Las FARC resis­ten y luchan con­tra una oli­gar­quía neo­fas­cis­ta- Miguel Urbano

En las últi­mas sema­nas influ­yen­tes medios nor­te­ame­ri­ca­nos mani­fes­ta­ron inquie­tud con la situa­ción polí­ti­co-eco­nó­mi­ca y mili­tar en Colom­bia, el alia­do pre­fe­ren­cial de los EEUU en Amé­ri­ca Lati­na, pre­sen­ta­do habi­tual­men­te como el mode­lo demo­crá­ti­co para el Hemis­fe­rio.

Para esa súbi­ta preo­cu­pa­ción con­tri­bu­ye­ron noti­cias sobre diver­gen­cias aho­ra inocul­ta­bles entre el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos y su ante­ce­sor Álva­ro Uri­be, la denun­cia públi­ca del envol­vi­mien­to de los gene­ra­les San­to­yo y César Pin­zón con la red nar­co para­mi­li­tar, el agra­va­mien­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca, los efec­tos de los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio impues­tos por los EEUU y la Unión Euro­pea, el cre­ci­mien­to de des­con­ten­to popu­lar y, sobre todo, una serie de derro­tas infli­gi­das por las FARC-EP a fuer­zas del Ejér­ci­to y de la Poli­cía Nacio­nal.

Julio fue un mes desas­tro­so para la oli­gar­quía colom­bia­na y el engra­na­je del man­do de las fuer­zas arma­das más nume­ro­sas y bien equi­pa­das de Amé­ri­ca Lati­na (casi 400.000 hom­bres)

El dis­cur­so pro­nun­cia­do el 22 de Julio por Juan Manuel San­tos fue una pie­za ora­to­ria que evi­den­cio la des­com­po­si­ción del esta­do oli­gár­qui­co. El suce­sor de Uri­be ya no habla aho­ra del país para­di­sía­co que no había sido afec­ta­do por la cri­sis mun­dial. Sus pro­me­sas popu­lis­tas son cada sema­na des­men­ti­das por la des­in­dus­tria­li­za­ción, los ele­va­dos índi­ces de des­em­pleo y de vio­len­cia urba­na, el aumen­to de la repre­sión.

Ini­cia­ti­vas de San­tos, cómo la tími­da refor­ma tri­bu­ta­ria, la “ley de vic­ti­mas”, la pri­sión de algu­nos nar­co­tra­fi­can­tes y el esfuer­zo para nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Vene­zue­la, des­agra­dan a Álva­ro Uri­be y a la mafia nar­co para­mi­li­tar. Pero, en lo fun­da­men­tal, el actual pre­si­den­te se pre­sen­ta como con­ti­nua­dor de la lla­ma­da polí­ti­ca de “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” –el eufe­mis­mo que sir­ve para desig­nar la bru­tal mili­ta­ri­za­ción del país. El sis­te­ma mediá­ti­co, con­tro­la­do por el Poder no con­si­gue, con todo, ocul­tar que las cosas están ocu­rrien­do muy mal para la oli­gar­quía. Has­ta Facho San­tos, un pri­mo del pre­si­den­te, reco­no­ció en un artícu­lo (en El País, de Cali, 17/​07/​2012) que en el depar­ta­men­to del Cau­ca se asis­te a una “resu­rrec­ción de las FARC”. Alar­ma­do, teme ya la ato­mi­za­ción de la nación.

En reali­dad, las FARC-EP estu­vie­ron siem­pre acti­vas en el Cau­ca. Pero aho­ra el gobierno enfren­ta allí una situa­ción iné­di­ta. Las comu­ni­da­des indí­ge­nas de la región, nume­ro­sas, expul­sa­ron uni­da­des mili­ta­res y des­ta­ca­men­tos de la poli­cía de algu­nos pue­blos y la adhe­sión de jóve­nes cam­pe­si­nos e indios a la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria es indes­men­ti­ble. Obvia­men­te, sin base social las FARC no esta­rían fuer­te­men­te implan­ta­das en el Depar­ta­men­to.

La situa­ción emba­ra­zo­sa ofi­cial es com­pren­si­ble. Los éxi­tos de las FARC-EP en el com­ba­te al apa­ra­to mili­tar-poli­cial ridi­cu­li­zan el dis­cur­so triun­fa­lis­ta de San­tos. Aho­ra el gene­ral Miguel Pérez, ex-coman­dan­te jefe en el Cau­ca, ya decla­ró en una entre­vis­ta a un perió­di­co de Cali, que el plan estra­té­gi­co para la Región es “a lar­go pla­zo”. Es útil acla­rar que ese plan, inti­tu­la­do “Espa­da de la Fuer­za de Tarea Apo­lo”, fue finan­cia­do por los EEUU.

De las calum­nias a la reali­dad

La gran Mar­cha Patrió­ti­ca, pro­mo­vi­da por orga­ni­za­cio­nes socia­les y sin­di­ca­les y por el Movi­mien­to Colom­biano para la Paz, demos­tró el repu­dio del pue­blo colom­biano con­tra un sis­te­ma de poder que, bajo una facha­da ins­ti­tu­cio­nal demo­crá­ti­ca, actúa como neo­fas­cis­ta.

Juan Manuel San­tos se enor­gu­lle­ce del papel que desem­pe­ñó –con la com­pli­ci­dad de la CIA, del Mos­sad y del Pen­tá­gono- en el mon­ta­je de la ope­ra­ción geno­ci­da que fue el bom­bar­deo al cam­pa­men­to en Ecua­dor del Coman­dan­te Raúl Reyes. Crí­me­nes como los ase­si­na­tos de los coman­dan­tes Jor­ge Bri­ce­ño y Alfon­so Cano son pre­sen­ta­dos en Bogo­tá como accio­nes “patrió­ti­cas”, así como el secues­tro, en Qui­to, del coman­dan­te Simón Tri­ni­dad (des­pués extra­di­ta­do a los EEUU) y en Cara­cas del coman­dan­te Rodri­go Gran­da.

La ausen­cia de res­pe­to por la sobe­ra­nía de esta­dos veci­nos es prác­ti­ca ruti­na­ria del gobierno de Bogo­tá. Secues­tros y extra­di­cio­nes suma­rias han con­ta­do en oca­sio­nes con la cola­bo­ra­ción de la poli­cía y del poder judi­cial de Vene­zue­la. Par­ti­cu­lar­men­te cho­can­te fue la pri­sión en Cara­cas del perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra, direc­tor de la Agen­cia Ann­col, y su inme­dia­ta entre­ga al gobierno colom­biano que lo man­tie­ne has­ta hoy encar­ce­la­do y ame­na­za­do de extra­di­ción para los EEUU.

Una cam­pa­ña de calum­nias con­tra el perio­dis­ta Dick Ema­nuels­son, actual sub­di­rec­tor de la mis­ma agen­cia, pre­ce­dió ame­na­zas con­cre­tas a ese pres­ti­gia­do inte­lec­tual sue­co, acu­sa­do de soli­da­ri­dad con “el terro­ris­mo”.

La pri­sión ile­gal en Vene­zue­la, a pedi­do de Juan Manuel San­tos, del can­tor gue­rri­lle­ro Julián Con­ra­do sus­ci­tó a nivel inter­na­cio­nal, como la de Pérez Bece­rra, una ola de pro­tes­tas, más fue aplau­di­da con entu­sias­mo por la oli­gar­quía colom­bia­na.

La Mar­cha Patrió­ti­ca no sig­ni­fi­có sola­men­te la con­de­na popu­lar de un régi­men neo­fas­cis­ta por las mul­ti­tu­des que en el par­ti­ci­pan. Ella vie­ne a demos­trar la nece­si­dad de nue­vas for­mas de lucha con­tra el engra­na­je polí­ti­co y eco­nó­mi­co que domi­na el país.

Las FARC-EP expre­san bien esa reali­dad al defen­der la crea­ción de un amplio fren­te de resis­ten­cia capaz de uni­fi­car en la lucha a las fuer­zas que com­ba­ten al régi­men oli­gár­qui­co, y movi­li­zar a los tra­ba­ja­do­res con­tra el sis­te­ma en gran­des accio­nes de masas.

La leyen­da negra, for­ja­da por el impe­ria­lis­mo, que difun­de de la gue­rri­lla la ima­gen de una orga­ni­za­ción terro­ris­ta liga­da al nar­co­trá­fi­co, tie­ne muchas difi­cul­ta­des para la con­cre­ti­za­ción de ese obje­ti­vo.

Las FARC son acu­sa­das de radi­ca­lis­mo y el gobierno repi­te exhaus­ti­va­men­te que su pro­gra­ma es maxi­ma­lis­ta y utó­pi­co. Es fal­so.

Las FARC-EP defien­den la uni­dad en lucha del movi­mien­to obre­ro, cam­pe­sino, de sin­di­ca­tos, de indí­ge­nas, negros, des­em­plea­dos, mine­ros, estu­dian­tes, peque­ños y media­nos empre­sa­rios, comer­cian­tes, inte­lec­tua­les, pro­fe­so­res, par­ti­dos y movi­mien­tos de izquier­da. Y su pro­gra­ma no es radi­cal.

¿Qué pre­ten­den?

En su comu­ni­ca­do del 22 de Julio pasa­do el Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP sin­te­ti­zan en un párra­fo ese pro­gra­ma:

“Un gobierno demo­crá­ti­co, amplio, plu­ra­lis­ta podrá, final­men­te, cor­tar las ama­rras que atan a los colom­bia­nos a la horri­ble noche de la vio­len­cia. Posi­bi­li­tar acuer­dos de paz, cons­truir unas fuer­zas arma­das que defien­dan los intere­ses de todos los ciu­da­da­nos y no los de esta cas­ta anti­pa­trió­ti­ca, mate­ria­li­zar una exis­ten­cia demo­crá­ti­ca en la cual la voz de las mayo­rías sea la que deter­mi­ne el camino a seguir, enca­mi­nar el país para un desa­rro­llo eco­nó­mi­co basa­do en la pro­duc­ción y en el tra­ba­jo de todos los colom­bia­nos, velar por la salud, la edu­ca­ción, el empleo y el bien­es­tar gene­ral, sin favo­ri­tis­mos, entre­gar la tie­rra a quien quie­ra y pue­da tra­ba­jar­la, apo­ya­dos en sus acti­vi­da­des y cre­ci­mien­tos, usar los recur­sos natu­ra­les para el bien común, res­ca­tar a nues­tras cul­tu­ras y encon­trar solu­ción jus­ta para los más gra­ves pro­ble­mas socia­les.”

¿Por qué recu­rrie­ron las FARC-EP a la lucha arma­da, cons­cien­tes de que esa opción sola­men­te es hoy posi­ble en con­di­cio­nes his­tó­ri­cas, geo­grá­fi­cas y socia­les excep­cio­na­les? El Secre­ta­rio de su Esta­do Mayor res­pon­de:

«Que­ría­mos y soñá­ba­mos con un cam­bio por vías pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas, pero nos han sido cerra­das vio­len­ta­men­te una y otra vez des­de el gobierno de Gui­ller­mo León Valen­cia. Hoy pode­mos ase­gu­rar que un diá­lo­go lejano y a espal­das del país, como lo pre­ten­de San­tos, sólo ter­mi­na­rá por inten­si­fi­car más la con­fron­ta­ción. Nues­tros sen­ti­dos per­ma­ne­cen aten­tos al avan­ce de la rebel­día y la orga­ni­za­ción de los de aba­jo. Con ellos sí esta­re­mos en todos los esce­na­rios a los que los con­duz­ca su accio­nar por la paz y los cam­bios. Sean cua­les sean los rum­bos que el des­tino depa­re al esfuer­zo por demo­cra­ti­zar a Colom­bia, tan inmen­sa­men­te reno­va­do y laten­te hoy, las FARC-EP esta­re­mos siem­pre al lado de nues­tro pue­blo. Y ven­ce­re­mos con él, lo jura­mos.»

El len­gua­je expre­sa bien el espí­ri­tu de una gue­rri­lla-par­ti­do que se decla­ra mar­xis­ta-leni­nis­ta, en fide­li­dad al lega­do de héroes como Manuel Maru­lan­da, Jaco­bo Are­nas, Raúl Reyes, Jor­ge Bri­ce­ño y Alfon­so Cano. Una gue­rri­lla que com­ba­te des­de hace medio siglo con­tra la oli­gar­quía más reac­cio­na­ria de Amé­ri­ca Lati­na, alia­da al impe­ria­lis­mo.

Vila Nova de Gaia, 10 de Agos­to de 2012
Tra­duc­ción: Jaz­mín Padi­lla. El ori­gi­nal por­tu­gues de este articu­lo se encuen­tra en www.odiario,info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *