En la som­bra de Hiroshi­ma- Noam Chomsky

El 6 de agos­to, ani­ver­sa­rio de Hiroshi­ma, debe­ría ser un día de refle­xión som­bría, no sólo acer­ca de los suce­sos terri­bles de esa fecha en 1945, sino tam­bién sobre lo que reve­la­ron: que los seres huma­nos, en su dedi­ca­da bús­que­da de medios para aumen­tar su capa­ci­dad de des­truc­ción, final­men­te habían logra­do encon­trar una for­ma de acer­car­se al lími­te final.

Los actos en memo­ria de ese día tie­nen un sig­ni­fi­ca­do espe­cial este año. Tie­nen lugar poco antes del 50 ani­ver­sa­rio del momen­to más peli­gro­so en la his­to­ria huma­na, en pala­bras de Arthur M. Schle­sin­ger Jr, his­to­ria­dor y ase­sor de John F. Ken­nedy, al refe­rir­se a la cri­sis de los misi­les cuba­nos.

Graham Alli­son escri­be en la edi­ción actual de Foreign Affairs que Ken­nedy orde­nó accio­nes que él sabía aumen­ta­rían el ries­go no sólo de una gue­rra con­ven­cio­nal, sino tam­bién de un enfren­ta­mien­to nuclear, con una pro­ba­bi­li­dad que él creía de qui­zá 50 por cien­to, cálcu­lo que Alli­son con­si­de­ra rea­lis­ta. Ken­nedy decla­ró una aler­ta nuclear de alto nivel que auto­ri­za­ba a avio­nes de la OTAN, tri­pu­la­dos por pilo­tos tur­cos (u otros), a des­pe­gar, volar a Mos­cú y dejar caer una bom­ba.

Nadie estu­vo más asom­bra­do por el des­cu­bri­mien­to de los misi­les en Cuba que los hom­bres encar­ga­dos de misi­les simi­la­res que Esta­dos Uni­dos había empla­za­do clan­des­ti­na­men­te en Oki­na­wa seis meses antes, segu­ra­men­te apun­ta­dos hacia Chi­na, en momen­tos de cre­cien­te ten­sión.

Ken­nedy lle­vó al pre­si­den­te sovié­ti­co Niki­ta Krushov has­ta el bor­de mis­mo de la gue­rra nuclear y él se aso­mó des­de el bor­de y no tuvo estó­ma­go para eso, según el gene­ral David Bur­chi­nal, en ese enton­ces alto ofi­cial del per­so­nal de pla­nea­ción del Pen­tá­gono.

Uno no pue­de con­tar siem­pre con tal cor­du­ra. Krushov acep­tó una fór­mu­la plan­tea­da por Ken­nedy ponien­do fin a la cri­sis que esta­ba a pun­to de con­ver­tir­se en gue­rra. El ele­men­to más audaz de la fór­mu­la, escri­be Alli­son, era una con­ce­sión secre­ta que pro­me­tía la reti­ra­da de los misi­les esta­du­ni­den­ses en Tur­quía en un pla­zo de seis meses des­pués de que la cri­sis que­da­ra con­ju­ra­da. Se tra­ta­ba de misi­les obso­le­tos que esta­ban sien­do rem­pla­za­dos por sub­ma­ri­nos Pola­ris, mucho más leta­les.

En pocas pala­bras, inclu­so corrien­do el alto ries­go de una gue­rra de inima­gi­na­ble des­truc­ción, se con­si­de­ró nece­sa­rio refor­zar el prin­ci­pio de que Esta­dos Uni­dos tie­ne el dere­cho uni­la­te­ral de empla­zar misi­les nuclea­res en cual­quier par­te, algu­nos apun­tan­do a Chi­na o a las fron­te­ras de Rusia, que pre­via­men­te no había colo­ca­do misi­les fue­ra de la URSS. Se han ofre­ci­do jus­ti­fi­ca­cio­nes, por supues­to, pero no creo que sopor­ten un aná­li­sis. Como prin­ci­pio acom­pa­ñan­te de esto esta­ba que Cuba no tenía dere­cho de poseer misi­les para su defen­sa con­tra lo que pare­cía ser una inva­sión inmi­nen­te de Esta­dos Uni­dos.

Los pla­nes para los pro­gra­mas terro­ris­tas de Ken­nedy, Ope­ra­ción man­goo­se (man­gos­ta), esta­ble­cían una revuel­ta abier­ta y el derro­ca­mien­to del régi­men comu­nis­ta en octu­bre de 1962, mes de la cri­sis de los misi­les, con el reco­no­ci­mien­to de que el éxi­to final reque­ri­rá de una inter­ven­ción deci­si­va de Esta­dos Uni­dos.

Las ope­ra­cio­nes terro­ris­tas con­tra Cuba son des­car­ta­das habi­tual­men­te por los comen­ta­ris­tas como tra­ve­su­ras insig­ni­fi­can­tes de la CIA. Las víc­ti­mas, como es de supo­ner­se, ven las cosas de una for­ma bas­tan­te dife­ren­te. Al menos pode­mos oír sus pala­bras en Voces des­de el otro lado: Una his­to­ria oral del terro­ris­mo con­tra Cuba, de Keith Bolen­der.

Los suce­sos de octu­bre de 1962 son amplia­men­te acla­ma­dos como la mejor hora de Ken­nedy. Alli­son los ofre­ce como una guía sobre cómo res­tar peli­gro a con­flic­tos, mane­jar las rela­cio­nes de las gran­des poten­cias y tomar deci­sio­nes acer­ta­das acer­ca de la polí­ti­ca exte­rior en gene­ral. En par­ti­cu­lar, los con­flic­tos actua­les con Irán y Chi­na.

El desas­tre estu­vo peli­gro­sa­men­te cer­ca en 1962 y no ha habi­do esca­sez de gra­ves ries­gos des­de enton­ces. En 1973, en los últi­mos días de la gue­rra ára­be-israe­lí, Henry Kis­sin­ger lan­zó una aler­ta nuclear de alto nivel. India y Pakis­tán han esta­do muy cer­ca de un con­flic­to ató­mi­co. Ha habi­do innu­me­ra­bles casos en los que la inter­ven­ción huma­na abor­tó un ata­que nuclear momen­tos antes del lan­za­mien­to de misi­les por infor­mes fal­sos de sis­te­mas auto­ma­ti­za­dos. Hay mucho en que pen­sar el 6 de agos­to.

Alli­son se une a muchos otros al con­si­de­rar que los pro­gra­mas nuclea­res de Irán son la cri­sis actual más seve­ra, un desa­fío aún más com­ple­jo para los for­mu­la­do­res de polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos que la cri­sis de los misi­les cuba­nos, debi­do a la ame­na­za de un bom­bar­deo israe­lí. La gue­rra con­tra Irán está ya en pro­ce­so, inclu­yen­do el ase­si­na­to de cien­tí­fi­cos y pre­sio­nes eco­nó­mi­cas que han lle­ga­do al nivel de gue­rra no decla­ra­da, según el cri­te­rio de Gary Sick, espe­cia­lis­ta en Irán. Hay un gran orgu­llo acer­ca de la sofis­ti­ca­da ciber­gue­rra diri­gi­da con­tra Irán.

El Pen­tá­gono con­si­de­ra la ciber­gue­rra como acto de gue­rra, que auto­ri­za al blan­co a res­pon­der median­te el empleo de fuer­za mili­tar tra­di­cio­nal, infor­ma The Wall Street Jour­nal. Con la excep­ción usual: no cuan­do Esta­dos Uni­dos o un alia­do es el que la lle­va a cabo. La ame­na­za ira­ní ha sido defi­ni­da por el gene­ral Gio­ra Eiland, uno de los máxi­mos pla­ni­fi­ca­do­res mili­ta­res de Israel, “uno de los pen­sa­do­res más inge­nio­sos y pro­lí­fi­cos que (las fuer­zas mili­ta­res israe­líes) han pro­du­ci­do. De las ame­na­zas que defi­ne, la más creí­ble es que cual­quier enfren­ta­mien­to en nues­tras fron­te­ras ten­drá lugar bajo un para­guas nuclear ira­ní.

En con­se­cuen­cia, Israel podría ver­se obli­ga­do a recu­rrir a la fuer­za. Eiland está de acuer­do con el Pen­tá­gono y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos, que con­si­de­ran la disua­sión como la mayor ame­na­za que Irán plan­tea. La actual esca­la­da de la gue­rra no decla­ra­da con­tra Irán aumen­ta la ame­na­za de una gue­rra acci­den­tal en gran esca­la. Algu­nos peli­gros fue­ron ilus­tra­dos el mes pasa­do, cuan­do un bar­co esta­du­ni­den­se, par­te de la enor­me fuer­za mili­tar en el Gol­fo, dis­pa­ró con­tra una peque­ña nave de pes­ca, matan­do a un miem­bro de la tri­pu­la­ción india e hirien­do a otros tres.

No se nece­si­ta­ría mucho para ini­ciar otra gue­rra impor­tan­te. Una for­ma sen­sa­ta de evi­tar las temi­das con­se­cuen­cias es bus­car la meta de esta­ble­cer en Orien­te Medio una zona libre de armas de des­truc­ción masi­va y todos los misi­les nece­sa­rios para su lan­za­mien­to, y el obje­ti­vo de una prohi­bi­ción glo­bal sobre armas quí­mi­cas ‑lo que es el tex­to de la reso­lu­ción 689 de abril de 1991 del Con­se­jo de Segu­ri­dad, que Esta­dos Uni­dos y la Gran Bre­ta­ña invo­ca­ron en su esfuer­zo por crear un tenue cober­tu­ra para su inva­sión de Iraq, 12 años des­pués.

Esa meta ha sido un obje­ti­vo ára­be-ira­ní des­de 1974 y para estos días tie­ne un apo­yo glo­bal casi uná­ni­me, al menos for­mal­men­te.

Una con­fe­ren­cia inter­na­cio­nal para deba­tir for­mas de lle­var a cabo tal tra­ta­do pue­de tener lugar en diciem­bre. Es impro­ba­ble el pro­gre­so, a menos que haya un apo­yo públi­co masi­vo en Occi­den­te. De no com­pren­der­se la impor­tan­cia de esta opor­tu­ni­dad se alar­ga­rá una vez más la fúne­bre som­bra que ha oscu­re­ci­do el mun­do des­de aquel terri­ble 6 de agos­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *