La cri­sis no ha sido gene­ra­da por los tra­ba­ja­do­res ni por los estudiantes

Auzokide elkarteen federazioa

La cri­sis no ha sido gene­ra­da por los tra­ba­ja­do­res ni por los estu­dian­tes, la juven­tud o los artis­tas. No son cul­pa­bles res­pon­sa­bi­li­dad los base­rri­ta­rras y los comer­cian­tes y autó­no­mos que lucha­ban por sacar ade­lan­te sus empre­sas. Tam­po­co son res­pon­sa­bles los fun­cio­na­rios, los sin­di­ca­lis­tas o los que inte­gran las aso­cia­cio­nes ciu­da­da­nas y ONG, vol­ca­dos en defen­der los dere­chos de los más vul­ne­ra­bles. No lo son los inmi­gran­tes que sólo bus­ca­ban sobrevivir.

Los cul­pa­bles son aque­llos Con­se­jos de Admi­nis­tra­ción de la Ban­ca y las enti­da­des de cré­di­to que lle­va­ron a cabo una cam­pa­ña de prác­ti­cas corrup­tas y ope­ra­cio­nes espe­cu­la­ti­vas de alto ries­go, ama­san­do gran­des for­tu­nas que aho­ra han de pagar­se con el empo­bre­ci­mien­to de millo­nes de per­so­nas. Son res­pon­sa­bles los que se enri­que­cie­ron espe­cu­lan­do con el sue­lo y la vivien­da, los que ejer­cie­ron malas prác­ti­cas en la eco­no­mía. Fue­ron sus cóm­pli­ces los orga­nis­mos regu­la­do­res y las Agen­cias de Calificación.

Tam­bién fue­ron res­pon­sa­bles los gober­nan­tes que des­re­gu­la­ron los mer­ca­dos y cru­za­ron las puer­tas de la corrup­ción para ins­ta­lar­se en ella. Los que no pre­vie­ron ni corri­gie­ron la cri­sis, quie­nes des­pil­fa­rran­do recur­sos públi­cos en gas­tos inne­ce­sa­rios die­ron la espal­da a los sec­to­res más débi­les de la socie­dad. Los que pro­te­gien­do al capi­ta­lis­mo más sal­va­je deja­ron a la ciu­da­da­nía ente­ra sin alter­na­ti­vas fren­te al desas­tre. Los que rin­die­ron cul­to a las pri­va­ti­za­cio­nes y des­pre­cia­ron los ser­vi­cios públicos.

Las con­se­cuen­cias de esta cri­sis son trá­gi­cas: des­em­pleo, pre­ca­rie­dad, des­pi­dos bara­tos, desahu­cios, debi­li­ta­mien­to de los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les, pér­di­da de dere­chos socia­les como la aten­ción a las per­so­nas mayo­res y dependientes.

Bue­na par­te del dine­ro se escon­de en los paraí­sos fis­ca­les, huyen­do de los impues­tos y de las res­pon­sa­bi­li­da­des que los espe­cu­la­do­res con­tra­je­ron car­gan­do las cul­pas a los sec­to­res más desprotegidos.

Salir una encru­ci­ja­da en la que todos pode­mos y debe­mos res­pon­der jun­tos. Por­que todo aque­llo que con­quis­ta­mos a lo lar­go de años de esfuer­zo, con luchas y sacri­fi­cios, se pier­de por decre­tos de un Gobierno que sólo escu­cha a las gran­des for­tu­nas y a los defraudadores.

La eco­no­mía pue­de ende­re­zar­se con un cam­bio de mode­lo y del sis­te­ma pro­duc­ti­vo. Hace fal­ta que los par­ti­dos polí­ti­cos oigan a la socie­dad y escu­chen el cla­mor que les exi­ge arri­mar el hom­bro y acor­dar un hori­zon­te común. En un mar­co de aus­te­ri­dad pue­de y debe exis­tir un con­su­mo razo­na­ble que man­ten­ga el comer­cio y las empre­sas. Tie­ne que haber recur­sos eco­nó­mi­cos, tra­ba­jo, pro­duc­ti­vi­dad y sala­rios dig­nos. Con des­em­pleo y recor­tes, todo cae, todo muere.

Des­de el movi­mien­to veci­nal, en el que con­vi­ven per­so­nas de dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des, per­ci­bi­mos la divi­sión entre los sin­di­ca­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les vas­cas como algo inad­mi­si­ble que debe­mos corregir.

Hace­mos exclu­sio­nes, que apar­quen dife­ren­cias y, des­de el esfuer­zo común, acuer­den una res­pues­ta uni­ta­ria fren­te a la crisis.

Des­de esta Fede­ra­ción de AA.VV. de Bil­bao pro­po­ne­mos un sím­bo­lo común que mar­que el des­con­ten­to de la socie­dad negro que cual­quier per­so­na pue­de lucir en cual­quier lugar y acti­vi­dad cotidiana.

Estas son las pro­pues­tas que hace­mos, las que nos pide la ciu­da­da­nía. Este es el camino que debe­mos recorrer.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *