Como se desa­rro­lla la Gue­rra Psi­co­ló­gi­co-Infor­ma­ti­va- Con­tra­in­je­ren­cia

Escri­to por David Urra/​CONTRAINJERENCIA
aguila

Hay un refrán que dice “No se pue­de ana­li­zar el pre­sen­te sin valo­rar el pasa­do. No se pue­de ana­li­zar el pasa­do con­si­de­ran­do el pre­sen­te”. Es por ello que para ana­li­zar lo que ocu­rre en Lati­noa­mé­ri­ca en el pre­sen­te debe­mos remon­tar­nos a lo que paso, en el pasa­do recien­te y sacar las con­clu­sio­nes nece­sa­rias. Este aná­li­sis tra­ta pre­ci­sa­men­te de esto, de como los EE.UU y sus alia­dos han impues­to sus con­ve­nien­cias a fue­go y men­ti­ras, con­de­nan­do a nues­tros pue­blos a vivir bajo sus con­di­cio­nes, en la más horren­da pobre­za moral y mate­rial, sen­ta­dos en una tie­rra y una cul­tu­ra gene­ro­sa.

Pre­ten­de­mos no hacer la his­to­ria de todas las agre­sio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas con­tra nues­tros pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos, solo vere­mos algu­nas de ellas y como emplea­ron los méto­dos, pro­ce­di­mien­tos y medios de la Gue­rra Psi­co­ló­gi­co-Infor­ma­ti­va (GPI).

  1. 1. Inva­sión a Cuba 1961 (Bahía de Cochi­nos), Ope­ra­ción Man­gos­ta.

Al triun­far la revo­lu­ción cuba­na en 1959, coman­da­da por Fidel Cas­tro, los Esta­dos Uni­dos no con­ce­die­ron una impor­tan­cia espe­cial a este even­to, vién­do­lo sim­ple­men­te como otro gol­pe mili­tar, de los que en Amé­ri­ca Lati­na había una rica his­to­ria. Por esta razón en los círcu­los polí­ti­cos esta­dou­ni­den­se siem­pre se ha con­si­de­ra­do como un error de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, el pasar ini­cial­men­te por alto a la revo­lu­ción cuba­na.

Cuan­do que­dó cla­ro que el gobierno recién ins­ta­la­do en Cuba era “malo” (des­de el pun­to de vis­ta esta­dou­ni­den­se) la polí­ti­ca de la CIA cam­bio y comen­zó a actuar según los cami­nos ya tri­lla­dos. En el mis­mo año 1959 comen­za­ron las cons­pi­ra­cio­nes con el apo­yo de las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, las cua­les fue­ron aglu­ti­na­das en bus­ca de actuar con cohe­sión.

Se intro­du­jo en el país abun­dan­te mate­rial de gue­rra, que incluían armas y explo­si­vos para rea­li­zar sabo­ta­jes, en muchos casos, con­tra la pobla­ción civil, como fue­ron los casos de las tien­das por depar­ta­men­tos “Flo­gar”, “El Encan­to”, y otros muchos. Se eje­cu­ta­ron múl­ti­ples accio­nes des­de el exte­rior que impli­ca­ban des­de que­mas de caña­ve­ra­les por avio­ne­tas pro­ce­den­tes de EE.UU, has­ta ata­ques pira­tas con lan­chas rápi­das con­tra ins­ta­la­cio­nes civi­les e indus­tria­les. El terror como arma de des­es­ta­bi­li­za­ción psi­co­ló­gi­ca fue emplea­do pro­fu­sa­men­te.

Par­tien­do de la depen­den­cia eco­nó­mi­ca casi total que Cuba tenia de los Esta­dos Uni­dos, estos comen­za­ron a ejer­cer una fuer­te pre­sión en esta área, pri­me­ro redu­cien­do y lue­go eli­mi­nan­do total­men­te la adqui­si­ción de la azú­car cuba­na. Se can­ce­la­ron las entre­gas de pie­zas de repues­to, mate­rias pri­ma y se detu­vo el sumi­nis­tro a la isla de petró­leo y sus deri­va­dos. Igual­men­te se pro­du­jo un reti­ro “orga­ni­za­do” de téc­ni­cos y espe­cia­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y cuba­nos, con el obje­ti­vo de para­li­zar la indus­tria y las empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas que con­for­ma­ban la base de la eco­no­mía cuba­na. Por poner solo un ejem­plo, se orga­ni­zo el éxo­do hacia EE.UU y otros paí­ses de cer­ca de la mitad de todos los médi­cos que poseía el país.

Se blo­quea­ron todos los fon­dos finan­cie­ros que poseía Cuba en ban­cos nor­te­ame­ri­ca­nos, dejan­do al país prác­ti­ca­men­te sin fon­dos para ope­rar. Fue­ron eli­mi­na­dos todos los cré­di­tos de ban­cos occi­den­ta­les, impi­dien­do con esto las ope­ra­cio­nes de inter­cam­bio comer­cial. El dollar fue supri­mi­do como mone­da de ope­ra­ción comer­cial para Cuba, lo que obli­ga­ba al esta­do cubano a hacer cos­to­sas ope­ra­cio­nes de cam­bio de mone­da para poder cum­plir con sus obli­ga­cio­nes.

Des­de el pun­to de vis­ta diplo­má­ti­co fue expul­sa­da Cuba de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos y ais­la­da en otros foros inter­na­cio­na­les, desa­rro­llán­do­se una furi­bun­da cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca con el empleo de todos los medios en manos de las trans­na­cio­na­les occi­den­ta­les, posee­do­ras de un domi­nio casi abso­lu­to en la esfe­ra de la comu­ni­ca­ción.

Sobre el país y su direc­ción polí­ti­ca caye­ron una llu­via de men­ti­ras e infun­dios, que tra­ta­ron de con­ver­tir­los en poco menos que demo­nios que implan­ta­ron el infierno en la tie­rra.

Sin embar­go, esta pre­sión no tuvo los efec­tos desea­dos, la diri­gen­cia cuba­na movió con habi­li­dad sus pie­zas, por un lado pene­tró con sus ser­vi­cios de segu­ri­dad las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas que tra­ta­ban de des­es­ta­bi­li­zar el país y por otro encon­tró la for­ma de emplear los recur­sos huma­nos que tenia a su dis­po­si­ción para man­te­ner fun­cio­nan­do el país. No es menos impor­tan­te el apo­yo reci­bi­do del cam­po socia­lis­ta y muy espe­cial­men­te de la URSS, que vio a la joven revo­lu­ción como una lla­ma fres­ca en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. De esta for­ma los sovié­ti­cos com­pra­ron los pro­duc­tos cuba­nos y abas­te­cie­ron de com­bus­ti­bles y arma­men­to a la joven revo­lu­ción.

Sin embar­go, al fallar todos los inten­tos por “des­truir” el pro­ce­so cubano no des­ani­mó a la CIA que había teni­do éxi­tos recien­tes en Gua­te­ma­la e Irán. Los espe­cia­lis­tas se pre­gun­ta­ban ¿Cómo no vamos a derro­car a Fidel Cas­tro en la peque­ña Cuba, a solo 90 millas de EE.UU?

En mar­zo de 1960, el pre­si­den­te Eisenho­wer apro­bó el pro­yec­to de ope­ra­ción de la CIA para derro­car a Fidel Cas­tro y su revo­lu­ción. La idea del pro­yec­to era orga­ni­zar a un gru­po de exi­lia­dos en Flo­ri­da, EE.UU que serian pre­pa­ra­dos mili­tar­men­te, embar­ca­dos y des­em­bar­ca­dos en las cos­tas cuba­nas, para des­pués de ocu­pa­da una cabe­za de pla­ya enviar des­de Mia­mi a los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos que anun­cia­rían al mun­do de la pre­sen­cia de la opo­si­ción en la isla y su beli­ge­ran­cia con­tra el “régi­men Cas­tris­ta”, decla­ran­do que for­ma­ban un gobierno pro­vi­sio­nal que repre­sen­ta­ba las ansias de “liber­tad” de los cuba­nos.

Cla­ro que esto iría acom­pa­ña­do de revuel­tas calle­je­ras y el empleo mayo­ri­ta­rio de los MMD que hiper­bo­li­za­rían los hechos crean­do una matriz de opi­nión publi­ca, favo­ra­ble a la inter­ven­ción de las fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas, bajo la “ban­de­ra” de la OEA.

No, no ami­gos, no esta­mos hablan­do de Afga­nis­tán, ni Libia, ni Siria, ni Irán, se tra­ta de Cuba en los años 60 del siglo pasa­do.

La direc­ción gene­ral de la ope­ra­ción estu­vo a car­go de Richard Bis­sell, a la sazón vice­pre­si­den­te de la CIA para la pla­ni­fi­ca­ción. En ella par­ti­ci­pa­ron muchos vete­ra­nos de la ope­ra­ción en Gua­te­ma­la, quie­nes ase­gu­ra­ron que Cuba seria un triun­fo rotun­do.

Para dar una facha­da creí­ble se orga­ni­zó por la CIA el “Fren­te Demo­crá­ti­co Cubano”, que ser­vía de voce­ro de los exi­lia­dos y se pre­sen­ta­ban como una opo­si­ción seria.

De esta for­ma los emi­gran­tes-sol­da­dos, fue­ron envia­dos a Gua­te­ma­la para su pre­pa­ra­ción, pero como es cono­ci­do Fidel Cas­tro no esta­ba con los bra­zos cru­za­dos, ni era de los líde­res que espe­ra­ría a que la CIA lo derro­ca­ra. Por ello desa­rro­llo un pro­ce­so ace­le­ra­do de pre­pa­ra­ción y for­ta­le­ci­mien­to de las FF.AA, con­jun­ta­men­te con las mili­cias del pue­blo que al igual que los biso­ños ser­vi­cios espe­cia­les, juga­ron un papel deter­mi­nan­te no solo en el recha­zo a la inva­sión orga­ni­za­da por la CIA, sino y en la derro­ta de los gru­pos irre­gu­la­res tan­to en las mon­ta­ñas como en las ciu­da­des.

Igual­men­te se desa­rro­llo una amplia cam­pa­ña de escla­re­ci­mien­to al pue­blo sobre el papel que este debe­ría jugar en caso de agre­sión. Como con­se­cuen­cia de ello se ins­cri­bie­ron en las mili­cias nacio­na­les más de 300,000 hom­bres, que con un ace­le­ra­do pro­ce­so de pre­pa­ra­ción y la lle­ga­da a Cuba de los pri­me­ros car­ga­men­tos de arma­men­to sovié­ti­co, per­mi­tie­ron pos­te­rior­men­te derro­tar los pla­nes del gobierno nor­te­ame­ri­cano.

Es por ello que la peque­ña ope­ra­ción que se ideo para for­mar una cabe­za de pla­ya, cul­mi­nó en una inva­sión con todo el apo­yo logís­ti­co que esto impli­ca­ba. Se com­pra­ron inclu­si­ve bar­cos y avio­nes de com­ba­te para esta ope­ra­ción en par­ti­cu­lar.

Cla­ro que la ope­ra­ción no incluía solo la inva­sión, sino y el ase­si­na­to de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes de la revo­lu­ción (Fidel, Raúl y el Che Gue­va­ra), para lo cual se orga­ni­za­ron múl­ti­ples inten­tos. Con estos fines se emplea­ron des­de, cola­bo­ra­do­res cuba­nos que por dine­ro esta­ban dis­pues­tos a rea­li­zar la ope­ra­ción, has­ta las orga­ni­za­cio­nes mafio­sas que fue­ron con­tac­ta­das por la CIA, para que cum­plie­ran con el “con­tra­to”. Estos, moles­tos por el cie­rre de los Casi­nos y otros cen­tros de vicios en La Haba­na, se pres­ta­ron para la “misión”, aun­que al final decli­na­ron adu­cien­do múl­ti­ples difi­cul­ta­des. Todos los inten­tos por “ase­si­nar” a Fidel Cas­tro y otros diri­gen­tes fra­ca­sa­ron estre­pi­to­sa­men­te.

Duran­te el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción de la inva­sión se pro­du­jo un cam­bio de Pre­si­den­te en los EE.UU, John F. Ken­nedy asu­mió la pre­si­den­cia. El enton­ces Direc­tor de la CIA, A. Dulles, pre­sio­nó al pre­si­den­te para que este apro­ba­ra la ope­ra­ción, emplean­do inclu­so men­ti­ras y mani­pu­la­cio­nes des­in­for­ma­do­ras, tra­tan­do de que este cre­ye­ra en el segu­ro éxi­to. El nivel de des­in­for­ma­ción que Dulles tuvo con Ken­nedy, lle­go al extre­mo de exa­ge­rar deli­be­ra­da­men­te la can­ti­dad de mer­ce­na­rios lis­tos para ope­rar. Igual­men­te mani­pu­lo la pre­sión del due­ño de la fin­ca que en Gua­te­ma­la se emplea­ba para pre­pa­rar a los exi­lia­dos cuba­nos. Este, a ins­tan­cias de la CIA, exi­gió que los mer­ce­na­rios se reti­ra­ran antes de fina­les de abril del 61, lo que sir­vió a Dulles para dar­le el empu­jón final a Ken­nedy.

El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano apro­bó la ope­ra­ción, pero dejo bien cla­ro que EE.UU no emplea­ría sus fuer­zas en las accio­nes com­ba­ti­vas, afir­man­do el 12 de abril de 1961 lo siguien­te: “Las fuer­zas arma­das de los Esta­dos Uni­dos bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, comen­za­rán una inter­ven­ción en Cuba”.

El 15 de abril, des­pués de gene­rar el “moti­vo”, cons­trui­do sobre la base de un B‑26 sali­do de un aero­puer­to en Nica­ra­gua que voló a Mia­mi y su tri­pu­la­ción decla­ró, des­pués de mos­trar el supues­to avión extraí­do de las bases cuba­nas, que se había pro­du­ci­do una rebe­lión en las fuer­zas aéreas cuba­nas y la nece­si­dad de apo­yar a los “valien­tes” cuba­nos que lucha­ban con­tra el régi­men “tirá­ni­co” de Cas­tro. El hecho fue tan bur­do, que hun­dió en el des­cre­di­to a las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas.

Al mis­mo tiem­po 8 avio­nes vola­ron hacia Cuba, con el obje­ti­vo de des­truir la exigua fuer­za aérea cuba­na y bom­bar­dea­ron aero­puer­tos en La Haba­na y San­tia­go de Cuba. Solo que, la pre­vi­sión del gobierno cubano y sus FF.AA, evi­ta­ron tal des­truc­ción, ya que los avio­nes fue­ron enmas­ca­ra­dos y dise­mi­na­dos.

Así las cosas, el 17 de abril se pro­du­ce el des­em­bar­co en Pla­ya Girón (ubi­ca­da en la Bahía de Cochino), don­de des­de el pri­mer momen­to reci­bie­ron la resis­ten­cia de las mili­cias terri­to­ria­les y una peque­ña uni­dad de la Mari­na de Gue­rra cuba­na que se encon­tra­ba en la zona.

La inva­sión fue derro­ta­da en menos de 72 horas y los mer­ce­na­rios en su mayo­ría arres­ta­dos. Es de des­ta­car que la mayo­ría de los com­ba­tien­tes de las fuer­zas cuba­nas lo for­ma­ban las mili­cias recién crea­das, por lo que se pue­de decir que fue el pue­blo cubano el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta de esa derro­ta, a pesar de los anun­cios hechos por la CIA y el pro­pio Dulles al pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, de que en cuan­to se pro­du­je­ra el des­em­bar­co el pue­blo se levan­ta­ría con­tra el “régi­men” de Cas­tro.

A pesar de los inten­tos nor­te­ame­ri­ca­nos de crear un ambien­te inter­na­cio­nal que jus­ti­fi­que las accio­nes anti­cu­ba­nas, las con­tra­me­di­das diplo­má­ti­cas desa­rro­lla­das por el Gobierno Cubano sur­tie­ron un efec­to des­bas­ta­dor que pro­vo­có, jun­to con el fra­ca­so de la ope­ra­ción, la des­ti­tu­ción del Direc­tor de la CIA y de los res­pon­sa­bles de la ope­ra­ción.

Pero, los Ken­nedy que­da­ron sen­si­ble­men­te “heri­dos” por el fra­ca­so de la ope­ra­ción y apro­ba­ron la Ope­ra­ción “Man­gos­ta” para derro­car al gobierno cubano.

La ope­ra­ción fue con­ce­bi­da inme­dia­ta­men­te des­pués del fra­ca­so de Pla­ya Girón y cons­ta­ba de 33 pun­tos entre los que se encon­tra­ban – la reco­pi­la­ción de infor­ma­ción de inte­li­gen­cia y la orga­ni­za­ción de sabo­ta­jes, antes de emplear las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses en apo­yo direc­to de la insu­rrec­ción en la isla. Un papel pre­pon­de­ran­te en el pro­yec­to lo ocu­pa­ba el espio­na­je, el sabo­ta­je y la pro­pa­gan­da sub­ver­si­va, que según los ana­lis­tas de Esta­dos Uni­dos, debe­rían pro­mo­ver “el derro­ca­mien­to del régi­men comu­nis­ta.”

Como con­se­cuen­cia del fra­ca­so de “Bahía de Cochi­nos”, la CIA no fue nom­bra­da al fren­te de esta ope­ra­ción, para lo cual se creó un gru­po de tarea espe­cial. Igual­men­te se esta­ble­ció una Fuer­za Espe­cial de Tarea (Task For­ce W) radi­ca­da en Mia­mi y que lle­go a tener bajo su som­bri­lla a cer­ca de 600 agen­tes y espe­cia­lis­tas CIA y a más de 3,000 cola­bo­ra­do­res cuba­nos. Esta “esta­ción CIA”, tenia ini­cial­men­te un pre­su­pues­to de 50 millo­nes de dóla­res.

Los agen­tes de los gru­pos crea­dos desa­rro­lla­ban un amplio aba­ni­co de tareas, que incluían des­de con­ta­mi­na­ción de la azú­car cuba­na, pasan­do por actos de pira­te­ría con­tra bar­cos que lle­va­ban o traían mer­can­cía des­de o hacia Cuba e inclu­yen­do todo tipo de sabo­ta­je y ame­dren­ta­mien­to con­tra los que comer­cia­ban con la isla.

Hay que des­ta­car que los cuba­nos ter­mi­na­ron des­ba­ra­tan­do todos estos pla­nes com­ba­tien­do no solo los actos en si, sino y pene­tran­do a estas agru­pa­cio­nes, lo que les per­mi­tió evi­tar mas de un hecho terro­ris­ta.

En octu­bre del año 1962, se des­ta­pa la cri­sis de octu­bre que pro­vo­ca un aumen­to con­si­de­ra­ble de las ten­sio­nes entre los EE.UU y la Unión Sovié­ti­ca. Como con­se­cuen­cia de esto el Pre­si­den­te Ken­nedy deci­de sus­pen­der todas las accio­nes encu­bier­tas con­tra la isla, lo que fue igno­ra­do por William Har­vey, jefe del gru­po de tarea W, quien envió un gru­po de agen­tes a la isla y pro­vo­co con esto su des­ti­tu­ción y la diso­lu­ción del gru­po de tarea. Con esto la ope­ra­ción “Man­gos­ta” se disol­vió.

Si valo­ra­mos con aten­ción lo ocu­rri­do en Cuba duran­te este perio­do, podre­mos sacar las siguien­tes con­clu­sio­nes:

  • El méto­do de derro­ca­mien­to de “regí­me­nes” no desea­dos por EE.UU no es nue­vo. Si obser­va­mos los ele­men­tos que con­for­man las ope­ra­cio­nes con­tra Cuba en los años 60, ten­dre­mos que su simi­li­tud con los pro­ce­di­mien­tos actua­les son muy mar­ca­das. Se defi­ne que un gobierno no es de su inte­rés; se deci­de derro­car­lo; se demo­ni­za por todos los medios; se estra­ti­fi­ca la socie­dad, defi­nien­do las fuer­zas que se le opo­nen y las que lo res­pal­dan y se comien­za a ope­rar para aglu­ti­nar a los que se opo­nen y des­unir a los que lo apo­yan; se le da legi­ti­mi­dad a la opo­si­ción emplean­do para ello los MMD bajo su con­trol; se mag­ni­fi­can los hechos que con­vie­nen y se ocul­tan los que no; se lan­za una gue­rra de terror con­tra el país y su pobla­ción tra­tan­do de gene­rar males­tar y des­aso­sie­go para que se acep­te por la pobla­ción cual­quier varian­te que deten­ga el sufri­mien­to; se desa­rro­lla una ver­da­de­ra gue­rra eco­nó­mi­ca que inclu­ye el robo des­ca­ra­do de los fon­dos que posee el agre­di­do en los ban­cos occi­den­ta­les; se pre­pa­ra la opi­nión publi­ca para las ope­ra­cio­nes de toma del poder; se arman y finan­cian a los “opo­si­to­res” para que luchen por la “liber­tad” y derro­quen a la “tira­nía” inde­sea­ble, lo que ser­vi­rá de pre­tex­to para la ope­ra­ción final; se lan­za la ope­ra­ción final, que pue­de incluir o no una inva­sión pero que inclu­ye inva­ria­ble­men­te la des­truc­ción del gobierno e ins­ti­tu­cio­nes exis­ten­tes.
  • Los méto­dos para imple­men­tar las con­tra­me­di­das, están tam­bién pre­sen­tes en el caso cubano: for­ta­le­cer la uni­dad del pue­blo; acti­var a las masas para que par­ti­ci­pe en la defen­sa del país; des­le­gi­ti­mi­zar a las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que están al ser­vi­cio de occi­den­te, qui­tán­do­le los argu­men­tos para su cam­pa­ña; blin­dar los meca­nis­mos de gobierno para evi­tar que fuer­zas opor­tu­nis­tas se hagan del poder; for­ta­le­cer el sis­te­ma finan­cie­ro y ase­gu­rar las reser­vas del país; actuar con fir­me­za ante los gru­pos terro­ris­tas, no dejan­do que estos sir­van de pre­tex­to para la agre­sión; poner las reglas a los MMD, con el obje­ti­vo de que no sean uti­li­za­dos para mani­pu­lar al pue­blo; imple­men­tar un sis­te­ma judi­cial seve­ro con los que sir­van a intere­ses extran­je­ros y lo mas impor­tan­te gober­nar con hones­ti­dad.

Los suce­si­vos gobier­nos de EE.UU han segui­do agre­dien­do a la revo­lu­ción cuba­na y los cuba­nos han segui­do com­ba­tien­do con efec­ti­vi­dad estas agre­sio­nes. Se derrum­bo el cam­po socia­lis­ta, EE.UU se ha lan­za­do a Gue­rras pira­tas con­tra nume­ro­sos paí­ses, pero Cuba sigue de pie.

  1. 2. La Gue­rra de las Mal­vi­nas 1982. (Ope­ra­ción XXXX)

El con­flic­to anglo-argen­tino por las islas Mal­vi­nas se pro­du­jo en el año 1982. La esen­cia de este con­flic­to con­sis­tió en lo siguien­te. En las aguas del atlán­ti­co sur, a una dis­tan­cia de 500 km de la cos­ta argen­ti­na se encuen­tra un archi­pié­la­go. Está com­pues­to de dos islas gran­des y varias dece­nas de peque­ñas islas, con una super­fi­cie total de 12 km cua­dra­dos. La pobla­ción del archi­pié­la­go en la actua­li­dad la com­po­nen cer­ca de 2000 per­so­nas (todos ingle­ses).

Las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas allí son muy seve­ras, se dice que por la cer­ca­nía de la Antár­ti­da. Pero, des­de estas islas se pue­de con­tro­lar el trans­por­te marí­ti­mo des­de Amé­ri­ca del Sur has­ta Áfri­ca del Sur. Ade­más, se han encon­tra­do impor­tan­tes yaci­mien­tos de recur­sos natu­ra­les.

Los ingle­ses toma­ron estas islas en el comien­zo del siglo XIX, cuan­do allí prác­ti­ca­men­te no había nin­gún poder – ni espa­ñol, ni argen­tino. Pero des­de ese mis­mo momen­to todos los Gobier­nos argen­ti­nos tuvie­ron una opi­nión úni­ca en cuan­to a la per­te­nen­cia de las islas a la Argen­ti­na.

La fun­da­men­ta­ción es muy sim­ple: Argen­ti­na esta cer­ca y Gran Bre­ta­ña en el otro extre­mo de la tie­rra.

Ins­pi­ra­dos en esta idea, en la pri­ma­ve­ra de 1982, el Gobierno mili­tar del dic­ta­dor Gal­tie­ri (pos­te­rior­men­te juz­ga­do en Argen­ti­na por la eje­cu­ción masi­va de ciu­da­da­nos), des­em­bar­co en las islas y anun­cio el paso del archi­pié­la­go a la juris­dic­ción argen­ti­na. A la vez los argen­ti­nos toma­ron la isla de Geor­gia del Sur que se encuen­tra a 2400 km de las cos­tas argen­ti­nas.

Los ingle­ses no esta­ban de acuer­do con tal for­ma de solu­ción del pro­ble­ma. Por lo cual envia­ron una escua­dra naval que en un abrir y cerrar de ojos des­tru­yó a las fuer­zas argen­ti­nas en tie­rra, mar y aire regre­san­do las islas a su subor­di­na­ción. En esto ter­mino el con­flic­to.

De esta for­ma, el pre­tex­to del con­flic­to se con­vir­tió en la agre­sión por par­te del régi­men mili­tar reac­cio­na­rio de Argen­ti­na.

Duran­te el cor­to con­flic­to (des­de el momen­to del des­em­bar­co argen­tino, has­ta su capi­tu­la­ción trans­cu­rrió menos de 6 meses), los ingle­ses rea­li­za­ron una ope­ra­ción psi­co­ló­gi­ca estra­té­gi­ca. Su obje­ti­vo con­sis­tía en garan­ti­zar el apo­yo a las accio­nes del Rei­no Uni­do por par­te de los pro­pios ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos, así como por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

El Gobierno bri­tá­ni­co logro reci­bir rápi­da­men­te un apo­yo para su acción mili­tar den­tro de su pro­pio país y en el plano inter­na­cio­nal con­cen­tro su cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca en los paí­ses miem­bros de la OTAN y en los miem­bros de la man­co­mu­ni­dad bri­tá­ni­ca y por inter­me­dio de sus MMD influen­cio en el res­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

Como resul­ta­do de esto el Rei­no Uni­do logró en la ONU que se cen­su­ra­ra a Argen­ti­na como agre­so­ra y pre­sen­tar­se a si mis­mo como a un agre­di­do, nece­si­ta­do de sim­pa­tía y apo­yo.

Ade­más, con el comien­zo de las accio­nes com­ba­ti­vas, los ingle­ses desa­rro­lla­ron varias ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas tác­ti­cas enla­za­das entre si. Como par­te de ellas se efec­tua­ron emi­sio­nes de pro­pa­gan­da radial por inter­me­dio de esta­cio­nes de radio y los cir­cui­tos de comu­ni­ca­cio­nes mili­ta­res del ejér­ci­to argen­tino, se dis­tri­bu­ye­ron octa­vi­llas y se rea­li­za­ron lla­ma­dos de mili­ta­res que se encon­tra­ban de vaca­cio­nes.

De esta for­ma, por ejem­plo la esta­ción de radio ingle­sa “La voz del Atlán­ti­co”, que se encon­tra­ba en la isla Ascen­sión, rea­li­za­ba trans­mi­sio­nes para los sol­da­dos argen­ti­nos en idio­ma espa­ñol. Por sus micró­fo­nos pasa­ron con fre­cuen­cia pri­sio­ne­ros, que con­ta­ban como los tra­ta­ban “correc­ta­men­te” en las cár­ce­les ingle­sas. Las trans­mi­sio­nes de esta esta­ción de radio ayu­do con­si­de­ra­ble­men­te a dis­mi­nuir el mie­do de los sol­da­dos argen­ti­nos a caer pri­sio­ne­ros de los ingle­ses. Ese mis­mo obje­ti­vo se logro con la publi­ci­ta­da repa­tria­ción de 1000 pri­sio­ne­ros argen­ti­nos a Uru­guay, cuan­do toda­vía se desa­rro­lla­ban accio­nes com­ba­ti­vas.

Una fuer­te influen­cia nega­ti­va en el espí­ri­tu moral de los sol­da­dos argen­ti­nos tuvo la publi­ca­ción de los deta­lles rela­cio­na­dos con el hun­di­mien­to del cru­ce­ro “Gene­ral Bel­grano” por par­te de un sub­ma­rino ató­mi­co ingles. Con­jun­ta­men­te con este buque de gran por­te insig­nia de la mari­na argen­ti­na falle­cie­ron 600 miem­bros de su tri­pu­la­ción.

El con­te­ni­do de las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas tác­ti­cas rea­li­za­das por el Rei­no Uni­do duran­te la gue­rra de las Mal­vi­nas se resu­men en lo siguien­te:

  • Demos­tra­ción de su supe­rio­ri­dad mili­tar y com­ple­ta segu­ri­dad en la vic­to­ria;
  • Con­ven­ci­mien­to de los com­ba­tien­tes argen­ti­nos en la impo­si­bi­li­dad de resis­ten­cia;
  • Pro­pa­gan­di­zar lo per­ti­nen­te de capi­tu­lar y entre­gar­se como pri­sio­ne­ro.

Los obje­ti­vos plan­tea­dos los ingle­ses lo logra­ron de for­mas dife­ren­tes. Por ejem­plo, des­pués de un ablan­da­mien­to arti­lle­ro pode­ro­so a las posi­cio­nes argen­ti­nas, demos­tran­do evi­den­te­men­te su supe­rio­ri­dad de fue­go, a las líneas argen­ti­nas se envia­ban par­la­men­ta­rios con la exi­gen­cia de ren­di­ción. Los espe­cia­lis­tas ingle­ses nom­bra­ban a esta acción – tác­ti­ca de “doble rup­tu­ra del espí­ri­tu moral del enemi­go”.

En deter­mi­na­da oca­sión – en el com­ba­te por la peque­ña loca­li­dad de Tus-Green – se empleo otro méto­do, tam­bién muy efec­ti­vo. Dos ofi­cia­les subal­ter­nos argen­ti­nos que se habían toma­do como pri­sio­ne­ros, fue­ron envia­dos con ban­de­ra blan­ca a entre­vis­tar­se con el Jefe de la Guar­ni­ción, para trans­mi­tir­le un ulti­má­tum de capi­tu­la­ción. En el docu­men­to se sub­ra­ya­ba que el Jefe de la Guar­ni­ción como cató­li­co esta obli­ga­do a sal­var la vida de sus sol­da­dos, o en caso con­tra­rio ellos mori­rían en vano – la loca­li­dad de todas mane­ras será toma­da.

Pos­te­rior a esta soli­ci­tud el Jefe de la Guar­ni­ción per­mi­tió reu­nir a todos los sol­da­dos y hablar con ellos, cum­plien­do con la soli­ci­tud ingle­sa. Como resul­ta­do de esto la Guar­ni­ción, en com­po­si­ción de 1500 hom­bres se entre­gó a las fuer­zas ingle­sas.

  1. 3. Inva­sión a Gra­na­da. 1983 (Ope­ra­ción “Des­te­llos de Furia”)

En Octu­bre de 1983 las Fuer­zas Arma­das de EE.UU, con­jun­ta­men­te con des­ta­ca­men­tos de algu­nos paí­ses cari­be­ños, desa­rro­lla­ron la ope­ra­ción “Des­te­llo de Furia” para la inva­sión a Gra­na­da (ocu­pa un área de 344 km cua­dra­dos, con un pobla­ción de 100 mil habi­tan­tes). El obje­ti­vo de la inter­ven­ción con­sis­tía en la “reorien­ta­ción” del cur­so de la polí­ti­ca exte­rior del Gobierno gra­na­dino, a la sazón ami­go de Cuba y fue­ra de la esfe­ra de influen­cia de EE.UU.

En corres­pon­den­cia con este obje­ti­vo fue­ron desa­rro­lla­das un con­jun­to de medi­das pro­pa­gan­dís­ti­cas. Los fac­to­res fun­da­men­ta­les con los cua­les ope­ra­ban los espe­cia­lis­tas de gue­rra psi­co­ló­gi­ca, con­sis­tían en lo siguien­te.

  • Pri­me­ro, en Gra­na­da se había ins­ta­la­do una “dic­ta­du­ra revo­lu­cio­na­ria” del líder pro comu­nis­ta Mau­ri­ce Bishop. Como es usual en los dic­ta­do­res, el “lleno las pri­sio­nes de pre­sos polí­ti­cos y regu­lar­men­te los eje­cu­ta­ba”, habían todas las razo­nes para escan­da­li­zar­se por las fla­gran­tes vio­la­cio­nes de los “dere­chos huma­nos”.
  • Segun­do, unos cuan­tos miles de cons­truc­to­res cuba­nos edi­fi­ca­ban en la isla un aero­puer­to civil. Gra­na­da se encuen­tra a apro­xi­ma­da­men­te 1600 km al sur-este de Cuba. Cuan­do entra­ra en ope­ra­cio­nes el aero­puer­to podría emplear­se para la basi­fi­ca­ción de la avia­ción mili­tar cuba­na.

Por lo tan­to exis­tían las razo­nes para la his­te­ria con­tra el “peli­gro cubano” que ame­na­za­ba las comu­ni­ca­cio­nes marí­ti­mas de los EE.UU.

La ope­ra­ción psi­co­ló­gi­ca con­tra Gra­na­da se resol­vió con varias tareas inter­co­nec­ta­das.

En pri­mer lugar, se tra­tó de ais­lar­la del res­to de la comu­ni­dad cari­be­ña. Con este obje­ti­vo los nor­te­ame­ri­ca­nos crea­ron una unión polí­ti­co- mili­tar con los esta­dos cari­be­ños del este, la cual se pro­nun­cio fuer­te­men­te con­tra la polí­ti­ca del Gobierno gra­na­dino. En esta Unión entra­ron Anti­gua y Bar­bu­da, Domi­ni­ca, San­ta Lucia y San Vicen­te y las Gra­na­di­nas. El sur­gi­mien­to de esta alian­za per­mi­tió a los MMD de los paí­ses occi­den­ta­les (pri­mor­dial­men­te de EE.UU), mani­pu­lar­la y pre­sen­tar­la como esta­dos cari­be­ños en des­acuer­do con la polí­ti­ca de Bishop en Gra­na­da. En lo ade­lan­te pre­ci­sa­men­te estos paí­ses ofre­cie­ron peque­ños des­ta­ca­men­tos de sus fuer­zas arma­das (con un total de 300 hom­bres), para el apo­yo sim­bó­li­co a la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na a Gra­na­da.

En segun­do lugar, la pre­sión sobre la eco­no­mía gra­na­di­na se con­vir­tió en par­te esen­cial de la influen­cia psi­co­ló­gi­ca. Bajo la influen­cia de la admi­nis­tra­ción Reagan el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo, el FMI, el Ban­co Inter­na­cio­nal de Recons­truc­ción y Desa­rro­llo, así como otros Ban­cos Cari­be­ños, se nega­ron a apor­tar a Gra­na­da ayu­da finan­cie­ra. El blo­queo eco­nó­mi­co ayu­do en mucho a la des­es­ta­bi­li­za­ción de la situa­ción en el país, pro­vo­can­do males­tar den­tro de la pobla­ción.

En ter­cer lugar, la CIA por inter­me­dio de su agen­tu­ra tam­bién puso su gra­ni­to de are­na en el aumen­to de la pre­sión sobre el Gobierno. Ella orga­ni­zó varios inten­tos de ase­si­na­to del Pri­mer Minis­tro, apo­yo a los enemi­gos polí­ti­cos, inclu­si­ve den­tro de los par­ti­da­rios de Bishop y le dio todo el apo­yo nece­sa­rio a las fuer­zas más dere­chis­tas que lucha­ban con­tra el Gobierno.

En cuar­to lugar, con el obje­ti­vo de ame­dren­tar psi­co­ló­gi­ca­men­te, la Flo­ta de EE.UU hizo más de una demos­tra­cio­nes fren­te a las cos­tas de Gra­na­da. Se rea­li­za­ron cons­tan­te­men­te patru­lla­jes, ejer­ci­cios, prác­ti­cas de tiro y vue­los de la avia­ción embar­ca­da.

Para­le­la­men­te fue orga­ni­za­da la “fuga” de infor­ma­ción sobre el entre­na­mien­to en los ejer­ci­cios de dis­tin­tas varian­tes de inva­sión a la isla (por cier­to, estas varian­tes se prac­ti­ca­ron de ver­dad duran­te los ejer­ci­cios).

En quin­to lugar, se des­ple­go una amplia cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca, en la cual toma­ron par­te el Pre­si­den­te de EE.UU y otras figu­ras encum­bra­das de su Gobierno. Las tesis de sus inter­ven­cio­nes se apo­ya­ban en los mate­ria­les pro­pa­gan­dís­ti­cos que dis­tri­buían los MMD de los EE.UU. En ellas se acu­sa­ba a la direc­ción gra­na­di­na de la “mili­ta­ri­za­ción sovié­ti­co-cuba­na de la isla”, lo que, según las afir­ma­cio­nes de la direc­ción nor­te­ame­ri­ca­na, hacia vul­ne­ra­ble las entre­gas de petró­leo a EE.UU des­de el cer­cano y el medio orien­te.

Es muy intere­san­te como la maqui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na acen­tua­ba la par­ti­ci­pa­ción de “espe­cia­lis­tas mili­ta­res cuba­nos” en la cons­truc­ción del aero­puer­to en Gra­na­da. La cir­cuns­tan­cia de que con­jun­ta­men­te con los cuba­nos tra­ba­ja­ban en la cons­truc­ción del aero­puer­to espe­cia­lis­tas de Amé­ri­ca Lati­na, Euro­pa Occi­den­tal, Áfri­ca e inclu­si­ve una com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na, fue olím­pi­ca­men­te silen­cia­da. Tam­bién fue gro­se­ra­men­te silen­cia­do el hecho de que Gra­na­da no poseía aero­puer­to inter­na­cio­nal, solo una peque­ña pis­ta para vue­los loca­les, lo que fre­na­ba el desa­rro­llo del turis­mo, una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de ingre­so del país.

Des­pués de casi un año de una inten­si­va cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca con­tra el gobierno de izquier­da en Gra­na­da, el 25 de octu­bre de 1983, los EE.UU des­em­bar­ca­ron por mar y aire en terri­to­rio de la isla, emplean­do para ello la 82 Divi­sión aero­trans­por­ta­da que venia de un des­ca­la­bro en el Líbano. Según se cono­ce la cifra ini­cial de fuer­zas emplea­das para el des­em­bar­co fue de 6,500 hom­bres. El moti­vo para la inva­sión se apo­ya­ba en el Gol­pe de Esta­do del 19 de octu­bre, orga­ni­za­do por la CIA, con ele­men­tos resen­ti­dos den­tro del Gobierno gra­na­dino y que con­lle­vó al ase­si­na­to del líder Mau­ri­ce Bishop, lo que, según los voce­ros del gobierno nor­te­ame­ri­cano, pon­dría en peli­gro la vida de un peque­ño gru­po de estu­dian­tes de esa nacio­na­li­dad que estu­dia­ban en la uni­ver­si­dad del país.

Con el comien­zo de la ope­ra­ción el man­do nor­te­ame­ri­cano esta­ble­ció un mono­po­lio sobre toda la infor­ma­ción que vinie­ra de la zona de con­flic­to. Esto se hizo con el obje­ti­vo de que a los MMD no lle­ga­ra la reali­dad no desea­da para la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na de los hechos.

En la com­po­si­ción de las fuer­zas expe­di­cio­na­rias diri­gi­das a la ocu­pa­ción de Gra­na­da se incluía el 1er Bata­llón de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas per­te­ne­cien­te al 4to Gru­po de OP (con base en Fort Bragg) y un des­ta­ca­men­to para el tra­ba­jo con los pobla­do­res loca­les. La direc­ción gene­ral de las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas tác­ti­cas esta­ba bajo el man­do del Gene­ral Nor­man Sch­warz­kopf, Jefe de la Agru­pa­ción de Fuer­zas, aun­que el man­do direc­to de las ope­ra­cio­nes lo tenían los Jefes de la Uni­da­des a las que se les asig­na­ron los des­ta­ca­men­tos de ope­ra­cio­nes espe­cia­les.

La tarea prin­ci­pal de los des­ta­ca­men­tos de OP en el momen­to ini­cial de la inva­sión con­sis­tía en ase­gu­rar las accio­nes de la 82 Divi­sión y la infan­te­ría de mari­na para la toma de la isla. Espe­cí­fi­ca­men­te ellos debían hacer que los hom­bres arma­dos decli­na­ran su acti­tud de com­ba­tir y se entre­ga­ran como pri­sio­ne­ros. En cuan­to a la pobla­ción – debe­rían recha­zar la rea­li­za­ción de la lucha arma­da y coope­rar con las fuer­zas de ocu­pa­ción.

En corres­pon­den­cia, toda­vía antes de comen­zar la ope­ra­ción, sus espe­cia­lis­tas deter­mi­na­ron los obje­ti­vos de influen­cia psi­co­ló­gi­ca, ela­bo­ra­ron la tác­ti­ca de sus accio­nes, desa­rro­lla­ron los pros­pec­tos y argu­men­tos de la pro­pa­gan­da, pre­pa­ra­ron las octa­vi­llas uni­ver­sa­les que se podrían uti­li­zar bajo cual­quier desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos.

Los obje­ti­vos de influen­cia psi­co­ló­gi­ca fue­ron:

a) Los cuba­nos (ase­so­res mili­ta­res, fuer­zas espe­cia­les, cons­truc­to­res del aero­puer­to).

b) Com­ba­tien­tes de las fuer­zas arma­das de Gra­na­da.

c) Gen­dar­me­ría del derro­ca­do Gobierno de Bishop.

d) Pobla­ción local.

Los defen­so­res cuba­nos y gra­na­di­nos de la isla en com­po­si­ción de cer­ca de 12,000 hom­bres, comen­za­ron rea­li­zan­do fue­go cerra­do en áreas del aero­puer­to en cons­truc­ción, el cuar­tel de Cal­vi­nas, la pri­sión de Rich­mond Hill y el cam­pa­men­to mili­tar Fre­de­rick. No obs­tan­te los heli­cóp­te­ros de asal­to nor­te­ame­ri­ca­nos, con­jun­ta­men­te con los des­ta­ca­men­tos de Ran­gers el gru­po “Del­ta” y la infan­te­ría de mari­na rápi­da­men­te aplas­ta­ron la resis­ten­cia de las débi­les y des­or­ga­ni­za­das Fuer­zas Arma­das y el peque­ño gru­po de cons­truc­to­res cuba­nos que se encon­tra­ban en el aero­puer­to.

Duran­te la inva­sión los des­ta­ca­men­tos de Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les (FOE), toma­ron la radio­es­ta­ción “Gra­na­da Libre”, la cual de inme­dia­to fue nomi­na­da “Radio Isla de las Espe­cies”. Por inter­me­dio de esta esta­ción de radio y con la ayu­da de los trans­mi­so­res mili­ta­res de onda cor­ta, los espe­cia­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos desa­rro­lla­ron una ope­ra­ción de pro­pa­gan­da radial en idio­ma ingles (para los gra­na­di­nos) y en espa­ñol (para los cuba­nos). Cons­tan­te­men­te trans­mi­tían las indi­ca­cio­nes del coman­do nor­te­ame­ri­cano a la pobla­ción local y a los sol­da­dos de que la resis­ten­cia es inú­til y se repe­tían los lla­ma­dos a entre­gar las armas y entre­gar­se como pri­sio­ne­ros.

Los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos emplea­ron acti­va­men­te los medios de alto­par­lan­tes. El corres­pon­sal de la agen­cia UPI que se encon­tra­ba en este tiem­po en Gra­na­da, escri­bió pos­te­rior­men­te en un artícu­lo que “los gru­pos de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos via­ja­ron por toda Gra­na­da con alto­par­lan­tes, lla­man­do a los sol­da­dos gra­na­di­nos a entre­gar­se”.

Entre los pobla­do­res se dis­tri­bu­yo el perió­di­co “La Voz de Gra­na­da” en idio­ma ingles, una gran can­ti­dad de octa­vi­llas y car­te­les. Una de las octa­vi­llas se lla­ma­ba “El pre­cio de la opre­sión”. En ella se resal­ta­ban con ilu­mi­na­cio­nes dos mas­ca­ras gor­das con una estre­lla roja y en ellas las foto­gra­fías de los 5 lide­res izquier­dis­tas del par­ti­do “La nue­va Joya”. Mas aba­jo venia un tex­to que decía: “Estos delin­cuen­tes tra­ta­ron de ven­der a Gra­na­da a los comu­nis­tas, aho­ra se han entre­ga­do. El pue­blo de Gra­na­da nun­ca mas per­mi­ti­rá a estas per­so­nas tomar el poder y cau­sar tan­to sufri­mien­to. Apo­ye la demo­cra­cia en Gra­na­da”.

El momen­to cul­mi­nan­te de la OP en Gra­na­da resul­tó el tra­ta­mien­to hacia los cuba­nos, ponien­do, a la vez que se movían las fuer­zas de des­em­bar­co, las armas en posi­ción de “hom­bros armas” para avan­zar a sus posi­cio­nes. Una esta­ción de alto­par­lan­tes trans­mi­tía en ese momen­to el siguien­te tex­to:

“Los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos no se encuen­tran en la isla para com­ba­tir con los heroi­cos com­ba­tien­tes cuba­nos, que se lle­na­ron de glo­ria en los com­ba­tes en Ango­la, Etio­pia y Nica­ra­gua. Mos­tran­do una ele­va­da valen­tía y dedi­ca­ción a la altu­ra de los héroes cuba­nos. Los nor­te­ame­ri­ca­nos ni por un segun­do dudan que los cuba­nos estén pre­pa­ra­dos para com­ba­tir aquí has­ta el últi­mo pro­yec­til. Pero en Gra­na­da los nor­te­ame­ri­ca­nos no ame­na­zan en nada a Cuba. Los cuba­nos no están rela­cio­na­dos con Gra­na­da por nin­gún tipo de obli­ga­ción o alian­za. Los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos no van a dis­pa­rar con­tra los cuba­nos. Sus armas miran hacia arri­ba. Las fuer­zas mul­ti­na­cio­na­les deben cum­plir la tarea enco­men­da­da y con­ti­nuar hacia el inte­rior de la isla, defen­der a la pobla­ción, res­ta­ble­cer la paz y la demo­cra­cia en Gra­na­da. La jefa­tu­ra de las fuer­zas mul­ti­na­cio­na­les pide a los cuba­nos no obs­ta­cu­li­zar esta misión huma­ni­ta­ria, y faci­li­tar el man­te­ni­mien­to del orden. Ella le garan­ti­za­rá el envío inme­dia­to a su patria de todos los cuba­nos con el corres­pon­dien­te honor y reco­no­ci­mien­to, como per­so­nas, que cum­plie­ron con su obli­ga­ción y mos­tra­ron madu­rez y com­pren­sión de los pro­ble­mas actua­les de esta isla”.

Por lo tes­ti­mo­nia­do por los tes­ti­gos, este méto­do com­bi­na­do de influen­cia psi­co­ló­gi­ca resul­to el mas efec­ti­vo con rela­ción a los cuba­nos cons­truc­to­res.

Los nor­te­ame­ri­ca­nos tra­ta­ron de diri­gir la irri­ta­ción de la pobla­ción con­tra las fuer­zas arma­das gra­na­di­nas y otros gru­pos arma­dos, colec­ti­va­men­te lla­ma­dos “comu­nis­tas”. La radio “La isla de las espe­cies” trans­mi­tía lla­ma­dos a infor­mar sobre el para­de­ro de estos miem­bros, ofre­cien­do recom­pen­sas mone­ta­rias. En resu­men con ayu­da de los infor­man­tes paga­dos fue­ron arres­ta­dos e inte­rro­ga­dos cer­ca de 2,200 hom­bres.

Las OP con­ti­nua­ron y des­pués de ter­mi­na­das las accio­nes com­ba­ti­vas. Su con­te­ni­do se con­cen­tra­ba en este perío­do en la pro­pa­gan­da para for­ta­le­cer la posi­ción de EE.UU “como sal­va­dor de los valo­res del modo de vida occi­den­tal” en Gra­na­da, y como “des­mon­ta­dor de la cons­pi­ra­ción comu­nis­ta” con­tra este país.

En menos de un mes des­pués de la ocu­pa­ción de Gra­na­da apa­re­ció allí el perió­di­co “Nue­vo comien­zo”, el cual se edi­ta­ba en la base nor­te­ame­ri­ca­na en Bar­ba­dos. Sus edi­cio­nes esta­ban reple­tas de men­sa­jes de publi­ci­dad para los nego­cian­tes gra­na­di­nos y men­sa­jes del tipo “El Inven­ci­ble camino del Señor, ¡bien­ve­ni­dos, libe­ra­do­res de Amé­ri­ca!”.

Duran­te el con­flic­to en Gra­na­da la direc­ción de los EE.UU empleó no pocos esfuer­zos en la pre­pa­ra­ción de la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal. Con este obje­ti­vo uti­li­zó amplia­men­te los tele pro­gra­mas espe­cia­les, lla­ma­dos a con­ven­cer a la gen­te de lo jus­to del carác­ter de la inter­ven­ción de las “fuer­zas mul­ti­na­cio­na­les”. Por inter­me­dio de la red de TV euro­pea al ser­vi­cio de la USIA “Euro­net” se trans­mi­tían estos pro­gra­mas des­de EE.UU has­ta Euro­pa Occi­den­tal. Aná­lo­ga­men­te se emplea­ban los poten­tes trans­mi­so­res de “La voz de Amé­ri­ca” y “Onda ale­ma­na”.

  1. 4. Inva­sión a Pana­má. Diciem­bre 1989- enero 1990. (Ope­ra­ción “Asun­to jus­to”)

Los des­ta­ca­men­tos de OP de los EE.UU toma­ron par­te acti­va en la ope­ra­ción “Asun­to jus­to” en Pana­má des­de diciem­bre de 1989 has­ta enero de 1990.

La expe­rien­cia de su empleo en el con­flic­to pana­me­ño intro­du­jo deter­mi­na­das correc­cio­nes en la tác­ti­ca y meto­do­lo­gía de las accio­nes. En este perio­do, los órga­nos de gue­rra psi­co­ló­gi­ca con­si­de­ra­ban como fun­da­men­tal en su tra­ba­jo la rea­li­za­ción de acti­vi­da­des de des­in­for­ma­ción del enemi­go y la apli­ca­ción de “accio­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción”, que saca­ran al con­tra­rio de la situa­ción de esta­bi­li­dad psi­co­ló­gi­ca.

Pre­ci­sa­men­te, a la solu­ción de estas cues­tio­nes se orien­ta­ron los espe­cia­lis­tas antes de comen­zar las accio­nes com­ba­ti­vas en Pana­má. El aspec­to neta­men­te pro­pa­gan­dís­ti­co de su acti­vi­dad ellos lo deri­va­ron a un segun­do plano.

Solo que, al encon­trar­se con una férrea resis­ten­cia de las fuer­zas de la Guar­dia Nacio­nal pana­me­ña – con un total de 15,000 miem­bros – ellos rápi­da­men­te cam­bia­ron la tác­ti­ca.

Los pana­me­ños al prin­ci­pio esta­ban sin­to­ni­za­dos de mane­ra deci­di­da a “mejor morir que entre­gar­se”. Se hizo nece­sa­rio acu­dir a una fuer­te influen­cia pro­pa­gan­dís­ti­ca. Los des­ta­ca­men­tos de los órga­nos de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca dis­tri­bu­ye­ron mate­ria­les de pro­pa­gan­da impre­sa (folle­tos, pan­car­tas, ple­ga­bles), lan­za­ron octa­vi­llas-sal­vo­con­duc­tos para entre­gar­se a las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción y pos­ta­les que indu­cían a entre­gar las armas, con feli­ci­ta­cio­nes navi­de­ñas, foto­gra­fías de bús­que­da con recom­pen­sa de los prin­ci­pa­les cola­bo­ra­do­res del Gene­ral Norie­ga y otras cosas así.

En Pana­má los espe­cia­lis­tas en gue­rra psi­co­ló­gi­ca para el tra­ba­jo con la pobla­ción civil y para la comu­ni­ca­ción social, tra­ba­ja­ron muy inter­ac­ti­va­men­te. Todos ellos resol­vie­ron las mis­mas tareas, que se pudie­ra for­mu­lar de la siguien­te mane­ra: esta es la bata­lla por la opi­nión públi­ca, sin cuya incor­po­ra­ción a nues­tro lado, la vic­to­ria en el enfren­ta­mien­to mili­tar, que se ins­cri­be en el con­cep­to de “con­flic­to de baja inten­si­dad”, no es posi­ble.

Como se seña­la en el “Manual de Cam­po de las U. S. Army FM-33.5. Las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas” (apro­ba­do en julio de 1987) “el éxi­to en los con­flic­tos de baja inten­si­dad, no se pue­de deter­mi­nar solo por el con­cep­to mili­tar de com­ba­te gana­do. La vic­to­ria mili­tar solo se pue­de con­si­de­rar un aspec­to impor­tan­te para el logro del éxi­to gene­ral.

En otras pala­bras, inclu­si­ve en el caso de que se emplee la fuer­za mili­tar, una ope­ra­ción mili­tar exi­to­sa solo lim­pia el camino para levan­tar el “edi­fi­cio de la vic­to­ria final”. La base de este edi­fi­cio debe ser la acep­ta­ción por la socie­dad de los cam­bios pro­du­ci­dos, las pare­des – un gobierno que fun­cio­ne con exac­ti­tud, un sis­te­ma guber­na­men­tal ajus­ta­do, medios libe­ra­les de infor­ma­ción publi­ca y un orden publi­co, el techo – for­ma de vida “demo­crá­ti­ca”, capaz de defen­der a la socie­dad de la usur­pa­ción del poder. De esta for­ma, a las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas en los con­flic­tos de baja inten­si­dad se le asig­nan el rol prin­ci­pal.

En total corres­pon­den­cia con el manual, los órga­nos para la comu­ni­ca­ción con la socie­dad pres­ta­ron espe­cial aten­ción al man­te­ni­mien­to de los con­tac­tos más estre­chos con la pren­sa y la TV, o sea, las prin­ci­pa­les fuen­tes de infor­ma­ción para las pobla­cio­nes de EE.UU y Pana­má. Ya des­de febre­ro de 1988 (o sea 22 meses antes de la inva­sión), ellos habían comen­za­do a infor­mar en los MMD de los EE.UU sobre hechos de “dis­cri­mi­na­ción” de los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y sus fami­lia­res, que radi­ca­ban en la Zona del Canal de Pana­má, por par­te de las auto­ri­da­des sol­da­dos y poli­cías loca­les, sobre la atmos­fe­ra de “mie­do”, “incer­ti­dum­bre” y “terror” en la cual tenían que vivir los nor­te­ame­ri­ca­nos.

El pre­si­den­te de Pana­má Gene­ral Manuel Norie­gas se pre­sen­ta­ba de for­ma des­agra­da­ble como un cruel dic­ta­dor y a la vez como un gran nar­co­tra­fi­can­te, ade­más de psi­có­pa­ta, “obse­si­vo” sexual y bru­je­ro.

En Pana­má por pri­me­ra vez fue pro­ba­do el nue­vo sis­te­ma del apa­ra­to de inter­ac­ción para la comu­ni­ca­ción con la socie­dad y los medios de difu­sión mili­tar y civil. Para esto anti­ci­pa­da­men­te fue crea­do el con­tin­gen­te de perio­dis­tas y foto­rre­por­te­ros espe­cial­men­te esco­gi­dos e ins­trui­dos, los cua­les fue­ron lan­za­dos antes del comien­zo de las accio­nes com­ba­ti­vas en los obje­ti­vos plan­tea­dos en Pana­má.

De esta for­ma el Man­do tra­ta­ba de cerrar, o en el mejor de los casos, limi­tar el acce­so de los “perio­dis­tas no desea­dos” a la zona de las accio­nes mili­ta­res. El ser­vi­cio de comu­ni­ca­ción con la socie­dad orga­ni­za­ba, varias veces al día, brie­fing y encuen­tros con los altos man­dos mili­ta­res. Allí los perio­dis­tas reci­bían “noti­cias fres­cas” sobre el cur­so de las accio­nes mili­ta­res y la situa­ción polí­ti­ca en Pana­má.

Trans­mi­tien­do esta infor­ma­ción con el nece­sa­rio acen­to en sus mate­ria­les, ellos obli­ga­ban a los nor­te­ame­ri­ca­nos a sen­tir­se tes­ti­gos de los que ocu­rría, sufrir por la vida de sus corre­li­gio­na­rios y al mis­mo tiem­po for­ma­ban una ima­gen gene­ral de lo que pasa­ba, que coin­ci­día com­ple­ta­men­te con el pun­to de vis­ta ofi­cial de la direc­ción de EE:UU.

De esta for­ma, la direc­ción polí­ti­co-mili­tar de EE.UU apren­dió las ense­ñan­zas de la gue­rra en Viet­nam, per­di­da al per­der­se el con­trol sobre la opi­nión publi­ca. En Pana­má ella garan­ti­zó el fun­cio­na­mien­to de un puen­te cons­tan­te entre el Pen­tá­gono y el públi­co, en pri­mer lugar por inter­me­dio de los MMD civi­les.

Con esto logro for­ta­le­cer con­si­de­ra­ble­men­te la con­fian­za de los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos en los mili­ta­res y sus accio­nes, exi­to­sa­men­te pudie­ron con­tra­rres­tar la influen­cia sobre la pobla­ción de perio­dis­tas neu­tra­les y opo­si­to­res, polí­ti­cos y per­so­na­li­da­des públi­cas que inter­pre­tan de for­ma dis­tin­ta el acon­te­cer. Pos­te­rior­men­te este mode­lo de ase­gu­ra­mien­to infor­ma­ti­vo fue emplea­do por los nor­te­ame­ri­ca­nos en Iraq (1991), Yugos­la­via (1999), Libia (2011) y aho­ra en Siria.

Para la rea­li­za­ción de la pro­pa­gan­da oral los nor­te­ame­ri­ca­nos crea­ron 21 gru­pos de emi­so­res de audio (alto­par­lan­tes), entre­gán­do­se­los prác­ti­ca­men­te a cada com­pa­ñía que par­ti­ci­pa­ba en las ope­ra­cio­nes de com­ba­te. Los gru­pos tenían en su com­po­si­ción un alto­par­lan­te trans­por­ta­do o dos móvi­les. Los pro­gra­mas vocea­dos tenían men­sa­jes cor­tos del siguien­te con­te­ni­do:

“Noso­tros, los nor­te­ame­ri­ca­nos, nos encon­tra­mos aquí no para ocu­par su país, sino para devol­ver­les lo que con la fuer­za o el enga­ño les fue arre­ba­ta­do hace mas de 10 años, la liber­tad. Noso­tros esta­mos aquí para libe­rar­los del régi­men des­pó­ti­co. Entre­guen las armas y noso­tros no le hare­mos nin­gún daño, ni un solo pelo cae­rá de sus cabe­zas. Noso­tros somos sus ami­gos. Noso­tros que­re­mos solo ayu­dar­los. Nues­tro úni­co obje­ti­vo es remo­ver a Norie­ga y poner fin a su régi­men des­pó­ti­co”.

Des­de las pri­me­ras horas de la ope­ra­ción los gru­pos de alto­par­lan­tes regu­lar­men­te vocea­ban estos tex­tos a todas las guar­ni­cio­nes pana­me­ñas rodea­das. Ellos deja­ban 15 minu­tos para la refle­xión, que des­pués de trans­cu­rri­dos en tér­mi­nos de ulti­má­tum pro­po­nían sacar ban­de­ra blan­ca y entre­gar las armas. Sobre la efec­ti­vi­dad de tales lla­ma­dos es difí­cil juz­gar a prio­ri. De un lado, solo tres de todas las guar­ni­cio­nes cer­ca­das de la Guar­dia nacio­nal pana­me­ña entre­ga­ron las armas sin resis­ten­cia.

En los demás casos, inclu­si­ve des­pués de lla­ma­dos repe­ti­dos los sol­da­dos cer­ca­dos res­pon­dían con fue­go. De otro lado, casi todos los ofi­cia­les de guar­dia se fuga­ron de sus pues­tos de com­ba­te y aban­do­na­ron a sus subor­di­na­dos. La resis­ten­cia la coman­da­ron los sar­gen­tos y cabos.

Como regla, las for­ma­cio­nes de OP actua­ban con­jun­ta­men­te con los espe­cia­lis­tas del bata­llón para el tra­ba­jo con la pobla­ción civil. El Gene­ral D. Lind­sei, ex Jefe de la coman­dan­cia de las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les del ejer­ci­to de los EE.UU toda­vía antes de la inva­sión a Pana­má nom­bra­ba a estas for­ma­cio­nes uni­fi­ca­das “el prin­ci­pal com­po­nen­te no com­ba­ti­vo en las situa­cio­nes con­flic­ti­vas”. Según su expre­sión “ellos repre­sen­tan un refor­za­mien­to pecu­liar de la fuer­za mili­tar, que en un gra­do sig­ni­fi­ca­ti­vo aumen­ta las posi­bi­li­da­des de éxi­to”.

La ope­ra­ción en Pana­má reafir­mo la vera­ci­dad de esta eva­lua­ción.

Para sua­vi­zar la tra­di­cio­nal­men­te rela­ción de los lati­no­ame­ri­ca­nos con los grin­gos (o sea, con los nor­te­ame­ri­ca­nos blan­cos nor­te­ños), los espe­cia­lis­tas mili­ta­res y civi­les recla­ma­ban ayu­da cons­tan­te­men­te, la que era ofre­ci­da por los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos de ori­gen local. Fun­da­men­tal­men­te se apo­ya­ban en su acti­vi­dad en los cam­pos para des­pla­za­dos (en la entre­ga de pro­duc­tos, bús­que­da de parien­tes per­di­dos) y en los hos­pi­ta­les de cam­pa­ña (ser­vi­cio gra­tis de aten­ción a todos los heri­dos y enfer­mos loca­les). Según la opi­nión de los exper­tos, el resul­ta­do de la pro­pa­gan­da de ayu­da de este tipo resul­ta­ba muy posi­ti­vo.

  1. 5. Inva­sión a Hai­tí. 1994. (Ope­ra­ción “Defen­der la demo­cra­cia”)

La inva­sión de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas a la isla de Hai­tí bajo la deno­mi­na­ción de “Apo­yo a la demo­cra­cia” se pro­du­jo en el año 1994. Ella pre­ten­día como obje­ti­vo el regre­so a este país del Pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal Jean Ber­trand Aris­ti­de, derro­ca­do por una jun­ta mili­tar. ¿?

Como en el caso de Pana­má, la direc­ción polí­ti­co-mili­tar de EE.UU des­ple­gó una amplia cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca mucho antes del des­em­bar­co de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas. El rol prin­ci­pal en la for­ma­ción de la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal lo juga­ron las trans­mi­sio­nes del ser­vi­cio inter­na­cio­nal de la tele­vi­so­ra de noti­cias CNN. Gra­cias al sis­te­ma sate­li­tal de comu­ni­ca­cio­nes de sus trans­mi­sio­nes que lle­gan a 95 paí­ses y el dere­cho mono­pó­li­co de la dis­tri­bu­ción de infor­ma­ción, pudie­ron rea­li­zar una efec­ti­va influen­cia pro­pa­gan­dís­ti­co-infor­ma­ti­va.

Los repor­ta­jes des­de Hai­tí eran con­du­ci­dos por el perio­dis­ta Peter Arnett, famo­so por los repor­ta­jes des­de Bag­dad en los tiem­pos del con­flic­to del Gol­fo Pér­si­co. Sus tele mate­ria­les eran una com­ple­ta esce­ni­fi­ca­ción de las vio­la­cio­nes san­grien­tas de la Jun­ta coman­da­da por el Gene­ral Cedras.

Con­jun­ta­men­te los videos-comen­ta­dos eran acom­pa­ña­dos por comen­ta­rios, no solo del perio­dis­ta, sino y de per­so­na­li­da­des polí­ti­cas y publi­cas, par­ti­da­rios de fila del Pre­si­den­te Aris­ti­de y de refu­gia­dos hai­tia­nos.

Las trans­mi­sio­nes esta­ban diri­gi­das a demos­trar a todo el mun­do las evi­den­tes vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos y las nor­mas “demo­crá­ti­cas” en la isla por los gober­nan­tes de turno. Como resul­ta­do de la bien pen­sa­da cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­co-infor­ma­ti­va de EE.UU, se logró que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal apo­ya­ra sus accio­nes.

La reso­lu­ción No 940 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU san­cio­nó “la crea­ción de una fuer­za mul­ti­na­cio­nal bajo un man­do úni­co y el empleo de todos los medios nece­sa­rios para sacar en Hai­tí a los mili­ta­res del poder”.

De esta for­ma, la Casa Blan­ca logró el obje­ti­vo prin­ci­pal de la eta­pa de pre­pa­ra­ción de la ope­ra­ción – creó el sopor­te de dere­cho inter­na­cio­nal para las accio­nes de los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos en este país. Es mas, Washing­ton logró inter­na­cio­na­li­zar el con­flic­to.

En la ope­ra­ción, jun­to con los 14,000 infan­tes de mari­na nor­te­ame­ri­ca­nos fue­ron pre­pa­ra­dos para par­ti­ci­par 2,000 mili­ta­res de otros paí­ses de la cuen­ca del Cari­be, Lati­noa­mé­ri­ca y Euro­pa. Esto per­mi­tió diluir las crí­ti­cas de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal en caso de con­se­cuen­cias nega­ti­vas de la inva­sión.

A la vez la admi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Clin­ton, en un tiem­po muy cor­to logró aumen­tar con­si­de­ra­ble­men­te la cifra de los adhe­ri­dos a la rea­li­za­ción de la inter­ven­ción en Hai­tí den­tro de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Si el 10 de sep­tiem­bre de 1994 el apo­yo a esta ope­ra­ción repre­sen­ta­ba el 25 % de la pobla­ción, el 16 del mis­mo mes, o sea 5 días des­pués, era ya de un 40 %. No obs­tan­te la mayo­ría de los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos seguían sien­do escép­ti­cos con la inter­ven­ción.

Como seña­lo la revis­ta “Time”, men­cio­nan­do el “sín­dro­me de Soma­lia” (se refie­re al des­em­bar­co falli­do de las fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas en “misión huma­ni­ta­ria” en este país afri­cano, que vino acom­pa­ña­do de múl­ti­ples per­di­das). La idea de una “gue­rra peque­ña” en una país pobre no atraía a los nor­te­ame­ri­ca­nos. En caso de inclu­si­ve pocas bajas el rating del Pre­si­den­te y sus acó­li­tos podría caer estre­pi­to­sa­men­te. Del otro lado, el gobierno nor­te­ame­ri­cano no tenia alter­na­ti­vas, por­que duran­te la cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca-infor­ma­ti­va la admi­nis­tra­ción de EE.UU incul­co en la socie­dad con tal fuer­za que esta­ba dis­pues­ta a res­ta­ble­cer en el poder al depues­to Pre­si­den­te de Hai­tí, que des­pués del fra­ca­so del blo­queo eco­nó­mi­co y los acuer­dos polí­ti­cos con la Jun­ta, no le que­da­ba otra alter­na­ti­va que ir a la “ocu­pa­ción sin dis­pa­ros”, para pre­ser­var su “ros­tro polí­ti­co”.

Ya que las pér­di­das era nece­sa­rio mini­mi­zar­las a cual­quier pre­cio, había que garan­ti­zar una rela­ción fiel hacia el des­em­bar­co, no solo por la pobla­ción civil, sino y con los 7,000 mili­ta­res bajo el man­do del Gene­ral Cedras. El rol fun­da­men­tal en la reso­lu­ción de esta com­ple­ja tarea lo juga­ron las accio­nes del 4to Gru­po de OP de las Fuer­zas Arma­das de los EE.UU. La direc­ción prin­ci­pal de su acti­vi­dad pro­pa­gan­dís­ti­ca con­sis­tía en evi­tar posi­bles accio­nes hos­ti­les de los hai­tia­nos con rela­ción a los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos.

Para ello fue­ron pre­sen­ta­das las siguien­tes pro­pues­tas:

  • Los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos res­ti­tui­rán en el poder al Pre­si­den­te ele­gi­do legal­men­te en el país;
  • La estan­cia de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en el país tie­ne un carác­ter pro­vi­sio­nal;
  • Los EE.UU luchan por el res­ta­ble­ci­mien­to de la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos en Hai­tí.

Cla­ro que a la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na le intere­sa­ba bien poco la demo­cra­cia en Hai­tí, lo que en reali­dad le intere­sa­ba era tener una pre­sen­cia mili­tar en el país que le per­mi­tie­ra “con­tro­lar” los pro­ce­sos en la isla y de paso impe­dir los éxo­dos masi­vos de hai­tia­nos y domi­ni­ca­nos hacia EE.UU.

Si recor­da­mos bien, fue­ron pre­ci­sa­men­te los nor­te­ame­ri­ca­nos los que arma­ron y pusie­ron en el poder a los faci­ne­ro­sos de Cedras, tra­yen­do des­de Mia­mi a cuan­to delin­cuen­te hai­tiano se encon­tra­ron para que derro­ca­ran al inco­mo­do Aris­tid. Una demos­tra­ción de esta acti­tud esta en que pos­te­rior­men­te lo vol­vie­ron a defe­nes­trar, lo que demues­tra el fari­seís­mo de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na.

Los prin­ci­pa­les medios de pro­pa­gan­da fue­ron la dis­tri­bu­ción de octa­vi­lla y las emi­sio­nes de radio. En Puer­to Prín­ci­pe y sus alre­de­do­res, los avio­nes lan­za­ron una enor­me can­ti­dad de radio recep­to­res con una fre­cuen­cia fija, por la cual se trans­mi­tían los men­sa­jes del des­te­rra­do Pre­si­den­te J.B. Aris­ti­de, soli­ci­tan­do apo­yo a los nor­te­ame­ri­ca­nos en la lucha con­tra la Jun­ta.

Igual­men­te se dis­tri­buían octa­vi­llas con el tex­to: “El regre­so de Aris­ti­de – es el sol de la demo­cra­cia, la luz de la lega­li­dad y la cáli­da recon­ci­lia­ción”.

Una fuer­te influen­cia psi­co­ló­gi­ca sobre la Jun­ta oca­sio­nó la demos­tra­ción de pode­río mili­tar de EE.UU. Hacia las cos­tas hai­tia­nas se acer­ca­ron 20 buques de la Mari­na esta­dou­ni­den­se, entre los que se encon­tra­ban el por­ta­vio­nes “Amé­ri­ca” y “Eisenho­wer”. A bor­do se encon­tra­ban 6800 infan­tes de mari­na. Ade­más había pre­pa­ra­dos 14,000 hom­bres mas en la base de Fort Bragg, espe­ran­do la orden de des­em­bar­car. Como fue cono­ci­do pos­te­rior­men­te, el Gene­ral Cedras, en las con­ver­sa­cio­nes lle­va­das por el ex Pre­si­den­te de EE.UU J. Car­ter, no acep­tó el argu­men­to de la impo­si­bi­li­dad de man­te­ner su régi­men y la nece­si­dad de evi­tar un derra­ma­mien­to de san­gre inne­ce­sa­rio.

Cuan­do toda­vía no había pro­nun­cia­do su últi­mo argu­men­to, ya los avio­nes de com­ba­te esta­ban en el aire. El 19 de sep­tiem­bre de 1994, más de 60 avio­nes de trans­por­te mili­tar salie­ron de la base de Fort Bragg toman­do rum­bo hai­tiano. Pero a los pocos minu­tos fue dada la con­tra­or­den, regre­san­do a su base ori­gi­nal. El Gene­ral Cedras reca­pa­ci­tó y ordeno reti­rar las barri­ca­das y per­mi­tir el paso de los Infan­tes de Mari­na que des­em­bar­ca­rían, acep­tan­do el cam­bio de régi­men. En el mis­mo día 3 mil infan­tes de mari­na des­em­bar­ca­ron en Hai­tí. No reci­bie­ron resis­ten­cia. La pri­me­ra eta­pa de la ope­ra­ción “Man­te­ni­mien­to de la demo­cra­cia” se reali­zó con éxi­to.

En la segun­da eta­pa la tarea fun­da­men­tal de las for­ma­cio­nes de gue­rra psi­co­ló­gi­ca con­sis­tía en garan­ti­zar con­di­cio­nes mora­les-psi­co­ló­gi­cas favo­ra­bles para las accio­nes de los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos. Con este obje­ti­vo por méto­dos dife­ren­tes se implan­to en la con­cien­cia de los hai­tia­nos las ideas de que los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos se encuen­tran en el país solo para res­ta­ble­cer la demo­cra­cia y los dere­chos de la pobla­ción, y que todas las accio­nes de los EE.UU con­tie­nen solo un carác­ter huma­ni­ta­rio.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que ya en el segun­do día des­pués de la inva­sión, en la capi­tal y otras dos o tres ciu­da­des del país comen­za­ron a repar­tir­se los ali­men­tos que los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos entre­ga­ban gra­tis a la pobla­ción civil. Si con­si­de­ra­mos que Hai­tí esta con­si­de­ra­do el país mas pobre del mun­do, enton­ces es impo­si­ble no valo­rar la impor­tan­cia de este tipo de accio­nes. Igual­men­te se orga­ni­zó la com­pra de armas en manos de la pobla­ción. Con ayu­da de alto­par­lan­tes se les comu­ni­ca­ba a los hai­tia­nos el pre­cio de las armas y los luga­res para ven­der­las.

En gene­ral la ope­ra­ción en Hai­tí se desa­rro­llo exi­to­sa­men­te:

  • La Jun­ta sin com­ba­tir entre­gó el poder arre­ba­ta­do por ella al Pre­si­den­te Aris­ti­de.
  • Los miem­bros de la Jun­ta salie­ron del país.
  • La mayo­ría de la pobla­ción apo­yo la inter­ven­ción.
  • Los nor­te­ame­ri­ca­nos no per­die­ron ni un hom­bre.
  • El rating del Pre­si­den­te Clin­ton aumen­to con­si­de­ra­ble­men­te.

Para con­cluir qui­sié­ra­mos recor­dar que tener pre­sen­te el pasa­do, nos per­mi­te enfo­car el futu­ro.

Los hom­bres no se miden por las veces que se caen, sino por las veces que se levan­tan”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *