La Pla­ta­for­ma con­tra la Exclu­sión Social y por los dere­chos socia­les Berri-Otxoak cum­ple 20 años

Boltxe Kolek­ti­boa, quie­re salu­dar a Berri Otxoak en este ani­ver­sa­rio, ani­ver­sa­rio de luchas con­ti­nuas y de tra­ba­jo deno­da­do y a pie de calle. Luchas que a buen segu­ro, con­ti­nua­ran y que con­ta­rán con Berri Otxoak como uno de sus acti­va­do­res más impor­tan­tes

Zorio­nak!!!

Berri20 kartelaEl colec­ti­vo sur­ge el 12 de agos­to del año 1992 tras el des­alo­jo de un local muni­ci­pal ocu­pa­do des­de media­dos de los 80. Este local era uti­li­za­do por dife­ren­tes colec­ti­vos socia­les del muni­ci­pio: la Aso­cia­ción de muje­res Ilar­gia, los Gru­pos Eco­lo­gis­tas Eguz­ki y Eki, la Radio Libre Ziri­ka Irra­tia, el gru­po de apo­yo al eus­ke­ra Etxe­pa­re Tal­dea, la “Comi­sión Popu­lar de Fies­tas de Bara­kal­do” y el movi­mien­to insu­mi­so de la loca­li­dad que se desa­rro­lla­ba a tra­vés del colec­ti­vo anti­mi­li­ta­ris­ta “Bara­kal­do­ko Tal­de Anti­mi­li­ta­ris­ta – Kakitzat”.

Tras este des­alo­jo se for­ma la Coor­di­na­do­ra de Colec­ti­vos Popu­la­res Berrio­choa al estar encla­va­do el local en la calle San Valen­tín de Berrio­choa, patrón de Biz­kaia por cier­to-. Tras varios inten­tos de recu­pe­rar­lo, el local se tapió y que­dó de esa pro­duc­ti­va gui­sa duran­te más de un lus­tro. Tras un año de movi­li­za­cio­nes se con­si­gue otro local muni­ci­pal en la Casa de Cul­tu­ra del cual fui­mos echa­dos de nue­vo otro agos­to, esta vez del año 2004-

A lo lar­go de las acti­vi­da­des que sur­gie­ron a este des­alo­jo se van suman­do otros gru­pos como un taller lite­ra­rio, un gru­po de tea­tro y un colec­ti­vo anti­de­sa­rro­llis­ta y per­so­nas que sim­ple­men­te se suma­ron. Den­tro de esta diná­mi­ca de movi­li­za­cio­nes el 19 de Mar­zo de1994, al final de una mani­fes­ta­ción, se oku­pó una casa de tres plan­tas en la calle Apu­ko en el barrio bara­kal­dés de Beur­ko. Le pusi­mos de nom­bre «BERRIETXEA». Una par­te del inmue­ble fue dedi­ca­do a vivien­da y el res­to se dedi­có a acti­vi­da­des socio-cul­tu­ra­les para los colec­ti­vos que for­má­ba­mos par­te de la “Coor­di­na­do­ra de Colec­ti­vos…”; ade­más, de para el res­to las aso­cia­cio­nes del muni­ci­pio.

A raíz de esta ini­cia­ti­va sur­ge el colec­ti­vo Berri-Otxoak. Con esta oku­pa­ción se pre­ten­día dar res­pues­ta a la impo­si­bi­li­dad de acce­so a la vivien­da para varios inte­gran­tes del colec­ti­vo y res­pon­der a la polí­ti­ca urba­nís­ti­ca y espe­cu­la­ti­va del Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do.

De este inmue­ble fui­mos des­alo­ja­dos el 18 de Agos­to de 1997: con sie­te resi­den­tes per­ma­nen­tes y múl­ti­ples acti­vi­da­des, fue des­alo­ja­da por la Ertzan­tza. La espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria pla­nea­ba sobre el solar.

A pesar de este gol­pe y de pen­sar que qui­zás el futu­ro de la casa y de Berri-Otxoak era el mis­mo, con­ti­nua­mos las reunio­nes en un local pres­ta­do y Berri-Otxoak pasó a ser una pla­ta­for­ma con­tra la Exclu­sión Social. Así, de la cues­tión de «la vivien­da» pasa­mos a otra más amplia, la del “paro”, la “pre­ca­rie­dad”, «la pobre­za» y «la exclu­sión». Nos reco­no­ci­mos como afec­ta­dos por ese pro­ce­so y con mucha natu­ra­li­dad amplia­mos nues­tro cam­po de tra­ba­jo, aná­li­sis y movi­li­za­ción.

En aque­llos años de des­em­pleo galo­pan­te (todo este pro­ce­so se desa­rro­lla en un con­tex­to de recon­ver­sión indus­trial y cie­rre defi­ni­ti­vo de Altos Hor­nos de Viz­ca­ya), se ve la nece­si­dad de dar res­pues­ta a esta pro­ble­má­ti­ca des­de la reali­dad del día a día. Así, sur­ge el 17 de noviem­bre del año 1997 nues­tra ofi­ci­na alter­na­ti­va de infor­ma­ción sobre las ayu­das socia­les (has­ta la fecha han pasa­do por ella 5.271 fami­lias, 671 el últi­mo cur­so 2010 – 2011).

Los moti­vos que nos lle­van a orga­ni­zar­nos en torno al colec­ti­vo social Berri-Otxoak:

Somos gen­te corrien­te y molien­te que sufre las mis­mas situa­cio­nes de paro, pre­ca­rie­dad y empo­bre­ci­mien­to gene­ra­li­za­do que el común de los mor­ta­les. Por eso nos orga­ni­za­mos y movi­li­za­mos para cam­biar el actual esta­do de cosas: por sufrir­lo en nues­tras pro­pias car­nes.

Ade­más, nues­tra prác­ti­ca entron­ca con la reali­dad y situa­ción socio-eco­nó­mi­ca de nues­tra loca­li­dad. Ade­más, esta cone­xión con el entorno y el con­tex­to social se da en la medi­da en que no reci­bi­mos sub­ven­cio­nes, no somos ni una ONG ni pro­fe­sio­na­les no cobra­mos por ello- de lo social, lo polí­ti­co o lo alter­na­ti­vo. No inten­ta­mos nego­ciar, ni eri­gir­nos en por­ta­vo­ces de nada ni nadie.

Los obje­ti­vos que nos mar­ca­mos hace ya 20 años
Inten­ta­mos impul­sar y apo­yar las movi­li­za­cio­nes que desa­rro­lla­ban (y siguen desa­rro­llan­do) las per­so­nas y fami­lias de nues­tra loca­li­dad ante las admi­nis­tra­cio­nes para con­se­guir ver garan­ti­za­dos sus dere­chos socia­les y ver cubier­tas sus nece­si­da­des más bási­cas (vivien­da, ali­men­ta­ción, aten­ción sani­ta­ria no cubier­ta por Osa­ki­detza, trans­por­te, edu­ca­ción…).

Una de nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes fue inten­tar con­se­guir que la Ren­ta Míni­ma de Inser­ción exis­ten­te en la Comu­ni­dad Autó­no­ma del País Vas­co (actual­men­te deno­mi­na­da “Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos”) se equi­pa­re a la cuan­tía del Sala­rio Míni­mo Inter­pro­fe­sio­nal y las Ayu­das de Emer­gen­cia Social cuen­ten con un pre­su­pues­to amplio y sufi­cien­te para cubrir el 100% de las deman­das y la tota­li­dad de lo soli­ci­ta­do.

Nues­tra inten­ción era lograr que las pres­ta­cio­nes socia­les deja­ran de depen­der de los Ser­vi­cios Socia­les y de las téc­ni­cas de con­trol, segui­mien­to e intro­mi­sión de la vida pri­va­da que sus prác­ti­cas con­lle­van; que deja­ran de estar liga­das a la inser­ción labo­ral en un mer­ca­do pre­ca­ri­za­do. Por ello apos­tá­ba­mos (y segui­mos luchan­do por ello) por una Ren­ta Bási­ca Uni­ver­sal, Indi­vi­dual e Incon­di­cio­nal y que nun­ca esté por deba­jo del umbral de pobre­za, a la par que se garan­ti­za a toda per­so­na su acce­so a la vivien­da, a la edu­ca­ción y a la aten­ción sani­ta­ria.

Lograr una movi­li­za­ción social amplia de los sec­to­res pre­ca­ri­za­dos en aras de los obje­ti­vos antes des­cri­tos. En la actua­li­dad cada cual se bus­ca la vida como bue­na­men­te pue­de pisan­do al de al lado si es nece­sa­rio- o esgri­mien­do acti­tu­des racis­tas con­tra [email protected] inmi­gran­tes. Por ello bus­ca­mos la soli­da­ri­dad y el apo­yo mutuo entre las per­so­nas y/​o las fami­lias que sufren las situa­cio­nes de des­em­pleo, pre­ca­rie­dad, los desahu­cios y las difi­cul­ta­des para lle­gar a fin de mes para con­se­guir dar­le la vuel­ta a esta reali­dad de caren­cia de recur­sos gene­ra­li­za­da. Ade­más pre­ten­día­mos la visi­bi­li­za­ción de estas situa­cio­nes pre­ca­ri­za­ción social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *