Mar­tí y de Fidel su orien­ta­ción car­di­nal. Solo los mal­va­dos y los medio­cres renun­cian a este glo­rio­so empe­ño. Esta­mos obli­ga­dos por man­da­to de la his­to­ria a pre­ser­var la memo­ria his­tó­ri­ca de nues­tro pue­blo y a trans­mi­tir ese lega­do a las nue­vas gene­ra­cio­nes.

Este es mi home­na­je a Fidel en su ani­ver­sa­rio 86, que lle­va a Mar­tí en la men­te y el cora­zón des­de sus pri­me­ras lec­tu­ras del Após­tol, que ha sido su mejor dis­cí­pu­lo y que ha enri­que­ci­do su idea­rio con el cono­ci­mien­to y las viven­cias de la prác­ti­ca polí­ti­ca en la segun­da mitad del siglo XX y en estos ini­cios del XXI. Él ha estu­dia­do e inter­pre­ta­do su pen­sa­mien­to con pro­fun­di­dad y ha vol­ca­do ese cono­ci­mien­to en el difí­cil arte de hacer polí­ti­ca en fun­ción de los intere­ses del pue­blo. Me he pro­pues­to dedi­car lo que me que­da de vida al obje­ti­vo de tras­la­dar a las nue­vas gene­ra­cio­nes las ense­ñan­zas de más de 50 años de lucha por nues­tra ple­na y total dig­ni­dad y sobe­ra­nía. Mi úni­co méri­to, y para mi es bas­tan­te, ha sido y es haber esta­do jun­to a la Revo­lu­ción de Fidel y orien­ta­do por las ense­ñan­zas de Mar­tí.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *